Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los nutrientes de los productos de huerta han decaído en los últimos 50 años

La revolución agrícola de las últimas décadas ha afectado a la capacidad nutricional de los alimentos


El análisis de cuarenta y tres legumbres realizado en la Universidad de Tejas en Austin ha demostrado que estos productos de la huerta tenían seis nutrientes menos en 1999 de los trece que tenían en 1950. Estos nutrientes desparecidos incluyen las proteínas, el calcio, el fósforo, el hierro, la riboflavina, el ácido ascórbico o la vitamina C. Las partes observadas han perdido desde un 6% en el caso de las proteínas a un 38% en el de la riboflavina. La revolución agrícola de las últimas décadas, que ha hecho crecer la verdura y la fruta más rápidamente, habría afectado a la capacidad nutricional de los alimentos. Según los investigadores, deberían estudiarse bajo la misma óptica otro tipo de productos, como la carne, la leche y los huevos. Por Marta Morales.




Los nutrientes de los productos de huerta han decaído en los últimos 50 años
Un estudio realizado por la Universidad de Texas con 43 legumbres sugiere que los valores nutritivos de la fruta y la verdura se han reducido en las últimas décadas como consecuencia de las manipulaciones llevadas a cabo por los agricultores con el fin de aumentar ciertas características de sus productos.

El estudio, cuyos resultados han sido difundidos en un comunicado de esta Universidad, fue diseñado con el fin de investigar los efectos de los métodos de la agricultura moderna en los nutrientes contenidos en los alimentos. Los investigadores eligieron productos de huerta, mayoritariamente vegetales, aunque también estudiaron melones y fresas. Los datos nutricionales que se han tenido en cuenta para el estudio correspondían a 1950 y a 1999. Las legumbres y frutas fueron comparadas tanto individualmente como en grupo.

Balance de variaciones

El estudio, basado en los datos históricos acumulados por el Departamento Nacional de Agricultura norteamericano, ha sido publicado en el número de diciembre del Journal of the American College of Nutrition. Fue dirigido por el Dr. Donald Davis, del Insituto Bioquímico de la universidad, en el Departamento de Química y Bioquímica, y los Drs. Melvin Epp y Hugo Riordan, del Bio-Communications Research Institute en Wichita.

Según Davis, establecer cambios en el contenido nutricional en el intervalo de los últimos 50 años ha sido todo un reto. Los investigadores tuvieron que hacer balance de las variaciones de humedad que afectaban a las medidas de los nutrientes, teniendo en cuenta que existía la posibilidad de que las técnicas analíticas en sí mismas pudiesen afectar a los resultados en el caso de algunos nutrientes.

Davis señala que es mucho más fiable la observación de los cambios en un grupo que en un alimento concreto, debido a la ambigüedad de los valores de los datos tomados en 1950 y 1999. Por lo tanto, se ha concluido que, en conjunto, seis nutrientes de 13 han constatado su disminución entre 1950 y 1999.

Estos nutrientes incluyen las proteínas, el calcio, el fósforo, el hierro, la riboflavina, el ácido ascórbico o la vitamina C. Las partes observadas han perdido desde un 6% en el caso de las proteínas a un 38% en el de la riboflavina.

Una segunda revolución verde

Esta reducción es debida a las nuevas variedades de plantas que han sido modificadas para mejorar su resistencia o su crecimiento. Durante este periodo, recuerdan los investigadores, se han hecho intensos esfuerzos para crear nuevas variedades más resistentes a las plagas, a la sequía y, sobretodo, más productivas, en el marco de lo que se ha llamado “la revolución verde”. El problema, demuestran sus datos, es que aunque las plantas crecen más rápido que hace medio siglo, no tienen la capacidad de absorber o de producir los nutrientes a la misma velocidad acelerada.

Davis señala que, quizá, haya habido otras pérdidas en nutrientes que no han sido estudiados como consecuencia de la ausencia de datos de ellos de 1950: magnesio, zinc, vitamina B-6, vitamina E y fibra, por no hablar de la presencia de productos químicos en las legumbres y frutas.

Los resultados de este estudio, concluyen los investigadores, señalan la necesidad de hacer investigaciones más intensas acerca de otros grupos de alimentos importantes como la carne, la leche y los huevos, para poder evaluar verdaderamente el impacto en ellas de las técnicas agrícolas modernas.

Sobre todo teniendo en cuenta la llegada de los organismos genéticamente modificados y de la ingeniería genética, que supondrán una nueva revolución agrícola que podría tener también un impacto sobre el valor nutritivo de los alimentos de nuestra dieta.

Domingo, 13 de Febrero 2005
Marta Morales
Artículo leído 5565 veces



Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte