Conéctese Regístrate


21/12/2014

Tendencias 21
25 Aniversario




Los modos de crianza actuales impiden el desarrollo saludable del cerebro de los niños

El juego libre, la cercanía con adultos de confianza o la creatividad pueden remediar este déficit, afirman los expertos


Las prácticas sociales y las creencias culturales de la vida moderna están impidiendo el desarrollo saludable tanto emocional como cerebral de los niños, sugieren investigaciones presentadas en un simposio reciente, celebrado en Estados Unidos. No dar de mamar a los bebés, evitar reaccionar a sus lloros para no consentirlos o el hecho de que haya menos adultos pendientes de ellos (como consecuencia de la desaparición de las familias extensas) son algunos de esos hábitos negativos. Pero existen soluciones: el juego libre, un mayor uso del cuerpo (por ejemplo, bailando) o las actividades creativas pueden potenciar un correcto desarrollo del cerebro en cualquier momento. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Imagen: anitapatterson. Fuente: MorgueFile.
Imagen: anitapatterson. Fuente: MorgueFile.
Las prácticas sociales y las creencias culturales de la vida moderna están impidiendo el desarrollo saludable tanto emocional como cerebral de los niños, sugiere una serie de investigaciones presentada recientemente en un simposio celebrado en la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos.

Según una de las investigadoras participantes en este encuentro, la psicóloga especializada en el desarrollo moral infantil y el efecto de las experiencias tempranas en el desarrollo del cerebro, Darcia Narvaez, estas prácticas y creencias se han ido generalizando en nuestras sociedades.

Narvaez hace referencia a la alimentación de los bebés con leches de fórmula, al hecho de aislar a los niños en sus propias habitaciones o a la creencia de que una respuesta apresurada a sus llantos puede volverlos consentidos, informa la Universidad de Notre Dame en un comunicado.

Por el contrario, otras prácticas de crianza –comunes en las sociedades cazadoras-recolectoras- dan como resultado adultos emocionalmente más sanos, algo que ha llevado a muchos expertos a replantearse algunas de las normas aplicadas a la educación de los hijos más extendidas en la actualidad.

La creatividad y el cuerpo como remedios

Según Narvaez, “amamantar a los bebés, ser sensibles a su llanto, tocarlos casi constantemente y el hecho de que haya muchos adultos cuidándolos son algunas de las prácticas ancestrales de crianza que han demostrado un impacto positivo en el desarrollo del cerebro, que no solo conforma la personalidad sino que también ayuda al desarrollo moral y potencia la salud física de los pequeños”.

Estudios realizados han demostrado que atender las necesidades de los pequeños (por ejemplo, no dejándolos que lloren hasta gritar) influye en el desarrollo de la conciencia; que el contacto físico positivo afecta a la reactividad de los niños al estrés e impulsa el control y la empatía; que el juego libre en la naturaleza influye en las capacidades sociales y en la agresividad; y que un conjunto de cuidadores (aparte de la madre) predice el cociente intelectual, así como los niveles de resiliencia y empatía infantiles.

Pero la experta alerta de que, al menos en Estados Unidos, estas prácticas se están perdiendo. En la actualidad, los niños pasan mucho más tiempo que antes en cochecitos y parques; solo el 15% de las madres amamantan a sus bebés hasta los 12 meses; y las familias extensas han desaparecido. Asimismo, el juego libre permitido por los progenitores se ha reducido drásticamente desde 1970.

Ya sea por esta razón o por otras causas, se está produciendo una epidemia de ansiedad y depresión en niños de todas las edades, incluidos los más pequeños; han aumentado las tasas de comportamiento agresivo y delincuencia infantiles; y se ha reducido la empatía –base del comportamiento compasivo y moral- entre los estudiantes universitarios, han demostrado estudios.

Sin embargo, según Narvaez, otros parientes o profesores pueden beneficiar a los niños, si estos se sienten a salvo en presencia de ellos. Además, los déficits tempranos pueden sanarse más tarde, asegura. “La parte derecha del cerebro, que gobierna en gran parte nuestra auto-regulación, la creatividad y la empatía, puede aumentar en cualquier momento de la vida. Esta región cerebral crece con experiencias corporales –como los juegos de pelea, el baile o la creación artística independiente-. Por tanto, en cualquier momento, un progenitor puede realizar una actividad creativa con su hijo y potenciar ese desarrollo del cerebro”, asegura.

Ventajas de la crianza ancestral

En otro artículo, que publicamos en 2010 en Tendencias21 sobre el trabajo de Darcia Narváez, la investigadora explicaba la importancia para los niños de las costumbres y creencias aplicadas en su crianza, dado que: “las raíces del funcionamiento moral se forman en los primeros años de vida, durante la infancia, y dependen de la calidad afectiva de la familia y del apoyo que reciban los niños por parte de su comunidad”.

Los hábitos de educación propios de nuestros ancestros (tiempos en los que se ha desarrollado el 99% de nuestra historia) parece que aún influyen en el correcto desarrollo moral de los niños.

Uno de estos hábitos, ya mencionado, responder rápidamente a las quejas y llantos de los bebés, es positivo porque hace que el niño no se altere y, en consecuencia, a su cerebro no lleguen las sustancias químicas tóxicas que produce el propio organismo en situaciones de estrés: “La calidez, el cuidado sensible hacia los niños, permite que sus cerebros estén en calma durante los años en que su personalidad se está formando”, asegura la investigadora.

La lactancia materna, por otra parte, resulta muy positiva para los pequeños porque el sistema inmunológico de los niños no está completamente formado hasta los seis años, y la leche materna proporciona la base para dicha formación. En cuanto a la práctica del juego libre con compañeros de juegos de edades diversas, estudios realizados han demostrado que los niños que no juegan lo suficiente durante su infancia son más propensos a padecer trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y otros desórdenes de la salud mental.

Por último, los partos naturales también resultarían influyentes, dado que estimulan en las madres la generación de las hormonas necesarias para cuidar al recién nacido y establecer con él el vínculo más apropiado.

El controvertido tema del sueño

En lo que se refiere a la atención al llanto de los bebés durante las horas de sueño, parece que los especialistas no se ponen de acuerdo. Al menos a juzgar por otra investigación reciente realizada por expertos de la Universidad Temple, también en Estados Unidos, con 1.200 niños de 6, 15, 24 y 36 meses.

Los resultados de este otro estudio señalan, por un lado, que existen factores genéticos o constitutivos relacionados con el hecho de que haya niños que se despiertan a media noche (a pesar de que, a partir de los 6 meses de edad lo normal es que duerman durante toda la noche), informa la Universidad Temple en un comunicado.

Por otra parte, también indican que es importante que los bebés aprendan a dormir y a volver a dormirse solos, y adquieran así un sueño regular. Para ello, afirman los científicos, conviene: “meter a los niños en la cama siempre a la misma hora, dejarlos que se queden dormidos solos, y resistirse a la urgencia de responder a sus despertares de forma instantánea”.

Jueves, 10 de Enero 2013
Artículo leído 17939 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Beatriz Basenji el 13/01/2013 01:56
Estoy de acuerdo con lo expresado con la Dra. Narváez. Quisiera señalar que los bebés asimilan el entorno familiar 100%. Un bebé cuya mamá posee una gran paz interior, que se mueve en torno a la criatura con su caudal de Amor,establece una relación armoniosa que será fundamental para ese ser a lo largo de la vida. Si la mamá está nerviosa, angustiada,hecha un manojo de nervios aunque no lo demuestre, el bebé lo capta y llora y en apariencia nadie sabe por qué llora.Pero él si tiene motivos para llorar: está llorando por todo cuanto la Mamá no se atreve! Una práctica saludable es jugar Mamá y Papá con el bebé - mas allá de los seis meses - al menos una hora antes de cenar. Esa hora de alegría compartida establece unos vínculos mas allá de todas las palabras .Luego lo normal es dormir hasta la próxima ingesta . Igualmente no podemos soslayar que, cada ser YA NACE con su propio mundo interior. El ya posee al nacer los dones, las cualidades que iran revelándose a través del tiempo. Por eso es tan importante tener siempre presente que ese bebé, además de ser nuestro hijito, es UNA PERSONA y como tal debemos respetarlo y prestarle toda nuestra atención. En general, somos los padres quienes más aprendemos con nuestros hijos, que ellos de nosotros.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 15 de Diciembre 2014 - 12:11 Identifican tres genes vinculados a la delincuencia




Últimas noticias de Mirlo

Forma parte de nuestra comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21. Opta a becas.