Tendencias 21
Universidad Comillas




Los corazones laten al unísono en los rituales

Ciertos factores de la fisiología humana se sincronizan con la comunidad en ritos compartidos, revela un estudio


Siempre se ha pensado que los rituales colectivos potencian la cohesión social y los lazos afectivos entre sus participantes. Ahora, un estudio realizado por científicos de la Universidad de Dinamarca ha demostrado que este tipo de rituales puede provocar, además, efectos fisiológicos compartidos: los investigadores comprobaron una sincronización del ritmo cardiaco de los protagonistas y de los espectadores del ritual del Paso del Fuego. Anteriormente, en una boda, otros investigadores habían constatado una sincronización en los niveles de oxitocina de los asistentes. Estos datos sugieren, según los especialistas, que la conexión entre humanos no es sólo mental sino que entraña también comportamientos fisiológicos de los que no somos conscientes. Por Yaiza Martínez.



Paso del Fuego. Fuente: soriayturismo.com.
Paso del Fuego. Fuente: soriayturismo.com.
Los rituales colectivos están presentes en todas las sociedades, pero su función aún está por definir y ha sido objeto de extensos debates.

Hasta ahora, los análisis realizados al respecto sugieren que estos rituales podrían potenciar la cohesión social y que sus efectos no se limitarían exclusivamente a aquéllos que los realizan, sino también al público que los contempla.

Para tratar de comprender mejor el fenómeno, un equipo de investigadores de la Universidad Aarhus, de Dinamarca, ha estudiado los efectos fisiológicos que sufrieron los participantes y asistentes a un ritual español. Los resultados de su investigación han aparecido publicados en la revista PNAS.

Paso del Fuego

En concreto, los científicos analizaron el llamado ritual del Paso del Fuego, que se celebra cada año, durante la noche de San Juan, en el municipio soriano de San Pedro Manrique.

Este rito consiste en atravesar descalzo una alfombra de brasas ardientes, de unos tres metros de largo, llevando a cuestas a una mujer joven. Se desarrolla a medianoche y está cargado de simbolismo, porque es acompañado por procesiones con imágenes religiosas y música, entre otros elementos.

Para su investigación, los científicos registraron los ritmos cardiacos de 38 de los participantes en el Paso del Fuego: 12 sampedranos que atravesaron las brasas, nueve espectadores relacionados con ellos (familiares o amigos) y 17 espectadores sin ninguna relación con los primeros (visitantes).

Este registro fue realizado mediante monitores que fueron ajustados al cuerpo de los participantes sin que se vieran, publica The New York Times.

Sincronización cardiaca

A partir de dichos registros, los investigadores evaluaron después los incrementos en la dinámica del ritmo cardiaco de todos los voluntarios, aplicando un análisis matemático no lineal.

Ivana Konvalinka. Fuente: Universidad Aarhus.
Ivana Konvalinka. Fuente: Universidad Aarhus.
Tal como explica una de las autoras del estudio, la bioingeniera de la Universidad Aarhus, Ivana Konvalinka, se compararon los estados fisiológicos alterados y sincronizados de las 38 personas, mediante un análisis de cuantificación de recurrencias de los datos individuales y un análisis de cuantificación de recurrencias cruzadas por pares de participantes.

Este tipo de análisis permite calcular la similitud entre dos series de datos observados.

Los resultados determinaron que se produjeron estados de alerta comunes durante los 30 minutos que duró el ritual, entre aquéllos que cruzaron las brasas y los espectadores vinculados a ellos, pero no entre los primeros y los espectadores no relacionados.

Más específicamente, los registros demostraron que el ritmo cardiaco de los parientes y amigos de las personas que atravesaron la alfombra de brasas siguió un patrón casi idéntico al de éstas, aumentando y disminuyendo casi en sincronía con ellas.

Conexión fisiológica

Según los investigadores, este estudio demuestra que un ritual colectivo puede provocar un efecto fisiológico sincronizado entre participantes activos y espectadores. Asimismo, ha logrado relacionar observaciones de campo con la fisiología, y ha ofrecido un método único de cuantificación de los efectos sociales en la fisiología humana, en el marco de interacciones sociales reales.

Michael Richardson, profesor de psicología de la Universidad de Cincinnati no vinculado al estudio, opina en The New York Times que esta investigación demuestra que la conexión entre personas no está sólo en la mente, sino que existirían también comportamientos fisiológicos comunes, que ocurrirían continuamente, sin que seamos conscientes de ellos.

Richard Sosis, profesor de antropología de la Universidad de Connecticut y coeditor de la revista Religion, Brain and Behavior, señaló por su parte que el estudio contradice la asunción de que los rituales producen sólo cohesión y solidaridad si contienen movimientos, vocalizaciones o ritmos compartidos (como danzas o cantos).

En este caso, la mera observación de una actividad, fue lo que provocó una sincronización espontánea entre observadores y protagonistas del ritual.

También acompasamiento hormonal

Por otro lado, Sosis afirma que podría establecerse un paralelismo entre los resultados obtenidos por Konvalinka y sus colaboradores, y los efectos fisiológicos de otros rituales como las bodas, los bautismos o el Bar Mitzvá, rito judío de madurez.

En este sentido, un neuroeconomista de la Claremont Graduate University de Estados Unidos llamado Paul Zak, realizó en 2010 un análisis de los niveles de oxitocina (la llamada “hormona del amor”) de los asistentes a una boda: de los novios y de algunos familiares y amigos.

El análisis reveló que dichos niveles aumentaron durante la boda en todas las personas analizadas, y no sólo en los novios. Para Zak, este hecho sugiere que las ceremonias públicas evolucionaron como una fórmula de consolidación de los lazos emocionales entre las parejas y sus comunidades.



Viernes, 6 de Mayo 2011
Visitas de este artículo: 5093



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Singularidad el 06/05/2011 13:50
Es muy curioso. Ahí se pone de manifiesto la capacidad de empatía humana.

2.Publicado por Alberto el 07/05/2011 02:01
Un efectos de sincronización cerebral que hemos leído varias veces en Tendencias21. Como explica Rodolfo LLinas, el sincronismo celular es caracterísca también de otras especies (imaginense un campo de cigarras cjirrian todas a la vez, semejante (sin lugar a comparaciones) como la meditación sincroniza nuestras ondas celebrales bajo una actividad común. Natarualmente existen muchos comportamiento que se sincronizan por el sólo hecho de interactuar en grupo, por ejemplo, hablar, caminar, etc.

3.Publicado por Alfonso. el 08/05/2011 20:45
Al margen de esa sincronización cardiaca (creíble desde el punto de vista psicológico) existe una explicación científica (a mi entender) que justifica el empleo de este "juicio de Dios" en la Edad Media: las brasas que cubre el pie (al caminar con seguridad, firme y asentadamente) no entran en contacto con el oxigeno del aire, y, por tanto, no producen combustion y quemaduras.
En este hecho confluyen las leyes de la física y la psicología.

4.Publicado por Cachi Quaglia el 09/05/2011 21:14
A mi modo de ver estos estudios, investigaciones y mediciones de procesos fisiológicos de distintas fuentes, corroboran una ley universal, que podemos llamar de "Ley de estructura" y que dice: "Nada existe aislado, sino en relación dinámica con otros seres dentro de ámbitos condicionantes".
Este ley es complementada por otra, la "Ley de concomitancia", que dice: "Todo proceso está determinado por relaciones de simultaneidad con procesos del mismo ámbito y no por causas lineales del movimiento anterior del que procede".
El ser humano es una estructura psicofísica, en la cual conviven y concomitan lo psicológico y lo fisiológico, sin necesidad de encerrar esta situación en causa y efecto lineales.

5.Publicado por Cachi Quaglia el 10/05/2011 00:47
Los rituales, o las ceremonias en general y no sólo las religiosas, son para marcar cambios de situación existencial y/o espiritual...Y es claro que movilizan internamente a sus participantes y espectadores.
Esa movilización es simultaneamente física y psíquica, es decir, corporal y psicológica. Entonces no es de extrañar la confluencia de un sentimiento y el ritmo cardíaco u hormonal.
Como ejemplo, se puede observar en uno mismo como, cuando estamos entusiasmados, o asustados, varía el ritmo cardíaco y respiratorio, además de otras variacioaes que no podemos percibir sin instrumentos.

6.Publicado por SEnsato el 21/05/2011 18:55
Mas razones para creer en DIOS

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >








Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico


Artículos más destacados en TR