Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





Modelos literarios femeninos en “Asomos de luz”, de Concha García

La autora cordobesa ilumina desde su subjetividad a mujeres poetas influyentes


“Asomos de luz” (Amargord Ediciones), de la escritora cordobesa Concha García, es una obra que reúne diversos textos sobre poesía escrita por mujeres; sobre modelos literarios femeninos. Una “rara avis” en el panorama literario español, en el que no son habituales ni los ensayos ni los estudios sobre autoras influyentes para la escritura de otras mujeres. Por Rosa M. Belda.




Un libro de poesía y dos de narrativa es el balance del fructífero año creativo que 2013 ha sido para la poeta Concha García (La Rambla, Córdoba, 1955).

Acaba de ver la luz su último libro de poemas El día anterior al momento de quererle (Calambur, 2013); anteriormente había aparecido publicado su cuaderno, especie de dietario lírico, de un viaje real y a la vez íntimo, La lejanía. Cuaderno de Montevideo, del que también en Tendencias21 daba merecida cuenta la poeta Noni Benegas; y, a principios de año, nos sorprendía con este Asomos de luz (Amargord, colección Candela), una recopilación de diversos escritos, a modo de lecturas, análisis y reflexiones en torno a su poesía, pero a través de la poesía de otras autoras.

La luz de otras poetas

El libro está estructurado en dos partes. La primera la componen una serie de escritos que tienen en común la reflexión sobre la creación propia y los gustos personales, con constantes referencias a otras poetas.

Se trata de textos más personales respecto a los que componen la segunda parte, una recopilación de escritos que dedicó, en diversas publicaciones, a la reflexión y el análisis de la obra de Mª Elvira Lacaci, Ángela Figuera Aymerich, Blanca Varela, María Zambrano, Nancy Bacelo, Juana Castro, Ana Cristina César y Selva Casal, concluyendo con una entrevista realizada a esta última, junto a Silvia Guerra y un texto sobre Chantal Maillard.

Asomos de luz, pese a tratarse de una antología de textos de diversas fuentes, es un libro cohesionado por una voz muy personal y una única reflexión. Como su titulo indica, constituye una obertura, una grieta que deja pasar la luz, evidencia y descubre la influencia, la luz, que han ejercido diversas poetas en el taller poético de Concha García.

Es más, supone una reivindicación de modelos literarios femeninos y, a su vez, la exposición y la construcción de una genealogía personal –“un cajón lleno de fragmentos que brillan” (como titula uno de sus textos)– que recoge todas sus influencias femeninas, las lecturas de obras de mujeres que han sido definitivas y definitorias para su propia poética.

Una “rara avis”

Visto así este libro es ya una aportación valiosísima en tanto que resulta una rara avis en el panorama literario español. No son habituales entre las poetas ni los ensayos, ni los estudios de la propia obra que detallen o describan las influencias de otras mujeres, frente a los abundantes estudios sobre la obra de escritores, que además cuentan con insignes críticos y estudiosos de sus obras y de sus referentes artísticos –por supuesto, estos referentes, siempre de su mismo sexo.

Obviamente, no proliferan este tipo de trabajos sobre las mujeres, a causa de esa anomalía que es la invisibilidad de la mujer en la cultura, harto evidente en ese ir más allá que es la crítica y el análisis de las obras de las escritoras, en general, y de las poetas, en particular. Si es difícil que la poesía escrita por mujeres se haga visible, es todavía más flagrante en el supuesto de considerarla objeto de estudio.

Asimismo este libro es una contribución necesaria, que no debería pasar desapercibida, en esa labor, que todas debemos hacer nuestra, orientada a conseguir que ese “capital simbólico”, como lo denominara Juana Castro, “sea heredado” [1].

En este sentido, la segunda parte del libro deviene un faro que ilumina las sombreadas zonas de la creación poética de las mujeres, sobre la que, de manera constante, dirige la luz la poeta a través de las reseñas, estudios y conferencias en este libro recopiladas.

Es una muestra de su aportación a esa labor que desde hace tiempo lleva a cabo Concha García, junto a otras poetas de su generación y generaciones anteriores, preocupadas por transmitir un canon femenino a las poetas más jóvenes, y a todas las mujeres, porque, como afirmara Juana Castro, a propósito de menciones y premios, pero aplicable a estudios o análisis de sus obras, si las autoras carecen de reconocimientos, no pueden “donar ‘capital simbólico’ a las que vienen después, y es por eso que ellas, las más jóvenes, no reconocen tener ni citan a maestras, madres ni otras referencias femeninas, a no ser las muertas, entre las cuales están las pocas únicas que reconoce el canon” .

La mirada sobre las otras poetas es necesaria para establecer una genealogía femenina que se instaure como canon y forme parte de la educación literaria de nuestra sociedad, que permita acabar con esa anomalía que supone, por poner un ejemplo, los libros de texto que no reconocen a mujeres como una contribución social e histórica ineludible. Los escritos que se recogen en Asomos de luz son un modelo válido, un paradigma posible de esa genealogía necesaria.

La cita de Elaine Showalter que inicia el libro sirve a Concha García para explicar ese marco común de la escritura de mujeres, que no es un estilo, una escritura femenina, sino unos condicionantes externos, sociales, económicos y, sobre todo, políticos, que componen una historia común para ellas.

Pero, además, los escritos de la primera parte, cuyo texto introductorio lleva como título “Todo es poetizable”, son un acercamiento, por los márgenes, a una definición de la poesía, la búsqueda de un sentido. También la poesía de Concha García escudriña la realidad por los márgenes, tantea las grietas por donde “asoma la luz”, situada desde un punto de vista descentrado respecto del punto de vista imperante.

Como diría la poeta Noni Benegas, desde ese “fuera de campo” que señala “la exclusión de las mujeres en el campo literario” [3]. De hecho, esta generación de poetas y sus maestras, nos ha desvelado el poder de transformación del margen. En este sentido, las revelaciones de Concha García sobre su escritura, sobre la forma de situarse ante la propia obra y ante el mundo, esa voluntad de “desvelar verazmente nuestro mundo” (cita a Hilde Domin) que la llevan a indagar en las experiencias comunes que comparte con otras mujeres poetas, es, sin duda, el sentido de este libro, como afirma en el primero de los escritos.

Un reflejo del capital simbólico

Pero estas reflexiones, que podríamos denominar confesiones porque son pensamientos íntimos, porque destilan emoción y lirismo, construyen, asimismo, un espejo donde mirarnos y descubrirnos todas las mujeres, porque la poeta describe, desde sus primeros pasos como escritora, sus reflexiones y sus dudas, su lucha y la rebeldía íntima, el cuestionamiento de los modelos patriarcales que han contaminado inconscientemente nuestra mirada y de los que debemos despojarnos, en la vida y en la poesía; lo que le molesta, las miradas excesivamente sexualizadas; lo que desea, una visión de la realidad común a hombres y mujeres; el dolor por el olvido de las mujeres que, por ejemplo, en “Un paseo entre tumbas” se describe en la imposibilidad de encontrar en el cementerio de Montevideo la tumba de la poeta Delmira Agustini, asesinada por su marido, y sin registro oficial de su muerte; y, también, “un rencor histórico, por qué no decirlo, que se ha ido diluyendo a través de los años, aunque siempre está latente” [4].

A través de poemas y citas de otras poetas, Concha García cerca la definición de la poesía y de aquello que une a la escritura de las mujeres –se echa de menos un índice de escritoras citadas porque sorprendería por el número y la variedad de propuestas poéticas y de generaciones reflejadas– y nos descubre que, a través de un lenguaje propio y la primacía de la voz, es como las escritoras se han hecho visibles.

Finalmente, combate el tópico que asociaba el exceso de lirismo con la poesía de mujeres que, aunque han escrito y escriben sin ambages, sin barreras, sobre los sentimientos, no caen en el sentimentalismo, no cultivan el yo narcisista que parece erigirse en el centro de la poesía actual, sino que indagan en sus propias contradicciones, en la escisión del yo, escriben contra el discurso monológico y unitario, registran el pequeño suceso frente al gran acontecimiento.

Por tanto: “(…) ya no sirve hablar simplemente del amor-desamor, del anhelo o la melancolía. Hay que ir más lejos, llegar hasta la impudicia, saltar de (…) una modalidad sentimental a otra, siguiendo los estímulos exteriores y así decimos YO a algo que en realidad no existe” [5].

Notas:

[1] Castro, Juana, La escritura de mujeres, un capital simbólico que no se hereda. Tendencias21, viernes 21 de junio de 2013. (Texto publicado originalmente en "Mujerarte, Premios Literarios 2012", Excmo. Ayuntamiento de Lucena, Delegación de Igualdad, Lucena 2013).
[2] Idem.
[3] Benegas, Noni, La amplitud de la lejanía en un cuaderno de viaje, Tendencias21, martes 29 de octubre de 2013.
[4] García, Concha, Asomos de luz, Madrid, Amargord ediciones, 2012, pág. 129.
[5] García, Concha, Asomos de luz, Madrid, Amargord ediciones, 2012, pág. 157.


Martes, 7 de Enero 2014
Rosa M. Belda
Artículo leído 1999 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >