Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los desempleados prefieren el paro a un sueldo que los denigre

Los trabajadores culpan a las empresas de aprovecharse de la crisis para generalizar los salarios bajos


Frente a una tasa de paro que, lejos de estabilizarse, parece seguir subiendo constantemente están las empresas que ofertan trabajo y más de un centenar de candidatos que compiten por cada empleo. La situación pone en clara ventaja al contratante, que en muchos casos desvirtúa las capacidades de un candidato ofreciendo sueldos muy por debajo de la media. Recientes investigaciones aseguran, que ante ese panorama, los parados prefieren seguir cobrando el subsidio del Estado antes que aceptar su vejación como trabajadores. Por Iván Abreu Anaya.



Es una realidad palpable no sólo en España sino en el resto de los países en los que los Gobiernos ofrecen subsidios de desempleo a los parados: es cada vez más común escuchar entre la población la decisión de apuntarse al paro antes que seguir sufriendo la vejación de directivos que, frente a la crisis, rebajan los salarios de los principales afectados por esta situación: los ciudadanos de a pie.

La situación empeora cuando, ante cifras tan alarmantes de desempleo, los subsidiados prefieren mantenerse dentro de las estadísticas antes que ceder a la oferta de sueldos que las empresas proponen.

En el horizonte también se vislumbran los directivos que, frente a la baja de un empleado, solventan la situación redistribuyendo el trabajo entre el personal que queda en plantilla, alterando el ritmo de labores y perjudicando claramente a su grupo de subalternos.

Atrás quedaron también las ofertas de empleo en las que la experiencia no era indispensable, porque las compañías se encargaban de la formación.

Según los expertos, los contratantes, en su afán de recortar gastos, prefieren contratar personal con alta experiencia y ahorrarse los cursos de capacitación. Situación esta que genera mayor inmovilidad en el sector, y que aumenta la tasa de desempleo juvenil.

Frustración colectiva

Las grandes crisis siempre dejan un mal sabor a los más afectados. Hoy, los más perjudicados son los millones de profesionales capacitados dentro de las estadísticas de desempleo que, para salir de la situación, deben aceptar salarios muy por debajo de lo que su formación amerita. La situación genera gran frustración entre la población, que se pregunta: ¿Por qué la gente calificada no consigue empleo?

Justamente, ese es el titulo del más reciente libro del experto Peter Capelli “¿Por qué la gente buena no puede conseguir trabajo: la brecha entre las habilidades y qué deben hacer las empresas al respecto”.

El catedrático de la Universidad Wharton en Pensilvania y director del Center for Human Resources echa por tierra en su libro el argumento tantas veces repetido por los empleadores, “los solicitantes no tienen las habilidades necesarias para los trabajos de hoy en día”. En cambio, atribuye gran parte de la culpa del desempleo a las propias empresas.

El experto revela, en una entrevista publicada por el digital Knowledge@Wharton, que existen datos que no se pueden obviar y es que, simplemente, no hay suficientes puestos de trabajo para cubrir las necesidades del colectivo en este momento, por lo que los empleadores sin duda pueden ser exigentes.

“No es de extrañar que los empleadores en realidad quieran buscar más, ser más estrictos en sus parámetros de selección y puede ser que les lleve más tiempo contratar ahora, porque hay tantos candidatos a la vista que les resulta difícil elegir uno. ¿Por qué elegir la primera opción cuando se tiene una larga cola de candidatos de donde elegir?”, afirma Capelli.

El experto propone cuestionarse a raíz de esta situación si serán acaso las empresas las que están haciendo algo mal. Todo parece indicar que la respuesta es afirmativa.

Versión en Ingles del libro: "¿Por qué la gente buena no puede conseguir trabajo: la brecha entre las habilidades y qué deben hacer las empresas al respecto". Fuente: Amazon.com
Versión en Ingles del libro: "¿Por qué la gente buena no puede conseguir trabajo: la brecha entre las habilidades y qué deben hacer las empresas al respecto". Fuente: Amazon.com
Las empresas lo reconocen

Las grandes empresas han disminuido las gratificaciones y beneficios para sus empleados y ahora inclusive ofrecen salarios inadecuados para la responsabilidad y dedicación que ameritan los puestos ofertados. Pero es difícil calcular qué empresas funcionan de este modo y cuáles no.

Según Capelli, “una encuesta realizada sobre la mano de obra ha preguntado a los empleadores sobre los problemas a los que se enfrentan para encontrar gente a contratar. En esa encuesta, aproximadamente el 11% de los directivos dice que el problema que están teniendo es que no pueden hacer que la gente acepte los puestos de trabajo con los salarios que están pagando. Así que el 11% opina que no están pagando suficiente. Si el 11% admite esto, mi conjetura es que el número real es probablemente el doble”.

Capelli se apoya en la teoría de que no somos muy eficientes en la identificación de los problemas que nosotros mismos causamos. Por otra parte, asegura que las empresas no se dan cuenta de que pierden más dejando una vacante descubierta hasta conseguir el candidato/a “ideal” y redistribuyendo el trabajo entre el resto.

Esta situación, lejos de beneficiar, perjudica enormemente los resultados de la productividad: nunca un empleado realizará al 100% su tarea, si debe hacer “un poco de allá y un poco de acá”.

“Si yo fuera un empresario, en primer lugar comenzaría por preguntarme si sé lo que me está costando mantener una vacante abierta. Tiene que ser algo que me cuesta más que dinero. ¿No me convendría más entrenar a alguien para ese puesto antes que seguir aplicando métodos de selección entre la larga cola de candidatos? Buscar a alguien para siempre, alguien tan único, tan perfecto, (que nunca lo encontraremos) no es una buena idea”, concluye el experto.

El estudioso recomienda revisar los requisitos de contratación como empresa y comprender que capacitar al personal será moldearlo a las necesidades concretas de la corporación. De esta forma, sí que es más probable que resulte ser un candidato “único y perfecto”, porque le habremos dado las herramientas para desarrollar su trabajo de la forma en que como directivos lo necesitamos.

Ofrecer sueldos bajos y pocas gratificaciones puede parecer ahora una opción estupenda y de directivos “listos”, pero ninguna situación es permanente, ni siquiera esta crisis. Cuando vengan mejores tiempos, ése empleado que como empresa ha explotado será el primero en brindar su servicio a un mejor postor.



Lunes, 25 de Junio 2012
Artículo leído 8701 veces





Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Roberto el 25/06/2012 12:55
Artículo verídico al 100%: a pesar de ser un especialista con amplia experiencia en mi campo no hay forma de que encuentre trabajo. Ni siquiera fuera de España a pesar de haber trabajado antes en Inglaterra, hablar inglés a nivel C1 (certificado) y tener conocimientos de alemán (A2).

2.Publicado por LeandroTO el 27/06/2012 17:30
Eso pasa desde antes de la crisis, si querias que tus méritos fuesen reconocidos y te subiesen tu sueldo tenías que cambiarte de empresa. En la informática es una practica habitual porque las subidas que hacen las empresas (si es que las hacen) son ridículas.

3.Publicado por MigBlanco el 08/07/2012 16:15
Ya con 45 años no cambio mi versión. Desde los 15, comprendí que -trabajar- es una actitud, no una suerte. Se trabaja gratis si hace falta, con lo cual ya ganamos algo: estar en la senda del movimiento. En otras palabras, se desarrolla una energía que nos predispone a mas opciones y mejor suerte. Resido en los EEUU y al principio me sorprendió ver en supermercados a casi ancianos de 70 y mas, dando la bienvenida en la entrada. Solo creaban buen clima y fidelizacion del cliente, pero sumaban!, que es lo que cuenta. No se si cobraban algo, pero de acero seria a 6/8$/ hora. Lo mas importante es que se sentían bien, parte de un proyecto, de una sociedad, útiles en definitiva.
Por tanto, a quienes prefieren el sofá del paro antes que la calle del trabajo, les debo compadecer por no vivir, sino solo transitar por la vida.

4.Publicado por rosa el 10/07/2012 19:08
¿De verdad alguien cree que el desempleado prefiere el paro a un sueldo que los "denigre".? es el paro el que te denigra. Si no tienes empleo ni dinero para emprender, porque para emprender se necesita dinero, eres un excluido social. Pero lo que ocurre es que hay empleos que te cuestan dinero. Por ejemplo: abre mercado a cualquier empresa pagándote tu los gastos de móvil, gasolina, etc.. sin ver un duro hasta que los acuerdos esten cerrados, mientras tanto pídele a tus hijos que no coman, es fácil; o ocupar un puesto en otra ciudad cuando el sueldo no te da ni para viajar todos los días ni para trasladar tu domicilio y tu familia. Y sí, la culpa es de los empresarios. Para ellos no existe el candidato perfecto, el jovén porque le falta experiencia y el mayor de 45 porque entienden que el salario que pueden ofrecer está muy por debajo de lo que debería cobrar por su experiencia. ¿Pero se lo han preguntado? No. Es mejor decir que no se está dispuesto a trabajar que asumir que se quiere seguir chupando del bote despidiendo y cargando de trabajo al que todavía tiene la suerte de ser empleado.

5.Publicado por marcios el 03/11/2012 10:44
En mi empresa nos van a bajar el sueldo un 25%. El jefe se lo ha subido este año un 20%. El gana unas 20 veces mas que yo y no quiero dar mas detalles.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 29 de Julio 2013 - 09:45 Cómo sobrellevar un trabajo tóxico






Noticias de España y Chile