Las redes sociales devienen fundamantales para los negocios

A veces son difíciles de ver, pero ya no se puede mirar un organigrama sin tenerlas en cuenta


Una cantidad significativa de personas en el mundo están prestando atención a las redes sociales: antropólogos, historiadores, líderes de negocios y un enorme número de adolescentes. En gran parte, esto se debe a los efectos de Internet. Karen Otazo, consultora de gestión que se especializa en el asesoramiento a las empresas del ránking Fortune 50, indaga sobre el crecimiento y las nuevas funciones de las redes sociales a través de una personal selección de cinco libros sobre el tema. Y concluye: a veces las redes son difíciles de ver, pero una vez que hemos aprendido a identificarlas, ya no se vuelve a mirar un organigrama con la ingenuidad de antes. Por Sergio Manaut.



Karen Otazo, consultora de gestión que se especializa en el asesoramiento a las empresas del ránking Fortune 50, indaga sobre el crecimiento y las nuevas funciones de las redes sociales a través de una personal selección de cinco libros sobre el tema, en un reciente artículo de la publicación “Strategy & Business”.

Otazo recuerda en su artículo que ese viejo dicho es más verdadero que nunca: “no se trata de lo que conoces sino de a quién conoces”. Y se hace extensivo a quién te conoce a ti. El surgimiento y la influencia de una nueva camada de redes sociales es un fenómeno de rápido crecimiento. Más aún, una cantidad significativa de personas en el mundo están prestando atención a las redes sociales, y no se trata solamente de antropólogos, sino de historiadores, líderes de negocios y un enorme número de adolescentes.

Internet como herramienta

En gran parte, esto se debe a los efectos de Internet. A pesar de su dimensión y complejidad, Internet se ha convertido en un activo profundamente personal. Gente de todo el mundo se conecta en base a los intereses comunes más variados, desde los objetivos más serios y prácticos hasta los más tontos o enfermizos.

En el año 2005, “MySpace”, el sitio web de redes personales que cuenta con 80 millones de miembros (un lugar de encuentro donde las personas se presentan públicamente a amigos y extraños), recibió más visitas que Google. Y el fenómeno continúa creciendo.

Hace solo 40 años que el psicólogo social Stanley Milgram publicó los resultados de sus experimentos del “mundo pequeño”, en los que demostraba que una persona podía conectarse a cualquier extraño en los Estados Unidos a través de una notablemente corta cadena de “conozco a alguien que conoce a alguien”.

Esos experimentos, que inspiraron la frase “seis grados de separación”, fueron una revelación en los años sesenta. Hoy, la conciencia general de la densidad de la conexión personal se ha hecho tan fuerte que el concepto es tal vez más conocido como un cliché de cultura pop: “seis grados de Kevin Bacon”.

Para entender el significado de este concepto para individuos y organizaciones, se debe acudir a un campo de estudio relativamente nuevo: el análisis de las redes sociales o, como se lo llama a veces al aplicarlo a grupos estructurados, el análisis de redes organizacionales.

La biblioteca adecuada

Existen numerosos libros sobre este tema, pero la autora del artículo selecciona cinco como particularmente relevantes. Los cinco libros demuestran cómo los avances en tecnología transparente y en medios han llevado hacia un giro sin precedentes en el rol de las redes en la cultura humana.

Todas nuestras destrezas sociales tradicionales se han desarrollado por el hecho de estar cerca físicamente unos de otros. Pero ahora necesitaremos confiar más que nunca antes de interactuar con gente del otro lado del mundo.

El primer libro de esta selección de cinco, publicado en el año 2000, se ha convertido en un clásico: “The Tipping Point: how little things can make a big difference”, escrito por el neoyorkino Malcolm Gladell. El segundo es un sólido nuevo libro de Karen Stephenson: “The Quantum Theory of Trust: the secret of mapping and managing human relationships”. El tercero es un tratado académico que presentaba los métodos de investigación de redes hace 20 años: “Structural models in Anthropology”, por Per Hage y Frank Harare.

El cuarto, por su parte, es un libro de gestión para aplicar estas técnicas a los negocios: se trata de “The hidden power of social networks”, de Rob Cross y Andrew Parker. Y finalmente, existe una revisión histórica reciente de Pamela Walter Laird (Pull: Networking and Success since Benjamin Franklin), que rastrea la influencia oculta de las redes sociales desde la Revolución Americana en adelante.

Plan B

Estos cinco libros describen cómo la confianza nutre a las redes, y estas a su vez alimentan y sostienen los conocimientos y la cultura de la empresa. Sin embargo, para los interesados en institucionalizar algo similar en sus propias empresas, puede ser que los libros no resulten suficientes.

Afortunadamente, una nueva industria ha surgido para ofrecer herramientas para el análisis de las redes; basta con consultar el sitio web de INSA, la Red Internacional para el Análisis de Redes Sociales, que ofrece un panorama de más de 70 programas de algoritmos por computación que pueden ayudar a los usuarios a crear gráficos bidimensionales y herramientas para mapear la red de su organización.

Según Karen Otazo, a veces las redes son difíciles de ver, pero una vez que hemos aprendido a identificarlas, ya no se vuelve a mirar un organigrama con la ingenuidad de antes.



Miércoles, 18 de Octubre 2006
Sergio Manaut
Artículo leído 8884 veces





Nota