Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
25 Aniversario




Las raíces profundas de la rivalidad entre suníes y chiíes




Cuando el grupo extremista Estado Islámico (EI) irrumpió inesperadamente en Iraq, su declaración de guerra colocó entre sus primeros objetivos a los chiíes y a los llamados safávidas. La dinastía safávida (1501-1736) creó un poderoso reino en Irán luego de su conversión al islamismo. En su esplendor, los safávidas gobernaron un territorio que duplicaba la […]

Farhang Jahanpour

Farhang Jahanpour

Por Farhang Jahanpour
OXFORD, Gran Bretaña, Nov 3 2014 (IPS)

Cuando el grupo extremista Estado Islámico (EI) irrumpió inesperadamente en Iraq, su declaración de guerra colocó entre sus primeros objetivos a los chiíes y a los llamados safávidas.

La dinastía safávida (1501-1736) creó un poderoso reino en Irán luego de su conversión al islamismo.

En su esplendor, los safávidas gobernaron un territorio que duplicaba la extensión del Irán moderno e incluía partes de Iraq, Kuwait, Bahrein, Turquía, Siria, Baluchistán, Turkmenistán, Uzbekistán, Aganistán y Cáucaso.En la insurgencia del EI participan decenas de miles de oficiales del ejército iraquí y del Partido Baas de Hussein, que fueron expulsados por Paul Bremer, el administrador de la Autoridad Provisional de la Coalición impuesta por Estados Unidos.

El principal antagonismo desde el punto de vista de los yihadistas suníes proviene de que los safávidas adoptaron el chiismo como religión oficial. Curiosamente, el credo  original de la dinastía safávida fue el sunismo, pero después de la conversión al chiismo se esforzaron por imponerlo en todo Irán.

El celo proselitista de los safávidas estaba en parte motivado por su oposición al imperio otomano; por lo tanto, su adhesión al chiismo obedecía al objetivo político  de diferenciarse de los sultanes otomanos, que eran a la vez califas de los suníes.

La Revolución Constitucional iraní (1904-1911) colocó los cimientos del Irán moderno, y adoptó la monarquía constitucional como régimen de gobierno.

Sucesivamente, los dos shas Pahlevi (1925-1979), aunque se transformaron en monarcas absolutos, profesaban el laicismo y trataron de modernizar Irán
de acuerdo con el modelo de los países occidentales.

La revolución islámica de febrero de 1979, guiada por el ayatolá Ruholá Jomeini, no solo puso fin a las reformas laicistas sino también a 2.600 años de monarquía, sustituida por un régimen clerical.

El aspecto singular de la revolución islámica, fue que por primera vez en la historia de Irán y del islamismo, los sacerdotes asumieron el poder.

Aunque Jomeini se atribuía el liderazgo de una revolución islámica, en realidad se trataba de una revolución chií que derivaba su legitimidad del concepto chií de imanato (teocracia regida por un imán o más).

Según el chiismo, el legado del profeta Mahoma no corresponde a los califas ortodoxos sino a los imanes chiíes en una sucesión que se interrumpe en el siglo IX con la ocultación del Doceavo Imán, quien regresará al fin de los tiempos para establecer la justicia en el mundo.

Tanto Jomeini como el actual líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, fundamentan su autoridad en la representación del Imán Oculto, que cesará cuando reaparezca.

Por esta razón, la creencia del expresidente Mahmoud Ahmadineyad (2005-2013) acerca de la inminente reaparición del Doceavo Imán y su asunción del  poder causó consternación entre los líderes religiosos que gobiernan el país.

Al inicio de la revolución, Jomeini declaró su intención de propagarla en todo el mundo musulmán, pero su identidad chií alzó una barrera ante la mayoría de los musulmanes, que son suníes.

La devastadora guerra (1980-1988) que el expresidente iraquí Saddam Hussein (1979-2003) lanzó contra Irán contó con un masivo respaldo de los países del Consejo de Cooperación del Golfo, cifrado en decenas de miles de millones de dólares, y causó cerca de un millón de víctimas entre muertos y heridos de ambos bandos.

El amargo recuerdo de esta contienda es otro factor que mantiene viva la animosidad entre iraníes e iraquís, y entre chiíes y suníes. 

Desde 2003, cuando la coalición guiada por Estados Unidos invadió Iraq, depuso al suní Hussein y lo reemplazó por un gobierno representativo de la mayoría chií, se sumó otro factor de rencor entre los dos credos.

El islamismo iraní fue la fuente de inspiración de una literatura de alta calidad, celebrada como una de las más profundas y humanas expresiones de misticismo.

Sin embargo, la República Islámica de Irán es hoy conocida por su estrecha interpretación del Islam, por el gran número de ejecuciones, lapidación de mujeres, flagelaciones y otras prácticas inhumanas.

La dogmática adhesión a esta variante del chiismo ha sido negativa para los intereses de Irán y para la causa del Islam en el mundo.

En la insurgencia del EI (antes autodenominado Estado Islámico de Iraq y el Levante, ISIS) participan decenas de miles de oficiales del ejército iraquí y del Partido Baas de Hussein, que fueron expulsados por Paul Bremer, el administrador de la Autoridad Provisional de la Coalición impuesta por Estados Unidos.

Esta insurgencia es una violenta revancha suní en contra de los chiíes de Iraq y en última instancia contra Irán, por su apoyo al desplazamiento de los suníes en Iraq y por la influencia que ahora ejerce en el país vecino.

Editado por Pablo Piacentini



Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/11/las-raices-prof...


Lunes, 3 de Noviembre 2014
Farhang Jahanpour
Artículo leído 330 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.