Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Nueva tecnología ecológica para recargar teléfonos móviles

Emplea cartuchos de hidrógeno para alimentar pilas de combustible


La firma SiGNa ha presentado recientemente una nueva tecnología sostenible destinada a la recarga de teléfonos móviles, que fuera desarrollada por el especialista James Dye, de la Michigan State University. Funciona mediante cartuchos de hidrógeno, que proporcionan energía a las pilas de combustible empleadas para recargar teléfonos móviles y otros dispositivos, como por ejemplo ordenadores portátiles y unidades GPS. Por Pablo Javier Piacente.




Un importante avance en el campo de los sistemas energéticos renovables aplicados a la telefonía celular y otros dispositivos electrónicos móviles se ha concretado gracias al trabajo conjunto de la empresa SiGNa y el catedrático en química James Dye, de la Michigan State University. La nueva tecnología utiliza cartuchos de hidrógeno para alimentar a las pilas de combustible empleadas en estos productos.

Para James Dye, el descubrimiento de esta tecnología energética sostenible ha significado un renacimiento de su pasión por la química, luego de una extensa carrera de 60 años. Así lo explica en una nota de prensa de la Michigan State University y en un artículo publicado en el medio especializado Physorg.com.

La nueva fuente de energía “verde” puede llegar a ser muy útil en determinados países del Tercer Mundo, en los cuales la electricidad en los hogares es un verdadero lujo (como por ejemplo sucede en África). En consecuencia, se obtiene una solución portátil, ecológica y rentable para producir la energía que necesitan los teléfonos móviles y otros dispositivos para su recarga.

Todo comenzó con el trabajo en metales alcalinos desarrollado por Dye y su equipo en el laboratorio de la Michigan State University, el cual desembocó en el aprovechamiento del poder del siliciuro de sodio, que es la fuente principal para el nuevo producto de SiGNa.

Un proceso natural

Según explicó Dye, los ingenieros y científicos de la universidad norteamericana han sido capaces de producir siliciuros de metales alcalinos en su laboratorio. Los mismos están hechos básicamente de sodio y silicio que, a su vez, son producidos a partir de sal y de arena. Al añadir agua al siliciuro de sodio se logra generar hidrógeno.

Con el hidrógeno se crea la energía necesaria para las células de combustible, utilizando una fuente natural y renovable. El subproducto, silicato de sodio, es también ecológico y puede hallarse por ejemplo en la pasta dental que se emplea cotidianamente en los hogares de todo el mundo.

Por su parte, SiGNa ha desarrollado una plataforma que produce gas de hidrógeno de baja presión, convirtiéndolo posteriormente en electricidad a través de una pila de combustible de bajo costo. De esta forma, el avance logrado en el laboratorio ha podido trasladarse directamente a una solución tecnológica hoy disponible en el mercado.

Dye explicó que ha estado trabajando con metales alcalinos en los últimos 50 años, y que el objetivo que perseguía SiGNa estaba estrechamente relacionado con su proyecto científico. El experimentado especialista llegó a Michigan State University en 1953, y en consecuencia sus seis décadas de actividad científica fueron determinantes para concretar este descubrimiento.

Jim Dye. Foto: Universidad Estatal de Michigan.
Jim Dye. Foto: Universidad Estatal de Michigan.
Otros desarrollos

El proceso que desembocó en esta nueva tecnología energética renovable para teléfonos móviles ya había sido trabajado por Dye y su equipo en anteriores ocasiones. Es así que usando un proceso similar se logró desarrollar anteriormente una fuente de combustible ecológico para hacer funcionar bicicletas eléctricas.

Esta célula de combustible para bicicletas eléctricas también fue desarrollada por SiGNa, obteniendo rangos de producción energética de 1 vatio a 3 kilovatios y alcanzando velocidades de hasta 25 kilómetros por hora con estos vehículos, durante un trayecto de aproximadamente 100 millas.

Vale destacar que las pilas de combustible de hidrógeno conforman una tecnología limpia, produciendo energía a través de la combinación de hidrógeno y oxígeno en una reacción química. Sus principales ventajas son su carácter silencioso y, sobretodo, que solamente generan vapor de agua como residuo además de electricidad y calor.

Sin embargo, el gran problema del hidrógeno como fuente energética es que no existe aislado en estado natural, por lo tanto no es posible extraerlo de ningún lugar como sucede, por ejemplo, con el petróleo y el gas. De esta manera, para emplear hidrógeno con fines energéticos solamente es posible generarlo en forma independiente.

Las tecnologías actuales resultan todavía inviables para la producción a gran escala, porque consumen más energía que la que se obtiene durante el proceso. En consecuencia, estos pequeños avances tecnológicos resultan vitales para que en un futuro el hidrógeno pueda ser una fuente energética de uso masivo.


Miércoles, 23 de Febrero 2011
Pablo Javier Piacente
Artículo leído 12089 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por tecnologia el 23/02/2011 15:32
la tecnologia es un concepto que, dependiendo de la época de la cual se hable, es más o menos avanzado

2.Publicado por erika el 25/02/2011 19:25
Me parece muy intersante este artículo. Las tecnologías renovables son lo de hoy. Me parece muy bueno que inviertan en este tipo de investigaciones

3.Publicado por César Crespo el 27/02/2011 20:45
creo que el paradigma de generar energía mediante reacciones químicas es algo que ya se hace hoy, y es el problema que tenemos, aunque estas iniciativas generan "Energía Limpia", pero me gustaría que estos esfuerzos estuvieran orientados a cambiar el paradigma energético, de quemar algo para tener energía. quizás nuestra gloriosa tecnología no alcanza para obtener energía de otras formas.
Tal vez ser crítico con nuestro avance puede sonar un poco extraño en un mundo que se alaga solo, que se viste de ilusión y nos dice que estamos en el pináculo tecnológico, con nuestros grandes aparatos inteligentes, me parece que los nuevos tiempos exigen nuevas formas para hacer las cosas, no nos podemos quedar con esta precaria técnica de hoy, cometemos siempre el error de decir que los tiempos viejos fueron mejores, y no nos preocupamos por hacer de este mundo algo mejor para nuestros hijos, cambiar nuestra forma de pensar para superar a los viejos que moldearon este mundo y lo dejaron como está hoy.

4.Publicado por khul el 14/04/2011 00:01
alguien se pregunto cual es el impacto ambiental de la obtención de las materias primas y de la producción de siliciuro de sodio? En caso de que sea viable o considerable la posibilidad de producir siliciuor de sodio a escalas gigantescas para que su consumo masivo... que van a hacer despues con el silicato de sodio? porque no se puede ni enterrarlo ni echarlo al mar. entonces? Si no es renovable, no es ecoligca. Este es un tipico caso de ciencia inmoral y demagogica y de GREEN solo tiene los dolares que SigNa quiere ganar usandola.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 24 de Noviembre 2016 - 10:30 Crean un laboratorio que se pega a la piel