Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Las hormonas de los hombres cambian cuando están a punto de ser padres

Los cambios los preparan para el cuidado del bebé, señala un estudio


Se sabe mucho de los cambios hormonales que afectan a la madre durante su embarazo, pero un estudio realizado en EEUU ha revelado que las hormonas de los padres también se ven afectadas, incluso antes de que nazca el bebé. Las transformaciones pueden tener importantes implicaciones para el comportamiento paternal una vez que los niños nacen, afirman los científicos.





Imagen: Andrii Oleksiienko. Fuente: PhotoXpress.
Imagen: Andrii Oleksiienko. Fuente: PhotoXpress.
La llegada de un hijo puede reducir dos hormonas en los hombres: la testosterona y el estradiol, incluso antes de que el niño nazca, ha revelado un estudio de la Universidad de Michigan (EEUU).

Investigaciones previas ya habían indicado que las hormonas masculinas se modifican cuando los hombres se convierten en padres, pero este es el primer estudio que demuestra que ese declive hormonal puede empezar incluso antes, durante la transición a la paternidad.

Aún se desconoce con exactitud por qué se produce este cambio hormonal, reconocen los autores del estudio en un comunicado de la Universidad de Michigan. 

Los cambios podrían estar relacionados con la transformación psicológica que experimentan los hombres cuando se preparan para convertirse en padres, con cambio en sus relaciones de pareja e incluso con las modificaciones físicas que el hombre va experimentando en paralelo con los cambios que sufren sus parejas embarazadas.

De cualquier forma, “esos cambios hormonales pueden tener importantes implicaciones para el comportamiento paternal una vez que los niños nacen”, aseguran los científicos.

Características del estudio

Para llegar a estas conclusiones, los científicos analizaron los niveles de testosterona, cortisol, estradiol y progesterona de muestras salivares de 29 parejas que esperaban su primer hijo. Las edades de los participantes estaban entre los 18 y los 45 años.

Las muestras de saliva fueron recogidas en cuatro ocasiones durante el periodo prenatal, a las 12, 20, 28 y 36 semanas de embarazo.

Las gestantes mostraron un incremento notable en todas estas cuatro hormonas durante el embarazo, mientras que en la saliva de los hombres se observó una reducción de la testosterona (vinculada con la agresividad y la atención paternal) y el estradiol (relacionada con el cuidado y los lazos afectivos).

El resto de las hormonas no cambiaron. El cortisol está relacionado con el estrés y la progesterona con la cercanía social y el comportamiento maternal.

Ser padre también modifica el cerebro

Una investigación de mediados de este año, realizada por científicos del Functional Brain Center, del Wohl Institute of Advanced Imaging y del Tel-Aviv Sourasky Center, todos ellos en Israel, reveló que los cerebros de los hombres que se implican en la crianza de sus bebés también sufren importantes transformaciones.

En concreto, se constató que la crianza de un hijo pone en marcha una red neuronal de “atención paterna” en los padres. Esta red neuronal integraría el funcionamiento de dos sistemas: una red de procesamiento emocional (que incluye estructuras subcorticales y paralímbicas del cerebro relacionadas con la atención o la vigilancia, la relevancia, la recompensa y la motivación); y una segunda red de circuitos de la corteza prefrontal y frontopolar y de circuitos temporo-parietales, que posibilitarían la comprensión social y la empatía cognitiva. Ambas redes trabajan concertadas para propiciar un cuidado afectuoso del bebé, adecuado a su momento.

Asimismo, se constató que si el padre hace de cuidador primario de su bebé, sufre una alta activación en la amígdala (cuyo papel principal es el procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales), parecido a la de las madres cuidadoras primarias. Además, estos hombres pueden presentar una alta activación del surco temporal superior (STS) –que permite interpretar las emociones ajenas-.

Referencia bibliográfica:

Robin S. Edelstein, Britney M. Wardecker, William J. Chopik, Amy C. Moors, Emily L. Shipman, Natalie J. Lin. Prenatal hormones in first-time expectant parents: Longitudinal changes and within-couple correlations. American Journal of Human Biology (2014). DOI: 10.1002/ajhb.22670.
 


Viernes, 19 de Diciembre 2014
Redacción T21
Artículo leído 3336 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria