Conéctese Regístrate


21/11/2014

Tendencias 21
Coddii




Nuevos pasos hacia el “polvo inteligente”

Minúsculos sensores digitales unen el mundo físico con la informática


Recientes investigaciones computacionales basadas en sensores apuntan hacia el nacimiento de una nueva generación de dispositivos inalámbricos, cada vez más pequeños y autosuficientes, que podrían revolucionar el mundo de las telecomunicaciones. El llamado "polvo inteligente" serviría, por ejemplo, para controlar la temperatura y humedad de un hospital, o para alertar sobre posibles desastres naturales como terremotos. Por Elena Higueras




Corpora TMOT. Fuente: everystockphoto
Corpora TMOT. Fuente: everystockphoto
Corpora TMOT. Fuente: everystockphoto
Corpora TMOT. Fuente: everystockphoto
Científicos de universidades y empresas están desarrollando pequeños sensores digitales que, diseminados por todo el mundo y conectados a redes informáticas de gran alcance, serían capaces de transformar la manera en que nos relacionamos con nuestro entorno. Al menos eso es lo que se desprende de un análisis publicado en el diario estadounidense The New York Times.

Podría parecer una visión sacada de una película de ciencia ficción y sin embargo está cada vez más cerca de convertirse en una realidad palpable. Algunos ambiciosos proyectos de investigación aproximan el concepto de “polvo inteligente” a las rutinas de la sociedad de la información. Pero, ¿qué es esto del polvo inteligente?

El término en inglés “smartdust”, introducido por el profesor de la Universidad de California Kristofer Pister en 2001, designa una red inalámbrica de minúsculos sensores microelectromecánicos, robots o dispositivos que pueden detectar, controlar y medir no sólo el movimiento, sino también la temperatura, la contaminación química o los cambios biológicos. De este modo, pueden usarse para gestionar el consumo energético de un edificio, para alertar del mal estado de construcciones como puentes o carreteras, e incluso, para detectar cuando maduran o se echan a perder ciertos productos comestibles en el mercado.

Cada dispositivo está compuesto por sensores, circuitos que computan, tecnología de comunicaciones sin hilos bidireccional y una fuente de alimentación. Tradicionalmente las baterías han sido el principal quebradero de cabeza para los investigadores. Tanto es así que un ingeniero de Intel Labs en Seattle, Joshua Smith, llegó a afirmar que para albergarlas en lugar de polvo, “los nódulos del sensor tendrían que ser del tamaño de pomelos”.

Sin embargo, esta barrera energética parece estar difuminándose a pasos agigantados. El propio Smith participa en un proyecto que pretende ampliar el volumen de trabajo potencial que pueden manejar los sensores y la distancia a la que se pueden comunicar sin baterías. Su investigación se basa en la tecnología comercial para la identificación a distancia RFID, a la que se suma un acelerómetro (instrumento diseñado para medir aceleraciones) y un chip programable. Todo concentrado en solo unos milímetros de espacio.

“Un sistema nervioso central para la Tierra”

El año pasado, Hewlett-Packard comenzó un proyecto llamado Central Nervous System for the Earth, una iniciativa que prevé integrar un billón de sensores del tamaño de una chincheta por todo el mundo en los próximos 10 años. En un comunicado publicado en noviembre de 2009, los investigadores de HP anunciaban que habían desarrollado sensores con acelerómetros que eran hasta 1.000 veces más sensibles que los detectores de movimiento comerciales utilizados en Nintendo Wii o en ciertos teléfonos inteligentes.

Sin embargo, estos sensores inteligentes, podrían plantear un dilema ético sobre las enormes posibilidades de uso que ofrecen. Los servicios secretos de todo el mundo ya los utilizan pero su extensión a otros ámbitos y fines quizá supondría una intromision ilegitima en la privacidad de los individuos. En 2008, Tendencias 21 publicó la noticia del nacimiento de una nueva tecnología de Identificación por radiofrecuencia llamada Nox Defense, un sistema de vigilancia que permite esparcir tags o etiquetas RFID del tamaño de granos de arena en cualquier lugar, persona u objeto, para controlar sus movimientos. El invento fue un encargo del FBI (la Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos), aunque muchas empresas se plantean la posibilidad de extenderlo al sector empresarial para prevenir robos.

Mucho más que un móvil

Algunos investigadores han encontrado en la telefonía móvil un gran aliado para el trabajo de campo. Los celulares son eficaces recolectores de datos, cada vez más potentes y mejor equipados, con cámaras, GPS, acelerómetros y conexión a Internet. Científicos del Centro de Redes Sensoriales Embebidas de la Universidad de California en Los Ángeles saben y ya han comenzado a incluirlos en sus “cajas de herramientas”. Uno de los proyectos en el que están inmersos tiene que ver con el transporte. Recolectan el tiempo y datos de localización que se introducen en bases de datos web para calcular el impacto ambiental de un individuo y su exposición a contaminantes. Otro trabajo, en cooperación con el National Park Service, utiliza una aplicación del smartphone para identificar, fotografiar y rastrear el avance de plantas invasoras que pueden desplazar a las especies locales y debilitar la biodiversidad.

El bajo coste de los cada vez más pequeños sensores digitales está precipitando la revolución del “polvo inteligente”. En palabras de Peter Hartwell, investigador senior de los Laboratorios HP, “el bajo coste de los sensores está abriendo la puerta a un uso generalizado que une el mundo físico a la informática como nunca antes”.


Elena Higueras
Martes, 2 de Febrero 2010
Artículo leído 7619 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Alejandro Álvarez Silva el 03/02/2010 12:16
Parece un tema de ciencia ficción (¿1984?). Como siempre expresamos, es hora de que la sociedad en general pueda controlar los posibles "peligros" de la tecnología de forma eficiente. Es algo que propugnamos, entre otras cosas, en el Blog "Simbiotica". Saludos:
Alejandro Álvarez

2.Publicado por di el 18/02/2010 20:55
Uno se puede volver un poco paranoico pensando en el "polvo inteligente": en vez del ojo enorme del Gran Hermano billones de ojos miscroscopicos:)

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >