Conéctese Regístrate


02/09/2014

Tendencias 21
25 Aniversario




Martín-Loeches: Todo, absolutamente todo, está en el cerebro


Manuel Martín-Loeches, profesor de psicobiología de la Universidad Complutense de Madrid y Director de la Sección de Neurociencia Cognitiva del Centro de Evolución y Comportamiento Humano (UCMISCIII), responde en la siguiente entrevista a una serie de cuestiones relacionadas con el libro "El cerebro de Buda: La neurociencia de la felicidad, el amor y la sabiduría", recientemente publicado por la editorial Milrazones: la posibilidad de utilizar el cerebro para ser personas felices, el uso del conocimiento del cerebro para la manipulación mental o la evolución del individuo en relación a la gestión del sufrimiento, son algunos de los temas de la siguiente conversación. Por María José de Acuña.




Manuel Martín-Loeches. Foto cortesía del entrevistado.
Manuel Martín-Loeches. Foto cortesía del entrevistado.
Manuel Martín-Loeches es un investigador de reconocido prestigio nacional e internacional dedicado al estudio del funcionamiento del cerebro humano. La atención, la memoria y la comprensión del lenguaje constituyen los principales polos de atracción de sus investigaciones. Ha firmado una amplia relación de artículos científicos y es autor, entre otros, de los libros ¿Qué es la actividad cerebral? Técnicas para su estudio y La mente del `Homo Sapiens´. El cerebro y la evolución humana.

Imagine que no ha leído este libro, ¿qué le sugiere el subtítulo del mismo? (“La neurociencia de la felicidad, el amor y la sabiduría”)

La primera impresión es que es un subtítulo muy atrevido. No deja de ser verdad que la neurociencia ha avanzado mucho en los últimos años, especialmente gracias a las técnicas de neuroimagen, pero también es cierto que aún hay algunos temas que se han tratado poco y para los que los datos son todavía escasos y parciales. Los científicos tenemos la costumbre (y, en parte, la obligación) de ser muy cautos con las conclusiones que se derivan de nuestras investigaciones. Sin embargo, en una segunda lectura, y haciendo una mayor reflexión, también es verdad que los escasos avances producidos hasta la fecha tienen ya muchas cosas que decirnos a los humanos de a pie acerca de estos aspectos de nuestra vida más íntima y emocional. Las neurociencias en general, y particularmente la neurociencia cognitiva, están ahora introduciéndose en temas que hasta hace bien poco eran “tabú” para la ciencia, pues no existían herramientas adecuadas para abordarlos. Ahora existen, y el resultado de esta situación es que en verdad podemos hablar ya de la neurociencia de la felicidad, el amor y la sabiduría.

Parece extenderse la idea de que el uso correcto y eficiente del cerebro es la garantía de una vida feliz. ¿Cree que el individuo tiene oportunidades de ejercitarlo en aras de conseguirlo?

Todo, absolutamente todo, está en el cerebro. Tanto lo bueno como lo malo, los esplendores y las miserias del ser humano. Por tanto, en este órgano que tenemos cada uno están las claves para poder elegir entre ser feliz, amar y ser sabio, o infeliz, solitario e ignorante. El problema muchas veces estriba en que venimos al mundo con ciertos automatismos, productos sin duda de la evolución, de la selección natural, que nos hacen resaltar la importancia de los aspectos negativos de nuestra existencia y nuestra coexistencia con los demás, pues ciertamente esta forma de ser puede haber sido preferible en medios y sociedades más hostiles del pasado. La educación –y aquí por educación incluyo todas las numerosas experiencias y de aprendizaje que se hayan podido tener a lo largo de la vida-, no obstante, también tiene un importante papel en el resultado final, de ahí la importancia y el cuidado que debemos otorgar al desarrollo individual de los seres humanos. Finalmente, y también en relación a esto último, “la información es poder”. Cuanto más conozcamos sobre nuestro cerebro, sobre los automatismos con los que viene de fábrica, y cómo el resultado final es variable dependiendo de muchos factores, entre ellos la gran flexibilidad de nuestro cerebro para cambiar y aprender (enriquecerse) con las experiencias, con más probabilidad seremos capaces de usar nuestro cerebro de una manera eficiente para conseguir una vida feliz.

Bienestar, crecimiento psicológico y práctica espiritual son tres focos sobre los que los autores llaman nuestra atención a lo largo de este ensayo. ¿Qué opinión le merece el enfoque adoptado por éstos al basarse en la tradición budista?

La verdad es que los autores salen muy airosos en su enfoque y en la justificación del mismo. Explican muy bien que su elección del budismo como referencia se debe al hecho de que este enfoque no implica necesariamente creencias religiosas, que pueden ser múltiples y variadas, sino tan sólo objetivos para una vida más plena y satisfactoria. Se puede ser ateo y compartir estos mismos objetivos. Evidentemente, son objetivos que a la vista de todos parecen ser perfectamente aceptables, objetivos realmente a conseguir en la vida de cada uno. Pero por supuesto, se pueden plantear otros muchos objetivos generales y particulares en la vida de cada uno para conseguir, como fin último, la felicidad individual.

Martín-Loeches: Todo, absolutamente todo, está en el cerebro
El bienestar puede entenderse de muchas maneras, puede ser físico y psíquico, depender o no del dinero, de los bienes materiales o de muchas otras cosas. El crecimiento psicológico también se puede entender de muchas maneras, y la práctica espiritual no dejaría de ser un camino que puede adoptar muchas formas diferentes para conseguir nuestros objetivos. Los autores usan el budismo como ejemplo más que como dogma, y lo utilizan como ejemplo de herramienta para conseguir nuestros objetivos, sean cuales sean éstos. Al ser un ejemplo, el lector puede descubrir que la herramienta que están proponiendo –el conocimiento profundo de cómo funciona nuestro cerebro- se adapta perfectamente a todo tipo de objetivos y medios para conseguirlos. Ya he dicho que todo está en el cerebro.

Hemos avanzado en cómo estimular y reforzar los cimientos neuronales de los estados mentales de alegría, bondad y perspicacia profunda, pero, ¿sabemos tanto del cerebro como para poder manipular la mente de un individuo?

Es muy posible que en el origen del lenguaje humano esté la posibilidad de manipular la mente de otros individuos. Incluso la nuestra propia. Al menos esto es así para algunos autores, y yo en parte estoy de acuerdo. Desde hace cientos de miles de años, si no millones, la evolución humana ha contado con un ingrediente importante de manipulación de los otros. Aquel que era capaz de manipular mejor las mentes de los demás, era el que mejores recursos obtenía y, por tanto, dejaba más descendencia. De hecho, una de las constataciones más destacadas de la neurociencia cognitiva de los últimos años es la existencia de mecanismos en nuestro cerebro que nos permiten “meternos dentro” de las mentes de los demás, para entenderlas, para que entiendan también nuestra mente y, por qué no, para manipularlas. Esos mecanismos, y esto es importante, se encuentran poco o nada desarrollados en otras especies, siendo la nuestra la más destacada en este sentido. Somos la única especie de primates, por ejemplo, que tiene la esclerótica ocular blanca (el “blanco de los ojos”), y su único fin es el de permitirnos entender las intenciones y propósitos de los demás al saber dónde y cuánto miran, y que entiendan también los nuestros.

La manipulación es real y constante, para bien o para mal, y forma parte de nuestro comportamiento instintivo más básico. La cuestión está en que mucha de esta manipulación se basa y se ha basado en experiencias personales, conocimientos intuitivos y muchas veces poco sistemáticos, de forma que no siempre son eficaces. Los conocimientos que estamos consiguiendo en los últimos años desde la neurociencia cognitiva, sin embargo, están permitiendo distinguir “el grano de la paja”, de manera que se está sistematizando qué factores o procedimientos son realmente eficaces y cuáles no. El conocimiento profundo y detallado de nuestro cerebro y su funcionamiento nos permite, y nos permitirá más aún, ser más objetivos en las formas de llevar las mentes de los demás hacia determinados objetivos.

Aquí precisamente tengo que hacer la observación de que quizá el término “manipulación” no sea el más adecuado, ya que lleva implícito un carácter negativo, al menos en nuestro lenguaje más cotidiano. No siempre se manipula con malas intenciones, ni mucho menos, y ejemplos los tenemos a miles en el trato con nuestros seres más queridos, donde una “mentira piadosa” o una verdad a medias o endulzada de determinada manera son ejemplos de manipulación mental con nobles objetivos. Incluso en el mundo de la educación y la docencia en general, donde los conocimientos se aportan haciendo una selección y siguiendo un orden, a sabiendas de lo que hay en la mente de aquellos a quienes estamos educando, de sus posibilidades y limitaciones, y de cómo llevar esas mentes hacia la consecución de determinados objetivos. Esto es manipulación, en definitiva, pero con buenas intenciones.

¿Cómo ha evolucionado el individuo en relación a la gestión del sufrimiento?

La pregunta se refiere al individuo, y la respuesta debería ser, por tanto, individual, es decir, que depende de a qué individuo nos estemos refiriendo. Pero si sacamos algunas conclusiones de todo lo que llevamos dicho hasta aquí, podríamos decir que la gestión del sufrimiento por parte del individuo depende de muchos factores.

Algunos de estos son innatos, vienen condicionados o influidos de forma importante por los genes que nos han transmitido nuestros padres. Otros factores son ambientales, educativos, de experiencias personales, de las relaciones en el hogar, en la escuela, en la calle, en la vida misma. Esto ha sido así desde el principio de los tiempos, y numerosos movimientos y religiones, entre ellos el budismo, han servido de herramientas, las más de las veces eficaces, para poder gestionar eficazmente ese sufrimiento con el que venimos “de fábrica” por haber sido más adaptativo estar más pendiente de lo negativo más que de lo positivo. La ciencia está ahora aportando conocimientos en este sentido, y el libro “El cerebro de Buda” es un buen ejemplo, conocimientos que mejorarán sin duda la forma de gestionar el sufrimiento por parte de cada individuo. La esperanza de vida y la salud física, en general, ha mejorado muchísimo en el último siglo gracias a los avances científicos. Ha llegado la hora de que la ciencia aporte también de manera notable los conocimientos que está alcanzando en los últimos años para mejorar nuestra salud y bienestar mentales.


Jueves, 28 de Julio 2011
María José de Acuña
Artículo leído 33354 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por hover el 28/07/2011 16:10
Al final resultará que las decisiones y todo lo que tiene que ver con la naturaleza humana es solo el resultado de la "química neuronal" ...

2.Publicado por alberto rodriguez-sedano el 29/07/2011 13:25
El problema de sobredimensionar la importancia del cerebro, limitar los problemas del hombre a la acción de su cerebro, está en que, en cierto modo, se niega que la naturaleza de los problemas del hombre sea exterior al propio cerebro. No hay una identidad absoluta entre la predisposición del cerebro, su consiguiente disposición y el resultado del proceso que el cerebro desencadena y no le pertenece de suyo: su carácter externo al cerebro.

El cerebro no es una identidad consigo misma, y no es algo en sí. El cerebro debe independizarse de su cosa misma, del cerebro, para poder dar con lo que explique lo que no es el cerebro mismo. Así pues, en lugar de que “todo, absolutamente todo, esté en el cerebro”, la superación del cerebro debe ir por la vía de contradiga semejan te monismo, este es, la idea de que “todo, absolutamente todo, está en el cerebro”. De modo que la cuestión sería: ¿qué otras cosas distintas del cerebro terminan formando parte de lo que no es el cerebro sino que , contrariamente, sirven de ampliación al cerebro?.

Por otro lado, encuentro interesante la especulación en torno al origen del lenguaje y la manipulación del otro. El otro es una parte clara del origen del lenguaje, sobre todo del lenguaje en un sentido marcadamente humano. Asimismo, el lenguaje tiene un origen reactivo a un mundo externo distinto del mundo a manipular. El lenguaje es algo muy complejo que actúa sobre otras muchas estructuras sobre las que el lenguaje opera. El lenguaje no sería, pues, sólo una expresión destinada a manipular. Haría falta el efecto emocional consecuencia de oír al otro y, a su vez, tener una forma con la que poder dirigirse nuevamente a él como forma comunicativa, de vuelta y re-activamente. Buena parte del lenguaje, sin duda alguna, es una meta-estructura que es superior a la estructura más inmediata del lenguaje; requiere de una forma: oírlo, que se pueda decir en la misma forma que se oye, etc.

3.Publicado por Beatriz Basenji el 29/07/2011 22:29
Un artículo excelente. Estoy de acuerdo que la palabra "manipular" no es la adecuada. Mas bien sería "influír" . Aquí ya estamos llegando al punto central de este conocimiento, que es para definirlo de algun modo , el campo positivo y el opuesto.
Ya tenemos una generación de seres que poseen lo que llamo mente sutil, y que aquí es mencionada en esta nota. Seres que llegan a captar el pensamiento de quienes les rodean. Pero tanto para captar como para emitir nuestro pensamiento por medio de ondas, debemos poseer además de un equilibrio interior,un cierto entrenamiento que nos permita permanecer en una posición neutral, llegado el caso. En estos campos tan sutiles del pensamiento, es donde nuestra total entrega a lo positivo, debe estar solidamente fundamentado.
No debemos entregarnos a la exploración del pensamiento ajeno por vanidad , intromisión o una vulgar curiosidad. Debemos ser conscientes en todo momento que estamos explorando la máxima sacralidad de las personas y que ingresamos en una dimensión donde se expresa el AMOR UNIVERSAL .

4.Publicado por Alan Tarré el 30/07/2011 01:05
Estoy de acuerdo al 100000000% con este artículo! es como si una versión mas adulta y savia de mi mismo la hubiese escrito! así de identificado me siento. La verdad está repartida en todas las actividades humanas que la buscan. Si empezamos a respetar y analizar objetivamente todos los recursos, ya sean religiosos, rituales, científicos, esotéricos, políticos o cotidianos, En todos ellos vamos a encontrar una pieza importante del puzle.

5.Publicado por Alberto el 31/07/2011 14:38
El otro día, en un programa de radio, escuché una tertulia sobre Adán y Eva y la teoría Evolutiva. Un religioso defendía que la biblia se debe interpretar, que es una adaptación atropológica al conocimiento de aquella época cuando se escribió. A tal punto su autoengaño consciente que llegó a decir que la biblia es el libro del conocimiento antropológico por excelencia. ¿A ver quién le cambia de opinion desinteresada?

La religiones que basan su conocimiento en los errores del pasado, y son muchísimos, estan abocadas a cambiar toda su concepción. ¿hacia donde? Que adopten por biblia el libro propuesto "El cerebro del Buda"
que cuesta 22€ (barato de comprar, dificil de asimilar algo tan natural)

6.Publicado por Carlos el 31/07/2011 15:18
¿Cómo manipularía Buda mi cerebro? Buda ya murió, pero su cerebro sigue influyendome? ¿Cómo haría yo para influir a Buda? Quizás preguntándome ¿sería Buda posible, hoy? Potenciaría Buda hoy sus cualidades místicas con el uso de las tecnologías, o del saber de las neurociencias? ¿Están tomando las neurociencias un Buda anclado, estático, sin cambios, como si ese Buda, y no el budismo, fuera posible hoy?. Como quiera que sea me ha dado apetito por leer el libro y festejar con su pago que la ciencia se meta en estas honduras de la felicidad humana. ¿Es una partida más contra el azar?
Sobre si todo absolutamente todo está en el cerebro, ¿está aquello de que nadie se baña dos veces en el mismo río?. Gracias.

7.Publicado por Cachi Quaglia el 31/07/2011 18:09
Interesante y clara nota... aunque puede confundir a algunos, pues habla del "cerebro", al que entendemos como órgano fisiológico, en el cual vemos reflejadas químicamente las actividades psíquicas, o mentales.
Pero en ningún lugar de la entrevista se habla de introducir modificaciones en el cerebro para conseguir mayor bienestar o felicidad.
Es muy válida la mención del budismo, ya que se trató de una enseñanza teórico-práctica orientada a la superación del sufrimiento mental, muy posteriormente devenida en una religión de varias líneas.

8.Publicado por pacobel el 01/08/2011 02:28
Pues si todo ,absolutamente todo esta en el cerebro,esta en esos genes heredados desde hace miles de años de generacion en generacion con capacidad de seguir aprendiendo y que quizas partio de algo ya aprendido ,de la misma manera que un perro echa tierra a sus excrementos;creo que este señor se queda corto ,porque la cuestion no esta en la quimica neuronal.La cuestion radica en lo que llevamos en los genes de aprendido ,de la inercia que conlleva ese aprendizage,de lo que aprendemos y de como lo asimilamos .¿por que unos gemelos interpretan de una manera diferente el mismo ghecho y el mismo aprenidizage si se educan en sitios diferentes?

9.Publicado por jesús el 03/08/2011 11:07
me gusta esto de Cachi Quaglia
"Es muy válida la mención del budismo, ya que se trató de una enseñanza teórico-práctica orientada a la superación del sufrimiento mental, muy posteriormente devenida en una religión de varias líneas."
porque apunta a un tema importante: ¿cómo podemos aprovechar los conocimientos eficaces que han sido monopolizados por estructuras jerárquicas y sexistas, léase iglesias, en su propio beneficio? Buda dejó a la posteridad una enseñanaza, no una organización: el budismo es, como dice Cachi, una invención posterior. El mismo tema toca Batchelor (Confesiones de un ateo budista) tras muchos años de ser monje en la tradición tibetana y luego camboyana. Lo mismo ocurrió con el cristianismo: piénsese en el papel de Jesús (el teórico) y Pablo (el organizador).

10.Publicado por José Ignacio el 03/08/2011 21:01
En cuanto a la elección del budismo, mi opinión es como la del autor: el budismo no implica creencias religiosas. Más bien me parece que este práctica espiritual se queda en los límites del mundo físico. Por ello puede ser una buena elección para contrastar el alcance de los efectos de la práctica en el cerebro.

Sin embargo, considero que es necesario superar los límites de la dimensión física para darse cuenta de que "no todo está en el cerebro". Eso no se consigue con una meditación budista, sólo se consigue con la experiencia de lo que se ha denominado viaje astral

Aunque el nombre tiene muchas connotaciones esotéricas, no hay más remedio que conocer la experiencia que encierra.
Hay científicos que han querido explicar esta experiencia por ciertos fallos en el cerebro, pero quien lo experimenta no tiene dudas de su realidad. Y por supuesto, no se experimenta en el cerebro. Aunque no queda más remedio que llegar a esta experiencia
manipulando
el cerebro, mediante saturación mental, respiración o alguna otra. Todas las técnicas tienen algún efecto en el cerebro, pero la experiencia no está en el cerebro.
La experiencia es lo único que puede convencer a quien piensa que todo está en el cerebro.

http://madrid.iacworld.org/

11.Publicado por Cachi Quaglia el 04/08/2011 22:48
En las enseñanzas del Buda no hay referencias a las concomitancias físicas señaladas en la nota, sino que trabajan sobre los registos psíquicos (o "espirituales", si alguien prefiere designarlas así).
No había en esos tiempos elementos tecnológicos que posibilitaran la observación de las concomitancias físicas existentes en nuestra estuctura .
Claro que hay técnicas en las que podemos operar desde lo físico para producir los registros internos que puedan interesarnos, ya que todo lo que podemos experimentar (si pasamos de las palabras), está en el cuerpo.
No es que "todo esté en en el cuerpo" (cerebro, u otros organismos), pero es desde el cuerpo donde sentimos, ya que somos una estructura psicofísica.
Para los que se interesen de verdad en este tema, recomiendo accesar el site que menciono y entre las obras de Silo leer "Apuntes de Psicología".

12.Publicado por ivan el 05/08/2011 04:59
No sabia que estabamos hace millones de años, que curioso. Es un regla que se cumple siempre: cuando uno quiere decir una estupidez debe situarla millones de años en el pasado o el futuro para que nadie pueda contradecirla.
Tenemos un principio espiritual que trasciende lo material, que no se puede medir en un laboratorio por lo tanto no alcanza la ciencia para determinarlo
Donde aparece la "libertad" o el "arte"? si esta en el cerebro, por lo tanto en la materia, que alguien presente pruebas y lo mida, entonces acepto como "cientifica" la demostracion
Puede la ciencia demostrar la belleza de una poesia?

13.Publicado por xabi el 19/08/2011 22:11
lo espiritual, religioso, o como se le quiera llamar, también tiene una base evolutiva, ivan. Hay que tener en cuenta que las antiguas especies de homínidos carecían de ese sentimiento espiritual o religioso, y es posible que sea algo bastante reciente en la historia de la humanidad. Ya existían los enterramientos humanos en las poblaciones neandertales pero esos enterramientos, se debían, en gran parte, a evitar que los depredadores se comieran a los muertos. Además, el bipedismo también contribuyó a hacer evolucionar el cerebro, razón por la cual en un determinado momento de la evolución humana aparecieron las creencias religiosas.

14.Publicado por yep el 25/10/2011 16:14
efectivamente TODO esta en la mente , y bien el cerebro tiene mucho de mente pero tmb mucho de organo biologico , que quiero decir ? que si te pasas 10 a;nos ejercitando el brazo derecho y el izquierdo ni le tocas ... pues tendras un desequilibio "brazal" (no me fusileis!! por inventarme palabras jaja) , efectivamente TODO a nivel biologico se consigue a base de trabajo .... pero si llevamos toda la vida creando "ESTA" realidad . como podemos salir de ella? seria como intentar levantar lo mismo con el brazo musculoso que con el otro ....

15.Publicado por Raul-Angel García el 04/01/2012 14:25
"Todo, ABSOLUTAMENTE TODO, está en el cerebro":

Si así fuera, y nuestro "libre albeldrío" (nuestra "VOLUNTAD"...) en su estado mas puro NO EXISTE, ya que ese "libre albeldrío" de cada persona ESTÁ CONDICIONADO en su TOTALIDAD por nuestras funciones neurobiológicas, entonces... ¿Cómo nosotros podríamos ELEGIR "ser mas felices"?. ¿Como podríamos NOSOTROS ELEGIR el "gestionar" MEJOR "nuestro sufrimiento"?. Para que NOSOTROS podamos "APLICARNOS" las enseñanzas que este artículo nos "otorga", creo que, bajo cierto punto, deberíamos tener un "libre albeldrío" para ELEGIR nosotros, de alguna manera, el "gestionar" MEJOR "nuestro sufrimiento"...

16.Publicado por oana tilici el 11/06/2012 02:43
ola,soy una mujer rumana que vive en elgoibar,pais basco,puede cer que mi comentario no te sirve para nada,digo esto porque nadie no me a entendio,tengo 35 anos pero la primera bes cundo me paso algo tenia 23 anos,andava en la calle en mi pais y en un momento no semtia mis manos ,semtia solo mi enerjia ,a tenido mucho miedo ,pero agora no,yo lo se de donde vengo y donde voi,e un semtido que esta por entro de mi ,conosco todas las preguntas que le puede procurar una mente umana ,puedo dar respustas a totas ;por que?????????no es solo por que puedo,puedo de berdad;mi existensia en esta vida es hablar de lo que conosco,y cada dia mas ;dame caso porfavore porque nadie no lo a se ,mi numero de telefono e 650534712,gracias por todo

17.Publicado por oana tilici el 11/06/2012 02:49
y todas las respuestas estan por entro de nosotros,no podemos cambiar la evolusion de los de mas ,solo podemos ajudarlos en encontrar a los demas,encontrar el proprio camino(no scribo muy bien espaniol o no puedo escribir todo lo que siemto,perdon)

18.Publicado por oana tilici el 11/06/2012 02:59
una cosa mas ,el inferno es, vivir despus de dejar el curpo,encima de la tera ;y ai spiritos que pude entrat en comunicaciones con los vivos ; a my me paso esto en mas de 10 beses,e una fursa que uza tu enerjia y tu spiritu,de deja constiente pero no puedes acer casi nada ,de tenes miedo ,te va a dar mas miedo ,de o acceptas te manda el camino que tenes que acerlo para ajudarle a 'volar';por esto ,en muchas beses ententa a comunicar con nosotros

19.Publicado por oana tilici el 11/06/2012 03:51
nostros celebros son como una vos;la intelijensia ajuda el celebro a functionar mejor;pero,por entro de un cuerpo umano ai intelijensia y spirito(tu spirito se puede manifestar con el ajuda de tus lacrimas),tu mereses tu intelecto para entender tus lacrimas
las ciencias son buenas;el concepto de dios es muy bueno;ententa a buscar tu 'dios' sin usar el celebro(pero tu celebro ace parte de ti)dejo de estudiar fizica eñ el ano 3 porque no podia sacar una formula por mis lacrimas;perdon por las molestias

20.Publicado por Rubén Drughieri el 21/07/2012 18:15
Muy buen análisis. No quiero pecar de reduccionista, pero lo de "todo está en el cerebro" me remite a la vieja pregunta acerca de si la "realidad" existe... Bien, de cualquier manera, siento que me siento mejor, que me he enriquecido, después de leer esta nota. Y eso es bueno para mi cerebro y para mí, creo.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.


Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21