Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Nueva normativa para impulsar el Cielo Único Europeo

La reorganización del control aéreo europeo hará más competitiva a la industria aeronáutica


Una nueva normativa aprobada por la Comisión Europea 16 meses antes de la fecha prevista, ha puesto de manifiesto el interés de los Estados miembros por acelerar la implantación del Cielo Único Europeo, que reducirá la gestión del tráfico aéreo a nueve bloques funcionales integrados por diversos países. A partir de 2012, la contaminación se reducirá, aumentará la seguridad aérea, los vuelos serán más cortos y se ahorrarán hasta 3.000 millones de euros anuales. Por Vanessa Marsh.



La nueva distribución del cielo único europeo. Eurocontrol.
La nueva distribución del cielo único europeo. Eurocontrol.
La Comisión Europea aprobó a finales de julio una nueva norma para mejorar el rendimiento del sistema de gestión del tránsito aéreo de la UE, que está considerada como un "paso clave" para la creación del Cielo Único Europeo, cuyo objetivo es racionalizar los servicios de navegación aérea y reducir así el coste de los vuelos en Europa.

El Ejecutivo comunitario adoptó este reglamento 16 meses antes de la fecha prevista, a petición de los ministros de Transporte de los 27, para ayudar al sector de la aviación civil a superar los efectos de la crisis económica y de los daños provocados por la nube de ceniza volcánica procedente de Islandia en abril de 2010.

La norma aprobada fija objetivos a escala comunitaria en materia de retrasos, reducción de costes y acortamiento de rutas y designa un órgano de evaluación de resultados independiente que evalúa y supervisa el rendimiento del sistema. Estas medidas proporcionarán la base legal necesaria para aplicar el cielo único a partir del 1 de enero de 2012.

El paquete de medidas aprobadas tiene como objetivo reducir a la mitad el coste de volar, disminuir un 10% el impacto ambiental de los vuelos y triplicar el tráfico manteniendo la seguridad. El próximo paso, que se dará a finales de año, consistirá en designar a un gestor único para toda la red europea, para garantizar un uso óptimo del espacio aéreo y coordinar la adjudicación de frecuencias y códigos.

Idea desde 1999

En la actualidad, el cielo europeo está dividido en 27 espacios aéreos diferentes, controlados cada uno de ellos por un Estado miembro y gestionado por alrededor de 50 centros de control aéreo.

Esta pluralidad de sistemas de control que las compañías aéreas deben atravesar antes de llegar a su destino aumenta las distancias y los tiempos de los vuelos, siempre condicionados por la intensidad del tráfico aéreo en cada momento. Las consecuencias de esta situación, tanto para la seguridad como para la puntualidad, son negativas.

El proyecto de Cielo Único Europeo se propone organizar mejor el tráfico aéreo (civil y militar) en Europa para hacerlo más eficaz, más seguro y menos contaminante. Según la Comisión, el 10% del carburante podría ahorrarse en cada trayecto, el tiempo de duración de los vuelos se reduciría considerablemente y el ahorro económico de esta reorganización podría situarse entre los 2.000 y los 3.000 millones de euros anuales. La modernización tecnológica implícita en el cielo único europeo se convertiría a su vez en una ventaja competitiva para la industria aeronáutica en los mercados mundiales.

La idea de un cielo único fue lanzada en 1999 para la modernización del tráfico aéreo europeo. La idea es pasar de un espacio repartido en diversos controles aéreos a un control regional ampliado. En 2008, el cielo europeo fue repartido en nueve bloques funcionales de espacio aéreo (FAB), con la finalidad de que entren en servicio en 2012.

Los FAB dispondrán de prerrogativas del conjunto de las estructuras de control actual de los países afectados.

Sentido común

En la actualidad, cada uno de los 27 Estados miembros puede decidir el cierre de su espacio aéreo cuando ocurre algo, concertándose con sus vecinos europeos. Luego informa a Eurocontrol, que coordina la gestión de la navegación aérea. Desde 2012 estas decisiones serán adoptadas en cada uno de los nueve grupos (FAB) con la finalidad de reforzar la cooperación existente.

En todo momento, cada Estado mantiene la soberanía sobre el control de su espacio aéreo y decide por sí mismo sobre las restricciones del tráfico y de las zonas prohibidas para sobrevolar. Puede suceder, por tanto, que en el seno de un FAB las decisiones puntuales no sean homogéneas. Sin embargo, la finalidad será desarrollar una lógica común de actuación y actuar con una visión regional dentro del espacio aéreo europeo.


Nueva normativa para impulsar el Cielo Único Europeo
Nueva normativa para impulsar el Cielo Único Europeo
Qué es el Cielo único Europeo

El Cielo único europeo es una iniciativa comunitaria, encuadrada dentro de los Tratados de la Unión Europea, que pretende reformar la arquitectura del sistema de gestión de tránsito aéreo europeo permitiendo el cumplimiento de las necesidades futuras de capacidad y de seguridad así como con los requisitos medioambientales cada vez más exigentes.

¿Qué objetivos tiene la iniciativa Cielo único europeo?

En la iniciativa de Cielo único se pueden destacar, entre otros, los siguientes objetivos:

* Establecimiento de un marco institucional que permita la participación de todas las partes interesadas en la iniciativa y que abarca el Comité de cielo único (donde están representados los Estados miembros), el Órgano Consultivo del Sector (donde está representada la industria, incluyendo operadores aéreos, proveedores de servicio, etc.), el diálogo social (involucrando a las organizaciones profesionales y de trabajadores en el dialogo social a nivel comunitario) y Eurocontrol.

* Establecimiento de un regulador comunitario con suficientes recursos y autonomía respecto de los diferentes intereses y que defina objetivos ambiciosos o incluso mejore los niveles de seguridad. Este regulador deberá definir las normas de alto nivel y tener mecanismos que permitan garantizar su cumplimiento. Esta función es asumida por la Comisión Europea y en futuro próximo la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA). La existencia de una única autoridad con mecanismos que permitan el obligado cumplimiento, debe permitir la implantación de la normativa y los programas con el compromiso de todas las partes interesadas y sin retrasos.

* Intensificar la seguridad. Los Estados miembros han comenzado a distinguir entre supervisión (realizada por las autoridades nacionales de supervisión) y la prestación de servicios de navegación aérea (realizada por los proveedores de servicio).

* Considerar el espacio aéreo “europeo” como un único elemento continuo, gestionado en aras de la eficiencia global del sistema, empezando por el espacio aéreo superior y de forma coherente con el espacio aéreo inferior. Se ha definido el concepto de Bloque funcional de espacio aéreo (FAB). Un bloque funcional de espacio aéreo se puede definir como un bloque de espacio aéreo basado en exigencias operativas que reflejan la necesidad de garantizar una gestión más integrada del espacio aéreo con independencia de las fronteras nacionales existentes. La actual red de rutas europea, sigue siendo una amalgama de rutas nacionales. El diseño de las rutas es producto en muchos casos, de razones históricas nacionales. Las rutas de los vuelos intraeuropeos son aproximadamente un 15 % menos eficientes que las rutas de los vuelos nacionales. Además, la red de rutas no siempre se ajusta al tráfico europeo. Así pues, las aeronaves deberían usar rutas mejores y más cortas para mejorar la sostenibilidad de la aviación.

* Garantizar un acceso suficiente al espacio aéreo con fines civiles y militares, mediante la aplicación de conceptos como la utilización flexible del espacio aéreo (FUA).

* Estimular la introducción de nuevas tecnologías respetando con absoluta prioridad la seguridad, mejorando la interoperabilidad de las técnicas y sistemas y cumpliendo con los cada vez mayores requisitos medioambientales. La introducción de tecnologías ya existentes permitiría mejoras en el sistema de gestión del tránsito aéreo. Entre estas tecnologías se podrían citar las comunicaciones aire-tierra 8.33 kHz, Voz bajo IP en comunicaciones tierra-tierra, introducción del enlace de datos aire-tierra, utilización de los satélites (GNSS), etc.

* Organizar la participación de las autoridades militares, a través de los mecanismos establecidos en el marco de la Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea (“segundo pilar”) de forma que se consideren los intereses tanto civiles como militares
.

Más información



Miércoles, 1 de Septiembre 2010
Vanessa Marsh.
Artículo leído 4061 veces





Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >