Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Para ecolocalizar objetos como un delfín hay que oír muy bien las altas frecuencias

Un estudio define lo necesario para determinar la posición de cosas, a partir solo del eco que producen


La capacidad de algunas personas para utilizar los ecos para determinar la posición de un objeto de otro modo silencioso, del mismo modo que lo hacen los murciélagos y los delfines, requiere una buena audición de tonos altos en ambos oídos, según una nueva investigación de la Universidad de Southampton (Reino Unido).





Uno de los experimentos. Fuente: Universidad de Southampton.
Uno de los experimentos. Fuente: Universidad de Southampton.
La capacidad de algunas personas para utilizar los ecos para determinar la posición de un objeto de otro modo silencioso, de manera similar a los murciélagos y los delfines, requiere una buena audición de tonos altos en ambos oídos, según una nueva investigación de la Universidad de Southampton (Reino Unido).

El estudio, publicado en Hearing Research, descubrió que localizar un objeto escuchando ecos, sin mover la cabeza, requiere una buena audición a altas frecuencias y en ambos oídos. Esto se basa en una investigación publicada en 2013 por el equipo del Instituto de Investigación en Sonido y Vibración (ISVR, por sus siglas en inglés) de la Universidad, que demostró de manera concluyente que algunas personas videntes y ciegas podían usar los ecos de esta manera. Lo que no estaba claro hasta ahora era la importancia de la audición de alta frecuencia en ambos oídos.

Daniel Rowan, autor principal del estudio, dice en la nota de prensa de la universidad: "Sabemos que la audición de ecos son muy importante en la vida cotidiana de algunas personas ciegas. La pérdida de audición, como la asociada con la edad, por lo general reduce la audición a altas frecuencias en ambos oídos. Algunas personas pueden desarrollar sordera en un oído. Queríamos tener una idea de cuánto afectaban esas formas particulares de pérdida de audición al uso de ecos para localizar objetos: nuestros resultados sugieren que afecta mucho".

Experimentos

Los investigadores llevaron a cabo una serie de experimentos con personas videntes y ciegas. En el último de ellos, se preguntó a las personas con visión si un objeto (en este caso un tablero de fibra de densidad media) estaba a la izquierda o a la derecha de ellos.

El experimento utilizó una técnica de "espacio auditivo virtual" creada originalmente en la cámara anecoica de ISVR, uno de los lugares más tranquilos de la Tierra, pero reproducida para los participantes con audífonos especiales.

Resultados obtenidos

Este método permitió a los investigadores eliminar pistas de audio y no de audio sobre la ubicación del objeto que no están relacionadas con ecos, tales como los sonidos y el movimiento del aire asociado con el posicionamiento del objeto.

Los sonidos fueron manipulados de diversas maneras, simulando la pérdida de alta frecuencia auditiva y sordera en un solo lado, y se revisó cuidadosamente que las personas no estuvieran encontrando maneras astutas de utilizar los ecos con una oreja. La gente podía localizar el objeto con precisión, pero sólo si tenían una buena audición de alta frecuencia y en ambos oídos.

Rowan añade: "Los servicios de audífonos tienden a centrarse en lo bien que una persona puede escuchar el discurso. Nuestra investigación indica que esos servicios también tienen que tener en cuenta si alguien necesita escuchar ecos en su vida diaria. Por ejemplo, puede ser que necesiten audífonos en ambos oídos, a pesar de la tendencia emergente de sólo cubrir uno".

El trabajo se está ampliando a detectar objetos utilizando el movimiento de cabeza para mejorar la localización de los objetos. El resultado inicial indica una conclusión similar. Una aplicación web será lanzada más avanzado el año para que la gente pueda realizar los mismos experimentos que los investigadores, y ver si pueden "hacer de murciélagos".

Biosonar

La ecolocación o ecolocalización para determinar la ubicación de objetos, a veces también denominada biosonar, fue demostrada por vez primera en 1938 en murciélagos, y consiste en la emisión de sonidos al entorno para interpretar los ecos que generan los objetos a su alrededor como respuesta a dichos sonidos, y de esta manera situarlos en el espacio.

Además de los murciélagos, la ecolocación existe también en otros mamíferos, como los delfines y el cachalote; y en algunos pájaros, como los vencejos.

Referencia bibliográfica:

Daniel Rowan, Timos Papadopoulos, David Edwards, Robert Allen: Use of binaural and monaural cues to identify the lateral position of a virtual object using echoes. Hearing Research (2015). DOI: 10.1016/j.heares.2015.01.012.


Lunes, 11 de Mayo 2015
Redacción T21
Artículo leído 1168 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria