Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Las primaveras extremas frenan la reproducción de las aves comunes

Una investigación realizada en España detecta un descenso en los índices de productividad de aves como el jilguero o el mirlo


Las primaveras extremas vividas en España están afectando a la reproducción de las aves comunes, según SEO/BirdLife. Los datos recogidos en 2012 sobre 19.000 aves de 124 especies en 23 provincias españolas, revelan que volaron menos aves jóvenes que otros años en relación al número total de aves capturadas. Esto se debe a que los meses en los que tiene lugar la época de cría – mayo, junio y julio – fueron en España de los más cálidos y secos en los últimos años.





Petirrojo europeo. / SEO/BirdLife
Petirrojo europeo. / SEO/BirdLife
Las primaveras extremas no ayudan a la reproducción de las aves comunes, según indican los estudios de SEO/BirdLife, entidad científica y conservacionista que, desde 1954, estudia las aves y la naturaleza en España.
 
En 2012 y 2013 se han sucedido en España primaveras más cálidas y secas de lo normal o más frías y húmedas de lo habitual. En ambos casos, la productividad de aves comunes como el jilguero, el verdecillo, el verderón, el pinzón, el mirlo y el petirrojo han sido más bajas.
 
Los estudios comparativos se llevan a cabo sistemáticamente desde 1995 y tienen como base datos recogidos en 60 puntos distribuidos en 23 provincias de 12 comunidades autónomas de España. Unos 19.000 ejemplares de 124 especies distintas de aves fueron estudiados en la campaña del Paser de 2012.
 
“Estudiar las aves silvestres es también conocer más sobre el estado de conservación del territorio. Algo imprescindible si queremos construir futuro en el medio rural”, afirma Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife.
 
Una vez analizados los datos se ha comprobado que, en líneas generales, 2012 no fue un buen año para la reproducción de las pequeñas aves comunes. Los análisis realizados con los datos de las estaciones Paser en relación a la productividad mostraron valores más bajos que otros años.
 
Esto quiere decir que volaron menos aves jóvenes que otros años en relación al número total de aves capturadas. Esto se debe a que los meses en los que tiene lugar la época de cría – mayo, junio y julio – fueron en España de los más cálidos y secos en los últimos años.
 
Los datos de Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) muestran valores de temperaturas medias de más de 2º C con respecto a otros años, y valores de precipitación media menores al 50%. El mes de abril, el momento de inicio de la temporada, fue por el contrario más frío y húmedo de lo habitual.
 
En concreto, de las 20 especies más capturadas, y para las que se han analizado los datos, 15 presentaron una productividad menor. Son el mito, jilguero europeo, verderón común, pinzón, serín verdecillo, agateador europeo, cetia ruiseñor, petirrojo europeo, ruiseñor común, mirlo común, curruca capirotada, curruca cabecinegra, herrerillo común, carbonero común y gorrión molinero.

Procesos similares en Europa

 “Velar por nuestro patrimonio natural, nuestra verdadera riqueza, es sin lugar a dudas la base de nuestro bienestar. No en vano, el Eurostat incluye el estado de las poblaciones silvestres de aves como uno de los indicadores del grado de bienestar y desarrollo humano de cada estado de la UE”, añade la responsable de la organización.
 
Por tomar algunas de estas aves como ejemplo del mal año que pasaron en la reproducción, SEO/BirdLife ha escogido las cuatro especies de fríngilidos que se estudian en el Paser – son aves comunes muy conocidas por su canto y que se alimentan de semillas – y al mirlo y al petirrojo europeo. Todas ellas son especies fácilmente reconocibles y se pueden ver de forma habitual incluso en las ciudades.
 
El descenso en 2012 en los índices de productividad de aves comunes en España es similar a lo que pasó en otros países europeos en los que también se realiza este programa de seguimiento. La metodología es común y se lleva a cabo de forma homogénea en numerosos países europeos, donde es conocido como CES (Constant Effort Site, lugares de esfuerzo constante).
 
“En Gran Bretaña, por ejemplo, fue también un mal año para las aves, pero por el clima contrario al nuestro. Las excesivas lluvias unidas a las bajas temperaturas hicieron que fuera una pésima temporada de cría. En España la primavera de 2012 fue una de las más cálidas y secas desde hacía años”, concluyen los expertos.


Martes, 13 de Agosto 2013
SINC/SEO/BirdLife/T21
Artículo leído 1753 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria