Los ángeles inversores crecieron un 10% en Estados Unidos en 2006

Estos inversores privados generaron 201.400 puestos de trabajo


El mercado de los “ángeles inversores” ha experimentado un crecimiento sostenido en Estados Unidos el año pasado, el país donde más se ha desarrollado esta figura. Según datos del Center for Venture Research, de la Universidad de New Hampshire, este mercado creció un 10,8% en 2006, habiendo hecho inversiones por valor de 25.600 millones de dólares. Los 234.000 inversores privados estadounidenses pusieron sobre todo su dinero en proyectos sanitarios (21%), de software (18%) y biomédicos (18%). Por Raúl Morales.



El número de ángeles inversores creció casi un 11% en los Estados Unidos en 2006, haciendo inversiones en ese periodo por valor de 25.600 millones de dólares, según un estudio del Center for Venture Research.

Este centro se dedica a hacer estudios sobre este sector desde 1980. Su misión es comprender la figura de estos inversores que centran su interés en nuevos proyectos empresariales.

Los ángeles inversores (business angels en inglés) son inversores particulares que aportan directamente recursos propios y ajenos a empresas nuevas o en crecimiento. Suelen regirse por motivaciones diferentes a las de, por ejemplo, las empresas de capital riesgo. Así, están dispuestos a entrar en empresas en fases muy tempranas. Aunque se preocupan por la desinversión, suelen tener más paciencia que los inversores al uso y aceptan por lo general rentabilidades más bajas.

Ángeles latentes

Un total de 51.000 emprendedores recibieron dinero de estas figuras en Estados Unidos el año pasado, un 3% más que en 2005. El número de ángeles inversores activos es en la actualidad de 234.000 personas físicas.

“Si el mercado de los ángeles inversores ha tenido un crecimiento sostenible, es lógico que también aumente su actividad, por ello, su nivel de participación es un factor importante. Sin embargo, mientras que el número de organizaciones e individuos que son ángeles inversores está creciendo, también es cierto que hay todavía muchos ángeles latentes”, afirma Jeffrey Sohl, director de la UNH Center for Venture Research en la Whittemore School of Business and Economics, en un comunicado hecho por el propio centro.

Respecto a este último comentario, el estudio asegura que el 57% de los miembros de organizaciones de ángeles son en realidad ángeles latentes, comparado con el 62% de 2005 o el 55% de 2004. Todas son cifras bastante elevadas que se explican por el hecho de que, a pesar de que muchas de estas personas han sido “atrapadas” por una red de ángeles, su nivel de implicación no es tanto todavía como para dar el paso decisivo de invertir.

Creadores de empleo

Como en 2005, los servicios sanitarios o los relacionados con equipamiento médico recibieron el mayor porcentaje de inversión, con un 21%, seguido del software (18%) y la biotecnología (18%). Las inversiones restantes se repartieron equitativamente entre proyectos vinculados al sector de la alta tecnología.

“Este mercado básicamente cultiva el terreno para que vengan por detrás otro tipo de inversores. Con esta diversificación, los ángeles señalan nuevas oportunidades de inversión para que después continúen inversores institucionales", afirma Sohl.

Los ángeles siguen contribuyendo significativamente al crecimiento del empleo. Su dinero ha creado 201.400 puestos de trabajo el año pasado, o sea, cuatro nuevos empleos por ángel. Ese número de puestos de trabajo es el mínimo posible, ya que señala el empleo creado en el momento en el que el ángel hizo la inversión, lo que quiere decir que ese número habrá crecido a lo largo del año al mismo tiempo que la empresa que recibió los fondos.

“Dado que la inversión de los ángeles se usa como “gasolina” para poner en marcha un proyecto, lanzar nuevos productos o explorar nuevos mercados, es muy probable que el número total de empleados generados vaya creciendo al mismo tiempo que la nueva empresa”, dice Sohl.

Recién nacidos

La mayor parte de la inversión hecha por los ángeles inversores fue a parar a proyectos en estado embrionario, en concreto el 46%. Según los analistas, este porcentaje subirá en los próximos años hasta el 55%.

Este interés está seguido muy de cerca por su preferencia en ofrecer su apoyo a proyectos que ya están en una segunda etapa, podríamos decir “posembrionaria”” (40% de los fondos).

“Aunque los ángeles siguen representando la mayor fuente de capital para “start-up”, las condiciones de mercado y los huecos que deja el capital en fases más avanzadas los proyectos están haciendo que los ángeles sean requeridos por este último tipo de negocios”, concluye Sohl.

En 2006, las mujeres que ejercían de ángeles inversores sólo representaban el 13,8% de este mercado. También estaban en minoría las mujeres emprendedoras que buscaron fondos: sólo el 12,9% de las peticiones de inversión. De ese pequeño tanto por ciento, únicamente el 21,5% recibieron finalmente la inversión por parte de un ángel.



Lunes, 26 de Marzo 2007
Raul Morales
Artículo leído 4055 veces





Nota