Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los padres ayudan hoy más que nunca a sus hijos mayores

El fruto de este esfuerzo se recoge a partir de los 70 años


Los padres de mediana edad ayudan hoy más que nunca a sus hijos ya crecidos, señala un estudio de la Universidad de Purdue. Y lo hacen con todos ellos, incluso con aquéllos que no tienen problemas o que han tenido más éxito. Esta actitud, que está jugando un papel crítico en la transición de la adolescencia a la edad adulta de los descendientes, se debe a que en la actualidad los hijos necesitan de una gran preparación para empezar a trabajar y al retraso con que los hijos establecen su propio patrón de vida. Todo conlleva un gran coste en términos de dinero, tiempo e inversión emocional para los progenitores. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Fuente: Everystockphoto.
Fuente: Everystockphoto.
Los padres de mediana edad están más implicados hoy que nunca en las vidas de sus hijos ya mayores, señala un estudio reciente realizado por científicos de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos.

Según declaraciones de Karen Fingerman, profesora de dicha universidad y autora de la investigación, en un comunicado, la investigación ha revelado que los padres ayudan a cada uno de sus hijos ya crecidos de muchas formas, al menos una vez cada pocas semanas.

Este hecho contrasta con lo que sucedía hace tan sólo 20 años, cuando los jóvenes adultos recibían muchísimo menos apoyo de sus padres, asegura la investigadora.

Ayudar a todos

Los resultados de la investigación, que han sido publicados en el Journal of Marriage and Family, sugieren asimismo que las madres y los padres de entre 40 y 60 años no tratan por igual a todos los hijos de sus familias, pero aún así aportan ayuda financiera, emocional y práctica a todos ellos.

Los descendientes reciben más asistencia cuando tienen necesidades mayores (derivadas de problemas propios de su edad), pero también cuando se les considera más exitosos, un hecho que, según Fingerman, sorprendería a mucha gente.

La mayoría de las personas esperan que los padres ayuden a sus hijos más jóvenes o a aquéllos más problemáticos, pero lo cierto es que, la investigación revela que los padres también tienden más a apoyar a los hijos a los que les va mejor.

Todas estas actitudes están jugando un papel crítico en la transición de la adolescencia a la edad adulta de los descendientes, señalan los investigadores.

Más preparación, mayor coste

Fingerman explica que, hoy día, una persona de 18 años no puede ponerse a trabajar por su cuenta, tal y como se hacía hace 100 años. En la actualidad, no sucede lo mismo que entonces, cuando las personas jóvenes se dedicaban a trabajar o iniciaban un negocio para mantenerse a sí mismos y a sus propias familias.

Hoy día, la trayectoria hacia el éxito depende de muchas habilidades y de una gran preparación, lo que supone un gran coste en términos de dinero, tiempo e inversión emocional. Los padres están cargando con todo este desarrollo.

Por otro lado, señala Fingerman, hoy día a los jóvenes adultos les cuesta más encontrar patrones de vida, y muchos de ellos posponen el matrimonio o el emparejamiento hasta edades posteriores.

Como resultado, estos adultos-niños se benefician durante más tiempo del apoyo social y emocional que les suministran sus padres.

Tipos de ayuda

Los investigadores evaluaron a más de 600 padres de edades comprendidas entre los 40 y los 60 años, el apoyo que éstos prestaban a sus hijos mayores y las razones por las que los ayudaban.

Las formas de apoyo iban desde la ayuda financiera, la ayuda en determinadas tareas, el dar consejos, el apoyo emocional, el escucharlos e, incluso, participar con ellos en actividades sociales.

Los hijos con problemas de salud o financieros, lesionados o víctimas de delitos eran considerados por los padres como necesitados, y recibían una gran cantidad de apoyo.

Asimismo, los padres también daban una ayuda considerable a los hijos mayores con éxito en sus relaciones y carreras. Para los padres, apoyar a estos hijos suponía la mayor de las satisfacciones.

La motivación para ayudar a este tipo de hijos es debida a que los padres ven en ellos un reflejo de sus propios logros. Hasta los 18 años, los padres hacen un gran esfuerzo por criar a los hijos y, después, si los hijos tienen éxito, los progenitores sienten que están recogiendo los frutos de sus desvelos: se sienten personas que han triunfado en su rol de padres.

Buena inversión

También existe la posibilidad de que los padres de mediana edad esperen que el éxito de sus hijos les ayude cuando sean ancianos. Fingerman no cree que la gente, deliberadamente, siga esta estrategia, pero es una realidad que los jóvenes a los que mejor les va sean más capaces de ayudar a sus padres cuando éstos lo necesiten.

Ciertamente, estos hijos suponen una buena inversión para los padres, aunque también lo es “rescatar” a los hijos que están teniendo problemas. Por eso, aunque la mayoría de los padres desea emplear más tiempo en ayudar a sus hijos exitosos, tienden más a apoyar económicamente y en la práctica a aquéllos problemáticos.

De cualquier forma, el estudio revela que los padres no consiguen mucho de sus hijos. La muestra de padres escogida estaba compuesta por personas saludables y económicamente estables, con pocas necesidades, por lo que la investigación determinó que los padres recibían poca ayuda de los hijos. Cuando ésta existía, normalmente procedía de los descendientes a los que les iba mejor.

En opinión de Fingerman, es esperable que sean los padres quienes ayuden a sus hijos, y que esto sucede bien porque apoyándolos ellos se sienten mejor o porque, simplemente, a los padres les resulta demasiado estresante no intervenir en la vida de sus hijos si ven que éstos lo necesitan.

El fruto del esfuerzo

A pesar de la escasa ayuda que los padres de mediana edad reciben de los hijos, parece que la cosa cambia cuando los progenitores se van haciendo ancianos.

Otro estudio anterior realizado por esta misma investigadora, y cuyos resultados fueron publicados en 2007, reveló que, a medida que los padres envejecen, las relaciones con sus hijos adultos mejoran.

Es entonces, a partir de los 70 años (edad en que los padres aún pueden valerse por sí mismos pero en el que la salud comienza a deteriorarse), cuando los padres afirman sentir que el cuidado de sus hijos hacia ellos aumenta, y cuando expresan las emociones positivas que les despierta toda esta atención, reveló el estudio.

Viernes, 11 de Diciembre 2009
Artículo leído 9138 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por cecilia el 11/12/2009 19:07
Twitter
Está muy interesante

2.Publicado por carmen el 04/01/2010 20:35
porque sus padres ayudan a los hijos que mas tienen?
porque los hijos que mas tienen toman la ayuda y la hacen crecer;
en otras palabras "han sabido cuidar"
mientras que
los hijos que tienen menos o nunca tienen, comen, comen y jamas se llenan;
en otras palabras "han sabido desperdiciar"

despues que queda para seguir dando?

3.Publicado por Daniel el 08/06/2010 15:20
LOS ABUELOS Y LA OBSTRUCCIÓN DEL VINCULO CON SUS NIETOS
Campaña de APADESHI en prevención a los conflictos familiares

Tras la Separación o Divorcio Los abuelos se ven afectados por la obstrucción vincular en la relación con los Nietos y es aquí donde detectamos 3 clases de Abuelos nítidamente diferenciados:

(1) Abuelos por parte del Progenitor obstructor
(2) Abuelos por parte del Progenitor obstruido
(3) Abuelos obstruidos por los Progenitores sin estar separados

(1) Abuelos por parte del Progenitor obstructor: El Progenitor obstructor suele presentar características violentas y extremadamente litigantes. Los Abuelos por parte este Progenitor participando activamente en la violencia generada y en los litigios, situándose como dominadores de esa porción de familia quebrada y pueden ser factor fundamental para el fracaso de intentos de conciliación o cese de hostilidades.
- En los casos en que el obstructor es una Mamá, el accionar de estos Abuelos adquiere mayor predominancia, entendiendo el caso judicial y a esos niños, como su propiedad.
- La presencia en los Tribunales se convierte en una rutina .
- En los casos de Papás obstructores la incidencia de los Abuelos es mínima y la participación judicial de estos casi nula.
- Generalmente son las Abuelas las que toman a su cargo los operativos obstructivos.
- Los abuelos y su participación en los operativos de obstrucción incluyendo lo Legal, no es muy notoria y es debido a que entre las características del Progenitor obstructor se detecta un Matriarcado dominante y alienado, con falta de figura Paterna o desdibujada.

(2) Abuelos por parte del Progenitor obstruido: El Progenitor obstruido esta en el centro de la contienda, es el factor a eliminar por parte del Progenitor obstructor del vínculo con los hijos y con su eliminación la consiguiente eliminación de los Abuelos y Familia extensa. Generalmente son Familias mejor constituidas, con bajo índice de separación de pareja y menor nivel económico. No participan activamente del litigio , cuando lo hacen es la Abuela quien asume la búsqueda de Protección y Justicia. Un hecho notable es que estos abuelos usualmente y con anterioridad a la separación, eran definidos por el Progenitor Obstructor, como los Padres que quisiera haber tenido. Cuando el obstructor comienza la fase de desvinculación dirige todo su rencor hacia esos Padres que deseaba fueran suyos , regresando con la familia de origen, supuestamente no deseada, junto con los hijos, como ofrenda, entregando a los niños a los abuelos como quien entrega una dote y con la decisión de obstruir cualquier tipo de contacto de los hijos con la familia del Progenitor no conviviente.
La andanada de arbitrariedades jurídicas y extra jurídicos que recibe el Progenitor obstruido lo/ a condiciona a dar la menor información a los Abuelos, en ocasiones para que no sufran y en otras como los casos en las que reciben denuncias falsas, por vergüenza.
Por una u otra razón, están poco informados de lo que ocurre en la vida de su Hijo/ a o nietos, sabiendo que no pueden estar con ellos, exclusivamente porque el otro Progenitor no quiere. Esta desinformación trae aparejado una relación tensa en el hogar y una constante presión hacia el Progenitor obstruido para que solucione la situación, incitándolo a que acepte todo lo que exija la otra parte, y esto causa la firma de responsabilidades imposibles de cumplir o aceptación de condicionamientos que ocasionan el fracaso de la relación vincular con los niños. Estos Abuelos que no están beneficiados con el costumbrismo jurídico creen en la Justicia, al contrario de los Abuelos obstructores que usan y abusan de ella, y no dudan en utilizar lo ilegal para acompañar la obstrucción vincular.
A pesar de existir el derecho de visita para los abuelos con sus nietos, quedan atados a los Regímenes de visitas que obtiene el Progenitor no conviviente y la perdida de la relación cuando estos se incumplen. La discriminación contra el Progenitor Varón y la Mamá que no retuvo a los hijos, se traslada a los Abuelos recibiendo la misma desatención Judicial

Factor Edad: Las separaciones se producen actualmente con hijos pequeños contrario a décadas anteriores, siendo los Progenitores mas jóvenes y de hecho abuelos mas jóvenes. Pero podemos fijar la edad promedio de los Abuelos ante la obstrucción de vínculo en 60 años. Los Abuelos actuales no provienen de una cultura divorcista, ni litigante como la vigente, por lo que el conflicto les resulta incomprensible. Si para un Progenitor joven es difícil sostenerse ante las estrategias desvinculantes, para los abuelos es imposible. Es tal la rudeza del accionar del obstructor y la falta de protección jurídica que muchos Abuelos fallecen sin retomar el contacto con los nietos.

Factor económico: La estrategia de destrucción económica que implementa el Progenitor obstructor tendiente a minar las posibilidades del Progenitor reclamante, alcanza a los Abuelos. Extenuada la capacidad económica del progenitor no conviviente, los costos de los Juicios terminan siendo absorbidos por los Abuelos, como también los pagos por alimentos, ante la perdida económica y laboral del Progenitor damnificado por la obstrucción vincular, generando un conflicto con el resto de la familia (otros Hijos) que reprochan a estos y al Progenitor damnificado al desconocer la problemática individual y social en la que están atrapados ellos también.

(3) Abuelos obstruidos por los Progenitores sin estar separados: Sin ser tan común como los anteriores existen casos que se ven en situación de obstrucción vincular con sus nietos, por ser los Progenitores de las criaturas, sin estar separados, quienes hacen un frente común de obstrucción. Sus incursiones legales no reciben respuestas, se los considera a priori como culpables de la desvinculación.

La Inculcación maliciosa hacia los niños, presenta a los Abuelos, al igual que el Progenitor no conviviente como figuras a destruir, ante las frases condicionantes, expresadas por el Grupo Familiar obstructor :

- Nunca te quisieron - - No te regalan nada - - Te dan comida podrida, envenenada - - Están locos - - Te lastimaron, te van a lastimar –

Las denuncias falsas, también son extendidas hacia los Abuelos, con el objetivo de anular en el Progenitor obstruido la posibilidad de reclamar a través de estos el vínculo negado para el/ ella.

Desconocer los orígenes de una persona es negarle parte de su formación y eso es lo que ocurre con los nietos impedidos del vínculo con sus abuelos. Aunque la problemática de los abuelos es similar a la de los Padres, ellos no poseen tiempo de espera.


APADESHI Asociación de Padres Alejados de sus hijos - Argentina
“Papás, Mamás, Abuelos / as, Tíos /as, Nuevas Parejas , en defensa del derecho al vinculo de los hijos con ambos Progenitores”

(054) (011) 4941-7404 7305 info@apadeshi.org.ar www.apadeshi.org.ar

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte