Conéctese Regístrate


02/09/2014

Tendencias 21
25 Aniversario





Lo esencial es invisible a los ojos

José Luis Gómez y Teatro La Abadía se adentran en “Le petit Prince” de Saint Exupéry


La hermosa y creativa versión teatral de “El principito”, del director italo-alemán Roberto Ciulli, sumerge al espectador en los juegos y reflexiones de ese niño eterno que fue Antoine de Saint-Exupéry. “Le petit Prince” es una obra para mayores que los mayores seguimos regalando a los niños. Por gärt.




Momento de la representación, a cargo del Teatro de la Abadía. Fuente: Teatro Alhambra de Granada.
Momento de la representación, a cargo del Teatro de la Abadía. Fuente: Teatro Alhambra de Granada.
“Domestícame”, dijo el Zorro al Principito “si me domesticas, mi vida resultará como iluminada. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los demás. Los otros pasos me hacen volver bajo tierra. Los tuyos me llamarán fuera de la madriguera, como una música”.

Para Saint-Exupéry, domesticar significa crear lazos. El director de teatro italo-alemán Roberto Ciulli traduce en su versión usando la palabra amansar. Los dos términos –a pesar de sus acepciones peyorativas- sirven para describir la amistad. Pues la amistad nos brinda la oportunidad de abandonar nuestro instinto salvaje y vincularnos a los demás dejando atrás los intereses primarios.

“Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, ya desde las tres comenzaré a estar feliz. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. Al llegar las cuatro, me agitaré y me inquietaré; descubriré el precio de la felicidad !”

Es cierto; los afectos contienen emociones que nos hacen vibrar incluso en la ausencia. La amistad es un tesoro que no se extingue con la muerte del amigo. Hay seres a los que seguimos amando aunque se hayan ido para siempre. Que me lo pregunten a mí.

La magia del teatro posee ese don de hacernos volver a la infancia –ay de aquel que pierde al niño que lleva dentro- y observar la estupidez con que los mayores rigen sus destinos.

¿Para qué quiere uno ser dueño de todas las estrellas si no puede alcanzarlas? ¿Por qué todo este ansia por tener más, si sabemos que ese mismo deseo –insaciable por definición- no nos permite ser felices?

En realidad necesitamos muy poco para estar a gusto. Tal vez una planta a la que regar, una flor que nos inunde los sentidos, siempre y cuando seamos capaces de sentarnos junto a su diminuta majestuosidad y la gocemos intensamente.

Pero desgraciadamente los mayores no sabemos distinguir entre un sombrero, y una serpiente que se ha tragado un elefante. No sabemos apreciar nuestras pequeñas alegrías y por eso las vamos devaluando con el tiempo. Madurar consiste en adquirir experiencias, pero también en acomodarse al conformismo.

Tal vez deberíamos escuchar lo que piensan los niños de todo esto. Tal vez deberíamos dejar de atiborrarlos de estupefacientes juguetes, concebidos para convertirlos en buenos clientes, y admirar las capacidades de su imaginación. Al fin y al cabo, la imaginación es el único arma de que disponemos para eludir la consciencia de la muerte.

Así pues, como bien dijo el zorro: “sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.” Por eso, deberíamos ser capaces de cerrar los ojos para observar las cosas con la mirada limpia de un niño.

Referencia:

Compañía: Teatro de la Abadía.
Dirección: Roberto Ciulli.
Lugar y fechas de representación: Días 2 y 3 de febrero en el Teatro Alhambra de Granada.
Próximas representaciones


Jueves, 7 de Febrero 2013
gärt
Artículo leído 2639 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por CachiBrasil el 11/02/2013 02:07
Muy bien, pero no se trata de "eludir la conciencia de la muerte", como dice el autor de la nota, sino de tomar conciencia de la ilusión de la muerte, la máxima ilusión.
Si así fuera, como sería posible que la inmortalidad cree la ilusión de la muerte?...

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 1 de Septiembre 2014 - 13:53 Dos poetas mejicanos en España




Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21