Tendencias 21
Universidad Comillas




Nuevo libro revisa las teorías sobre la diferenciación del ser humano

Carlos Beorlegui sintetiza en su última obra las diversas perspectivas sobre la cuestión, acercando las posturas de religión, ciencia y filosofía


En estos últimos años, las posturas reduccionistas sobre el ser humano parecen dominar el terreno científico y filosófico. Cuando en los años 60 del siglo XX, Desmond Morris escandalizó a muchos con “El Mono Desnudo” y “El zoo humano” abrió una brecha en la interpretación biológica de lo humano. Aportaba nuevos datos a las obras clásicas de Darwin, “La Descendencia del Hombre” (1871) y “La expresión de las emociones en el Hombre y en el animal” (1872). Un libro de Carlos Beorlegui, profesor de Antropología en Deusto, acerca ahora las posturas entre la ciencia, la filosofía y la religión. Por María Dolores Prieto Santana.



Nuevo libro revisa las teorías sobre la diferenciación del ser humano
A partir de los años sesenta del pasado siglo, muchos estudios partieron de la idea de que la visión evolucionista era la clave para interpretar nuestra verdadera naturaleza. Fueron las obras de Desmond Morris, El Mono Desnudo (1967) y El zoo humano las que rompieron los moldes establecidos. Más tarde llegó Edward O. Wilson (con su "Sociobiología una Nueva Síntesis", de 1975, y con "Sobre la Naturaleza Humana" (1979) y otros), y Richard Dawkins (El gen egoísta, las bases biológicas de nuestra conducta (1976), El fenotipo extendido (1982), El Relojero ciego (1986) y otros) los que produjeron una verdadera explosión de teorías sobre la naturaleza humana basadas en el darwinismo.

Wilson intentaba explicar cualquier aspecto humano (agresión, sexo, altruismo, religión…) desde la supervivencia de la especie. El ser humano sería una especie particular de animal que habría evolucionado a partir de otras. Como los aspectos fisiológicos son contiguos al resto de los animales nuestras pautas de conducta también lo serían. La conciencia de la libertad o el libre albedrío no serían más que puras ilusiones y la ética, por tanto, debería pasar de los filósofos a las manos de los biólogos.

Según el profesor Juan Jesús Cañete Olmedo, un heredero de Wilson fue Richard Dawkins, quien ha intentado reducir la cultura a esquemas darwinistas. Para ello, creó el neologismo “memes” con el que designaba las unidades de transmisión cultural o entidades autorreplicativas que se propagaban mediante un proceso de imitación sería por decirlo vulgarmente los genes de la cultura. Nuestra naturaleza biológica se constituiría a partir de la información genética articulada en genes y la cultura por la información acumulada en nuestra memoria y captada por imitación, por enseñanza y que se articularía en “memes”. Se trataría de una auténtica darwinización de la cultura. Este sería el fundamento para defender la tesis de la continuidad entre el animal y el hombre y para propiciar la búsqueda de una protocultura en otras especies zoológicas. La clave sería dejar abierto de tal modo el concepto cultura que pudiese abarcar a determinados fenómenos que se observan en los mamíferos superiores.

Los excesos de la sociobiología

La sociobiología fue una reacción ante las tesis ambientalistas pero terminó cayendo en múltiples excesos. No solo el hombre era devuelto al redil de la animalidad sino que era visto como una especie de saco de “genes” o “memes” que lo determinaban todo. Las críticas ante este atroz reduccionismo de los herederos de Galton o Spencer no se hicieron esperar, sin embargo, a principios de los noventa la psicología evolutiva americana volvió a aplicar nuestros conocimientos biológicos a la explicación de la conducta humana. Podríamos definir este intento como la cara lavada de la sociobiología eliminando los excesos de científicos como Wilson o Dawkins. Más moderados partirían de que las conductas están en parte preprogramadas en los genes.

Los seres humanos, como el resto de las especies animales, tendríamos una facilidad innata para aprender determinadas cosas y establecer determinadas pautas de conducta. Cultura y naturaleza humana serían producto de la evolución biológica. La mente humana sería un mecanismo evolucionado y complejo que se ha venido construyendo y ajustando en respuesta a las presiones selectivas que nuestra especie ha tenido que afrontar durante la evolución. Steven Pinker, autor entre otras obras de La Tabla Rasa (2002), y uno de los principales representantes de la psicología evolutiva, llegará a señalar que la cultura descansa en la circuitería neuronal que realiza los procesos que llamamos aprender. Aquí se habla abiertamente de naturaleza humana, pero no olvidemos, la naturaleza ha perdido toda connotación ontológica. Naturaleza es simplemente el aspecto biológico del hombre, aquello heredado producto de nuestros genes. El reduccionismo biologicista sigue siendo evidente.

Como ha sostenido recientemente Pablo Rodríguez Palenzuela en La lógica del Titiritero (Madrid, 2006), el planteamiento dicotómico entre genes y medio ambiente está viciado de antemano. Obviamente muchas de nuestras características humanas son producto de la evolución, pero ni los genes ni la educación (cultura) pueden tener un protagonismo absoluto, tenemos que huir tanto de la biofobia como de la biofilia. Los genes serían como “propiedades disposicionales” de los individuos, necesitados de ciertas condiciones del entorno para expresarse, lo mismo que la solubilidad del azúcar necesita del agua para manifestarse.

El ser humano tiene libertad, precisamente por tenerla, y no estar totalmente gobernado por lo biológico, es un ser moral. Gozamos además de una destreza lingüística exclusiva. Somos capaces de realizar proyectos previamente reflexionados. Nos abrimos a la contemplación y podemos recrear el mundo en nuestro interior. Todo esto y mucho más nos habla de una especial condición que nos diferencia del resto de los animales de modo cualitativo. ¿Pero qué ocurre cuando inclinamos la balanza, cuando no evitamos la “Caribdis” de la biofilia?

El mejor ejemplo lo tenemos en nuestra casa. Veamos la obra reciente de Jesús Mosterín, La naturaleza humana (2006). Mosterín, siguiendo el modelo de Steve Pinker, propone defender la existencia de la naturaleza humana acudiendo a la genética, las ciencias cognitivas y la psicología evolutiva. Su conclusión es que somos una especie entre las especies animales, lo que nos hace humanos como a los chimpancés lo que los hace chimpancés es el ADN. La naturaleza, tanto la humana como la de cualquier ser vivo, es lo que está determinado ya al nacer, la totalidad de los caracteres anclados en el genoma humano.

“Cultura – segús Mosterín - es lo aprendido, la diferencia entre ambas es el método de transmisión, genético-natural en una y por aprendizaje social en otra”. La diferencia sería entre lo congénito y lo adquirido, entre los genes y los memes, entre lo almacenado en el genoma o lo almacenado en el órgano de la cultura, que es el cerebro. Obviamente lo primero serían los genes, ellos determinarían el hecho de que seamos libres y posibilitarían dar respuesta a los problemas inéditos que van surgiendo.

Aparte de la contradicción lógica (determinar la libertad), es interesante reseñar que desde estos presupuestos se extraen formas de organización óptima: el liberalismo individualista sería la forma político-social que mejor casaría con nuestra genética. También da una cálida bienvenida a las formas de eugenesia liberal, para que nos entendamos: elegir hijos a la carta, según él no habría razones convincentes contra estas prácticas dado que somos productos imperfectos de la evolución biológica. Los planteamientos de Mosterín se expresan muy bien un su artículo El debate sobre la Naturaleza Humana, que fue publicado en 2004.

Habría que añadir que desde los criterios de Jesús Mosterín tampoco hay razones convincentes que cuestionasen una eugenesia determinada por cuestiones políticas. ¿Cómo quedaría la ética? La ética se determinaría por una especie de consideraciones estadísticas (algo así como una de ética de consensos de mayorías). Hechas las anteriores apreciaciones no sorprende su apoyo a proyectos como los del “Gran Simio”, en los que se pretende atribuir el estatuto de persona a ciertos animales superiores. Permítaseme la ironía, ¿también se le puede aplicar la eugenesia liberal a los chimpancés o esto es inmoral?

Al final de "La naturaleza humana", Mosterín nos ofrece un poco de religiosidad panteístico-mística, mezcla de Spinoza y Hegel, veámoslo: "Somos partes del Universo, pero no partes cualquiera, somos (o podemos llegar a ser) partes conscientes del Universo y, por tanto, partes de la conciencia cósmica… (conciencia divina, si así se quiere)… Nuestros pensamientos son chispas divinas, chispas de la conciencia cósmica… cada vez que pensamos en el Universo y nos unimos mentalmente con él, nuestro cerebro se convierte en el lugar geométrico en que el Universo se piensa a sí mismo" (páginas 216, 220).

Pero después de estos efluvios a lo “New Age” no nos engañemos porque para él en el día que tengamos en DVD toda la información sobre nuestro genoma, tendremos en nuestras manos el fiel espejo de nuestra naturaleza individual (página 151). Por mucha pseudomística y mala prosa poética que le queramos poner, la píldora inhumanista es evidente, eso sí, ¡vivan los animales! (1988).

La tela de araña: ¿el reduccionismo o el dualismo?

Dentro de la comunidad científica, filosófica y teológica, los autores se alineaban en dos campos aparentemente opuestos y excluyentes: el campo del reduccionismo biologicista y el campo de los diversos dualismos.

Frente a los reduccionismos, los dualismos antropológicos sostienen (desde los tiempos de Descartes) que en el ser humano existe un factor material y otro espiritual. La res extensa y la res cogitans cartesiana (heredera de un platonismo encubierto) dominó una gran zona de la filosofía y de la teología. Los teólogos se aferraron a esta distinción para salvar la exigencia teológica de la inmoralidad de un principio ínsito en cada ser humano al que llamaron el alma. La defensa a ultranza del alma inmortal, insuflada por Dios desde el momento de la concepción, ha formado parte del imaginario teológico del magisterio eclesiástico.

Los partidarios del reduccionismo suelen aparecer como materialistas y ateos. Y en el campo de las ciencias y de la filosofía parecen llevarse hoy al público tras ellos, y aprovechan (como es el caso de Dawkins) para atacar a las religiones como dañinas.

Por otra parte, los partidarios de los dualismos, con frecuencia gente religiosa, tienen una postura beligerante ante los reduccionismos. Ambos han hecho bastante difícil el diálogo y ha sido más frecuente la descalificación mutua que el intento de concordia.

La posible alternativa

En filosofía siempre han existido posturas superadoras de este aparente conflicto irresoluble entre reduccionismo y dualismo. Las soluciones dialécticas, llamadas luego emergentistas, parecen mostrar un camino de entendimiento entre ambos.

No se habla de un emergentismo sino de muchos, como ha mostrado el profesor Carlos Beorlegui, Catedrático de Filosofía de la Universidad de Deusto. Y no todos los emergentismos parecen satisfacer de igual modo la necesidad de buscar una explicación a la condición humana.

Recientemente, el mismo Beorlegui acaba de publicar un libro que sistematiza y pone al día todos los datos, añadiendo un intento de síntesis que puede satisfacer los deseos de los científicos, de los filósofos y de los teólogos. Este libro lleva por título La singularidad de la especie humana. De la hominización a la humanización. [Publicaciones de la Universidad de Deusto, Bilbao, 2011, Serie Filosofía, volumen 38, 541 páginas].

Gran parte de las reflexiones que los científicos hacen sobre la condición humana tienen, en nuestra opinión, un sesgo excesivo hacia posiciones reduccionistas. La llamada antropología científica, siguiendo los dictados de Darwin y sus seguidores, pretende mostrar que la autorreflexión sobre el ser humano se agota dentro del marco de las ciencias de la vida. La pregunta que se suelen hacer es: ¿en qué nos parecemos a los animales?

El desarrollo de la etología y de la neurología ha ahondado en las respuestas biologicistas como han mostrado muchos antropólogos. Sin embargo, la moderna antropología filosófica ha trocado la pregunta por la siguiente: “¿En qué nos diferenciamos de los animales?”. La pregunta por la “diferencia” remite inmediatamente a la búsqueda de los elementos que marcan la singularidad humana. Lo “humano irreductible” de que habla Imanol Zubero. Recuperamos el viejo debate de la antropología cultural sobre el etnocentrismo y el relativismo cultural y las posibilidades de una alternativa a ambas posturas.

Como afirma Beorlegui en el prólogo del libro que comentamos (página 21): “Estas pretensiones biologistas y reduccionistas representaban un desafío demasiado fuerte como para que no se pudiera pasar por alto. Se ponía en cuestión no solo la legitimidad de la dimensión trascendente de nuestra especie, sino también cualquier tesis antropocéntrica que exigiera de forma inevitable la pertinencia del enfoque filosófico en el estudio del hombre. Se nos planteaban como consecuencia una serie de cuestiones fundamentales por resolver. ¿Son suficientes las aportaciones de las diferentes ciencias de lo humano para dar cuenta total de su peculiaridad y su especificidad? ¿No parece que de ese modo sólo nos quedamos con un amplio abanico de datos sobre las diversas dimensiones que conforman su enorme riqueza de perspectivas? ¿No parece que la propia naturaleza de la pregunta que más nos interesa, el ser y el sentido de lo humano, como mirada unitaria y totalizante que supera lo meramente fáctico, escapa a las pretensiones y posibilidades de lo científico?”.

Desde esta perspectiva epistemológica, un programa completo de Antropología filosófica debiera – en opinión de Beorlegui – comprender tres partes fundamentales: “Una primera, dedicada a labores de fundamentación teórica y encargada de delimitar lo que se suele denominar el estatuto epistemológico de la materia en cuestión; una segunda, de tipo histórico, encaminada a presentar el surgimiento de esta disciplina en su etapa moderna, de la mano de quien se suele considerar el iniciador de la moderna Antropología filosófica, Max Scheler, junto con otros autores de su misma línea, como Plessner y Gehlen, empeñados todos ellos en estudiar de un modo renovado la singularidad y especificidad de lo humano, distinguiendo entre el modo de hablar del ser humano propio, por un lado, de la filosofía del hombre y de las antropologías científicas, y el de la Antropología filosófica, por otro; y la tercera parte se tendría que centrar en el estudio de las múltiples dimensiones existenciales de la realidad humana. Las dos primeras partes de este amplio programa estaban ya presentadas en mi libro Antropología filosófica. Nosotros: urdimbre solidaria y responsable. Quedaba pendiente, por tanto, para un segundo volumen todo el desarrollo de la tercera parte” (página 22).

La Antropología filosófica, como espacio de encuentro

La publicación en 1928 del ensayo El puesto del hombre en el Cosmos de Max Scheler, suele ser considerada como el manifiesto de fundación de la Antropología Filosófica, una nueva disciplina que se emancipa de la antigua filosofía de la condición humana.

En los currículos universitarios españoles no ha sido fácil su introducción. Tal vez pesaba mucho la crítica demoledora que Heidegger hace a Scheler en Kant y el problema de la Metafísica (1929) y las críticas de Ortega y Gasset a los esencialismos de la Antropología filosófica.

La vieja pregunta de Martin Buber (“¿Qué es el hombre?”, 1941) no había tenido respuestas en español. En 1945 se edita el estudio de Cassirer, en 1976 se publicó la traducción de Gevaert; y las de Coreth y la de Gehlen, en 1980. Pero hasta el final del siglo XX no tuvimos una reflexión filosófica sobre el ser humano basada en los datos de las antropologías positivas (Zubiri, 1986, Lorite, 1992; Carlos París, 1994; Masiá, 1997; Laín Entralgo, 1999 y otros más).

Y ya en el siglo XXI, Jonas, 2000; Choza, 2002; Masiá, 2005; Amengual, 2007; Lydia Feito (edit.), 2007; Castro Nogueira, 2008; Prieto López, 2008; San Martín, 2009; Manuel Soler, 2009; Adela Cortina, 2009; Damasio, 2010; Gazzaniga, 2010, Sequeiros, 2011 y otros más).

En 1999, Beorlegui publicó en la colección Deusto su Antropología Filosófica. Nosotros: urdimbre solidaria y responsable (la tercera edición es de 2009). Llega ahora lo que él mismo considera la segunda parte de la anterior: La singularidad de la especie humana. De la hominización a la humanización.

La tarea que Beorlegui tiene por delante, ante este panorama, es la presentación de una Antropología filosófica (en la línea que le corresponde a una reflexión radical sobre lo específico de lo humano) que no puede ser otra que acoger y examinar las diferentes aportaciones que las múltiples ciencias (naturales y humanas) nos van ofreciendo sobre la condición humana, para después reflexionar sobre ellas desde un enfoque filosófico crítico.

Delimitar fronteras epistemológicas entre la ciencia, la filosofía y la religión

El autor desea delimitar desde un principio los ámbitos científicos, filosóficos e ideológicos de esta tarea. “Uno de los errores más extendidos en muchas publicaciones sobre estos temas consiste precisamente en no hacer una buena distinción entre el nivel científico y el filosófico, e intentar sacar conclusiones incorrectas y radicales tanto de la teoría de la selección natural en su conjunto, como de determinadas aportaciones parciales a una ciencia determinada. Pero tan ilegítimo es, como tendremos ocasión de ver, el cientifismo naturalista, que niega la pertinencia de la filosofía en beneficio exclusivo de la ciencia, sin advertir que esas mismas afirmaciones son filosóficas y no científicas, como el fundamentalismo religioso, incapaz también de distinguir entre ciencia y filosofía/teología, descartando dogmáticamente cualquier afirmación de la ciencia cuando no concuerdan con una verdad religiosa deducida de una lectura acrítica de su libro sagrado” (páginas 24-25)

Precisamente, el título del libro por el que al final se ha decantado Beorlegui (y consta directamente que ha consultado a muchas personas), tras no pocas vacilaciones, es La singularidad de la especie humana. De la hominización a la humanización. Hace referencia a la radical condición y ambivalencia biológica y cultural de nuestra especie. “Lo que nos ha hecho humanos es tanto un proceso de evolución que nos entronca con el resto de las especies vivas (hominización), como también el salto al mundo de la cultura, como consecuencia de la emergencia de un sistema cualitativamente nuevo de vivir, el específico de la especie humana, que nos ha permitido desprendernos de los automatismos biológicos para hacernos cargo de nuestra vida e ir conformándola a través de nuestras decisiones libres (humanización)”.

Carlos Beorlegui. Fuente: Universidad de Deusto.
Carlos Beorlegui. Fuente: Universidad de Deusto.
Una tesis humanista que se presente a discusión en la comunidad científica

La tesis que atraviesa este estudio es humanista: entender el ser humano en radical continuidad con el mundo de la biosfera, al mismo tiempo que situado en un nivel singular que lo distingue cualitativamente del resto.

El estudio se ha estructurado en nueve capítulos. En el primer capítulo se presenta y describe el cambio profundo que se produce en la imagen de los humanos como consecuencia de la teoría de la selección natural de Darwin. Se pretende aquí poner un marco a la especie humana dentro de la problemática de la teoría de la evolución clásica, de su síntesis posterior con los avances de la genética, y servir de acercamiento básico a la reflexión filosófica sobre estos puntos.

Pero la teoría darwinista tuvo pronto detractores. Por eso, en el segundo capítulo se recogen algunas de las críticas científicas, filosóficas y teológicas que se han ido vertiendo sobre la teoría de la selección natural darwinista, incluyendo las críticas por parte de los seguidores del llamado Diseño Inteligente.

Los capítulos tercero a quinto tienen una cierta unidad conceptual. Los antropólogos denominan antropogénesis a la descripción y explicación del proceso que lleva de la hominización (el paso biológico dentro de los Primates, hasta el género Homo) a la humanización (la emergencia del nivel de cultura en los Homínidos hasta culminar en el ser humano).

El capítulo tercero (páginas 131-196) describe el proceso de evolución de la especie humana desde el punto de vista filogenético. En este punto, el autor echa mano a los datos de la paleoantropología y de la biología molecular. No trata de exponer un tratado con los últimos descubrimientos, sino dar al lector los resultados de las investigaciones de los expertos, con sus luces y sus sombras. Tal vez la aportación más importante estriba en diferenciar las conclusiones que están asumidas por toda la comunidad científica y las interpretaciones objeto de debate.

El capítulo cuarto (páginas 197-262), aborda las transformaciones genéticas y morfológicas y la cuestión espinosa del sentido (azar, finalidad y contingencia) de la evolución humana. Ciencia y filosofía de reencuentran y los debates interdisciplinares se hacen más necesarios. La frontera clave entre lo humano y lo no humano está en la genética, esto es, el salto mutacional de 24 pares de cromosomas que caracteriza a los póngidos, a los 23 pares que constituye la dotación cromosómica humana. Y la consecuencia de ello es el desarrollo espectacular del cerebro, la postura erguida, la mano prensil y las transformaciones faciales. Las implicaciones filosóficas y teológicas son claras pero metodológicamente no deben mezclarse los planos. Como en otras ocasiones, el tratamiento interdisciplinar es esencial.

La antropogénesis se completa y se enriquece en el ser humano con el proceso humanización. ¿Cómo y cuando los homínidos llegaron a ser humanos? De acuerdo con el método científico, el momento en que el Homo se desgaja de los australopithecos está definido por una serie de caracteres morfológicos y anatómicos que permiten la emergencia de las cualidades mentales, como la autoconciencia, la capacidad simbólica e imaginativa a un nivel considerable, así como de un aumento significativo de la capacidad de construir y manejar herramientas con intencionalidad. De ese modo, emerge el mundo de la cultura, que en opinión del autor, es más que un comportamiento biológico complejo.

El capítulo sexto tiene en sí mismo una autonomía que el autor justifica razonablemente, aunque algunos antropólogos preferirían incluirlo dentro del tercero. Beorlegui trata aquí de la dimensión ontogenética del ser humano, los procesos que se suceden desde la concepción hasta la madurez del individuo. Desde algunos puntos de vista, ontogenia y filogenia, desarrollo y descendencia evolutiva, son aspectos de un mismo proceso (el evo-devo, de la biología evolutiva), y por ello algunos preferirían tratarlos juntos ya que son procesos complementarios y profundamente imbricados. Tal vez por motivos pedagógicos el autor ha preferido separarlos, decisión que respetamos. El enfoque ontogenético tiene implicaciones morales, legales y religiosas que en la actualidad centran los debates sobre el estatuto ontológico y ético del embrión humano. Esta cuestión no solo es relevante en el entorno académico, sino que también lo es en el entorno legal y social.

¿Se puede justificar la singularidad humana?

Los capítulos séptimo a noveno centran su reflexión en resaltar la singularidad del ser humano. En el capítulo séptimo se desarrolla la polémica actual sobre el antropocentrismo y el reduccionismo biológico. ¿Es totalmente singular el ser humano o debe abordarse como un ser vivo más? La ciencia y la filosofía tienen mucho que aportar a un problema interdisciplinar abierto.

En el capítulo octavo se acomete la reflexión en el ser humano de sus dos dimensiones esenciales: la biológica y la cultural. Se presentan las cuatro posturas básicas que sobre esta temática se dan en la actualidad: el naturalismo biológico, el biologismo, el culturalismo dualista y el culturalismo estructurista. Desde una visión abierta y respetuosa a todas las posturas, el autor considera como más consistente y más de acuerdo con los datos de las ciencias biológicas y humanas, la que entiende que biología y cultura no son dos aspectos extrínsecos, sino que “se hallan conformando en el ser humano una estructura única, en la que la cultura se une a la biología, pero reordenándola y absorbiéndola desde el nivel de lo psíquico”. Por tanto, ni la cultura está subordinada a la biología, ni constituye una dimensión tan independiente y autónoma de ella como defiende un cierto tipo de culturalismo dualista. “La especie humana constituye una estructura bio-cultural, que se manifiesta en su ser y en su actuar, siendo nuestra sensibilidad inteligente y nuestra intelección sentiente” (página 28). Una interpretación cercana, como se puede ver, a la filosofía de Zubiri, que no excluye otras posibles explicaciones cercanas a la teoría de sistemas.

El capítulo noveno y último (“Continuidad y ruptura: la especie singular”, páginas 493-510) se presenta como un resumen conclusivo. En él se exponen las conclusiones que se deducen del conjunto de las reflexiones filosóficas del estudio. Con modestia, el autor concluye que los rasgos biológicos y de comportamiento que las ciencias nos aportan sobre la especie humana, suministran apoyo suficiente para defender la singularidad del ser humano dentro del proceso evolutivo.

“Frente a quienes concluyen que las tesis darvinianas habrían demostrado que las tesis humanistas y antropocéntricas han quedado obsoletas, entendemos que los datos científicos, si se interpretan adecuadamente, constituyen un apoyo necesario y suficiente para seguir manteniendo la diferencia cualitativa del ser humano frente al resto de las especies vivas” (página 28).

Conclusiones presentadas con modestia

El propio Beorlegui reconoce que este estudio tan ambicioso no puede aspirar a ser ni totalmente original, ni contener hasta el último dato de cada una de las disciplinas antropológicas sobre las que reflexiona. “Hemos tratado únicamente de aportar los elementos fundamentales para realizar una síntesis suficiente sustentadora de la tesis filosófica que estamos defendiendo sobre la específica y singular constitución esencial de la especie humana” (página 29).

¿Qué es el ser humano?, se preguntaba Inmanuel Kant a finales del siglo XVIII. La pregunta sigue abierta: ¿en qué nos diferenciamos de los animales? ¿Cómo hemos llegado a ser humanos? Son muchos los modelos explicativos vigentes en la actualidad. El autor está abierto a cuantas matizaciones sean necesarias y a dar razón de sus conclusiones. El talante de estas páginas es un ejemplo de apertura al diálogo y a tender puentes con cualquier postura razonable sobre el ser humano.

Una extensa y actualizada bibliografía (40 páginas, y unas 1200 entradas) cierra estas páginas. En ella los lectores pueden encontrar referencias muy diversas (sobre todo en castellano) para seguir reflexionando sobre el misterio insondable de quiénes somos nosotros, los humanos. Los únicos animales capaces de preguntarnos por nosotros mismos.



Martes, 14 de Junio 2011
María Dolores Prieto Santana
Visitas de este artículo: 9458



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Obispo Ateo el 14/06/2011 17:47
No llego a entender qué pinta la teología en la ciencia. Igual el autor lo que pretende es el preimo Tempelton, tan jugoso el. Mas no encuentro otra asociación que posibilite tener en cuenta la teología para plantear ciencia. Bueno quizá el tener cuidado con los fundamentalismos religiosos que tanta ciencia han quemado, claro.
Desde tal punto de vista, la filosofía queda restingida a aquella que se sustenta y desarrolla dentro de la ciencia, toda vez fuera de ella no es ciencia, sino metafísica. Y ya se sabe que los sueños, sueños son.
Por tanto buscar ciencia donde no la hay no es hacer ciencia, sino imaginar. Es bien diferente.
Si, que si filosofar es pensar, dicen los más firmes partidarios del filosofismo. Cierto. Y se puede pensar con fundamento basado en la realidad o se puede divagar sin fundamento. Y eso es lo que olvidan al hacer notar que hacer ciencia es pensar, y que tal cosa es filosofar. Si, es filosofar, mas no filosofistear, que es diferente.
Bien, comprendo la necesidad de los creyentes de encontrar huecos donde agarrarse ante el imparable empuje de la ciencia, es muy humano. Tribal. evolutivo. Mas es también evolutivo eso: evolucionar con fundamento, que es precisamente lo único que podría separarnos del resto de los animales.
Con consciencia somos cinco las especies, hasta la fecha, vivas: Cuervos, elefantes, algunos cetáceos, delfines y los grandes simios, entre los que nos encontramos. Incluso los delfines tienen lenguaje y nombres propios con los que se llaman y responden.
¿que nos diferencia de ellos? ¿las herramientas? no, pues son muchas las especies que las usan y que las crean.
¿La cultura? los animales transmiten cultura a su descendencia.
Parece más razonable pensar que es el desarroloo del comercio lo que nos distingue, a pesar de que también animales lo usan aunque fundamentalmente vinculado al sexo.
Hoy por hoy solo nos distingue la tecnología.
Y ya veremos. ¿imaginais que aparece otra forma de vida a 500 años luz con tecnología?
¿entonces qué nos diferencia del resto?
¿la prepotencia? ¿la filosofía?

2.Publicado por Agus el 15/06/2011 08:55
Vaya, otro ateo de turno, este obispo, que intenta colar la falacia de que los ateos representan la ciencia y la razón y espera que nos traguemos el taco sin masticar.
Estos ateos cientifistas te los encuentras en todas partes, quieren salvar y purificar al ser humano con su pseudo-iluminación atea. Quieren hacernos por fin libres y felices. Quieren una sociedad uniformemente atea. No quieren una sociedad multicultural. Tienen mucho que aprender en cuanto a ser tolerantes, porque por lo que pulula por la red se ve que suelen ser bastante intolerantes y fanáticos y los más propensos a insultar.
El ateismo poco tiene que ofrecer; y si no que se lo pregunten a las tantas víctimas del mismo en estados ateos. Un amigo mío ruso me ha contado bastantes historias sobre lo "bonito" que es el ateismo, cuya intolerancia sufrió.
Y aún así, hay retrógados que se creen que el ser ateo es de inteligentes, lo cual es otra falacia como la copa de un pino.

3.Publicado por leandro el 15/06/2011 11:10
Respeto la opinión del amigo que comenta este post. Pero habría que clarificar qué es lo que entiende por teologia, por filosofía y por ciencia. Esta tríada está más entremezclada de lo que parece. Basta con acudir a la historia de la filosofía. Admiro el que Carlos Beorlegui presenta su libro como una propuesta abierta al debate. Hoy más que nuca vivimos la crisis de las certezas. La teología, tal como la entiendo y la entiende Jose María Castillo en el post anterior no es un conjunto de dogmas sino una racionalización, no exenta de grietas, sobre la experiencia religiosa.. que remite a una reflexión científica y filosófica sobre el ser humano..

4.Publicado por pacobell el 15/06/2011 19:13
No es la primera vez que se mezcla teologia y ciencia .Por la metafisica se puede llegar a la teologia porque existen cosas inexplicables ,por ejemplo las leyes que rigen el universo.Rubia el director del CERN y premio novel de fisica dijo que a medida que profundiza en el universo existen un orden tan perfecto que le resulta inexplicable y no le queda otra que echar mano de la metafisica.Yo tambien llego a esa misma conclusion ,pero a traves de bucear en el fantastico viaje del mundo microscopico y molecular.Esta claro que las moleculas se rigen por unas leyes universales que llevan a una estructura molecular que se hereda que tambien es universal y encima esa herencia la llevan 300 millones de espermatozoides con carcteristicas diferentes si fecunda uno u otro al ovulo y de uno de ellos HE SALIDO YOOOOOOOOOOO.Y disfruto del sol de respirar de comer de los placeres de la vida y con salud .No me digais que no tengo razones para pensar en que tengo que agradecer a la naturaleza o a Dios esta inmensa suerte que he tenido. ¿Como pijo se explica esto? Quien a todo le de una respuesta ,o tiene mucha suerte y es muy inteligente y tiene ciencia infusa o es que es un poco suferficiel al no darse cuenta de donde esta ,no para que ha venido ,sino simplemente donde esta.

5.Publicado por Obispo Ateo el 16/06/2011 12:50
Para Agus: Mucho afirmas, pero nada pruebas. Prejuicios tuyos, se deduce de tus palabras. Propias de un aparente fanático, por cierto.

Para leandro. Ciencia es la que prueba. Metafísica la que se limita a divagar y teología es aquella dentro de la metafísica que divaga respecto de supuestos seres invisibles con superpoderes.

Para Pacobell: Puedes rezarle a la fuerza de gravedad, entonces.

6.Publicado por pacobell el 16/06/2011 22:09
Obispo Ateo.- ¿por que te llamas obispo? Tiene connotaciones religiosas.Bueno obispo ,yo me gustaria pedir a Dios creer mas en el porque la vida es maravillosa y es lo unico que tenemos .Cuando acabe ya no sabemos lo que habra despues.Si creemos en la fisica ,que la energia ni se crea ni se destruye ,igual la vida consiste en que recibimos desde millones de años una informacion genetica que genera en algun lugar de nuestro cerebro un chip que no se destruye ,sino que de alguna manera ,al morir el cuerpo fisico se trasnforma en una pieza mas de algo que crece por ahi y que servira para algo.Por lo demas señor obispo ,pienss lo que creas que yo dire lo que me de la gana que la libertad de pensamiento es lo que nos hace seres independentes y libres en la Tierra.Un saludo a todos.

7.Publicado por Obispo Ateo el 17/06/2011 12:12
Hola de nuevo, pacobell. Bueno, no me llamo Obispo. Lo soy. Soy Obispo Ateo nombrado por la Federación Internacional de Ateos. Legalmente.
¿Tiene connotaciones religiosas? bueno... digamos que tiene más de un significado: del griego επισκοπος epískopos, 'vigilante, inspector, superintendente. En mi caso soy tu Obispo pues todos somos ateos aunque algunos lo seamos de más dioses que otros.
Y si, claro que tienes derecho a creer que eres de alguna forma inmortal. Al cabo somos parte del todo y por tanto no nos destruimos sino que nos transformamos. Eso si. lo sabemos, no perduramos a la vida, claro. Ojalá tuviera todo esto algún fondo con significado inherente. Mas no lo parece.
Un saludo también para ti, fraternal.

8.Publicado por Agus el 17/06/2011 18:19
#5. obispo
No me extraña que seas ateo si juzgas por apariencias y falsas atribuciones.
No hay nada que probar. La prueba es el ateismo mismo y la conducta de los ateos. Si uno sigue serenamente el discurso ateo, ignorando las falacias de distracción y de equivocación, los ad hominems, las frases hechas (son parte de su repetitivo repertorio), los tópicos y otros trucos que lo único que pretenden es un desgaste psicológico, se da cuenta como los ateos se atascan en sus propios argumentos.
Quieren hacer creer que el ateismo es la consecuencia lógica de sus argumentos; pero en realidad ya parten a priori con la premisa de que Dios no existe. Y sobre esa premisa construyen todo su edificio conceptual.
Tambien es muy común en los ateos el uso del efecto acumulativo, del sesgo de autoservicio, del principio de vulgarización y de orquestación, del prejuicio de desconfirmación y del prejuicio de socio, la ilusión de entendimiento asimétrico e incluso apelan al miedo y a las consecuencias.
El todopoderoso "la ciencia dice" es una clase de placebo para ellos, les produce gran tranquilidad.
Es comprensible que traten de cimentar su ideología con muchas explicaciones; pero solo son eso, explicaciones, que al final uno se las cree o no. Ya conocemos su actividad frenética para desacreditar cualquier estudio, ensayo o artículo que no apoye el ateismo y que es enfermiza, casi una obsesión.
Y, finalmente, como dicen que no hay algo como "la verdad", yo me inclino más por la mentira teísta que por la mentira atea.

Tómatelo con calma, obispo; no es buena idea ser un fanatico exclusivista (en el sentido de: solo nosotros, los ateos, entendemos todo mejor, y nadie más). Al final uno se muere y se da cuenta que su fanatismo y su "título de obispo" no sirvió de nada.

9.Publicado por Agus el 17/06/2011 18:50
Se me olvidaba.

Si tu eres un obispo, Dawkins debe ser algo asi como vuestro papa, me imagino. Me gustaría saber ¿por qué hay críticos que le acusan de cobardía intelectual? Y tambien ¿por qué solo suele debatir con oponentes fáciles?

10.Publicado por Obispo Ateo el 18/06/2011 19:11
Vaya, Agus, que lindo y vacío discurso el tuyo. ¿tu crees que tus argumentos pueden sustentarse empíricamente o solo filosoficamente?
Vamos a ver, voy a intentar dar respuesta a tu demagogia:
Críticos ante Dawkins? si... he leído y visto a unos cuantos creacionistas que efectivamente tienen que recoger su bilis tras sus propios pasos. Pero el caso es que el creacionismo y su nuevo intento de "diseño inteligente" se cae por su propio peso. Y lo más gracioso es que en si mismo es un reconocimiento de que solo mediante la ciencia se puede aportar certeza, no con la religión. ¿no es fantástico lo contradictorio de los que le acusan te tal y cual?. Respecto de "oponentes fáciles"... es curioso, pero yo diría que lo que aduce Dawkins para no aceptar debates con magufos es que la ausencia de nivel de sus retantes le aburre y además no está dispuesto a darles publicidad gratuita.
Y bueno, que yo sepa Dawkins, como yo, solo es otro ateo.
¿los ateos, dices, juzgamos por falsas atribuciones y apariencias? supongo que te refieres a las falsas atribuciones y apariencias de los creyentes, evidentemente. Pues claro entonces: juzgamos precisamente por eso a algunos. Normal, ¿no?
¿no hay nada que probar? yo diría que llevais los creyentes milenios precisamente así: sin probar nada. Pero mira que curioso: no solo es así sino que a diario los ateos encontramos que la ciencia demuestra que lo que decís es mera falacia. Los ateos no tenemos necesidad de probar nada, nos limitamos a tachar de mentiroso al que miente. Solo es eso, hombre.
Convengo contigo en que hay ateos meramente filosóficos, como les ocurre necesariamente a todos los creyentes. Mas desde hace unos 50 años la ciencia faculta de pruebas que ahora hacen que los ateos tengamos datos y por tanto ya tengamos la certeza que vosotros seguís sin tener. Solo usáis la demagogia, la filosofía de la retórica... vacía y sin prueba. Por cada filósofo/teólogo que me traigas, hay dos que filosofando dicen justo lo contrario.

Para partir de la premisa de que la deidad existe, dice la ciencia como en todo, hay que aportar cuanto menos indicio y argumentarlo con fundamento científico. Caso contrario te ocurre lo que tu achacas a tu contrario: que hablas de un sofisma. Esto es la realidad y te consta.
¿apelamos nosotros al miedo? jajajajaj. Vaya, es la primera vez que veo un creyente que se piensa que el espejo en el que se mira refleja también al que está del otro lado de éste. Es curioso lo tuyo.
Y si, la verdad es solo un concepto. Tenemos certezas científicas dados los parámetros científicos considerados. Y en base a ellas sabemos que no hay creación, que no hay una mano mágica que creara la vida de lo inanimado, que existe la evolución... Que los textos mágicos que usáis, esos originados en la edad del bronce y luego mil veces retocados... son son fundamento de nada. Ni siquiera testimonio fidedigno de la propia historia.
El ateo constata tales cosas pues son certezas, como certeza es que no existe, por ejemplo, constancia histórica del tal Jesús.
En fin, buen intento que igual te viene bien ante un público devoto necesitado de escuchar negaciones gratuitas ante el imparable empuje de la certeza. Pero lamentablemente fuera de tan reducido e ineducado público, no encontrarás alabanzas ni aplausos.
Un poquito de racionalidad en el discurso te vendría estupendamente.
Un abrazo, indignado creyente. Pero no me culpes a mi de tus fallos y de tu ausencia de prueba. La culpa es tuya que no mía, hombre.

11.Publicado por Agus el 19/06/2011 15:26
Amigo obispo

Primeramente referente a Dawkins:
Dawkins está muy dispuesto al "debate" con pesos ligeros, a conferencias ante muchedumbres amistosas y acepta entrevistas donde le den carta blanca para decir lo que él quiere, sin miedo de ser contradicho. Por eso algunos le califican como blandengue.
Algo muy típico de Dawkins es que cuando aparece un oponente fuerte, él tiene que fabricar razones para evitarlo. Si él se sintiera tan confiado en la evidencia de la evolución, como él afirma, con mucho gusto aceptaría la ocasión para aplastar y poner a esos "repugnantes, ignorantes, estúpidos, incultos, maleducados, peligrosos creacionistas" en su lugar infligiendoles una humillante derrota.
Dawkins ama el predicar ante agradables muchedumbres psicofánticas conformes con sus afirmaciones que no le exponen sus inconsistencias y deliberada estupidez. Mientras, se extiende el rumor de que él es una estrella en el reino biológico, pero es un bufón en las áreas de filosofía y de religión, pretendiendo ser alguien.
Por eso ese Dawkins no quiere debatir con creacionistas, pero malgasta el tiempo escribiendo esencialmente ataques ad hominem (como tantas veces hace) en uno de los libros de Behe. Él habría podido utilizar el espacio para escribir donde está equivocado Behe y destruir sus argumentos.
Dawkins se ve a sí mismo como el héroe de póster juvenil para el "neoateísmo" y todos saben que no acepta debates que perdería y/o le crearían grandes dificultades.

Referente a lo demás que comentas es todo poco más que estrategia defensiva con las típicas consignas ateas de siempre. Confundes retórica con lógica; y tu sabes que el ateismo dogmático y categórico no cumple con los principios de lógica y pensamiento racional y se refuta a sí mismo.
Incluso Hitchens reconoce que en realidad no hay buenas razones para el ateismo.
Kai Nielsen, otro ateo, reconoce que aunque las pruebas de la existencia de Dios fallen, todavía es posible que Dios exista.
Otro ateo, Thomas Nagel, en su libro "The last word" reconoce que él quiere con todas sus fuerzas que el ateismo sea cierto, no quiere que la cosmovisión teísta sea cierta, no quiere que el universo sea así.
Y Russell no afirma dogmáticamente la inexistencia de Dios, solo que no podemos saberlo.
Asi que, obispo, ya ves que ateos más inteligentes que tú son más prudentes, honestos y humildes, y menos dogmáticos y fanáticos que tú.
Y la excusa baráta que ponen muchos ateos de que no tienen que probar nada es por comodidad, así no tienen que mojarse ni se comprometen ni se meten en dificultades. Los ateos pueden negar todo lo que quieran, ya que la carga evidencial yace sobre los teístas. Ese es su salvavidas.

Los que hemos superado el reduccionismo y hemos abandonado esta cienciolatría, este totalitarismo científico, afirmamos directamente y sin rodeos que la ciencia simplemente es incapaz de producir verdades. Las supuestas certezas son efímeras, temporales. La afirmación "sólo la Ciencia puede ser utilizada para determinar verdades" no ha sido comprobada por un estudio científico carente de falacias, ni tampoco puede. La frase misma no es científica, sino un asumido dogmático que responde a una presuposición cientifista.

Asi que, indignado ateo, baja de tu nube y acepta que a los ateos se les puede criticar y poner en duda sin problemas; ni son superiores ni tienen una sabiduría superior.

Un saludo de un escéptico del ateismo.

12.Publicado por Cachi Quaglia el 19/06/2011 20:14
Bueno, parece que los comentarios se han convertido en una discusión entre teistas y ateos, sin comprender que eso no es otra cosa que divergencia de creencias: Unos creen que dios o dioses existen y otros creen que dios o dioses no existen...
El tema de la "singularidad humana" respecto a otros seres vivos no precisa pasar por este maniqueísmo de creencias, ni tampoco por el de ciencia o filosofía, como si fuesen opuestas e irreconciliables.
Si hay alguna "naturaleza" en el ser humano es la del cambio, en sí mismo y en el mundo natural que lo rodea y contiene.
El ser humano no puede adaptarse a la naturaleza como otros seres vivos, pues su constitución biológica-fisiológica-genética lo hubiese condenado a su desaparición temprana, o simplemente a su no aparición.
Entonces, desde su origen y hasta el día de hoy, precisa adaptar a la naturaleza a si mismo, lo que ha conseguido a través del estudio y conocimiento de su entorno natural, incluyendo su cuerpo.
El ser humano no es "natural" desde su origen, cuando los homínidos, trascendiendo su natural instinto de conservación, se aproximaron al fuego, lo tomaron y luego aprendieron a recrearlo.
No se diferencia de otros seres vivos simplemente por ser un "ser social" o cultural, ya que en otras especies también se encuentran claros rudimentos de esta característica.
Tampoco corresponde definir su singularidad por la suposición de poseer un alma otorgada por algún supuesto "ser superior".
Sí podemos diferenciar al humano por ser histórico y construir su historia de generación en generación, en constante modificación y evolución.
El tema daría para bastante más, pero como no se trata de desarrollar una teoría sobre la singularidad del ser humano, dejo las cosas por aquí.

13.Publicado por Obispo Ateo el 19/06/2011 21:34
Agus: cita esos próceres del creacionismo a los que tanto admiras, veamos sus currículums. ¿te parece?
No me extrañaría que si me hablas de teólogos o de meros filósofos sin adecuación científica... hables de metafísicos. Y claro, las discursiones bizantinas son pérdidas de tiempo para tontos. Pero vamos, viendo tu alabanza del creacionismo comprende que tampoco yo te de ningún pábulo: no me gusta perder el tiempo con sofistas ignorantes.

Pero por rematar ante tus comentarios sobre "el verdadero ateísmo"... verás: si es sencillo: solo existe el todo y no hay creación. Eso dice la ciencia. Y que yo sepa ni einstein se atrevió a ir contra las leyes de la termodinámica. Menos los que tu citas.

Cachi: veo que no expones tus creencias del todo. Bueno, comentarte que tus creencias son tan infundadas como puedan ser mis criterios ateos. ¿comprendes?. Si no deseas que se te comente que son creencias, piensa antes de tachar de creyente a un ateo, toda vez tu alegato se vuelve contra ti.

14.Publicado por susana tt el 19/06/2011 21:46
Que bueno leer estos debates sobre un tema donde todos saben antes de empezarlo, que nunca sabran ciertamente quien tiene razon.
Me ha gustado para el fin de semana largo...por que hace mas de 30 años que estudio la vida y costumbres de los grandes simios y da un poco de escalofrios ver nuestras semejanzas, dicho esto respetuosamente para los creyentes, ya sea en uno o muchos dioses.
Tal vez debieramos buscar los puntos entre los cuales diferimos de otros animales que comparten con nosotros el planeta, el que los humanos necesitamos confiar en la existencia de un ser superior. Toda la historia humana nos enfrenta a esa inseguridad y ya sea el Politeismo poblado de dioses "casi" humanos o el Monoteismo de un Dios sagrado y lejano, son una cinta de esperanzas indispensable para soportar la falta de certezas: de donde venimos y hacia donde vamos.
Coincido con Agus, que en los Estados Ateos,( que no es lo mismo con "libertad de culto" ) la vida es insoportable por que aplican un fundamentalismo brutal hacia quienes tienen el derecho humano de elegir creer o no creer.
Pero no hay que olvidar que esto no solo se ha dado en la URSS y otros paises del Sistema Comunista. Tambien se dió en reinos cristianos hasta bastante pasado el medioevo donde se quemaba vivos a los no creyentes... y se sigue dando en aquellos paises y reinos contemporaneos que son Estados Confesionales o sea que el Estado impone una religion oficial y se permite la intolerancia religiosa, hacia otros credos o el ateismo, con penas tan espantosas a quienes violen las leyes religiosas, como la lapidacion.

Gracias por el articulo, que aunque no coincido con las conclusiones del autor del libro, resultó interesante para movilizar las neuronas.
Susana tt.



15.Publicado por Cachi Quaglia el 19/06/2011 22:33
Estimado Sr. autotitulado ""obispo" muy graciosamente:
Acepto sin problemas moverme también con creencias, claro que sí, lo que no quita que la diferencia entre ateos y teistas sea sólo un problema de divergencias de creencias entre los que creen una cosa y creen lo opuesto, ya que ninguno de los dos bandos puede probar que su creencia sea un reflejo de alguna "realidad objetiva", a la que no tienen acceso. No deberías sentirte ofendido con tu término "creyente", que sólo significa que cree en alguna cosa... ¿Y porque no ibas a hacerlo, si debes saber muy bien que no eres el dueño de la verdad, no?...
Salvado este aspecto personal que colocaste, podrías vislumbrar mis creencias leyendo con atención mis colocaciones en torno a lo natural y lo humano, criticando o preguntando humildemente.
Si así lo hicieras, podría usar mi tiempo para ampliar una perspectiva que evidentemente desconoces, a pesar de tu importante título.
Si no fuera así, nada más agrego y te saludo cordialmente.

16.Publicado por Agus el 20/06/2011 10:41
Releyendo el comentario #13 del (pseudo)obispo me hace gracia lo de "adecuación científica". ¿No te referirás a la aplicación del metodo científico, del cual todos sabemos que los ateos hacen uso y aplican de forma fragmentaria, parcial, espúrea y prejuiciosa?
El metodo científico tiene sus limites y solo es aplicable en determinadas áreas, pero en gran parte de ámbitos de la vida y de la realidad es irrelevante. Los ateos, sin embargo, sacan el metodo científico de quicio. Hay muchos asuntos vitales que no requieren ni conocimiento ni método científico.

Yo no tengo la culpa de que el obispo no sea capaz de sustraerse al conductismo fenomenológico-social ateo, de que sea un fundamentalista científico y de que no se de cuenta de que es víctima del behaviorismo científico. El empirismo científico no es más que la sirena del behaviorismo.
El ateismo como postura psicosocial se cree que observa objetivamente la realidad y por ello es un psicofraude.

17.Publicado por Obispo Ateo el 20/06/2011 14:08
Susana TT: si, no cabe duda que los totalitarismos son malos tengan el color que tengan, aunque calificar dictaduras totalitarias personalistas de corte comunista como "estados ateos" resulta quizá excesivo. Al cabo los estados comunistas lo que hicieron/hace es compbatir los poderes terrenales y es obvio que las iglesias lo son. personalmente entiendo que el laicismo es la única opción y que todo lo que sea adjetivar el laicismo implica totalitarismo pro parte de quien predomine en base a tal adjetivo. Dentro de los valores, la moral y la ética que compartimos hoy y que escritos están en la Declaración Universal De Los Derechos Humanos. En ellos tenemos todos derecho a creer o a no creer. Y obligaciones cuales son el defender los derechos de todos. De ahí que no quepa otra opción en ésto que el laicismo así como por ejemplo el sexismo, el clericalismo o la homofobia sean delitos de lesa humanidad.

Cachi: muy humildemente recono9zco que no existe un mayor grado de certeza que el que proporciona la ciencia y que la metafísica no es prueba de nada. De ahí que aceptar la deidad resulte acientífico.

Agus: tu agresividad ateofóbica y procreacionista te dibuja desde tu primer comentario. ¿Muchos aspectos de la vida no requieren del método científico?... bueno, si no te preocupa equivocarte si, tendrías razón.

18.Publicado por Agus el 20/06/2011 14:54
¿Qué es lo que nos quieren vender? ¿Que los ateos tienen el monopolio de la interpretación de la realidad, o sea, que solo los ateos son realistas? ¿Que penetran en la realidad más profundamente que cualquier otro?¿Que tienen el conocimiento objetivo de la realidad? ¿La identificación ciencia-ateismo? ¿El materialismo reduccionista? ¿El monismo materialista? ¿El panteismo? ¿El holismo? ¿Los dogmas del positivismo lógico?
Me parece que ni ellos mismos lo saben definir con exactitud y claridad, o no quieren. Intentan mantener un status ambiguo, brumoso, difuso, evasivo, jugando al blanco móvil para ofrecer un blanco lo más reducido posible y comprometerse lo menos posible para escabullirse de dificultades.
Los "próceres" que mencionas no son solo creacionistas; hay biólogos, lógicos, filósofos analíticos, psicólogos, físicos, independientemente de si son de tendencia evolucionista o creacionista.
Si al ateismo le quitas su odio al teismo y a la religión, que es su principal motivación y razón de vivir, no le queda nada; es un absurdo.
En cuanto al desprecio y ridiculización hacia los creyentes eso tiene más motivos emocionales que racionales.
En cuanto a lo que comento en #8, el obispo no hace más que corroborarlo continuamente y no ha refutado ni una sola de las facetas que observo en los ateos. Lo que sabe decir son expresiones como "que lindo y vacío discurso" o "tu demagogia" o "jajajajaj" y son observaciones que no se pueden tomar en serio. Quiza ni entiende en que consisten todos estos defectos de argumentación.
El ateismo ha sido refutado muchas veces, pero hay una falacia que consiste en ignorar o no entender cuando algo ha sido refutado, es la ignoratio elenchi.

Ateo, tomatelo todo con humor y filosofía. Todos somos iguales y estamos metidos en el mismo barco y podemos criticarnos mutuamente. Todos somos como pulgas sobre un perro discutiendo de quien es el perro.
Por eso coincido con Cachi Quaglia en que te perjudica tu altivez atea y deberías ser más humilde.

19.Publicado por pacobell el 20/06/2011 16:34
Obispo has triunfado macho

20.Publicado por Cachi Quaglia el 20/06/2011 18:35
Chau señores y señoras: Veo que continúan no interesándose en el contenido de la nota, sino en la discusión de sus creencias sobre la existencia o no de algún dios y repitiendo siempre lo mismo, con mayores o menores artilugios lingüísticos, propio de pseudointelectuales de cualquiera de las creencias.
A mi me interesaba el tema en sí de lo que nos caracteriza y distingue como seres humanos y no meramente naturales... Pero como veo que ese tema no es relevante para los discutidores, me retiro del debate con mis mejores deseos de Paz, Fuerza y Alegría para todos.
Por favor, no me respondan más, pues no tendré el honor de leerlos.

21.Publicado por Agus el 20/06/2011 19:08
#17. obispo
El comentario de Susana tt no tiene nada de excesivo. En muchos estados comunistas, tanto del pasado como actuales, si no tienes la cartilla de socio del partido comunista no tienes derecho a muchísimas cosas, pierdes tu trabajo, te quitan los hijos, te encarcelan, te torturan. Y la condición para poder tener la cartilla era/es ser ateo. Porque en estados comunistas ser comunista es inherente a ser ateo. Y si no te hacías ateo lo tenías crudo. Y lo sé de primera mano. Y lo saben las víctimas de los interrogatorios de la KGB.

Y si niegas/ignoras eso, no sé en que mundo vives.

No soy ateofóbico, pero estoy hasta las narices de que los ateos denigren, insulten, ridiculizen siempre que pueden y tienen ocasión a los creyentes. ¿Pero por quién os tomáis? ¿Qué os creéis?
Si lo mío es ateofobía, ¿lo tuyo qué es? ¿teofobia? ¿creyentefobia?


22.Publicado por pacobell el 20/06/2011 19:58
Cuachi Quaglia,yo se que lo vas a leer .Mira va por ti o,usted como prefiera.Los humanos nos distinguimos de los animales en que a diferencia de ellos tenemos capacidad observadora independiente.Creo que la vida no nos distingue en absoluto de los animales en cuanto a fisiologia ,pero si nos distingue en los matices con que usamos nuestros sentidos y sobre todo como los procesa el cerebro segregando endorfinas y algunas olas suaves de placer .Ahora escuho a Giovanni de Mozart y llevo toda la tarde aqui sentado husmeando internet porque lo que me satisface escuchar a Mozart. Hacia mucho que no podia hacer esto porque tenia que centrarme con un master que hago,y cuando salia de trabajar solo tenia deberes ,pero al fin siento el placer de tener mi ocio.Estoy convencido que en los foros hay que aceptar a todo el mundo y todas las opiniones ,y si quiere ser mas selectiva no entre ,pero no excluya a nadie aqui porque todas las opiniones tienen razon,incluida la suya.Termino recordandole a San Juan de la Cruz con su "No me mueve mi Dios para quererte el cielo que me tienes prometido ni el infierno tan temido ,solo me mueve el amor hacia ti" Eso es tener suerte porque se mueve por amor .El temor desgraciadamente nos hace querer un mas alla con una gloria para nosotros y aceptando un infierno para los injustos o canallas,pero ¿por que no tenemos bastante con vivir nuestra propia vida simplemente aceptando lo que somos? y intentando hacer el cielo en vida y evitar el infierno mientras vivimos?

23.Publicado por susana tt el 21/06/2011 00:38
Hola se fueron todos...solo aprovechando que nos "conocimos" queria compartirles una pagina WEB sobre un libro que estoy leyendo...tal vez les guste.
saludos coridales y Gracias a Tendencias por prestarno su "linving" para esta charla
Adios
su
http://www.fontem.com/novedades/ver/3086.html
Julián Barbour, autor del libro "El final del Tiempo" explica ¡ el Tiempo es una ilusión.?


24.Publicado por Maria Dolores el 21/06/2011 09:09
Muchas gracias por los comentarios al post. Creo que el debate sosegado y el contraste de perspectivas enriquece (aunque nunca agota) la hondura del misterio del ser humano.

25.Publicado por Obispo Ateo el 21/06/2011 16:50
#18 Agus: Por mi parte no pretendo vender nada. No vivo de ningún creyente. Los ateos pretendemos meramente exponer nuestro punto de vista, solo que es inmediato que los creyentes reaccionesn en contra ofendidos por atrevernos a cuestionar sus creencias. Dime ¿que pinta la teología en la ciencia? Nada. La teología es justo la antítesis de la ciencia. Respecto del resto de tu alegato... pero vamos a ver: ¿tu te has leído? aduces una serie de afirmaciones gratuitas sin fundamento alguno. ¿pretendes que se te rebata lo que no se sino bilis? Caramba, da motivaciones y lo mismo se te puede responder. Imagina que yo me dedico a exponer sin fundamentarlo que si los creyentes tal o cual. Lo único que has mostrado es odio, no razón. Y no: el ateísmo no es odio al teísmo, es simple negación. Por otra parte el anticlericalismo no es odio a la religión sino autodefensa contra el clericalismo. Y es que no pinta nada la religión en el estado, como sabes.
Dices que el ateísmo ha sido muchas veces refutado. ¿cuando? ¿en la edad media con los principios de Sto. Tomás?

#21 Agus: Yo no soy comunista. Pero si se de movimientos orquestados desde el vaticano en países comunistas destinados a desestabilizar. Y Ortodoxos. No es un secreto que tales infiltraciones se han realizado como no es un secreto que las religiones organizadas tienen el criterio de instaurar su creencia como forma de gobierno y modo de moral. Por tanto son un riesgo para un estado dictatorial salvo que tal estado dictatorial se ampare en la religión, como en los casos conocidos de Pinochet, Franco, Videla y tantísimos otros. Normal que un creyente sea un sospechoso en tales circunstancias nada deseables y por completo combatibles. Dudo que encontremos un sistema mejor que el democrático con clara separación iglesia-estado. Es mas, por democrático yo entiendo algo mejor que un voto cada varios años... la autogestión sea quizá un mejor sistema y menos proclive a corruptelas, eliminando en gran medida a los políticos. ¿no sería más razonable que tu y yo tengamos que entendernos a que tu o yo nos alternemos gobernando contradictoriamente?
En fin, podríamos hablar del Maccartismo también o de esos estados democráticos en apariencia pero gobernados con criterios religiosos que puedes encontrar en Europa, que no hay que irse al mundo islámico para verlos.

Finalmente aporto al debate un par de enlaces que igual son interesantes:
Amor: http://www.hechosdehoy.com/perdona-vida-mia-yo-no-te-amo-con-el-corazon-te-9404.htm
Cerebro: http://amazings.es/2011/06/20/tu-inconsciente-cuenta-mas-de-lo-que-piensas/
Cristianos olvidados: http://es.wikipedia.org/wiki/Rebeli%C3%B3n_Taiping
Moral: http://lacomunidad.elpais.com/apuntes-cientificos-desde-el-mit/2011/6/16/desactivar-neuronas-interferir-juicios-morales


26.Publicado por susanatt el 22/06/2011 08:39
Estimado Obispo, fui a una de la paginas que generosamente compartiste referida al tema de Desactivar neuronas etc...y me parece bien intresante . Me interesa la Neurociencia.
Gracias.
susana tt

PD: y te dire Obispo,que si lo piensas tranquilo, entenderas lo que intente decir cuando hable de la semejanzas que existe entre los Estados Totalitarios Ateos en los cuales se prohibe la practictica de TODAS las religiones Donde se cierran los lugares de culto como igesias, pagodas, sinagogas, etc. Caso concreto, la URSS, la Camboya de Pol Pot,la actual Corea del Norte, Cuba, China de Mao y un poco hoy mismo en Tibet...donde puedes advertir que no difieren de los Estados Confesionales, en donde UNA sola religion es parte del Estado y se acepta, legalmente, la intolerancia religiosa.
O sea solo se acepta un solo Dios como UNICO y se persigue otras religiones y a los ateos...
La obligatoriedad es ser practicante compulsivamente : Ejemplo, los Reinos cristianos donde la Inquisicion era parte del poder estatal y el Tribunal que aplicaba el Derechos penal a quienes inclumplian preceptos religiosos...estaba manejado por autoridades eclesiasticas.
Un ejemplo actual son los Estados o Reinos islamicos donde la ley penal del Esado rige los comportamientos religiosos...
Coincido con tu idea que lo mas logico y "humano" es la democracia, o elmenos peor de los sistemas que hemos descubierto... O sea un Sistema en el cual Estado y Religion estan separados y cada ser humano tiene el derecho pleno a practicar el culto en cuyo dios o dioses crea.
O ningun culto si prefiere el ateismo pleno.
A mi me impacto un poco cuando fui a India, algo que conocia como su creencia en muchos dioses incluido Ganesha, pero que verlo en sus rituales es diferente, ya que el politeismo de ellos, es extraño en un pueblo culto y con tan especial avance de la tecnologia.
Pero justamente me gustó en India encontrar vigente la diversidad de religiones y dioses y rituales!
Saludos coridales
Susana tt

27.Publicado por Agus el 22/06/2011 10:42
¿Pero que te pasa, ateo? ¿Es que no se puede criticar el ateismo? Ni que fuera perfecto y la respuesta/solución final para todos los problemas e interrogantes de la existencia. El ateismo ni es perfecto, ni es infalible, ni es irrefutable.
Que mal encajas las críticas, muchacho.
Quizá tu "no vivas de ningún creyente", pero te puedo hacer esta observación: Mucho pitorrearse de los creyentes, pero cuando un ateo tiene problemas va corriendo a pedir ayuda a un creyente, porque que buenos son los creyentes, y luego ni se lo agradece. Lo he visto muchas veces.
Me reprochas que lo mio es bilis, odio. ¿Eres consciente de lo que dices? ¿Si quieres ver bilis, mala educación y odio de lo más soez, visceral y chabacano de verdad date una vuelta por blogs/foros ateos?
¿Qué puede uno pensar cuando ve consignas como "acabemos con los creyentes", "vamos a por ellos", "estos asquerosos creyentes"?
¿Qué pinta la teología en la ciencia? ¿Y qué pinta la ateología en ciencia?
Queréis exponer simplemente vuestro punto de vista. Y en esa exposición siempre entra la denigración, ridiculización, insulto del creyente, ¿curioso, verdad? Como dije antes, basta ver tantos blogs y foros ateos.
Dices "imagina que yo me dedico a exponer sin fundamentarlo que si los creyentes tal o cual".
¿Acaso no lo hacéis? ¿No os regocigáis en los defectos y errores de los creyentes? Yo lo experimento muchas veces, incluso en la familia.

Pinochet, Franco. ¿Y Stalin, Mao, Pol Pot, Castro, Hitler, Kim Il Sung, y otros? Ya sé que me dirás que son argumentos manidos. Pero tambien tu los usas.
El ateismo sin más aún pasa, pero cuando ya deriva en antiteismo y se pretende imponer una sociedad completamente atea, sea en nombre de lo que sea... que quieres que te diga. Porque eso es lo que queréis, ¿no? Una socialización total del ateismo, poder y hegemonia mundial, el único -ismo.
Estoy de acuerdo contigo con lo de la democracia y el abuso de poder, sea este en nombre de la religión o de lo que sea.

La 5 vías de St. Tomás han sido refutadas, me dirás. ¿Te refieres al pueril y sarcástico intento de Dawkins? Incluso un estudiante de filosofia vería los fallos; y no digamos ya un experto tomista. Y ese juego podría seguir eternamente. "Tu me refutas y yo te contrarefuto". En última instancia se refutaria si acaso a Santo Tomás como falaz, pero aún así puede Dios existir. La existencia de Dios es posible, pero eso a muchos les molesta, no les interesa, quieren con todas sus fuerzas que sea imposible.
No hace falta recurrir a Santo Tomás; es suficiente un análisis lógico y racional, sin nisiquiera recurrir a argumentos teístas, para descubrir las inconsistencias, aporías y paradojas de la postura atea, y tu lo sabes, muy en tu fondo lo sabes.

A medida que va avanzando esta tertulia se hace evidente por los comentarios ateos, lo inconsistente, cínica, mentirosa que es la postura atea. Y siempre el doble rasero.
Un buen exponente de ello es el llamado "manifiesto ateo", un cúmulo de falacias, prejuicios, especulaciones, acusaciones y demagogia, que en su aspiración de acabar con la religión y los creyentes muestra gran similitud a los deseos y aspiraciones de Marx y Engels con su odium fidei.
Y luego, para hacer parecer que son tolerantes te salen con lo de la Declaración de Derechos Humanos, y de que no son tan malos, que son buenos, que respetan a todos y más bla, bla, bla.

Afirmaciones que pretenden apelar a la ciencia y sentencias grandilocuentes como "la ciencia dice", "la ciencia ha hablado" no nos impresionan.
El que dice algo es un científico o un grupo de científicos. Un científico solo observa, percibe y asimila datos y luego establece hipótesis y deduce cosas. Ese científico tiene ya previamente una cosmovisión, un paradigma selecto y una ideología. En consecuencia, tiene un criterio ya sesgado de antemano y comete muchas veces falacias de petición de principio. Por eso, "Dios no existe" es una hipótesis, una deducción; no es un hecho. La sentencia "Dios no existe" es de por si inadmisible e imposible, porque un negativo no se puede probar ni demostrar, según los ateos, y por lo tanto, mucho menos hacer de ello un dogma. La existencia de Dios, en realidad, no se puede probar ni refutar. El "Dios no existe" no es verificable. Pero por afirmar o negar, cualquiera puede afirmar o negar lo que quiera. Cualquier persona puede negar cualquier cosa. Cualquiera puede decir "nada es verdadero", y luego marcharse a comer un sandwich de jamón falso y queso imaginario en pan de trigo de mentiritas. Un día pudiera darse cuenta de que si "nada es verdadero" y por tanto "todo es falso", entonces también es falso que "nada es verdadero", y luego llega a la conclusión de que no ha comido y aún tiene hambre.

El ateo saldrá con lo de que la fe, la creencia es una ilusión del cerebro. Pero entonces lo mismo la increencia es una ilusión del cerebro, un fallo o defecto neuronal.
Tambien te dirá que si no aceptas sus argumentos es porque eres un ignorante, un descerebrado. Tienes que creer a pies juntillas todo lo que te dice.
O, como pasa en estados ateos, si "hablas de Dios te quitamos tu trabajo y te encarcelamos".
O, "un creyente es muy peligroso, puede cometer un atentado".
Apelan al miedo o a las consecuencias.

"¿Muchos aspectos de la vida no requieren del método científico?... bueno, si no te preocupa equivocarte si, tendrías razón. " dice el ateo.
Si los ateos fueran tan buenos con el método científico no se equivocarían. Pero la realidad es otra; no creo que haga falta mencionar equivocaciones, errores y fracasos que tiene un ateo, y no solo ateo, cualquier humano, por mucho método científico.

No es bueno ningún absolutismo, ni integrismo, ni totalitarismo, ni fundamentalismo, sea ateo, sea científico, sea religioso. ¿Esto lo admites, no? Porque de otra manera haces del ateismo una religión, pues hay ateos muy fanáticos.
Te aconsejaría que en vez de criticar tanto "la religión" y los creyentes, fueras critico contigo mismo y el ateismo. Porque por cada defecto que encuentres en un creyente, yo te encuentro tres en un ateo.

Un saludo y perdona por la extensión del comentario, y que sepas que no te odio.


28.Publicado por Obispo Ateo el 22/06/2011 22:29
Susana TT: si, eso propongo yo y la propia DUDDHH: el laicismo. Que cada quien tenga la creencia o increencia que prefiera, sin que tal actitud se traslade de forma ninguna a lo que es de todos: el estado y los ámbitos compartidos. Y si, el ateísmo también está avanzando bastante en la India. Su politeísmo al final es la libertad de tener uno de sus dioses: teniendo tantos millones de dioses prácticamente hay uno para cada uno
.
Agus: de verdad, dices una cosas tan absurdas que no se. ¿un ateo en problemas va directo a un creyente a pedirle ayuda? ¿seguro? En mi caso es al contrario, la verdad. ¿a ti rte han ido ateos a pedirte tu sabio consejo? Francamente, me extrañaría mucho. Yo si busco consejo lo hago con expertos o gente inteligente.
Lo de muchacho... seguramente si te lo ahorras mejor, toda vez es probable que pueda ser tu padre por edad.
Hablas de comentarios de algunos ateos. En fin, no te voy a citar a los padres de la iglesia como contrapunto pues si no los conoces... mal vamos, creyente. Pero baste mencionarlos como justificación a la reacción defensiva de algunos ateos. Por mi parte si pido expresamente el laicismo y empujo los derechos humanos es evidente que no me posiciono pidiendo la quema de iglesias. Por otra parte esas instalaciones pueden usarse como bibliotecas en lugar de quemarlas tontamente.
La ateología en la ciencia no pinta nada salvo en lo tocante en que se basa en ella y por otra parte llama la atención de que religión es la antítesis de la ciencia. Hace lo que debe hacer: quitar dogmas de donde no caben.
Me hablas de muchos foros ateos que te molestan. A ver: yo no voy a tus templos a rezar, no vengas tu a nuestros grupos a pensar. Es sencillito de entender. ¿pretendes ir a evangelizar y sales trasquilado? pues hombre, si no sabes dónde te metes, no lo hagas.
CItas personajes dictatoriales famosos, a cual más cruel. Stalin fue seminarista, si mal no recuerdo. Y Hitler, católico. Sigo haciéndote ver que esos dictadores no han sido ateos dictadores, sino comunistas dictadores. No es igual. Franco hizo una cruzada así denominada por el Vaticano.
Argumentos teístas y filosofía... contraargumentos.. claro, la filosofía es lo que tiene cuando es metafísica: que nada prueba, solo divaga. Si el universo es infinito no hay creación, Es sencillito de entender.

La ciencia no es una postura personal, hombre: es un compendio de cosas probadas, lo cual no es dogma pues es falsable. Fálsalo si puedes, claro. Aunque no puedes. Por eso dios no existe proviene de la hipótesis de dios. Si tal dios se describe como bueno... pues ya Epicuro lo desmontó. Si es todopoderoso... lo desmontó Homer Simpson al mostrarte cómo no es capaz de crear un donuts tan grande que luego no pueda comerse. Y ya saliendo de la metafísica, el creador solo atrasaría el problema pues... ¿de dónde sale el creador? Menos mal que el universo es infinito y por tanto no tiene ni principio ni fin, Ergo... demostrado que no, que ese dios del que tu hablas no existe, claro está.
Dices que el ateo saldrá aduciendo que la fe es una recreación del cerebro. Pues si, saldrá con ello pues es un argumento probado por la ciencia. Es lo que hay.
Yo a un inculto no le llamo descerebrado, le animo a aprender. Por eso no te llamo descerebrado y trato pacientemente de responder a tus falacias de manual
Y si, el dogma es malo venga de donde venga. Por eso es mejor que des págulo a lo que no es dogma: a la ciencia.
Yo tampoco te odio a ti. Solo me defiendo de ti

29.Publicado por José el 23/06/2011 19:14
Discutir de creencias no lleva a ninguna parte. Porque no se ha llegado a ellas de una forma racional.
De lal misma manera no podemos llevar a una creencia a otro por un método racional. Por tanto discutir no nos lleva a ningún punto en común.
En cambio la experiencia sí nos permite tener un punto de partida. Por ello toda experiencia merece ser tenida en cuenta si se puede volver a repetir por uno mismo o por los demás.
http://madrid.iacworld.org/://

30.Publicado por Cubano-Americano el 09/10/2011 17:01
Obispo-Ateo..solo con ese nombre es una ofensa y agresion a los creyentes..yo no soy ateo..sopy agnostico..pero todos los medios que permitan al ser humano pasar por esta transitoria vida..sean boenvenidos!..La ciencia sabe mucho menos de lo que parece..hay muchas mas preguntas que respuestas..por lo qu ela ciencia no tiene la ultima palabra..nadie la tiene..lo que es una verdad "cientifica probada ahora" alcabo de los anos se prueba que fue una mentira..o se enfoco de un aspecto sin elemtos suficientes..estamos sumidos en una ignorancia increible pues el mundo..universo..creaccion del ser humano o formacion del ser humano..estamos aun en Pampers.por lo que hacer conclusiones sin elementos objetivos comprobables ser superficial..sobre Dios..ha sido util ..tanto que si Dios no hubiese creado al hombre...entonces el hombre creo a Dios a su imagen y semejanza...wharever..e; cpncepto Dios ha sido util para lagunos o para muchos...who knows it??..quien lo sabe...Se puede exponer sus pensamientos sin descalificar..cuando se hace ..marca el limite de sus argumentos.....o raciocinio..

31.Publicado por jesus valle ortiz el 17/04/2012 01:37
una semblanza magnifica, aleccionadora y magistral, desde los griegos, tal vez antes, los seres humanos se esfuerzan por hallar la verdad, por encontrar respuestas e iluminar la negrura infinita de la ignorancia...todos los intentos y caminos son válidos....
todas las respuestas son interesantes, son parte de la mísma evolución humana...

32.Publicado por Josue el 28/01/2013 02:53
La pregunta por la singularidad humana no resulta grandiosa. Eso es obvio. Tambien hay una singularidad de los perros, las vacas y los leones. Quien lo niega? La pregunta procede por enfrentamiento para caer en un error muy tipico de ciertos posmodernistas: la busqueda de la diferencia. Sin embargo no puedo encontrar diferencia mas que en un fondo de semejanzas. Darwin nunca nego lo caracteristico de lo humano, lo que se propuso hacer fue mostrar que eso caracteristico en lo humano derivaba de un conjunto de capacidades trabajda por la seleccion natural a travez de la historia natural, unas capacidades que muy bien pudieron ser otras.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >








Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico


Artículos más destacados en TR