Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Las mujeres son más colaboradoras en el trabajo que los hombres

Por el contrario, la testosterona hace a los hombres más egocéntricos y prepotentes en el entorno laboral, sugiere un estudio


Una nueva investigación, realizada a partir de la constatación de que el exceso de testosterona ciega a los hombres frente a opiniones contrarias y los anima a imponer sus propias decisiones, ha revelado que las mujeres son más colaboradoras en la oficina. Los datos arrojados por el presente estudio señalan la importancia de la sensatez, la complicidad y el instinto de auxilio de las mujeres en el entorno laboral. Estas actitudes han sido relacionadas con una menor producción de testosterona, hormona que parece potenciar el ego y la prepotencia. Por Iván Abreu Anaya.



La testosterona vuelve a colocarse en el punto de mira gracias a los resultados de interesantes estudios realizados en Dinamarca. Ya en febrero de 2012, un artículo publicado en las Actas de la Royal Society nos confirmaba que la testosterona nos hace menos propensos a colaborar y más egocéntricos.

Y según los expertos, demasiada testosterona, simplemente, nos ciega frente a las opiniones de otras personas, puntos de vista e ideas distintas a las nuestras, y nos anima a imponer las decisiones propias y nuestras soluciones a los problemas a los demás.

Además, a mayor producción de la hormona que determina la masculinización del cerebro de los varones en su etapa de gestación, menor es el instinto desarrollado por los humanos hacia la cooperación mutua.

Sobre los efectos de la testosterona en el ámbito laboral, una nueva investigación de la consultora danesa, Innovisor ha constatado que, en este terreno, las mujeres están mucho más dispuestas a cooperar con personas del mismo sexo, publica el digital especializado Management-Issues.

Cuál es la formula ideal…

Planteado este hallazgo y frente a la crisis mundial, cuando a cada céntimo invertido por los empresarios se le quiere sacar la mayor productividad y beneficio final, el desafío es plantearse si la solución está en incrementar la contratación de mano de obra femenina para engrosar las filas de los sectores en los que la cooperación es fundamental.

Los expertos prefieren optar por el equilibrio en el que se fusionen la cualidad y la calidad.

El estudio, basado en una encuesta a unas 1.000 personas de más de 30 países, reveló que, independientemente de su origen cultural, las mujeres están más dispuestas que los hombres a ayudar a sus compañeros de trabajo y expresan una clara voluntad de colaborar aún más de lo que ya lo hacen hoy en día, un deseo que según los estudiosos, los hombres no parecen compartir.

"Hasta ahora, el género no ha sido un factor determinante, las empresas y sus directivos han tenido en cuenta durante su gestión la colaboración para aumentar su productividad, ha sido siempre un factor latente que no se ha hablado", asegura el experto en transformación sostenible de organizaciones Jeppe Vilstrup Hansgaard

El estudio encontró que tanto los hombres como las mujeres son en un 40% más propensos a colaborar con otras personas de su propio género. Esta tendencia lleva a las organizaciones generalmente a dificultades para gestionar la colaboración entre departamentos, ya que dichas colaboraciones suelen producirse al azar.

El equilibrio debe conseguirse

Aún frente a un panorama basado en una circunstancia hormonal, el sentido de colaboración y auxilio constante debe ser el norte de todos los empleados que desean ser exitosos, productivos y aspiran ser promovidos. El egocentrismo y la falta de iniciativa no son las cualidades de un empleado de éxito y menos de un jefe.

"Los empresarios hoy más que nunca quieren sacar el máximo provecho de sus empleados para alcanzar un objetivo único, superar la crisis. Las empresas que reciben este apoyo de un “empleado colaborador” se benefician enormemente, con un aumento de la eficiencia y la innovación, que en última instancia, las hace más competitivas", apunta el experto.

"La colaboración debe ser disciplinada para asegurar que las personas adecuadas trabajan en el mismo equipo juntos hacia un objetivo común en el momento adecuado", continuó Hansgaard.

El reto es que la gente en una organización tenga diferentes percepciones de lo que constituye una buena colaboración, poniendo la responsabilidad en los líderes, y estableciendo claramente hacia dónde quieren enfocar la colaboración y hacia donde no.

Es importante no cruzar los limites, si no se pasa de ser un trabajador colaborador a ser un entrometido, ofrecer nuestra colaboración siempre dará mejor imagen.



Lunes, 4 de Junio 2012
Artículo leído 5286 veces





Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 29 de Julio 2013 - 09:45 Cómo sobrellevar un trabajo tóxico






Noticias de España y Chile