Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Las movilizaciones en redes sociales son muy eficientes, si están dirigidas

Un estudio analiza hasta qué punto servirían estas plataformas en desastres naturales, campañas políticas, emergencias sanitarias o búsquedas


Movilizar a la gente a través de redes sociales puede hacerse de manera rápida y poco costosa, pero tiene muchos riesgos de no funcionar bien, han comprobado científicos estadounidenses y españoles, entre otras nacionalidades. Analizando varios experimentos anteriores, los investigadores llegaron a la conclusión de que, para que este tipo de movilizaciones funcione, es importante que haya una figura carismática que corra la voz, o un grupo de personas relacionadas entre sí que estén repartidas por áreas geográficas muy grandes. Por Carlos Gómez Abajo.


Carlos Gómez Abajo
Carlos Gómez Abajo, redactor de Tendencias21, es máster en periodismo (El País-UAM), Experto en... Saber más del autor


Las barras muestran como de fácil es encontrar a alguien en una zona de Nueva York. El resultado es “contraituitivo”, según los investigadores: es más fácil esconderse en Manhattan que en Queens. Fuente: UC3M.
Las barras muestran como de fácil es encontrar a alguien en una zona de Nueva York. El resultado es “contraituitivo”, según los investigadores: es más fácil esconderse en Manhattan que en Queens. Fuente: UC3M.
La movilización por redes sociales es rápida pero tiene ciertos límites. Esa es la principal conclusión de un estudio internacional en el que participan científicos de la Universidad Carlos III de Madrid publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

La investigación analiza el potencial de redes sociales como Twitter y Facebook a la hora de coordinar a la gente. En los últimos años existen numerosos ejemplos de cómo las redes sociales han servido para movilizar voluntarios en desastres naturales, campañas políticas, emergencias sanitarias, etc. Pero, ¿de verdad podemos confiar en el uso de las redes sociales para realizar esas tareas? Y si es posible, ¿cuál es el riesgo de que falle esta estrategia?

Utilizando resultados recientes de la estructura espacio-temporal de las redes sociales y datos experimentales, los investigadores han comprobado que las redes sociales pueden ser una herramienta muy útil a la hora de coordinar a la gente en situaciones críticas, pero han encontrado que el riesgo de fracaso de dicha estrategia es alto. Y lo han demostrado con un problema práctico: ¿Cuánto tiempo se tardaría (utilizando solo las redes sociales) en encontrar a una persona en Estados Unidos?

“La respuesta que hemos obtenido es que son dos días de media, pero también hay un alto riesgo de que ese tiempo sea mayor que un mes”, revela en la nota de prensa uno de los autores, Esteban Moro, profesor del Departamento de Matemáticas de la UC3M y miembro del Grupo Interdisciplinar de Sistemas Complejos. En el estudio también han participado investigadores del Instituto Masdar de Ciencia y Tecnología de Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos), del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), del centro de investigación australiano NICTA y de las universidades de California en San Diego (EEUU) o Edimburgo (Escocia).

En busca de los globos

Para obtener estos resultados los investigadores utilizaron como escenario los resultados cosechados en un experimento que realizó en 2009 la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada del Departamento de Defensa (DARPA) de Estados Unidos.

El objetivo era evaluar la eficacia de las redes sociales en movilizaciones humanas donde el tiempo fuera un factor crítico. Para ello, se convocó un concurso con un premio de 40.000 dólares en el que se invitaba a los participantes a localizar diez globos meteorológicos ocultos al azar en EEUU en el menor tiempo posible. El equipo ganador, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), consiguió ubicarlos en nueve horas.

En la investigación publicada ahora por los investigadores en PNAS, los científicos realizaron cientos de simulaciones informáticas con la información geográfica, demográfica y la estrategia utilizada por el equipo que ganó este desafío planteado por la DARPA.

Y la conclusión a la que han llegado es que los globos meteorológicos podrían haber sido localizados exclusivamente mediante las redes sociales, sin la ayuda de los medios de comunicación convencionales (radio, televisión, periódicos), aunque con ciertos límites.

“Los resultados indican que una movilización social de este tipo solo tendría éxito bajo determinadas condiciones óptimas”, indica el estudio. Con todo, incluso en condiciones óptimas, el riesgo de que la iniciativa fracase es muy alto.

Mapa de densidad de cómo de fácil es encontrar a alguien (o algo) en una zona de Estados Unidos, según el modelo creado por los investigadores. (Azul = difícil, rojo=fácil). Los círculos indican las posiciones de los globos en el concurso de DARPA en 2009. Fuente: UC3M.
Mapa de densidad de cómo de fácil es encontrar a alguien (o algo) en una zona de Estados Unidos, según el modelo creado por los investigadores. (Azul = difícil, rojo=fácil). Los círculos indican las posiciones de los globos en el concurso de DARPA en 2009. Fuente: UC3M.
El papel de los incentivos

El objetivo del experimento de DARPA era comprobar si se podían crear incentivos para que la gente contribuyera a dar información fiable en situaciones límite, como catástrofes naturales.

En el caso de la búsqueda de los globos, la persona que los encontraba recibía una compensación predeterminada, por ejemplo, 1.000 dólares, su reclutador recibía 500 y el reclutador del reclutador 250. En el Desafío DARPA, un equipo del MIT pudo localizar los 10 globos meteorológicos en menos de nueve horas.

El año pasado se organizó un experimento similar denominado Tag Challenge, por parte del Departamento de Estado de EE UU y la Embajada de EE UU en Praga. El objetivo era encontrar a cinco "sospechosos" en cinco ciudades de Europa y Estados Unidos.

Uno de los investigadores del estudio que se publica ahora, Manuel Cebrián, de la Universidad de California, estaba tanto en el equipo ganador del experimento de DARPA como en el Tag Challenge, cuenta PhysOrg.

Analizando los datos de ambos experimentos, los investigadores han descubierto que uno de los factores fundamentales para que las iniciativas impulsadas desde redes sociales tengan éxito es que haya un líder carismático que tenga muchas relaciones sociales, así como la capacidad para correr la voz rápidamente.

También era importante que unos pocos participantes "centrales", relacionados entre sí, estuvieran repartidos por grandes áreas geográficas (lo que se denomina conexiones de mundo pequeño).

Referencia bibliográfica:

Alex Rutherford, Manuel Cebrián, Sohan Dsouza, Esteban Moro, Alex Pentland, Iyad Rahwan. Limits of social mobilization. PNAS (2013). DOI: 10.1073/pnas.1216338110


Miércoles, 10 de Abril 2013
Artículo leído 3652 veces


Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 21 de Octubre 2016 - 10:30 Edificios que diagnostican su propio estado interior

Lunes, 17 de Octubre 2016 - 10:30 Crean un dedal que permite oír a los sordos