Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los relatos maternos ayudan a los hijos a vivir

La emoción implícita en las rememoraciones de las madres permite a los niños interpretar e integrar sus propias experiencias


Un estudio, realizado por investigadoras de dos universidades norteamericanas a un total de 42 familias con hijos en edad de prescolar, ha revelado que las madres cuentan a los niños experiencias pasadas de manera más emotiva que los padres. Este hecho ayuda a los pequeños a elaborar y hablar de sus propias experiencias, sin importar del tipo que sean, lo que redunda en su bienestar emocional.




Imagen: Chris Johnson. Fuente: PhotoXpress.
Imagen: Chris Johnson. Fuente: PhotoXpress.
Aunque el habla no es normalmente analizada desde la perspectiva del género, un nuevo estudio publicado en la revista de Springer, Sex Roles, ha revelado la existencia de sutiles diferencias entre los sexos en lo que a la habilidad para contar historias se refiere.

La investigación, llevada a cabo por Widaad Zaman, de la University of Central Florida y su colaboradora, Robyn Fivush, de la Universidad de Emory (ambas en Estados Unidos), analizó cómo estas diferencias de género presentes en los progenitores pueden influir en el desarrollo emocional de los niños.

Investigaciones anteriores en este campo habían concluido que el hecho de que los progenitores rememoren hechos acaecidos con sus hijos permite a estos interpretar las experiencias y entretejer el pasado, el presente y el futuro.

Por otra parte, estudios previos también han proporcionado pruebas de que los padres elaboran menos las historias cuando hablan a sus hijos que cuando las cuentan a sus hijas.

Características del estudio

El objetivo principal del estudio de Zaman era comparar el estilo de madres y padres al rememorar hechos pasados con hijas e hijas en edad prescolar, publica Springer en un comunicado.

El análisis incluyó la observación de las formas en que ambos progenitores referían las historias, y de la medida en que los niños participaban en estas narraciones según estas se desarrollaban. Las investigadoras analizaron a un total de 42 familias en las que los niños participantes tenían entre cuatro y cinco años de edad.

A los progenitores se les pidió que rememoraran cuatro experiencias pasadas del niño, con cierto contenido emocional (feliz, triste, referentes a un conflicto con algún compañero y referentes a un conflicto con uno de los padres); así como que desarrollaran dos juegos de interacción sobre experiencias pasadas que llevaron a cabo juntos. Los padres se turnaron para hablar con el niño en visitas separadas.

Resultados obtenidos

De esta forma, pudo constatarse que las madres elaboraban más las historias contadas a sus hijos que los padres. Al contrario que estudios anteriores, sin embargo, la investigación no halló diferencias en el grado de elaboración de los relatos, en función del sexo de los hijos.

En general, señalan las autoras del estudio, las madres tendieron a incluir términos más emotivos en las historias que los padres. Estos términos les eran explicados a los niños, además de discutidos con ellos.

Este compromiso narrativo aumentado tiene el efecto de comunicar a los pequeños la importancia de la versión materna de la historia, así como la perspectiva y los sentimientos de la madre sobre la experiencia.

El hecho puede reflejar el esfuerzo de la madre por intentar ayudar a sus hijos a lidiar con las emociones difíciles, sobre todo las derivadas de experiencias negativas.

Las investigadoras sostienen que, a través de esta interacción mayor con el niño, las madres ayudan a sus hijos –más que los padres- a elaborar y hablar de sus propias experiencias, sin importar del tipo que sean. Todo ello se relaciona con un mejor bienestar emocional.

Las especialistas concluyen que "estos resultados son interesantes, y un primer paso necesario para una mejor comprensión sobre cómo los progenitores socializan los roles de género con niños y niñas, a través de narraciones del pasado, y cómo las niñas y los niños pueden entonces incorporar estas funciones en sus propias narrativas y en sus propios vidas".

Referencia bibliográfica:

Zaman, W. y Fivush, R. Gender differences in elaborative parent-child emotion and play narratives. Sex Roles (2013). DOI 10.1007/s11199-013-0270-7.

Martes, 2 de Abril 2013
Springer/T21
Artículo leído 4834 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte