Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Los adolescentes aprenderían más si fueran al instituto a partir de las 10

También mejoraría su salud, según un estudio estadounidense


Los ritmos circadianos de los adolescentes se retrasan 3 horas sobre el del resto de personas, lo cual justificaría que se retrasara también el horario de la escuela. Eso redundaría en un mejor aprendizaje y salud, según un estudio realizado en Estados Unidos.





Los adolescentes sufren cambios en sus ritmos del sueño. Imagen: Adam J. Manley. Fuente: Flickr.
Los adolescentes sufren cambios en sus ritmos del sueño. Imagen: Adam J. Manley. Fuente: Flickr.
Arne Duncan, ministra de Educación estadounidense, tuiteó en 2013: "Dejad que los jóvenes duerman, y vayan más tarde a la escuela". Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido), Harvard Medical School y la Universidad de Nevada (EE.UU.) ha encontrado que las horas de comienzo de la escuela y la universidad actuales están dañando el aprendizaje y la salud de los estudiantes.

Basándose en las investigaciones de los últimos 30 años sobre el sueño, los autores concluyen que las horas de comienzo deben ser las 08:30 o más a los 10 años; 10:00 o más a los 16; y 11:00+ a los 18. Eso debería proteger a los estudiantes de la privación crónica del sueño, que está vinculada a problemas de aprendizaje y de salud.

Estas conclusiones, informa AlphaGalileo, surgen de una comprensión más profunda de los ritmos circadianos, más conocidos como el reloj del cuerpo, y los genes asociados con la regulación de este ciclo diario cada 24 horas.

Es en la adolescencia cuando se produce la disparidad entre los ritmos circadianos inherentes y la jornada de trabajo típica. Los ritmos circadianos determinan nuestras horas óptimas de trabajo y concentración, y en la adolescencia éstas cambian a casi 3 horas más tarde.

Se utilizaron estos cambios genéticos en los patrones de sueño para determinar los tiempos de comienzo de la escuela que optimizan el aprendizaje y la salud.

El Departamento de Salud de Estados Unidos también ha publicado recientemente un artículo a favor de cambiar las horas de inicio de la escuela entre los 11 y los 18 años.

Antecedentes

Investigaciones anteriores, como ésta de la Universidad de Kentucky (EE.UU.), ya habían descubierto este fenómeno, especialmente entre los adolescentes de clase media-alta (los de clase baja sufren tantos factores que el del sueño es uno más). También el Bradley Hasbro Children's Research Center, de Rhode Island (EE.UU.), descubrió ese mismo efecto.

Presentación

El autor del nuevo artículo Paul Kelley (investigador del sueño y los ritmos circadianos en el Instituto de Neurociencias de la Universidad de Oxford) presentará Tiempo: la clave para entender realmente la vida en el Festival de Ciencia Británico, el martes 8 de septiembre.

Como Presidente de Educación de la Asociación de Ciencia Británica este año académico, Kelley aconsejará a los asistentes sobre cómo nos puede beneficiar una mejor comprensión de nuestro reloj biológico.

El Festival tiene lugar desde hoy y hasta el jueves en Bradford, y ofrece la oportunidad de que los investigadores se conozcan personalmente y discuta los últimos avances científicos, tecnológicos y en ingeniería.

Referencia bibliográfica:

Paul Kelley, Steven W. Lockley, Russell G. Foster, Jonathan Kelley. Synchronizing education to adolescent biology: 'let teens sleep, start school later. Learning, Media and Technology (2014)DOI: 10.1080/17439884.2014.942666.



Lunes, 7 de Septiembre 2015
Redacción T21
Artículo leído 9401 veces





Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.