Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los animales también piensan y sus representaciones mentales son objetivas

Una nueva investigación nos invita a la reflexión sobre los derechos de los animales


Los animales con cerebro disponen de un dispositivo natural para calibrar las modalidades sensoriales, lo que les permite producir representaciones mentales de los objetos externos, memorizarlos e incluso engendrar conceptos, según la psicóloga Joëlle Proust, especializada en conocimiento animal. Su trabajo obligará a redefinir las nociones de pensamiento, conciencia y lenguaje, si bien constituye un motivo de reflexión sobre la representación mental que los humanos tenemos de los animales no humanos. Por Eduardo Martínez.





Denver Bryan
Denver Bryan
Denver Bryan
Denver Bryan
Los animales son capaces de engendrar conceptos y forman sus representaciones mentales desde que tienen la capacidad de obtener información sobre las relaciones que se producen en su entorno, de memorizarlas y de separarlas de la percepción de los objetos y de los acontecimientos externos.

Esta es la tesis de un libro que acaba de aparecer en Francia de la mano de Joëlle Proust, investigadora del pensamiento animal, y que es el resultado de la integración de los últimos conocimientos en biología, psicología experimental, neuropsicología y etología cognitiva.

Ya en 1977, en otra obra memorable, Joëlle Proust había demostrado que el espíritu se instala en el animal desde que en su conciencia se opera la distinción entre el mundo interior y el exterior, entre la experiencia y el objeto.

Para ella, la representación mental del mundo se origina en la correlación que se produce entre los distintos estados internos de un organismo, que son los que otorgan significado a la realidad, y destaca que esa representación ocurre en los animales que tienen un cerebro.

Formar conceptos

En esta segunda obra sobre el tema del pensamiento animal, Joëlle Proust añade que los animales con cerebro disponen de un dispositivo natural para calibrar las modalidades sensoriales, lo que les permite producir representaciones mentales de los objetos externos, memorizarlos e incluso engendrar conceptos.

Proust aclara que los animales sociales no humanos obtienen la información no de un registro psicológico, como las creencias y deseos de nuestra especie, sino sobre la base de los comportamientos sociales. Ello les permite incluso disfrutar se una teoría social rudimentaria, aunque no de una teoría del espíritu.

En un artículo aparecido en Terrains, Joëlle Proust explica al respecto que numerosos animales no humanos tienen representaciones mentales tan reales como las humanas y que perciben el mundo como compuesto en cuerpos distribuidos en el espacio y dotados de una cierta autonomía.

Representaciones objetivas

Asimismo, destaca Proust que las representaciones mentales de los animales no humanos son también objetivas, lo que permite que sus convicciones puedan ser falsas o verdaderas.

Ello le lleva a concluir que algunos animales no humanos pueden formar conceptos que le hacen inteligibles los aspectos del entorno que son importantes para ellos, lo que explica que algunas razas como los perros dispongan de teorías concretas sobre sus relaciones sociales que incluyen escalas sociales, amigos y enemigos.

La conclusión que se desprende de sus trabajos es que los animales no humanos son capaces de conceptuar el mundo externo en función de las actividades que le son indispensables para la vida y que son capaces de almacenar en su memoria gran parte de la experiencia vivida.

En virtud de esta información, estos animales pueden prever las evoluciones del entorno, disponer de un mapa mental de su territorio y orientarse mejor en la búsqueda del alimento.

Constatación universal

Esta constatación es válida para los mamíferos, pero también para las serpientes y los pájaros, si bien los grandes primates son los que ofrecen unas capacidades mentales más próximas a las humanas.

De todas formas, las investigaciones sobre el espíritu o la mente de los animales resultan complejas porque obligan a redefinir la noción de pensamiento, conciencia y lenguaje.

Por este motivo, las conclusiones de Joëlle Proust no deben ser interpretadas literalmente, en el estricto sentido humano, sino en un sentido semejante que, en cualquier caso, invita a la reflexión sobre la representación mental que los humanos tenemos de los animales no humanos.

Para la autora, estos descubrimientos deben iluminar los comportamientos humanos sobre los derechos de los animales y contribuir a redefinir nuestras relaciones con las especies llamadas inferiores.


Sábado, 7 de Junio 2003
Eduardo Martínez
Artículo leído 44090 veces


Nota



Comente este artículo

1.Publicado por FRANCISCO Z. LANTOS el 06/04/2010 19:21
Si el mayor conocimiento del hombre consiste en conocerse a sí mismo y al Universo con el que esta relacionado y en el que se esta desarrollado su vida,juzgando la capacidad de los animales para adaptarse con sus conductas perfectamente a las Leyes de la Naturaleza, uno tiene que admitir que "ellos", en este sentido, son superiores a nosotros, porque poseen este conocimiento, sólo que por falta de conciencia, lenguaje y raciocinio no son capaces de comunicarnoslo. Aunque si nosotros hubieramos tenido sensibilidad para captar sus mensajes transmitidos a través de sus miradas, conductas y cantos, descubririamos que sólo este leguaje es el apropiado para comunicar la Verdad cuando ésta es Amor, como lo es en el saso de la Realidad Primera, la Causa de nuestro Universo Manifestado.

2.Publicado por FRANCISCO Z. LANTOS el 06/04/2010 19:30
Aunque los animales carecen la Inteligencia, detectan inequivocadamente nuestro comportamiento hacia "ellos", y mientras aguantan pacientemente los malos tratos del hombre, devuelven con creces el cariño a aquellos que les quieren.

3.Publicado por FRANCISCO Z. LANTOS el 17/12/2010 18:33
Cuando contemplo nuestro planeta en su totalidad, su evolución ordenada, su funcionamiento perfecto y armonioso, su extraordinaria complejidad precisa y organizada, y al mismo tiempo , en esencia, sensilla, lógica y útil, mi razópn me obliga a ver detrás de todo esto un Creador Supremo, al que puedo imaginar impersonal, como una Fuerza Creativa, con dones innatos de inteligencía, sensibilidad artística, conocimiento absoluto, etc. Pero cuando contemplo la belleza de un animal, tanto en su forma como en su sistema funcional y estructural, su mecanismo genético y biolólico y sobre todo su comportamiento justo, bondoso y amoroso hacia su "familia" y especie, con la capacidad espontánea y extraordinaría para adaptarse con su vida a las Leyes Cosmicas, más aún reflejando aquellas, siento la necesidad de personificar la Fuerza Creativa de mi impersonal Creador Cupremo y aceptar las teorías de religiones que ven a este Creador Supremo como persona en Dios, con la naturaleza única e inherente de Amor.

4.Publicado por Miguel Ánfel Bravo Huamán el 15/05/2012 19:53
Los animales, al igual que nosotros “animales pensantes” Tienen las mismas facultades para procesar la información de su entorno mediante representaciones, es por eso que _si observáramos quitándonos la venda de nuestro orgullo_ vemos aves que se ingenian para destrozar los caracoles (su alimento) que están en los jardines de las casas, golpeándolos en el concreto y, para no ser capturados, éstas aves llevan a sus presas a los techos de las viviendas. Y no sólo eso, si no que en su pico transportan unas semillas, con tal de no dañar su pico al golpearlos. El hecho de que no hablen o expresen verbalmente sus ideas, no significa que carezcan de pensamientos, pues como vemos, solucionan sus problemas (característica principal del pensamiento) lo mismo que nosotros los “animales pensantes”.

5.Publicado por Alejandro Plázer Arnaz el 06/12/2013 15:51
los animales si piensan y son racionales, en diferentes escalas, así habrán animales menos inteligentes que los primates, como las vacas y toros, y habrá animales igual de inteligentes que nosotros, como los osos, y habrá animales que son ligeramente más inteligentes que nosotros, como las hienas y tortugas.
Es tonto decir que los demás animales no son racionales, y que los mueve un instinto mecánico. En ese caso, nosotros también tendríamos que ser de instinto mecánico.
Si aceptamos que somos racionales, deberíamos de aceptar que los demás animales, son racionales, en diferentes escalas.
Los mamíferos y las aves, y algunos reptiles, también tienen sus culturas, gustos, y fobias, que varían de miembro en miembro. Las plantas ý las células si son seres vivos no-racionales, cuyo objetivo siempre fue sobrevivir. Los insectos empezaron a tener gustos(algunas hormigas beben un líquido muy parecido al alcohol), los peces empezaron a ser más curiosos, los anfibios les siguieron.
Los reptiles fueron lo que se podría decir, los primeros animales muy racionales, y de ahí siguieron evolucionando hasta los mamíferos, que nos incluye como especie de primate.

Los chimpancés antiguos, fueron esclavizados por las hienas manchadas, mientras estas expandían su imperio, pero las hienas perdieron contra los leones, y se retiraron a África.
Irónicamente, los chimpancés diezmaron a los leones y a sus descendientes, los gatos, por orden de la iglesia católica

lo del imperio de las hienas manchadas, es debido a que esas hienas, tuvieron un territorio que ocupaba áfrica, Europa, y una pequeña parte de Asia, y en mi opinión, se necesita de un lenguaje articulado(característica de todos los mamíferos y la mayoría de las aves)para ocupar tal espacio.
La historia muestra que las hienas manchadas de las cavernas(crocuta crocuta spealea) fueron extintas o diezmadas por los leones antiguos, que ocuparon Europa y África.
La historia dice también, que la "santa" iglesia católica mando matar a los leones y gatos domésticos, porque eran aliados de satanás.

no puedo asegurar que esta teoría sea real, pero para mí si.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >