Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Migraciones desde el Magreb aumentaron la diversidad genética de los europeos del sur

Un estudio muestra un ancestro común entre las poblaciones marroquís, del Sahara occidental y tunecinas, y las de la península ibérica y Canarias.


Un estudio de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y la Universidad de Stanford (EE UU) ha comprobado que la mayor variabilidad genética de los europeos del sur se debe a migraciones procedentes del norte de África. Este descubrimiento debería cambiar también la manera de calcular los riesgos de enfermedades genéticas de los europeos del sur.




Marrakech (Marruecos). Imagen: seier+seier+seier. Fuente: Flickr.
Marrakech (Marruecos). Imagen: seier+seier+seier. Fuente: Flickr.
Entre los europeos del sur hay mucha mayor variabilidad genética que entre las poblaciones del norte. Aunque se han propuesto varias explicaciones para este gradiente norte-sur, un estudio publicado ayer en la revista PNAS revela que las migraciones magrebíes hacia Europa a lo largo de la historia tuvieron un papel importante.

Mediante un análisis genético, investigadores del Instituto de Biología Evolutiva de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y de la Universidad de Stanford (EEUU) han comparado el patrón de variaciones compartidas entre 2.099 individuos de 43 poblaciones norteafricanas, subsaharianas, de Oriente Medio y europeas.

El resultado muestra un ancestro común entre las poblaciones marroquís, del Sahara occidental y tunecinas con las de la península ibérica y Canarias. La influencia norafricana es casi inexistente en las poblaciones al norte de los Pirineos.

“Se ha puesto de manifiesto que estudios anteriores podrían haber subestimado la ascendencia compartida entre las poblaciones de estas dos regiones”, explica a SINC David Comas, uno de los autores de la investigación, de la UPF.

Las explicaciones propuestas hasta ahora para esta diferencia de variabilidad entre el norte y sur del continente eran tres. La primera sugería que las poblaciones se refugiaron en el sur durante las épocas glaciales y solo un pequeño grupo recolonizó el continente cuando el hielo se retiró. La segunda propone un flujo de genes desde Oriente Medio, y la tercera apuesta por migraciones desde el sur del continente africano.

El Sahara, una barrera infranqueable

Aunque las hipótesis no son excluyentes, y todas ellas podrían contribuir a la diferencia en diversidad, los autores del estudio consideran que el Sahara es una barrera geográfica que hace poco probable el flujo genético desde el África subsahariana.

Además, según explica Comas, los resultados indican que “la ascendencia compartida entre los dos grupos de poblaciones (norte de África y sur de Europa) tampoco es resultado de migraciones de Oriente Medio hacia ambas regiones”.

“Nuestros resultados –explican los autores en su estudio– dan fuerza a la hipótesis de que migraciones recientes desde el norte de África contribuyeron sustancialmente a la elevada diversidad genética del suroeste de Europa”.

Además, al analizar el riesgo genético para 134 enfermedades, los autores también detectaron que era consistente con el patrón de migración propuesto. Según indican los autores en el estudio, esto resultaría en un error de cálculo en el riesgo de enfermedad genética en ciertas poblaciones europeas si no se tienen en cuenta las variantes de riesgo propias del norte de África.

Los investigadores analizaron variaciones de un solo nucleótido llamadas polimorfismos de nucleótido único o SNPs (por sus siglas en inglés) en más de 2.000 individuos de 30 poblaciones europeas, siete norteafricanas, dos poblaciones judías de Europa, una de Oriente Medio, y una del África subsahariana.

Referencia bibliográfica:

Laura R. Botigué, Brenna M. Henn, Simon Gravel, Brian K. Maples, Christopher R. Gignoux, Erik Corona, Gil Atzmon, Edward Burns, Harry Ostrer, Carlos Flores, Jaume Bertranpetit, David Comas, Carlos D. Bustamante. Gene flow from North Africa contributes to differential human genetic diversity in southern Europe. PNAS Junio 2013. DOI: 10.1073/pnas.1306223110

Miércoles, 5 de Junio 2013
SINC/T21
Artículo leído 1824 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Juan el 06/06/2013 21:05
El artículo está bien pero debería ser más específico. No debería decirse "poblaciones o migraciones marroquíes" ya que en esas épocas ni siquiera existía Marruecos (Tampoco España, todo sea dicho)

Posiblemente las poblaciones norafricanas de aquella época distaban mucho de ser como las conocemos hoy. Salvo que se demuestre que es realmente por una migración muy reciente y no ancestral ¿Pero cómo lo sabemos? Realmente el estudio no lo aclara. No sabemos si es un tronco común de hace 3000 años o una llegada reciente de solo unos siglos.

¿Los genes comunes que compartimos son por un ancestro común que vivió a ambos lados del mediterráneo hace miles de años o por el contrario representan una migración reciente hacia la península?

Teniendo en cuenta que en Iberia no existe una relación genética (significativa) con Oriente Medio ni con los subsaharianos sino únicamente con los norteafricanos (según dice el propio estudio. En cambio los norteafricanos si que tienen esa relación importante) parece más lógica la primera opción. Lo lógico sería que hubiese un ancestro común entre el sur de Europa y el Norte de África hace miles de años y que posteriormente las migraciones llevasen genes de Oriente Medio y del Sáhara al actual Marruecos sin alcanzar significativamente Europa. Esto explicaría que ambas poblaciones compartan un sustrato común y que al mismo tiempo tengan rasgos claramente diferenciables. Esto explicaría que tanto Iberia como noráfrica tengan una base "caucásica" común pero que los norafricanos se diferencien por haber adquirido unos rasgos más arábigos posteriormente. Aunque no son descartables otras opciones. Sin conocer el origen real de esos genes, todo lo que podamos decir son simples conjeturas.

De todos modos, desde un punto de vista médico es interesante saber que existen un cierto tronco común ancestral entre ambas, sea cual sea su origen. La riqueza de la diversidad humana nos ayudará sin duda a conocer mejor las enfermedades.

¡Felicidades por su página!

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte