Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los cigarrillos electrónicos son mucho menos dañinos que los normales

Varios estudios coinciden en su menor toxicidad, aunque se recomienda observar la evolución de su efecto


Varios estudios demuestran que el efecto de los cigarrillos electrónicos es mucho menos dañino para la salud, tanto la de sus usuarios como la de los usuarios 'pasivos', que los cigarrillos normales. Aun así, recomiendan vigilar la salud de los 'vapeadores' porque la toxicidad de algunos de sus ingredientes no está medida con precisión. Por Carlos Gómez Abajo.


Carlos Gómez Abajo
Carlos Gómez Abajo, redactor de Tendencias21, es máster en periodismo (El País-UAM), Experto en... Saber más del autor


Un cigarrillo electrónico. Imagen: frhuynh. Fuente: FreeRangeStock.
Un cigarrillo electrónico. Imagen: frhuynh. Fuente: FreeRangeStock.
Los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) están ampliamente aceptados como una alternativa más sana a los productos de combustión de tabaco, pero hay cierta controversia sobre el grado en que estos productos afectan la salud de los vapeadores. Varios estudios científicos coinciden en que estos riesgos son pequeños o inexistentes.

Una investigación de Igor Burstyn, de la Universidad Drexel (Philadelphia, EE.UU.), repasó los datos disponibles sobre la química de los aerosoles y los líquidos de los cigarrillos electrónicos, y comparó la exposición a los vaporizadores con las normas de seguridad en el trabajo.

En sus conclusiones, Burstyn señala que no hay ninguna evidencia de que los cigarrillos electrónicos produzcan exposiciones a la inhalación de los contaminantes del aerosol que supongan problemas de salud, según los estándares que se utilizan para garantizar la seguridad de los lugares de trabajo.

Sin embargo, el aerosol generado en conjunto (los contaminantes más otros ingredientes, como la glicerina, cuya toxicidad no está medida de manera oficial) sí que justificaría una vigilancia de la salud de sus consumidores, señala el artículo. En cuanto a los vapeadores pasivos, el artículo considera que la magnitud de su exposición es muy pequeña y por tanto no sufren efectos negativos.

Toxicidad

Otro estudio, en este caso del Roswell Park Cancer de Buffalo (Nueva York), dirigido por Maciej L. Goniewicz, analizó los vapores de los cigarrillos electrónicos en busca de cuatro grupos de compuestos potencialmente tóxicos y cancerígenos: carbonilos , compuestos orgánicos volátiles, nitrosaminas y metales pesados.

Se analizaron 12 marcas de cigarrillos. Los compuestos tóxicos seleccionados se extrajeron de los vapores en fase sólida o líquida y se analizaron con métodos cromatográficos y de espectroscopia.

Se encontró que los vapores de los e-cigarrillos contienen algunas sustancias tóxicas, pero que sus niveles eran entre 9 y 450 veces menores que los del humo de cigarrillo normal.

En una habitación cerrada

Por último, un estudio de los laboratorios italianos ABICH analizó los químicos emitidos al ambiente por los cigarrillos electrónicos en un entorno cerrado, de 60 metros cúbicos.

Compararon el efecto de cinco fumadores normales con el de cinco vapeadores, en sendas sesiones de cinco horas (separadas por 65 horas para que se ventilara la habitación).

Se fumaron 19 cigarrillos normales, que contenían en total 11,4 miligramos de nicotina, mientras que se consumió 1,6 mililitros de líquido de vapeo, que contenía 17,6 mg de nicotina.

El único tóxico producido en ambos casos fue el carbono orgánico total (TOC), cuya concentración era 10 veces menor tras la sesión de vapeo. Los cigarrillos normales produjeron tolueno, xyleno, monóxido de carbono, nicotina, acroleína e hidrocarburos poliaromáticos. Los electrónicos, glicerina.

En definitiva, según los investigadores, la calidad y la cantidad de los tóxicos producidos por los cigarrillos electrónicos es mucho menos dañina para los vapeadores pasivos que la de los cigarrillos normales.


Referencias bibliográficas:

Igor Burstyn: Peering through the mist: systematic review of what the chemistry of contaminants in electronic cigarettes tells us about health risks. BMC Public Health (2014). DOI:10.1186/1471-2458-14-18

Maciej Lukasz Goniewicz et al.: Levels of selected carcinogens and toxicants in vapour from electronic cigarettes. Tobacco Control (2013). DOI:10.1136/tobaccocontrol-2012-050859

G. Romagna: Characterization of chemicals released to the environment by
electronic cigarettes use (ClearStream-AIR project): is passive vaping a reality?
. XIV Annual Meeting of the SRNT Europe 2012, Helsinki (Finlandia)


Jueves, 29 de Mayo 2014
Artículo leído 3489 veces


Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 5 de Octubre 2017 - 09:00 Un reloj biológico controla nuestros músculos

Miércoles, 4 de Octubre 2017 - 12:30 Desayunar mal aumenta el riesgo de aterosclerosis