Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
25 Aniversario




México último y EEUU entre los peores en eficiencia energética




México ocupa el último lugar en una nueva clasificación sobre la eficiencia energética de 16 de las mayores economías del mundo, en que Alemania logró el primer puesto y Estados Unidos aparece en el número 13. El Consejo Estadounidense por una Economía de Energía Eficiente  (ACEEE, en inglés), una organización sin fines de lucro, consideró la […]

Bombillas fluorescentes compactas (CFL) con ahorro de energía. Crédito: Anton Fomkin/cc by 2.0

Bombillas fluorescentes compactas (CFL) con ahorro de energía. Crédito: Anton Fomkin/cc by 2.0

Por Julia Hotz
WASHINGTON, Jul 22 2014 (IPS)

México ocupa el último lugar en una nueva clasificación sobre la eficiencia energética de 16 de las mayores economías del mundo, en que Alemania logró el primer puesto y Estados Unidos aparece en el número 13.

El Consejo Estadounidense por una Economía de Energía Eficiente  (ACEEE, en inglés), una organización sin fines de lucro, consideró la ineficiencia de este país “una tremenda pérdida” en recursos y dinero, al dar a conocer su calificación.

Las 16 economías incluidas son Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, India, Italia, Japón, México, Rusia y la Unión Europea como bloque."El kilovatio hora más importante es aquel que no necesita producirse”: Mark Konold.

La calificación se basó en 31 indicadores referidos a medidas de eficiencia adoptadas por la legislación en cada economía, así como en el sector industrial, del transporte y la construcción.

“Un país que utiliza menos energía para obtener los mismos o mejores resultados reduce sus costos y contaminación, y genera una economía más fuerte y competitiva”, determina el informe del ACEEE.

“La eficiencia energética desempeña un papel en la economía de los países desarrollados desde hace décadas, pero la eficiencia energética rentable sigue siendo un recurso… muy infrautilizado”, añade.

Aunque Alemania obtuvo la mayor puntuación global, con 65 de 100 puntos posibles, y quedó en primer lugar en el sector de la “industria”, China sobresalió en la categoría “construcción”, Italia en “transporte”, y Francia, Italia y la Unión Europea empataron en la sección “esfuerzo nacional”.

México quedó en el último lugar, seguido de Brasil, Rusia y Estados Unidos, con el puesto número 13.

Rachel Young, analista de investigación del ACEEE, reconoció a IPS que el gobierno de Estados Unidos ha tomado en el último periodo importantes medidas para limitar las emisiones de carbono, especialmente de las centrales de energía existentes.

Pero Young recomienda que Estados Unidos “ponga en práctica un objetivo nacional de ‘ahorro energético’, fortalezca la elaboración de códigos de construcción modelo, apoye la educación y la formación en el sector industrial, y priorice la eficiencia energética en el transporte”.

Estas medidas reducirían las emisiones, ahorrarían dinero y generarían puestos de trabajo, aseguró.

Históricamente, el ACEEE se dedicó a mejorar la situación de la energía en Estados Unidos. Pero la nueva clasificación, dada a conocer el 17 de este mes,  hace hincapié en que la eficiencia energética es una buena inversión ambiental y financiera, algo que se puede aplicar a otras economías.

El Worldwatch Institute, un centro de investigación con sede en Washington, es una de muchas organizaciones dedicadas al desarrollo internacional que adoptaron este enfoque.

“Creemos que la eficiencia energética es una de las maneras más rápidas de que los países aprovechen al máximo el consumo de energía”, afirmó Mark Konold, director de proyectos del Caribe en el Worldwatch Institute.

“El kilovatio hora más importante es aquel que no necesita producirse”, añadió en diálogo con IPS.

La eficiencia energética puede ser una sabia inversión económica para gobiernos e individuos por igual, aseguró Konold, que citó los ejemplos del Caribe, África Occidental, América Central y América del Sur.

“Sobre todo en los países insulares, que tienen enormes cuentas de energía, la eficiencia energética puede hacer mucho para reducir la carga financiera” de la gente, señaló. “Algo tan sencillo como la instalación de ventanas puede mejorar la eficiencia de los edificios” en esos estados.

¿Un cambio de paradigma?

El Worldwatch Institute y otras organizaciones consideran que la eficiencia energética es un elemento clave en la agenda de la sostenibilidad.

Konold, quien es el coautor de un estudio reciente sobre la energía sostenible en Jamaica, cree que es fundamental examinar el rendimiento de la inversión de las prácticas de eficiencia. Esto puede ayudar a determinar qué modelos energéticos rentables deben aplicarse en las naciones en desarrollo.

Estas recomendaciones son particularmente relevantes dado el creciente interés de la comunidad internacional por la eficiencia.

La Organización de las Naciones Unidas  y el Banco Mundial, por ejemplo, impulsaron la iniciativa Energía Sostenible para Todos (SE4ALL) para ayudar a “promover un cambio de paradigma” hacia la sostenibilidad del Sur en desarrollo.

Como uno de sus tres objetivos, la SE4ALL apunta a “duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética”.

“La eficiencia energética es la opción de menor costo en cuanto a emisión de gases invernadero y de energía”, dijo Nate Aden, investigador del World Resources Institute , un foro de estudios con sede en Washington.

“Esto es especialmente importante para los países en desarrollo que procuran acceder a la energía y al mismo tiempo enfrentar el cambio climático”, agregó.

Parte de este nuevo enfoque se debe específicamente a la SE4ALL, dice Aden. Los otros dos objetivos de la iniciativa, que consisten en el acceso universal a la energía y en duplicar el uso de energías renovables,  son “compatibles y complementarios” con la eficiencia energética, agregó.

El cambio cultural

Si bien las acciones de la comunidad internacional son importantes en la implementación de las estrategias de eficiencia energética, otros resaltan la necesidad del cambio cultural a nivel individual.

“Una gran parte de este problema es la educación y la sensibilización”, sostuvo Konold, de Worldwatch Institute. “Cuando empezamos a difundir el mensaje de que la gente puede mejorar su propia situación es cuando empezamos a ver el cambio”, dijo.

Muchos países no están sensibilizados con respecto a la energía, un fenómeno al que Konold ejemplifica con “dejar el aire acondicionado encendido con las ventanas abiertas”. Pero el investigador sostiene que la gente puede hacer la diferencia si adopta más conductas de ahorro de energía en sus hogares.

Este sentimiento fue compartido por Young, del ACEEE, cuyo informe señaló que los estadounidenses consumen aproximadamente 6,8 toneladas de petróleo por persona. Esto ubica a Estados Unidos en el penúltimo lugar en función del consumo individual de energía, solo superando a Canadá, donde asciende a 7,2 toneladas.

 



Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/07/mexico-ultimo-y...


Martes, 22 de Julio 2014
Julia Hotz
Artículo leído 482 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.