Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





Leemos literatura traducida queriendo creer que es original

Un estudio noruego analiza las variaciones producidas en el traslado de textos a idiomas escandinavos


Leemos novelas traducidas con la ilusión de que estamos leyendo el texto original. Y queremos que nos 'engañen', señala una investigadora noruega, que ha analizado textos traducidos a idiomas escandinavos; y ha explorado el papel del traductor, y cómo su visión cultural y social, y la de su época, se trasladan a los textos.




'Traduttore, traditore'. Imagen: Annica Thomsson. Fuente: Universidad de Oslo.
'Traduttore, traditore'. Imagen: Annica Thomsson. Fuente: Universidad de Oslo.
Leemos novelas traducidas con la ilusión de que estamos leyendo el texto original. Y esa es la forma en que queremos que sea, de acuerdo con Cecilia Alvstad, investigadora de la Universidad de Oslo (Noruega)

Alvstad, líder del proyecto de investigación Voices of Translation -que analiza las traducciones a idiomas escandinavos- cree que todas las partes involucradas han firmado un pacto no escrito que va desde el manuscrito a la lectura en la cama. Este pacto permite que los lectores ignoren ciegamente las etapas intermedias y lean un cuento de Dostoievski, como si exactamente fuera así cómo lo hubiera escrito. La realidad, sin embargo, es diferente.

"El lector desea leer Dostoievski o Shakespeare, no está interesado en el traductor noruego. Pero el traductor y todas las demás partes involucradas obviamente dejan una fuerte huella en el producto final", explica Alvstad, en la nota de prensa de la universidad.

En el proyecto Voices of Translation, los investigadores han estudiado la literatura traducida al noruego, sueco, finlandés y danés, y en particular el papel del traductor. Por ejemplo, cómo los traductores de los distintos países nórdicos han traducido libros de maneras diferentes, por lo que los estereotipos culturales, probablemente, han ayudado a producir diversos productos finales.

Eva Refsal, estudiante de doctorado, encontró ejemplos de este tipo en el estudio de las traducciones de tres libros de América Latina de la década de 1960. Aquí, los traductores noruegos habían atenuado características femeninas de personajes masculinos. Por ejemplo, un hombre que en la versión original "hablaba como una mujer" con una voz suave, chillona y falsa se había convertido en un hombre con una "voz fea y sibilina" en la versión noruega.

Las indicaciones de homosexualidad también se atenuaron en las traducciones de Noruega. Estos patrones no se observaron en los otros países nórdicos.

"Tal vez esto podría significar que la homosexualidad era un tema más sensible en Noruega que en otros países nórdicos en la década de 1960. O podría significar que las nociones de que los hombres de América Latina no podían ser afeminados eran más habituales en Noruega. No queremos decir que el traductor cometiera un error; por el contrario, esto muestra que el trabajo de traducción a menudo incluye un elemento de adaptación y creatividad", dice Alvstad.

La adaptación a las expectativas culturales

Ella cree que los textos traducidos, incluso hoy en día llevan el sello de las expectativas sociales y culturales. "Es difícil para nosotros ver cómo se adaptan los traductores de textos, porque somos parte de la sociedad actual. El trabajo que hacen los traductores se basa en nuestras propias expectativas ", dice.

Si había una expectativa en la década de 1960 de que las características afeminadas en hombres latinoamericanos eran inverosímiles, una traducción directa del español carecería de credibilidad en Noruega. El traductor se arriesgaría a romper el pacto, y el lector se atascaría en el desconcierto. Este tipo de cosas se están adaptando hoy también. Características que parecen inverosímiles se cambian.

Un ejemplo actual podría ser un lenguaje experimental con gramática y ortografía alternativa que se traduce completamente al noruego estándar.

"Si el idioma experimental se traduce directamente, hay un riesgo de que el lector crea que el traductor no sabe gramática correcta. Por lo tanto, los traductores que filtran el texto sin tener en cuenta las expectativas culturales pueden terminar llamando la atención sobre sí mismos."

Deseando ser engañados

La portada del libro ayuda a mantener el pacto que describe Alvstad. El título del libro y el nombre del autor se destacan, mientras que el nombre del traductor está escrito en letra pequeña en el interior de la cubierta. De vez en cuando, sin embargo, el traductor opta por escribir un párrafo discutiendo las dificultades encontradas en el trabajo de traducción.

Aunque estudios previos han indicado que esto puede ayudar a hacer al lector más consciente del papel del traductor, Alvstad afirma que podría bien servir para reforzar la impresión de que el texto ha sido traducido de la lengua original sin cambios importantes.

'Por ejemplo, vimos que un traductor había escrito que la palabra "centro" (en español) era difícil de traducir, y explicó su elección de palabras. Como lector, uno se queda fácilmente con la impresión de que esta era la única palabra problemática, y que el resto del trabajo fue bastante simple. De esta manera el traductor puede hacerle un pequeño truco al lector, y de ese modo reforzar el pacto", explica Alvstad.

Señala que esto es exactamente lo que el lector quiere: ser engañado. El lector quiere mantener la idea de que la traducción no cambia el texto. Este es un juego en el que todo el mundo juega unido, añade.

El lector medio no es el único en no tener en cuenta el papel del traductor; críticos y autores de libros de texto lo hacen también. Estudios anteriores han indicado que el traductor es a menudo pasado por alto: los críticos pueden, por ejemplo, referirse a formulaciones específicas como si fueran propias del autor, si bien pueden ser igualmente trabajo del traductor.

El pacto que Alvstad describe en su investigación puede ayudar a mejorar la experiencia de lectura, porque nos sentimos cerca del texto original. Alvstad ciertamente no quiere poner fin a este pacto, pero, no obstante, señala que puede tener algunos aspectos negativos. Por ejemplo, corremos el riesgo de perpetuar los prejuicios sociales. Ella también cree que eso hace que la casi invisibilidad de los traductores también pueden causar que los lectores consideren su trabajo como mecánico y bastante simple.

"Si uno mira muy de cerca lo que los traductores hacen, se puede ver que son co-creadores inventivos y tienen un impacto importante en el texto", concluye.


Viernes, 12 de Junio 2015
Universidad de Oslo/T21
Artículo leído 2636 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 28 de Agosto 2017 - 13:07 ¿Quién habla?