Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Ochenta y cinco personas poseen la misma riqueza que la mitad de la humanidad

Oxfam internacional denuncia la desigualdad creciente en el contexto del Foro Económico Mundial, que se celebra esta semana en Davos


Esta semana se celebrará en Davos la asamblea anual del Foro Económico Mundial, en el que participan líderes empresariales, líderes políticos internacionales y periodistas e intelectuales. En este contexto, la ONG Oxfam Internacional ha presentado un informe que denuncia la desigualdad creciente entre pobres y ricos en el mundo, y hace algunas recomendaciones. Entre ellas, valentía política para frenar la influencia de la riqueza en la gobernanza de los pueblos.




Esta semana (entre el 22 y el 25 de enero) se celebrará en Davos la asamblea anual del Foro Económico Mundial ‎, que reúne a los principales líderes empresariales, los líderes políticos internacionales y periodistas e intelectuales selectos, para analizar los problemas más apremiantes que enfrenta el mundo.

La desigualdad económica del planeta es uno de estos problemas: la brecha crónica entre los ingresos de los ciudadanos más ricos y los más pobres fue señalada por el informe Global Risks 2014 del propio Foro Económico Mundial en 2013, como “la segunda mayor amenaza mundial de los próximos 12 a 18 meses”.

En este contexto, la ONG Oxfam Internacional ha presentado el informe Gobernar para las élites. Secuestro democrático y desigualdad económica, que se difundirá en Davos, con la esperanza de que los participantes en el Foro Económico Mundial realicen los compromisos necesarios para contrarrestar el avance de la desigualdad en el mundo.

Erosión de la gobernanza democrática

El informe de Oxfam pone de manifiesto que la desigualdad económica extrema es perjudicial y preocupante por varias razones: además de ser moralmente cuestionable, puede repercutir negativamente en el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, así como multiplicar los problemas sociales. Asimismo, agrava otro tipo de desigualdades, como las que existen entre hombres y mujeres.

En muchos países, la desigualdad económica extrema resulta además preocupante debido a los efectos perniciosos que la concentración de riqueza puede acarrear para la equidad en la representación política.

Cuando la riqueza se apropia de la elaboración de las políticas gubernamentales secuestrándolas, las leyes tienden a favorecer a los ricos, incluso a costa de todos los demás. El resultado es la erosión de la gobernanza democrática, la destrucción de la cohesión social y la desaparición de la igualdad de oportunidades.

Datos alarmantes

Como consecuencia de la magnitud del incremento de la concentración de la riqueza, de la monopolización de oportunidades, y de la inequidad en la representación política, casi la mitad de la riqueza mundial actual se encuentra en manos de sólo el 1% de la población, denuncia Oxfam.

Así, la riqueza de ese 1% de la población más rica del mundo asciende a 110 billones de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la mitad más pobre de la población mundial.

Asimismo, la mitad más pobre de la población mundial posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo; y siete de cada diez personas viven en países donde la desigualdad económica ha aumentado en los últimos 30 años. En países como España, las 20 personas más ricas poseen una fortuna similar a los ingresos del 20% de su población más pobre.

La necesidad de valentía política

Oxfam teme que, si la desigualdad económica extrema no se controla, sus consecuencias podrán ser irreversibles, dando lugar a un “monopolio de oportunidades” por parte de los más ricos, cuyos hijos reclamarán los tipos impositivos más bajos, la mejor educación y la mejor atención sanitaria. El resultado sería la creación de una dinámica y un círculo vicioso de privilegios que pasarían de generación en generación.

Para evitar esta situación, en primera instancia, deben adoptarse “soluciones políticas valientes que pongan freno a la influencia de la riqueza en la política”.

Asimismo, Oxfam hace un llamamiento para que las personas que participan en el Foro Económico Mundial de Davos se comprometan a no utilizar paraísos fiscales para evadir impuestos ni en sus propios países ni en otros países en los que invierten y operan; no utilizar su riqueza económica para obtener favores políticos; respaldar una fiscalidad progresiva sobre la riqueza y los ingresos; o exigir a los gobiernos que utilicen su recaudación fiscal para proporcionar a los ciudadanos asistencia sanitaria, educación y protección social universales, entre otras.

En el terreno de la política, Oxfam recomienda que se apliquen medidas como establecer como objetivo mundial en todos los países la eliminación de la desigualdad económica extrema; una mayor regulación de los mercados, para así fomentar un crecimiento equitativo y sostenible; y poner freno a la capacidad de la población rica para influir en los procesos políticos y en las políticas que mejor responden a sus intereses.

Descargar el Informe Oxfam 2014

informe_oxfam_2014.pdf Informe Oxfam 2014.pdf  (780.36 Kb)


Lunes, 20 de Enero 2014
Redacción T21
Artículo leído 4815 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Fernando el 22/01/2014 14:13
El titular habla por sí solo. Quiero añadir que, para evitar caer en una lectura simplista que culpa a unos pocos y nunca a uno mismo, probablemente mucho más de la mitad de la población mundial ambiciona estar entre ese 1%, y lo ambiciona por encima de todo, su proyecto de vida, directa o indirectamente, tiene un trasfondo lujoso a su manera, a la manera de cada uno. En caso contrario los anuncios de coches, por ejemplo, serían ininteligibles porque las vidas que se muestran en ellos no son las nuestras, hacemos un esfuerzo simpático. Es fácil pensar en el pobre de solemnidad que vive en una región devastada y que no tiene ni oportunidad de soñar con salir de su pobreza y, con ello, convencerse de que mi sugerencia de asociar la desigualdad con la unidireccionalidad de muchos de nuestros actos es falsa. Simplemente es lo que veo, desde mi singularidad pero inserta en el mundo, en España concretamente, una zona agraciada del mundo. Es la ambición y el medir el éxito por el dinero lo que une a muchos. No tengo inclinaciones utópicas ni sueños de igualdad formal de todos los hombres, haría falta muchísima ingeniería social y grandes borrados de realidad, pero sí me sorprende que la moneda casi siempre cae del mismo lado. Los valores éticos no tienen fundamento racional; la virtud, de medirse, para muchos, muchísimos, solo parece poder fundarse en la riqueza, y valores estéticos asociados a ella, entonces todo vale, todo se convierte en un medio para alcanzar un único fin. Algo no me cuadra cuando yo sí que puedo sentir la injusticia, sentir el amor desinteresado, sentir lo que pierdo si tomo una decisión fundada en mi lucro personal únicamente (tiempo de ocio, libertad de obrar en mi trabajo, etc.), en resumen, sentir aunque sea de modo informe el dolor de millones de personas miserables, sentir ya en mí realidad cotidiana el abismo de la desproporción de lo que dice este artículo, pero no puedo comunicar de un modo preciso, sin pérdida de sentido, la existencia lógica y racional de esa sensación a otros.

2.Publicado por Andres el 23/01/2014 12:09
hola, creo que el calculo del penúltimo párrafo esta mal hecho y puede que repercuta en el titular de la noticia si seguiste los calculos a partir de ahi.....dice:

¨ Así, la riqueza de ese 1% de la población más rica del mundo asciende a 110 billones de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la mitad más pobre de la población mundial ¨

solo Carlos Slim, Bill Gates y Amancio Ortega tienen más de 110 billones de dolares (73+67+57 Billones respectivamente) y 3 personas son menos que el 1% XD

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte