Las fusiones son un factor de crecimiento para las empresas

Los matrimonios más recientes están en el camino del “y fueron felices para siempre…”


Las fusiones a menudo son consideradas riesgosas pero cuando se ejecutan correctamente, no hay mejor manera de hacer crecer una empresa. Actualmente, en un panorama empresarial bastante alterado, una mirada a la actividad de fusiones sugiere un punto de vista muy diferente. Las empresas ya no deberían esperar o aceptar la probabilidad de un fracaso en la fusión. Por Sergio Manaut.



Las fusiones a menudo son consideradas riesgosas pero cuando se ejecutan correctamente, no hay mejor manera de hacer crecer una empresa, afirma un estudio reciente de la consultora Booz Allen & Hamilton.

Durante la década de los 90 fue verdad; así lo confirma un análisis de Booz Allen, de esa época que llegó a la conclusión de que dos tercios de la totalidad de las fusiones de los 90´s quedaron por debajo de las expectativas. En los años siguientes, sin embargo, se han producido muchos cambios. El boom de internet y su posterior caída dejaron una marca importante. Las nuevas regulaciones aportaron un grado mayor de minuciosidad y por ende de responsabilidad para los directorios y comités ejecutivos. La actividad de fusión vino, se fue y volvió una vez más.

Actualmente, en un panorama empresarial bastante alterado, una mirada a la actividad de fusiones sugiere un punto de vista muy diferente. Las empresas ya no deberían esperar o aceptar la probabilidad de un fracaso en la fusión.

Matrimonios felices

Si bien la observación es anecdótica, los consultores de Booz Allen examinaron docenas de transacciones realizadas desde su último estudio, y no hay duda de que el grado de éxito de las fusiones se ha incrementado de manera significativa. En vez de los conflictivos casamientos entre Quaker y Sanpple, o entre Matsushita Electronics y el gigante del entretenimiento MCA, acaecidos en la década del 90, los matrimonios más recientes, tales como los del Bank of America y FleetBoston, o el de Verizon y Bell Atlantic, están en el camino del “y fueron felices por siempre…”.

El análisis muestra que al menos uno de tres factores esenciales está generalmente presente en las fusiones que funcionan:

1. Consolidación. Numerosas empresas están alejándose de acuerdos estratégicos gigantescos que añadirían nuevas capacidades o crearían un nuevo modelo de negocios pero que en la realidad dejan al descubierto compañías están tan mal equipadas que las sinergias soñadas nunca llegan a ocurrir. Por oposición, las transacciones orientadas a la consolidación, diseñadas para añadir escala o hacer crecer el negocio dentro de un modelo de negocios existente, son las que están mostrando ser más exitosas.

2. La participación del accionista. Los Directorios y las Juntas de Accionistas están siendo más activos en vetar el “cómo” de transacciones potenciales, antes de considerar solamente el “por qué”. Están involucrándose en etapas más tempranas y se están moviendo más allá de los temas tradicionales del Board hacia preocupaciones fundamentales como los caminos para una implementación exitosa.

3. La planificación pre-fusión. En el estudio original de Booz Allen se demostró que más de dos tercios de las fusiones habían fracasado debido a que las empresas no integraron sus operaciones con rapidez y efectividad como para lograr ganancias con la transacción. Para evitar este tipo de error, las empresas hoy inician una planificación de integración entre dos y cinco meses antes de que la transacción se cierre y con más intensidad antes de que el acuerdo se finalice. Durante este tiempo, los gerentes de ambas empresas pueden reunirse para evaluar objetivos de rendimiento a corto y a largo plazo, diseñar una estructura para la organización fusionada, incluyendo el uso de recursos y la ubicación del personal; confeccionar borradores para integrar las redes corporativas, y crear benchmarks para rastrear el proceso de planificación. La ventaja es obvia: las bases económicas de la fusión mejorarán porque se acelerará la concreción de la sinergia.

Buenas perspectivas

El hecho de que la trayectoria de la fusión esté mejorando sugiere que estos acuerdos continuarán jugando un papel importante en las estrategias de crecimiento de muchas compañías. Cuando las empresas logran un tamaño y nivel de madurez sustanciales, necesitan considerar la adquisición si quieren continuar dando valor al accionista. De hecho, muchos estudios confirman que las empresas abiertas a los procesos de adquisición tienen un rendimiento mayor que sus pares menos agresivos.




Jueves, 2 de Marzo 2006
Sergio Manaut
Artículo leído 9750 veces





Nota

Comente este artículo

1.Publicado por rodriguez el 23/02/2008 23:57
espero te sirva de mucho saludos