Conéctese Regístrate


31/07/2014

Tendencias 21
25 Aniversario




Las horas extraordinarias en el trabajo afectan de manera adversa a las familias

Cuanto más trabaja un hombre, más posibilidades hay de que despidan a su esposa


Las horas de trabajo extra están afectando a las familias y perpetuando el modelo laboral masculino tradicional, señala una investigación reciente realizada por sociólogos holandeses. Las empresas cada vez exigen más horas extraordinarias a sus empleados, pero éstas son cumplidas más por los hombres que por las mujeres, de las que se espera que no desatiendan su hogar. La situación va en detrimento de la calidad de vida de la familia y también del estatus laboral de las mujeres. Los investigadores calculan que si un marido trabaja más de 60 horas por semana, su esposa es un 42% más propicia a perder su posición laboral, porque ella ha de ocuparse sola de la familia y, por tanto, no puede cumplir con las exigencias demasiado elevadas del mercado laboral actual. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Las horas extraordinarias en el trabajo afectan de manera adversa a las familias
Una reciente investigación realizada por la socióloga Patricia van Echtelt, del Instituto Holandés de Investigación Social, y sus colaboradores señala que, en la actualidad, muchos hombres se ven obligados a trabajar más de 40 horas extra a la semana (a menudo no remuneradas) para seguir siendo competitivos.

Por su parte, las mujeres hacen frente al mismo nivel de presión laboral, apunta el estudio, pero las obligaciones familiares suelen forzarlas a trabajar menos horas semanales, lo que implica un aumento del riesgo de perder su estatus en el trabajo e, incluso, de ser despedidas.

Vuelta al modelo masculino tradicional

Toda esta situación va en detrimento, no sólo de la calidad de vida de las familias, sino también de la igualdad laboral entre géneros, aseguran los investigadores.

Según explican en un artículo aparecido en la revista Gender & Society, este modo de organización social y laboral, en el que se trabaja más horas que antes, lejos de reducir las diferencias entre ambos géneros, reproduce y exacerba el modelo masculino tradicional de trabajo.

Los resultados de esta investigación se suman a un creciente número de evidencias de que el aumento de la competitividad en los lugares de trabajo, combinado con las prácticas de negocio modernas, está dando lugar a niveles sin precedentes de horas extra, que en realidad ni siquiera son productivas a largo plazo, publica EurekAlert.

Esta situación, afirma Echtelt, no favorece que los hombres y las mujeres que pretenden reconciliar vida laboral y familiar consigan su objetivo. Las mujeres, en esta situación, parecen llevarse además la peor parte.

Todo este esfuerzo realizado por ambos sexos parece, por otro lado, que no sirve para mucho. Según Echtelt, los estudios realizados hasta ahora demuestran que trabajar muchas horas ni siquiera aumenta la productividad y la efectividad, y que por tanto no contribuye a cubrir las necesidades de los empresarios, aunque sí a minar el bienestar de los empleados.

La mujer trabaja dentro y fuera

En su investigación, Echtelt y sus colaboradores analizaron los hábitos de trabajo de un total de 1.114 empleados holandeses (hombres y mujeres).

Los investigadores señalan que el estudio se centró en Holanda porque éste es un país donde el apoyo externo a las familias -por ejemplo, en el cuidado de los hijos- no alcanza a cubrir toda la demanda existente. Sin embargo, los sociólogos afirman que los resultados obtenidos podrían aplicarse a otros países.

Entre todos los participantes en la encuesta realizada, el 69% de los hombres hacía horas extra, frente al 42% de las mujeres. El tiempo extra que estas mujeres dedicaban a su trabajo, sin embargo, era un tercio menos que el que empleaban los hombres.

Esta diferencia se debe a la tendencia de las mujeres a estar más implicadas en el trabajo familiar que los hombres. Este hecho les impide dedicarse al trabajo tanto tiempo como sus iguales varones.

La consideración acerca de las responsabilidades familiares no es la misma en hombres que en mujeres, ni siquiera entre los hombres que comparten las tareas del hogar. Éstos sienten que están “ayudando” a sus mujeres, no que estas tareas sean su responsabilidad principal, explica Echtelt.

Descenso laboral para las mujeres

La situación de presión laboral no ayuda a que estas posturas se modifiquen, sino que aumenten. Sin embargo, no parece que la cosa vaya a cambiar.

La mayoría de las empresas siguen estando basadas en el mismo modelo de trabajo, que presiona a los empleados y a los equipos con responsabilidades como el cumplimiento de objetivos, el logro de determinados beneficios, la imposición de fechas para la conclusión de proyectos, etc.

La investigadora de la Universidad de Cornell Youngjoo Cha, que ha dirigido un estudio similar al de Echtelt pero con datos de empleados de Estados Unidos, afirma que, en este contexto empresarial, que un marido trabaje más de 60 horas por semana, su esposa sea un 42% más propicia a perder su posición laboral.

Los resultados del estudio de Cha, que aparecerán próximamente publicados en la American Sociological Review, apuntan además a que la norma del trabajo extra perjudica sistemáticamente a las mujeres, que tienden a trabajar menos horas extraordinarias porque de ellas se espera que atiendan sus responsabilidades como cuidadoras, y por tanto hagan más trabajo en el hogar que los hombres.

La solución, según Echtelt, pasaría por que en el futuro los empresarios valoren más a sus empleados por su eficiencia y no por las horas extra que le dedican a sus empresas.

Sábado, 4 de Julio 2009
Artículo leído 8127 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Manuel el 06/07/2009 05:17
1.- El modelo de familia de los 50 que tanto añoramos los adultos, ha sido modificado debido al cambio cultural que ha ocurrido en la parte femenina del ser humano sobre todo al incursionar en las universidades y en el campo laboral.
2.- La mujer considerada como la parte mas sublime del gènero humano por ser la generadora de vida y la dadora de amor durante la crianza, son funciones que la parte masculina màs les valora y por ello las madres son adoradas y veneradas por todo hombre de bien.
3.- Para las nuevas generaciones que han roto los roles culturales, resulta una sobrecarga adicional a las mujeres el ser madres y administradoras del hogar y a la vez asumir el rol de proveedoras y no se diga de las madres solteras cuya condiciòn que va en aumento.
4.- La condicòn actual de las mujeres madres y proveedoras las conduce hacia altos niveles de estres en perjuicio del adecuado desempeño de sus funcioes de madres que la naturaleza les ha asignado redundando en perjuicio a la formaciòn de los hijos.
5.- Existen mujeres que valoran màs a la formaciòn de familias con el esquema nuclear y son las que màs sufren bajo los esquemas anteriores, otras han decidido continuar con el esquema de familia tradicional, renunciando por amor a la libertad que la independencia econòmica les otorga. Otras simplemente han renunciado a ser madres debido a que asumen el rol cultural masculino y compiten hasta en altos puestos directivos con la misma calidad y eficiencia.
6.- La inercia cultural ya no permitirà regresiones pero cada mujer de acuerdo a su conciencia deberà buscar la oprtunidad que màs le convenga. Por ejemplo hay empresas cuyos empleados son mayoritariamente mujeres y a travès de sus sindicatos podràn conseguir las condiciones laborales màs justas para ambas partes.

2.Publicado por Beatriz Basenji el 21/07/2009 00:33
Soy de las personas que propician la JORNADA DE SEIS HORAS . Shockeados por la actual crisis, millones de personas han perdido su empleo. Lo mas lógico sería implementar la JORNADA DE SEIS HORAS para , de este modo,permitir que mas personas accedan al mercado laboral.
Lo que describe la nota es exactamente el caso inverso. Lo sobre-explotación de la jornada laboral con horas extras añadidas que, ciertamente perjudica a las familias, porque altera los ritmos de alternancia de padre y madre en el hogar.
Deberíamos esforzarnos por hacer comprender a los empresarios que LA FAMILIA es la base de toda sociedad .No tiene ningun sentido privilegiar la producción industrial, en detrimento de los trabajadores.
La actual crisis lo demuestra claramente. ¿Que haran los empresarios con el exceso de producción, cuando las ventas se han frenado a nivel mundial ? Mas aún, la abundancia de productos hace caer los precios por exceso de oferta.
Somos las personas quienes compramos y consumimos, no a la inversa. Sin un justo equilibrio entre trabajo, producción y ocio compartido, las empresas no tendrán futuro.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >



Últimas noticias de Mirlo

Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21