Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Las evaluaciones externas a los cinco años ponen en peligro el desarrollo de los niños

La etapa educativa de tres a seis producirá pequeños ‘titulados’, gracias al abandono progresivo de la pedagogía adecuada para esta edad


La etapa educativa que va de los tres a los seis años se ha convertido en España en un primer ciclo continuamente amenazado, en el que los pequeños se ven cada vez más presionados, con el único objetivo de academizarlos para que “rindan” cuanto antes. La reciente propuesta de una evaluación externa para comprobar los aprendizajes de los alumnos de cinco años –comunicada el pasado mes de febrero a los colegios de Madrid desde la Consejería de Educación- podría empeorar aún más esta situación. Por Pilar Casabuena Benavente.





Imagen: Jaimie Duplass. Fuente: PhotoXpress.
Imagen: Jaimie Duplass. Fuente: PhotoXpress.
Con fecha 5 de febrero de 2013, y firmado por el Subdirector General de Inspección Educativa, ha llegado a los centros de Educación Infantil y Primaria de Madrid un documento en el que se comunica la última idea “creativa” de la Consejería de Educación en la que, de nuevo, confunde calidad educativa con control de adquisición de conocimientos da igual en qué momento y en qué etapa educativa.

A la fiebre por las reválidas y los exámenes “etiquetadores” ahora se le ha ocurrido realizar ”una evaluación externa para comprobar los aprendizajes de los alumnos de cinco años en los aspectos relacionados con la lectura, la escritura, la numeración
y el cálculo.”

Aducen que no se trata de una evaluación individual sino de “una valoración general del sistema” afirmada en los “resultados globales de los centros”.

El documento que circula sobre esta evaluación externa que se va a realizar a los niños —supongo que también a las niñas— de 5 años, habla de “supervisión de la propuesta pedagógica” con el objetivo de conocer el grado de aprendizaje que alcanzan los niños —e insisto, supongo que también las niñas—, de esta etapa.

Mis dudas y preocupación surgen cuando compruebo que se refieren sólo a evaluar aspectos relacionados con lectura, escritura, cálculo y numeración, como si la propuesta pedagógica de esta etapa se limitase tan solo a estos aspectos.

Nos describen la prueba (examen de toda la vida de Dios, uno de lengua y otro de matemáticas). Y es a partir de este planteamiento cuando me asusto definitivamente.

Esta “evaluación” solo contempla resultados, sin tener en cuenta los procesos, que en esta etapa son lo que verdaderamente importa, ya que responden a una etapa evolutiva con características propias y basada en la globalidad.

Niños y niñas de cinco años ‘titulados’

La evaluación, tal y como está planteada, parece que respondiera más a una etapa “terminal” que proporcione un título o certificado, que a una etapa fundamental y con identidad propia que permite, en muchas ocasiones, detectar dificultades y atenderlas, prevenir las diferencias ocasionadas por los distintos orígenes y posibilitar el desarrollo individual al máximo de las posibilidades de cada niño o niña, cumpliendo, de esa manera una de las funciones más importantes de la escolarización temprana: la equidad social.

Los resultados que dará, inevitablemente van a ser sesgados, reduccionistas y subjetivos porque no pueden reflejar desde ese planteamiento, la diversidad del alumnado, sus capacidades reales, sus diferentes estilos de aprendizaje.

Va a evaluar (examinar) con unas pruebas referidas a conocimientos, obviando que no todo el alumnado aprende de la misma manera, que los ritmos en estas edades varían mucho entre unos y otros.

Restar horas al juego

Me preocupa porque si se obtienen malos resultados ¿qué harán? ¿Pondrán más horas de matemáticas y de lengua a costa de restar horas de juego (el elemento por el que más aprenden en esta etapa) o de música, o de plástica, o de psicomotricidad?

¿Evaluarán con el mismo procedimiento a niños y niñas de un curso en el que la diferencia de edad puede ser de 11 meses y 30 días, con lo que en esta etapa eso representa a nivel madurativo?

¿Evaluarán con el mismo procedimiento al alumnado que tiene otra lengua en su familia (con lo supone de carga afectiva)? ¿Medirán de la misma forma los resultados obtenidos por aquel alumnado que se incorpora en el tercer curso del segundo ciclo de Educación Infantil, que a aquel que se incorporó a los 3 años? ¿Se tendrán en cuenta los contextos familiares, sociales y económicos?

¿Es una penalización a los escolarizados? ¿Qué pasa con los otros niños y niñas de 5 años? Es un agravio comparativo, previo al comienzo de la escolaridad.

Abandono de la formación integral

Son parte de las muchas dudas que me asaltan y que me producen verdadero miedo por las conclusiones a las que se pueda llegar desde la administración, que traduzca los resultados en un nuevo currículo exclusivamente academicista que abandone la formación integral y la metodología que corresponde a una etapa con identidad propia.

La Educación Infantil debe tener la consideración de la especificidad de la etapa. La plasticidad del sistema nervioso, demostrada por estudios científicos neurológicos, permite afirmar que hay aspectos del desarrollo que se producen en esta etapa, que condicionan el futuro afectivo, intelectual y social de los seres humanos.

Quizá sería mucho más enriquecedor y apropiado realizar una investigación en serio acerca de la situación de esta etapa en la que pudiesen participar expertos, familias y profesorado y recoger sus resultados en una Ley educativa que reconociese la educación infantil, los 0-6 primeros años de vida, como una etapa educativa y no meramente asistencial, porque si es asistencial, ¿cómo se puede hablar de medir los conocimientos matemáticos y lingüísticos?

La etapa 0-6, al dividirse en 0-3 y 3-6 e impartirse en ámbitos diferentes, ha roto la globalidad y la consideración de algo completo y con características propias. Ha convertido el primer ciclo, al que está atacando con la amenaza permanente de cierre de las Escuelas Infantiles, en algo meramente asistencial, y el segundo en algo cada vez más “pre” y menos propio, negándole el carácter educativo indiscutible, haciendo que los niños y niñas de 4 y 5 años, cada vez estén más presionados con fichas ridículas que nada tienen que ver con sus necesidades reales, cuyo único objetivo es que lean y escriban, que cuenten, sumen y resten, no importa si saben lo
que hacen, no importa si su madurez se lo permite, lo importante es academizarlos para que “rindan” cuanto antes mejor.

Y todo esto a costa de restarles todas las actividades lúdicas imprescindibles para su buen desarrollo, la música, la plástica o cualquier área que permita desarrollar su capacidad creativa, de construcción de hipótesis, de experimentación, de desarrollo
de lenguaje…

Defender una etapa esencial del desarrollo

Me atrevo a decir que habría que defender la etapa con un absoluto convencimiento de su importancia, algo que fue un logro y un maravilloso avance no puede perderse como se está perdiendo.

Poco después, la Comunidad de Madrid dice que lo que se ha publicado en la prensa debe ser “idea de algún director” y Alicia Delibes (Viceconsejera de Educación) confirma que se va a realizar por parte de la Inspección Educativa “la supervisión de la propuesta pedagógica del segundo ciclo de infantil en unos 25 centros establecida en el Plan de Inspección.”

La realidad es que el planteamiento de la prueba no es lo grave, es la tapadera del objetivo final: destrozar la etapa MÁS IMPORTANTE del desarrollo de un ser humano.

No es suficiente que hayan retirado la primera propuesta (de la LOMCE) porque sigue estando en cuestión la etapa y sus objetivos y fines y eso es algo que nos debería preocupar mucho si verdaderamente nos creemos la importancia de la Educación como herramienta de construcción de una sociedad libre y equitativa.


Pilar Casabuena Benavente es maestra de Educación Infantil y socia de Ciudadan@s por la Educación Pública. Artículo originalmente publicado en la web de dicha Asociación. Se reproduce con autorización.



Lunes, 11 de Marzo 2013
Pilar Casabuena Benavente
Artículo leído 5606 veces





Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Cantamañas el 12/03/2013 15:48
Lo siento pero no puedo evitarlo. Simplemente decir a Pilar que si no sabe usted cómo funciona esto del idioma español, que cuando dicen "niño" se refieren a ambos sexos. Usted lo ha entendido como todo hijo de vecino, pero como la Ideología de Género está de moda, qué menos que un guiño feminazi ee. Y finalizando, que con estas pijadas ideologizadas no se piense que va aumentar su audencia, sino todo lo contrario. Yo como electricisto, maquinisto, chapisto, ebanisto, etc. me siento apenado por estos adoctrinamientos. El resto del artículo, perfecto.

2.Publicado por MIRIAM el 24/03/2013 15:34
Igual que "Cantamañanas", me parece pedante y absurdo usar niños y niñas. Estropea muchas otras cosas interesantes que dice en el artículo. No sé bien de qué va esto del examen, pero se puede hacer un examen sin que lo parezca (son niños) y no hay que decirles la nota a ellos para que no se sientan mejores o peores. Además, si las notas son malas en matemáticas no hay que quitarles de jugar, sino hacer juegos que enseñen matemáticas. Porque todo en esta edad se debería enseñar jugando. De todos modos estoy de acuerdo en que sería enriquecedor realizar una investigación entre expertos - profesorado-

3.Publicado por Enrique Sánchez el 02/04/2013 21:20
Los exámenes externos condicionan enormemente la docencia, ya que lo que se pide en ellos es lo que más importa conseguir, desplazando a un segundo plano lo que se considera accesorio. Se implanta así una forma perversa de pedagogía, en la que la evaluación se antepone a la educación.

Se impone de alguna manera una determinada forma de enseñanza, orientada a la superación de un examen, que dificulta o impide otro tipo de docencia; ya que los resultados conseguidos, el porcentaje de aprobados, se utilizan como indicador de la calidad de cada colegio. Es una forma eficaz de normalizar las escuelas, penalizando las posibles desviaciones.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/revalidas

4.Publicado por Felipe el 27/07/2013 16:54
Es una locura que venga gente de fuera a evaluar. Eso provoca estrés en los niños. Además, los docentes saben mejor que nadie si un alumno o alumna van bien en su materia.
Gran artículo

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.