Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Las personas poco decididas son más supersticiosas

Un nuevo estudio analiza los efectos de las creencias rituales en el comportamiento humano


Las personas que creen que el destino y la casualidad controlan sus vidas tienden más que las personas decididas a ser supersticiosas. Sin embargo, estos mismos individuos, cuando se enfrentan a la idea de su propia muerte, abandonan todo tipo de creencias supersticiosas. Éstas son algunas de las conclusiones de un estudio reciente sobre la superstición y su efecto en el comportamiento humano que ha revelado, además, que las creencias supersticiosas ayudan a reducir la sensación de incertidumbre, pero también pueden tener efectos perniciosos. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Amuletos. Foto:  art_es_anna. Fuente: EverystockPhoto.
Amuletos. Foto: art_es_anna. Fuente: EverystockPhoto.
Las personas que creen que el destino y la casualidad controlan sus vidas tienden más que otras a ser supersticiosas. Sin embargo, estos mismos individuos, cuando se enfrentan a la posibilidad de su propia muerte, abandonan todo tipo de creencias supersticiosas.

Éstas son algunas de las conclusiones de un estudio realizado por especialistas de la Kansas State University, de Estados Unidos, en el que se analizaron las formas y funciones de las supersticiones en el comportamiento humano.

El proyecto de investigación, dirigido por el psicólogo Scott Fluke, pretendía ahondar en el fenómeno de las supersticiones, con el fin de conocer mejor su funcionamiento.

Estudio de los efectos

Según se explica en un comunicado emitido por la Kansas State University, los investigadores definieron la superstición como la creencia en que existe alguna relación entre algunos actos, objetos o rituales, y ciertos resultados completamente ajenos a ellos (por ejemplo, entre llevar un amuleto de la suerte y ganar un partido).

Para indagar en el efecto real de estas supersticiones en el comportamiento de la gente, los científicos realizaron dos estudios distintos.

En el primero de ellos, se realizaron una serie de cuestionarios a un total de 200 estudiantes universitarios, en los que se les preguntaron hasta qué punto eran personas pesimistas, si creían en la suerte o el destino o si les gustaba controlar las situaciones, entre otras cuestiones.

El análisis de las respuestas reveló que aquellas personas que creían que la suerte y el destino controlaban sus vidas eran más propicias a ser supersticiosas.

La muerte escapa a la superstición

En el segundo estudio, los investigadores quisieron averiguar cómo los participantes reaccionaban ante la muerte. Para ello, les pidieron que describieran por escrito cómo se sentían al pensar en su propio fallecimiento.

Para sorpresa de los investigadores, los niveles de superstición de los voluntarios descendieron cuando éstos pensaban en su propia muerte. Los científicos atribuyen este cambio a que el hecho de la muerte sea una situación de incertidumbre extrema.

Según Fluke, inicialmente “teorizamos que cuando los participantes pensaran sobre la muerte, se comportarían de manera más supersticiosa, en un esfuerzo por aumentar el sentido de control sobre este hecho”.

Sin embargo, “lo que no esperábamos es que el hecho de pensar en la muerte hiciera que las personas se sintieran indefensas – como si no pudieran tener ningún control sobre ella- algo que realmente redujo sus creencias supersticiosas”.

Controlar las ideas supersticiosas

Tras la realización de ambos estudios, los investigadores determinaron, además, tres razones o causas para el comportamiento supersticioso. Por un lado, la gente utiliza las supersticiones para aumentar su control sobre la incertidumbre.

Por otro lado, las supersticiones ayudan a reducir el sentimiento de impotencia. Por último, a algunas personas les resulta más sencillo confiar en sus creencias supersticiosas que desarrollar estrategias para afrontar realmente ciertas situaciones.

En este sentido, explican los científicos, las supersticiones pueden convertirse en una desventaja y, por tanto, conviene evitarlas.

Para hacerlo, los investigadores recomiendan seguir algunas pautas, como no creer en la mala suerte y tomar conciencia del control real que podemos ejercer sobre ciertas situaciones.

Por otra parte, ser decididos y preventivos también ayuda porque, según los resultados obtenidos en la investigación, las personas menos decididas creen más en las supersticiones y las personas más preventivas son menos supersticiosas.

El lado positivo

Los resultados de la presente investigación contrastan con los obtenidos en otro estudio reciente, que reveló que las supersticiones realmente funcionan porque fomentan la autoconfianza.

Realizada por investigadores de la Universidad de Colonia, en Alemania, dicha investigación demostró que las supersticiones pueden hacer que la gente rinda mejor en sus tareas, y que afronte éstas de forma más animosa y persistente.

El estudio de la Universidad de Colonia incluyó cuatro experimentos en los que se midieron los efectos de las creencias supersticiosas sobre el rendimiento de un grupo de participantes en actividades de agilidad motora, memoria, resolución de anagramas o el golf.

Viernes, 3 de Septiembre 2010
Artículo leído 9710 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Pedro el 04/09/2010 00:51
Esto conecta con el "efecto placebo", o sea curarse de una dolencia por la fe: uno está convencido de que le están administrando un medicamento cuando en realidad sólo se trata de una sustancia sin efectos terapéuticos.. La mente es poderosísima, todavía no sabemos cuanto... También podemos deducir que Dios es una superstición. Sin embargo, creer en él puede que funcione para muchas personas. Lo malo empieza cuando se lo creen tan a fondo que piensan que sólo su dios es el verdadero y empiezan a combatir con los dioses de los vecinos... ¡extraño animal este ser humano! con una mente tan poderosa... y estúpido al mismo tiempo ¡sorprendente paradoja!

2.Publicado por Alejandro Sánchez el 04/09/2010 19:26
La Fe tiene que ser reflexiva y, necesariamente, debe estar orientada por la Ciencia, así como la Ciencia por la Fe en cuestiones éticas. Ciencia y Fe (Espiritualidad) no deben ir mezcladas, mas sí relacionadas. Como profundo creyente atiendo a la ciencia (al menos la agnóstica, que es la verdadera ciencia, ya que partir a priori de una posición le resta a uno capacidad de análisis y entendimiento) y como estudioso de la ciencia uso de referencia mis creencias para darle sentido ético y teleológico a dichos estudios. Es un pensamiento holístico como se dice. La Fe (Espiritualidad) me da autoconfianza, la Ciencia me da entendimiento. Hay momentos de conflicto mas son más los momentos de complementación entre ambas formas de pensamiento. En los escasos momentos de conflicto entre mi Fe y la Ciencia, medito y reflexiono... y de dicha reflexión quito una conclusión. Lo espiritual en casi todo es lo prevalente en esos momentos y raras veces me ha llevado a errores, porque en lo espiritual puedo ampliar mi punto de vista y me enfoque sobre el devenir y los acontecimientos. Como dice la frase "Cuando haces Zazen, el Universo hace Zazen" o "Estad en el Reino de los Cielos y lo demás será dado por añadidura" frases con el mismo sentido se encuentran en todas las creencias. La "Superstición" no es mala, si va acompañada de la reflexión para aumentar la autoconfianza y la acertividad conductual. Es un cuchillo, puede hacer tanto bien como mal, depende como lo uses.

3.Publicado por roberto torres collazo el 19/09/2010 23:59
He estado recientemente leyendo bastante sobre supuestas curaciones, visiones religiosas, imagenes que sangran, etc, etc, (de alguna manera relacionado tal vez con las superticiones) y he encontrado que casi todo tiene una explicación científica, lógica y razonable. U otras simplemente no tienen explicación. Lo que no sabemos hasta donde llega la intervención divina y hasta donde no. Es como una linea imaginaria difícil de saber, al menos para los científicos y personas común y corriente. Los antiguos hebreos cualquier fenómeno de la naturaleza se lo atribuian a Dios y aveces estaban en lo cierto y aveces no. Creo que los escepticos y los que son científicos debemos andar con cuidado de no caer en el cientísmo. Sobre las superticiones, son eso, superticiones y nada mas.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte