Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
25 Aniversario




Marejada progresista persiste en el Cono Sur latinoamericano




El examen al que se sometió la izquierda el domingo 26 en Brasil y Uruguay arrojó resultados que  demuestran que el anunciado reflujo de la ola progresista en el Cono Sur latinoamericano resulta, por ahora, errado. La presidenta Dilma Rousseff, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, se impuso con 51,64 por ciento […]

El exmandatario y candidato a la Presidencia de Uruguay, Tabaré Vázquez (tercero por la derecha), durante la celebración de su amplia ventaja en la primera vuelta electoral. Crédito: Frente Amplio

El exmandatario y candidato a la Presidencia de Uruguay, Tabaré Vázquez (tercero por la derecha), durante la celebración de su amplia ventaja en la primera vuelta electoral. Crédito: Frente Amplio

Por Diana Cariboni
MONTEVIDEO, Oct 27 2014 (IPS)

El examen al que se sometió la izquierda el domingo 26 en Brasil y Uruguay arrojó resultados que  demuestran que el anunciado reflujo de la ola progresista en el Cono Sur latinoamericano resulta, por ahora, errado.

La presidenta Dilma Rousseff, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, se impuso con 51,64 por ciento de los votos a su adversario Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña, que logró 48,36 por ciento.

En Uruguay, en tanto, el desenlace de la elección presidencial deberá esperar al segundo turno del 30 de noviembre. Pero el gobernante Frente Amplio (FA) obtuvo 47,9 por ciento de sufragio, lo que  le asegura mayoría parlamentaria y coloca como favorito a su candidato, el expresidente Tabaré Vázquez (2005-2010), ante Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (PN), que logró 30,9 por ciento. “(Dima Rousseff) no va a abandonar el Mercosur (Mercado Común del Sur) ni su afincamiento sudamericano, ni su apuesta al bloque BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Una estrategia sudamericana sin Brasil es inconcebible”: Gerardo Caetano.

Con todo, los comicios en los dos países fueron cerrados, mostrando que “cuando las sociedades mejoran, se vuelven más exigentes”, dijo a IPS el historiador y analista político Gerardo Caetano.

Para el vicepresidente de Uruguay, Danilo Astori, quien sería ministro de Economía si Vázquez triunfa en noviembre, “estos gobiernos francamente diferentes a los del pasado cosecharon resultados notables entre 2003 y 2014”.

Además del crecimiento, “aparecieron gobiernos que hicieron las cosas con orden”, dejando en el pasado “desequilibrios formidables de déficit fiscal, inflación y endeudamiento”, además de perseguir un claro “combate a la pobreza, que bajó muchísimo”, aseguró Astori a IPS.

En Brasil, con el PT gobernando desde 2003, 40 millones de personas salieron de la pobreza y la desigualdad retrocedió por primera vez en décadas. También fueron notables las políticas de inclusión educativa.

Uruguay, donde el FA gobierna desde 2005, se muestra como el país de la región que mejor distribuye la riqueza, el de indigencia más baja y el segundo con menor pobreza de la región, según el Panorama Social 2013 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Pablo Gentili, secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales y profesor de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, dijo a IPS que los comicios en los dos países constituyen un “plebiscito sobre la continuidad de reformas orientadas a construir espacios de justicia social, oportunidades e igualdad para los más pobres”.

Pero, apuntó Caetano, en la política contemporánea es más previsible que “gobiernos exitosos pierdan elecciones”, aun sin crisis económica y con indicadores bastante favorables, pero “con problemas y el desgaste de una década de gestión, como le pasa al FA en Uruguay”.

Ese desgaste se ve en los magros resultados de las medidas contra la delincuencia o para frenar un deterioro educativo de décadas. Además, quedaron en el tintero promesas electorales del actual gobierno de José Mujica, que no estuvo exento de denuncias de corrupción.

Sobre esas flaquezas se afirma el opositor Lacalle Pou, que sin embargo no deja de insistir en que mantendrá “lo que está bien”, pero con mayor “eficiencia”.

“Para atrás no se va, se va para adelante”, dijo a IPS su mano derecha, el diputado Álvaro Delgado,  en referencia a las acusaciones de volver a las políticas neoliberales que impulsó el padre del actual candidato, Luis Alberto Lacalle (1990-1995).

“En materia de políticas sociales, no hablamos de gasto sino de inversión, y estamos pensando en ampliarlas para sectores muy vulnerables, como los 200.000 uruguayos que viven en asentamientos (barrios hacinados y vulnerables). Nuestro plan, a 10 años, propone erradicarlos”, añadió Delgado.

El mapa electoral uruguayo evidencia un país dividido en mitades, pero la que se inclina por los tradicionales y centroderechistas PN y Partido Colorado sigue siendo menor que la que adhiere al FA –al contrario de lo que indicaban las encuestas—, y con un pequeño crecimiento de grupos menores de centroizquierda e incluso de la izquierda radical, que por primera vez llega al parlamento.

En tanto, la economía de Brasil muestra flaquezas y se multiplican las demandas sobre asuntos tan diversos como la violencia, el transporte público, la salud, la educación, la infraestructura y la energía, mientras la corrupción continúa siendo un problema mayor.

Las protestas sociales de 2013 señalan que, en 12 años de gobierno del PT, “la sociedad brasileña no solo se ha vuelto más demandante, sino también más movilizada”, indicó Caetano. Gentili acotó que el próximo gobierno de Rousseff “va a tener que revisar muchas cosas, y esas movilizaciones ayudan a marcar prioridades”.

Marejada progresista persiste en el Cono Sur latinoamericano

La reelecta presidenta de Brasil, Dilma Roussef, saluda tras conocer su triunfo la noche del domingo 26. Crédito: Ricardo Stuckert/ Instituto Lula

En el discurso que pronunció tras conocer su victoria, la mandataria dijo que será su prioridad luchar contra la corrupción y reformar el sistema político-electoral, dos problemas estrechamente vinculados.

“El voto en Brasil es al candidato, y no al partido”, ejemplificó Gentili, por lo que las propuestas, si existen, están dirigidas al sector o al interés tras cada postulante. Eso genera una enorme corrupción. “Muchos candidatos no proponen nada” e ingresan al Congreso para “vender su voto” a cambio de leyes, cargos o simplemente dinero, aseguró.

Sin embargo, las perspectivas de avanzar en estos aspectos son magras, porque el PT no va a tener mayorías parlamentarias, indicó Gentili.

Mercosur a revisión

Brasil es la principal potencia económica latinoamericana y los rumbos que marque en materia de geopolítica, integración y comercio repercuten en toda la región.

Rousseff “no va a abandonar el Mercosur (Mercado Común del Sur) ni su afincamiento sudamericano, ni su apuesta al bloque BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Una estrategia sudamericana sin Brasil es inconcebible” y por eso el resultado electoral fue tan decisivo, estimó Caetano.

Astori consideró que “el triunfo de Rousseff va a dar un nuevo impulso al proyecto integrador, que tiene dificultades”.

“Para nosotros es impensable prescindir del Mercosur (integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela), pero también es necesario superar esos problemas. Y el triunfo de Dilma ayuda”, añadió.

Según Astori, un posible tercer gobierno del FA reforzará la política de “regionalismo abierto”, luchando por una flexibilización dentro del Mercosur que permita “contemplar a los vecinos cuando se ven en necesidad de aplicar medidas proteccionistas, pero, como contrapartida, tener su acuerdo para hacer negociaciones fuera de la región”.

Estas pueden ser “acuerdos bloque a bloque, como el que se está discutiendo con la Unión Europea, hasta multiplicidad de membresías”, si este país obtiene el aval del Mercosur para unirse a otros acuerdos.

El vicepresidente estima deseable que “se flexibilice o se reformule la resolución 32” (que impide a los miembros negociar unilateralmente acuerdos comerciales con terceros), y para ello “hay que conversar con todos”.

También el PN buscaría esta salida. “Vamos a convocar al Consejo Mercado Común para rediscutir la resolución 32”, dijo Delgado.

Para Caetano, “el statu quo del Mercosur no es viable. La cuestión es si se cambia dentro del bloque o contra él”, opinó. En el mundo, “el bilateralismo le está ganando al multilateralismo. Y esto tiene mucho que ver con el eje estratégico de los próximos años”, apuntó.

Además, “América del Sur no puede estar ajena a la guerra comercial que va librar el Acuerdo Transpacífico contra China”, que es ya el primer socio comercial de casi todos los países de la región, incluidos Uruguay y Brasil.

Por otra parte, “China sostiene el mismo enfoque neocolonial de Estados Unidos y de Europa: compra materias primas y vende manufacturas”, según Caetano. En esta coyuntura, insistió, “no hay lugar para un Mercosur que no funcione”.

Gentili señaló la importancia de la apuesta brasileña a los BRICS y al Mercosur, pese a que “son iniciativas muy precarias”. Si bien al Mercosur “le falta un montón”, si los países negocian con terceros por separado “van a perder”, sobre todo los más pequeños, advirtió.

 Editado por Estrella Gutiérrez



Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/10/marejada-progre...


Lunes, 27 de Octubre 2014
Diana Cariboni
Artículo leído 436 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.