Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los vuelos de bajo coste no aumentan el gasto turístico global

Investigadores de la Universidad Complutense desaconsejan subvencionar a las compañías 'lowcost'


Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid han comprobado que el aumento de turistas provocado por la irrupción de las aerolíneas de bajo coste, como Ryanair, no se tradujo en un aumento del gasto turístico global, en el periodo 2004-2010. Por eso desaconsejan que los gobiernos subvencionen directa o indirectamente a estas compañías reduciendo las tasas de los aeropuertos poco transitados, por ejemplo.



Los vuelos de bajo coste traen turistas que gastan poco. Imagen: JoshuaDavisPhotography. Fuente: Flickr.
Los vuelos de bajo coste traen turistas que gastan poco. Imagen: JoshuaDavisPhotography. Fuente: Flickr.
Un trabajo liderado por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) revela que la irrupción de las compañías aéreas de bajo coste ocasionó la llegada de más turistas a España durante el periodo de 2004 a 2010. Sin embargo, esto no se tradujo en un efecto positivo sobre el gasto turístico global.

Una de las posibles explicaciones a este balance nulo es que el perfil del turista ha cambiado: “Está menos tiempo y su viaje aéreo es más barato, pero sobre todo, gasta menos por día de estancia”, señala a Sinc Rafael Myro, autor principal del trabajo y catedrático en la UCM.

A raíz de estos resultados, los expertos aconsejan ir con cautela respecto a las políticas económicas que benefician a las compañías aéreas de bajo coste.

“Fomentar este modelo de negocio mediante subvenciones, como pauta general, no conduce a un aumento de los ingresos por turismo, ni siquiera a largo plazo, porque aumenta el número de turistas pero disminuye el gasto medio”, indica Myro.

Las estrategias económicas para atraer a estas compañías de vuelos consisten en promover el uso de aquellos aeropuertos con menor tráfico aéreo y ofrecer bajas tasas aeroportuarias y servicios de calidad que los hagan más competitivos.

Por ejemplo, según cita el estudio, en Cataluña, la compañía irlandesa Ryanair mantiene la mayor parte de sus operaciones en aeropuertos secundarios como Gerona y Reus, instalaciones que antes eran utilizadas por vuelos chárter en verano. Las razones de esta actuación a escala menor son las bajas tasas aeroportuarias y “las cuantiosas subvenciones que han dado los gobiernos regionales”, explica Myro.

“El modelo de esta compañía", sigue, "actúa sobre aeropuertos como el de Gerona al ejercer poderes de monopolio con los que presionar a los gobiernos regionales. Pero, en España, Ryanair también se ha extendido a los aeropuertos grandes, de Madrid y Barcelona, algo que las tasas –no tan distintas entre aeropuertos grandes y pequeños– han facilitado”.

En España

En España, el porcentaje de turistas que llegan por vía aérea a través de los vuelos lowcost es muy elevado. “Era del 64% en 2010 para las seis comunidades autónomas que reciben más turismo y ha debido crecer algo desde entonces”, declara el experto.

El auge de las compañías de bajo coste –sobre todo en Cataluña y Madrid– se registra a comienzos de 2004, mismo año en que la compañía de vuelos irlandesa se instala en el territorio nacional.

Lo que más resalta hasta 2010 es el aumento del turismo recibido por Madrid, donde el peso de las compañías de bajo coste no es de los más altos pero ha crecido más rápidamente que en otras comunidades autónomas.

Por otro lado, en Cataluña, el ascenso de los turistas franceses, italianos y británicos movidos por Ryanair explica el aumento de peso de dicha compañía en el tráfico de viajeros en vuelos baratos.

Los inicios del 'lowcost'

La compañía estadounidense Southwest Airlines, en la década de los 70, fue la impulsora de este nuevo modelo de negocio basado en precios menores que hoy ya se ha instalado por todo el mundo. Esta revolución área ha amenazado a muchas compañías tradicionales que han desaparecido o se han adaptado creando sus propias filiales con precios más asequibles.

Este cambio de paradigma también llegó a Europa de la mano de Ryanair, Easyjet y Air Berlin. La primera de las tres es la compañía aérea lowcost por excelencia, con la estrategia más agresiva.

Referencia bibliográfica:

Rafael Myro Sánchez, Belén Rey Légidos y Pablo I. Hernández: Efecto de las compañías aéreas de bajo coste sobre el turismo internacional en España. Estudios Turísticos (2013).



Lunes, 7 de Julio 2014
SINC/T21
Artículo leído 1454 veces





Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >