Tendencias 21
Universidad Comillas




Para probar la consistencia de la realidad es necesario dar un salto metafísico

Matemáticas y religión, un libro sobre nuestros lenguajes de signos y símbolos


Las matemáticas son insuficientes para probar la consistencia de la realidad. Es necesario dar un salto metafísico, explica Javier Leach en su libro Matemáticas y Religión. A su entender, la necesaria apertura de los lenguajes formal y científico supone una buena posibilidad para que los lenguajes de la metafísica y la religión propongan ideas acerca de por qué el mundo es tal cual. Ahora bien, las reflexiones teológicas no pueden ser independientes de los resultados científicos y matemáticos. Por Manuel Béjar.



Para probar la consistencia de la realidad es necesario dar un salto metafísico
Las matemáticas desempeñan un rol especial en la capacidad del hombre para comunicar su visión de la realidad. Está clara la función de las matemáticas en ciencia. En su libro Matemáticas y Religión, Javier Leach ofrece además una interesante perspectiva acerca de cómo las matemáticas pueden conducirnos hacia la metafísica de la realidad. Se trata de una obra que guía pedagógicamente al lector a través de las dimensiones del lenguaje y sus respectivas imágenes del mundo: formal, científica y metafísica.

La habilidad del hombre para entender los distintos tipos de lenguajes humanos facilita la formulación de las grandes cuestiones metafísicas de la realidad. Ante un mundo en trepidante cambio, el lenguaje de las ciencias se ha revalorizado y las matemáticas han conquistado una posición de frontera en el arte de comprender coherentemente ciencia, filosofía y religión.

Sobre el autor


Javier Leach es director de la Cátedra CTR (Universidad Comillas) desde su creación en 2003. Estudió teología en Frankfurt después de finalizar estudios avanzados en matemáticas. Actualmente, es profesor de lógica y matemáticas en la escuela de ciencia computacional en la universidad Complutense de Madrid.

Además de su indiscutible formación académica, Leach ha promovido la organización de interesantísimos seminarios y exitosos congresos internacionales en ICAI sobre apasionantes temas de la materia, el cosmos, el origen de la vida y su evolución, el cerebro y la conciencia, el sentido de la tecnología y los programas energéticos, las religiones y sus teologías, así como de la racionalidad, el pensamiento y la formalización matemática.

Matemáticas y ciencias naturales


Las matemáticas se han consolidado como el principal lenguaje de las ciencias naturales. Sin embargo, matemáticas y ciencias naturales representan dos tipos diferenciados de lenguaje. Las matemáticas hacen referencia a los objetos de la mente y las ciencias a los objetos de los sentidos. El lenguaje matemático es más puro y abstracto en sí mismo, mientras que el lenguaje de las ciencias naturales destaca por ser representacional, es decir, referido a las sensaciones.

Las ciencias no pueden reducirse a una estricta formalización matemática, ni las matemáticas a la pureza de la lógica formal. La intuición está presente en el quehacer matemático. El sueño de Hilbert de reducir las matemáticas a la pura lógica terminó en las pesadillas de las paradojas de Frege-Russell. Luego, lógica formal y matemáticas no son lo mismo. Existen intuiciones lógicas y matemáticas inseparables de la experiencia sensorial. Las ciencias, además, usan el lenguaje representacional en sus modelos de la realidad.

La pureza del lenguaje matemático carece de la potencia necesaria para describir la realidad última. La lógica no trasciende la subjetividad humana. Existen lógicas distintas a la propuesta bimodal de Aristóteles: verdadero o falso. La pluralidad de lógicas parece contradecir la pureza del método formal. Supuesta esta subjetividad formal es razonable incluir un lenguaje simbólico que, sin ser puramente lógico, puede ser consistente.

Lenguaje metafísico


La metafísica trata la realidad última. Las ciencias asumen la existencia de la realidad. La metafísica indaga en la racionalidad y consistencia ontológica de la realidad, así como de la posibilidad epistemológica de conocerla. En última instancia se pregunta por qué existe el ser en lugar de nada. El lenguaje metafísico es distinto del científico o matemático. Es el lenguaje simbólico para describir las causas absolutas de la realidad.

Referirse a lo último en matemáticas es pensar el infinito. El infinito puede pensarse en referencia a la construcción ilimitada de objetos que se suceden lógicamente formando una serie potencialmente infinita. Aunque no sea posible construir el final de la serie, en su conjunto puede pensarse que la serie es infinita en acto. Cantor demostró que es imposible referirse a un infinito absoluto, pues siempre existe la posibilidad ilimitada de un transinfinito que, lógicamente tampoco puede ser construido.

La realidad del infinito trasciende las fronteras del mundo físico y, en consecuencia, infinito es una palabra propia del lenguaje matemático y metafísico. A diferencia del lenguaje matemático, la confirmación de las proposiciones metafísicas no requiere solo de la validez de la demostración según un sistema deductivo formal, sino también de la confirmación de su existencia ontológica.

Orígenes de las matemáticas

Los lenguajes formales, científicos y metafísicos se solapan complementariamente. La facultad humana para preguntarse por la realidad metafísica evolucionó a la par del desarrollo cultural matemático. El tránsito histórico desde el origen de la abstracción numérica hasta la presente formalización lógica-matemática, aconteció lentamente durante unos 2500 años de desarrollo teoremático y una reciente naturalización de las matemáticas al servicio del lenguaje científico.

Leach distingue seis estadios hasta la aparición de las matemáticas hacia el 500 a.C.: i) lenguaje para describir las intuiciones numéricas, ii) abstracción numérica y geométrica, iii) representación de las relaciones numéricas, iv) cálculo numérico, v) conocimiento teoremático, vi) concepción del infinito.

A través de restos arqueológicos se puede distinguir la creciente formalización y abstracción del lenguaje matemático, así como el origen de diversos sistemas de numeración y los sistemas deductivos para la demostración de teoremas. Aunque el concepto de infinito es anterior, solo alcanzó consistencia matemática con los trabajos de Cantor en 1918.

Más allá de Euclides

Los Elementos de Euclides son el mejor ejemplo de estabilidad estructural y consistencia en las matemáticas de la Grecia clásica. Durante siglos ha sido un tratado matemático de referencia. Sin embargo, es matemáticamente posible ir más allá de Euclides, en busca de la frontera final: crear un sistema comprensivo y formal suficiente para describir coherentemente cualquier relación. Con este fin, las matemáticas han tratado de formalizar toda la verdad. Y, en consecuencia, a probar la consistencia, completitud y decidibilidad de los sistemas matemáticos.

Un caso paradigmático en el proceso de formalización es el origen de las poco intuitivas geometrías no-euclídeas. Lo que Euclides incluyó en sus Elementos como el quinto postulado independiente de los otros, resultó ser un realmente un postulado independiente e innecesario, pues de su contrario también se sigue una nueva geometría consistente no-euclídea.

Fue Klein quien demostró que la consistencia de la geometría de Euclides implicaba la consistencia de la nueva geometría no-euclídea descubierta por Lobachevsky. Hilbert ligó matemática la consistencia de las geometrías a la de los números reales. Poco después Gödel demostró que no se puede demostrar la consistencia de la aritmética desde dentro de la propia aritmética. Y, en consecuencia, se exige una pluralidad de sistemas que manifiesta la creciente complejidad de la formalización matemática.

En realidad, algunos sistemas matemáticos no son completos y algunas cuestiones no son decidibles. Hay excepciones de la infalibilidad matemática que hacen que algunos problemas sean últimamente irresolubles y sea necesario abordarlos desde una pluralidad de sistemas matemáticos que, en última instancia, depende de las preferencias relativas a sujetos de conocimiento. Los teoremas de incompletitud e indecidibilidad nos impulsan al convencimiento de que es imposible construir una metafísica absoluta.

Lenguaje, realidad y religión


A pesar de su limitación, el lenguaje matemático nos permite hacer predicciones de la realidad. Sin embargo, la realidad no se deja atrapar integralmente por las matemáticas. Los sistemas caóticos son un ejemplo ilustrativo. En el fondo, las matemáticas son insuficientes para probar la consistencia de la realidad. Es necesario dar un salto metafísico.

El significado del lenguaje científico no es puramente formal pues está referido a objetos físicos de la realidad. Los símbolos científicos adquieren matices semánticos distintos en distintas ciencias. La pluralidad de los sistemas matemáticos y el carácter abierto de las ciencias nos permiten tratar con legitimidad la cuestión metafísica. ¿Cuál es la naturaleza última de la realidad?

Leach considera que la metafísica y la religión pueden dar respuestas consistentes al enigma último de la realidad. A su entender, la necesaria apertura de los lenguajes formal y científico supone una buena posibilidad para que los lenguajes de la metafísica y la religión propongan ideas acerca de por qué el mundo es tal cual. Ahora bien, las reflexiones teológicas no pueden ser independientes de los resultados científicos y matemáticos.

Reconciliando ciencia y religión

Como creyente, Leach reconoce haber descubierto a Dios a través de la figura de Jesús. Y a Jesús a través del conocimiento del mundo. Así, su religiosidad le ha movido a saber más del mundo, porque más conocimiento científico del mundo podría refutar ideas equivocadas de su religión. De este modo, matemáticas y religión complementan asimétricamente su visión global de la realidad. Se puede hacer matemáticas sin teología, pero no teología sin matemáticas y ciencias.


Artículo elaborado por Manuel Béjar, de la Cátedra CTR.


Bibliografía

LEACH, J. (2010), Mathematics and Religion. Our Languages of Sign and Symbol (Templeton Press, Conshohocken).





Martes, 15 de Febrero 2011
Manuel Béjar.
Visitas de este artículo: 5454



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Aurelio Grande el 15/02/2011 11:15
Veníamos más o menos bien hasta que llegando al final del informe, hace su aparición el preconcepto condicionante; que como siempre , pone el caballo detrás del carro - ir de las conclusiones a las premisas, no es lógicamente correcto; aun cuando el sistema de creencias así lo indique. Hablar de ciencia, que obviamente incluye las matemáticas, además de filosofía y de religión, cuando ya se ha tomado partido, no es una actitud racional y no es un camino conduce a la verdad.

2.Publicado por Joaquín Gonzalez Alvarez el 15/02/2011 15:51
Formidables las palabras con las cuales finaliza Manuel Béjar su artículo;pueden tomarse como exordio en los mejores tratados sobre el diálogo ciencia-religión.

3.Publicado por Angel Losada el 15/02/2011 18:46
Totalmente de acuerdo contigo Aurelio. Por muchos articulos de este tipo que leo con gente que pretende sacar alguna conclusión teológica de las matematicas, mas me doy por convencido de que ciencia y religion mantendrán un divorcio permanente hasta que la primera acabe con la segunda.

SAludos.

4.Publicado por Burton el 16/02/2011 02:19
Efectivamente, como dice el autor, se puede hacer matemáticas sin religión, pero creo que se equivoca cuando dice que no se puede hacer religión sin matemáticas.

De hecho la religión ha sido desde los albores de la Humanidad y hasta el día de hoy un sistema de creencias irracionales, un enorme abanico de fantasías indemostrables en las que ha cabido prácticamente de todo sin necesidad del concurso de las matemáticas, excepto en la práctica de la contabilidad para administrar los bienes materiales de las religiones institucionalizadas...

Me resultan penosos y patéticos los intentos febriles de estos nuevos teólogos por amalgamar ciencia y religión, y siempre me quedo estupefacto cuando alguien en calidad de científico proclama a los cuatro vientos su fe en un dios concreto. No digo que no deba tenerla, está en su derecho, pero son aproximaciones a la realidad que, juntas y equiparadas en valor en el mismo personaje público, producen unos vociferantes y abominables chirridos cósmicos cuyas ondas reverberan hasta el mismísimo trasfondo del fondo de microondas, en donde se ubica en realidad el olimpo del absurdo más absoluto... me explico ¿no?

5.Publicado por Aurelio Grande el 21/02/2011 20:21
Bueno, podemos efectuar cualquier crítica acerca de la legitimación o no de las religiones, pero creo que tacharlas de irracionales es ir demasiado lejos, desde luego, para la razón; porque resulta que verdadera o falsa, la creencia en las religiones es tan válida como una creencia en cualquier otra cosa; incluso en disciplinas como la ciencia. Quiérase o no, los argumentos religiosos son el producto de una deliberación consciente que podría tener razón o no; pero no es posible afirmar que no es el resultado de la racionalidad humana -- en todo caso, ver por ejemplo, San Agustín de Hipona o Sto. Tomás de Aquino; que acertados o equivocados, en sus escritos han hecho un uso muy elevado de la racionalidad.

6.Publicado por Emilio G el 27/02/2011 01:23
Las matemáticas son para el resto de las ciencias algo parecido a lo que son las ciencias para el conocimiento humano. Instrumentos. Las matemáticas no pueden hacer uso de las ciencias, aunque a menudo, los desarrollos matemáticos han partido de necesidades científicas. De la misma manera, las ciencias no pueden utilizar otras creencias humanas que no sean imprescindibles, pero muchos desarrollos científicos han sido motivados (y financiados) por creencias humanas.

Según el artículo de Manuel Béjar al libro argumenta, al menos difusamente, que la conciliación de conocimientos depende de la importancia relativa que tienen para el individuo sus conocimientos - sean o no científicos - y sus creencias.

Al individuo, si actúa racionalmente, le interesan las ciencias como instrumento para conseguir lo que quiere, que muchas veces es entender y justificar mejor su posición ante la vida, sus creencias u opiniones.
Para fundamentar las propias creencias utilizará todos los recursos, sean ciencias, experiencia o información, de que dispone. Pero para investigar en física o biología - en caso de que además fuera científico - no utilizará ninguna creencia ni prejuicio que no sea absolutamente relevante para el avance de su investigación y, mucho menos, creencias o prejuicios fuera del alcance de la ciencia que desarrolla. Eso sería contraproducente para la ciencia e indirectamente para la Humanidad..

Lo malo empieza cuando se confunde independencia con superioridad. Como dije antes, lo racional o irracional no son las creencias y otras ideas sino la justificación de las mismas, la actitud de los individuos. Una muestra de ello está en el comentario #4(de Burton). Afirmando la 'irracionalidad' de las creencias religiosas, en las que tendría que incluir su ateísmo, sin embargo no da ninguna razón, no ya teológica o cientifica, ni siquiera filosófica. Sin embargo muchos teólogos justifican racionalmente por oficio las creencias religiosas desde hace muchos siglos y muchos científicos por motivación personal, también.

Enfrentar ciencia ( o matemáticas) con creencias sería similar a enfrentar un ordenador con su usuario. A la mayoría de los usuarios le interesa la ayuda del ordenador para escribir o revisar en detalle sus propias ideas e información, no para obtener ideas o información del ordenador (hay excepciones raras, no obstante). De la misma forma tampoco le interesará como funciona su propio cerebro, ni que piense por su cuenta, aunque aprecie su cerebro porque le ayuda a pensar.

7.Publicado por Mario Rojas T. el 02/05/2011 01:02
El ultimo gran libro para la humanidad

Prisca Sapiencia,
La memoria perdida de la humanidad


Yo, al igual que a muchas personas hemos soñado con escribir un libro, un libro que lleve nuestros pensamientos a todo el mundo, un libro que plasme mis pensamientos mas allá de mi existencia. Fue así como me nació la idea de escribir un libro que impregnara todos mis pensamientos referentes a como veo yo el mundo, pero no el mundo como lo ve el común de la gente, sino que el mundo tal como lo creo Dios. Desde mi infancia todo lo he visto diferente, todas las cosas no eran como las veía el común de la gente. Desde mi niñez me resistí a ver las cosas como lo veían los demás, me resistía a que la sociedad me impusiera su forma de ver las cosas, en especial todo lo concerniente al motivo de mi existencia. Con el correr del tiempo esto me llevo a buscar lo más grande que la humanidad pueda concebir, la verdad acerca de toda la creación.

Todo comenzó hace 15 años atrás, cuando comencé a escribir un novela de ciencia ficción en donde una persona se contactaba con un ser extraterrestre con quien inician una larga amistad. El extraterrestre comienza a instruir a su amigo terrestre sobre la verdad de muchos mitos que tiene la humanidad, en especial todos aquellos misterios que encierra la creación del todo, siendo lo mas importante la creación del hombre aquí en la tierra. La historia comienza con el encuentro fortuito entre estos dos personajes de dos mundos y culturas muy diferentes. El personaje que representa el terrícola pregunta al sabio alienígena de donde viene y el porque de su visita nuestro planeta. Debido a que el sabio alienígeno tiene la misión de sembrar una nueva verdad en nuestra civilización, y viendo en el terrestre una persona que con anterioridad ya había sido escogida para entregarle la verdad se compromete a instruirlo en el propósito de su visita al planeta tierra. Fue así como este sabio comienza a relatar la verdad sobre la creación del todo, desde la creación del universo y de la creación de la vida en los planetas. La historia del sabio pasa por todas las interrogantes que un ser humano pueda tener, y el sabio las contesta todas. En mi afán como escritor por representar a ambos personajes, me era fácil hacer el papel de terrestre, no así en mi papel de sabio alienígena, pues tenia que contestar las preguntas con mucha sabiduría y coherencia de tal forma que el relato fuera lo mas real posible. Fue así como comencé a buscar información sobre todas las interrogantes y paradigmas que aun no tienen una respuesta en nuestra sociedad, pasando por la creación del universo, la creación de la vida en la tierra, el nacimiento de nuestra sociedad y su la historia, las primeras civilizaciones, el nacimiento de las religiones, el auge y caída de los imperios, el nacimiento de nuevas culturas, la llegada de la ciencia y el nacimiento de la nueva sociedad por venir. En fin, mis escritos tomaban coherencia, mi computador se llenaba de información recopilada lo que hacia que el relato se pusiera cada vez más interesante. Pero un día al poner en funcionamiento mi computador, este fallo y no encendió mas, pues, tenía una severa falla. Lamentablemente no pude rescatar la historia que hasta ese momento llevaba escrita. Solo quedaron mis apuntes y algunos recuerdos que rondaban mi mente. Al recomponer el computador y comenzar a rescribir nuevamente la historia me ocurrió un hecho que hasta hoy me sorprende. La historia que recomencé a escribir contenía una realidad muy diferente que se iba revelando por si misma. En un momento me di cuenta que el contenido del libro se transforma en una historia real, una historia que tenia vida propia. El relato comienza a tener asombrosas concordancias entre los dictados de la ciencia moderna y los primeros once capítulos del libro del Génesis que relatan la creación de la vida. Además de lo anterior comienzo a encontrar otras asombrosas concordancia con relatos de culturas mas antiguas, incluso mas antiguas que el relato bíblico del Genesis. Comenzando desde el versículo primero comencé a encontrar otras importantes concordancias con la ciencia astronómica y la física quántica que nos muestran un universo muy distinto al que pudiéramos imaginar. Desde ese momento comencé a entender muchas cosas que no conocía, desde la creación del universo y la creación de la vida en la tierra, cada versículo tenia su concordancia con la creación que nos enseña la ciencia.

Mi relato se hacia cada vez mas interesante por el hecho de encontrar muchas concordancias. Para poder continuar tuve que recopilar mucha información científica, entre ella, la creación del big-bang, la formación del universo paso a paso hasta el nacimiento de las galaxias, las estrellas y los planetas, la creación de la vida en la tierra desde el punto de vista genético y biológico. También encontré concordancias en la creación desde el punto de vista bíblico, con todos los paradigmas que encierra su cronología con respecto al conocimiento científico. Con el correr del tiempo me di cuenta que había encontrado la verdadera historia que yo tanto buscaba, tanto en su aspecto científico, como su aspecto teológico. Todo este relato se basa en los primeros once capítulos del libro del Génesis que se revela como una nueva forma de entender la creación, versículo a versículo. Solo había que entender las palabras allí escritas en su verdadera dimensión. Para ello tuve que cambiar el sentido mismo de cómo la sociedad creía en todo lo creado. Lo primero que me causo asombro es el relato bíblico del primer capitulo en donde se relata la creación del universo en siete días, desde su principio hasta su fin como lo prevé la ciencia actual, solo que estos días corresponden a una cronología diferente, y no a los días de 24 horas como se entiende hoy. Desde allí en adelante todo comenzó a tener sentido, los demás capítulos fueron revelándose y concordando versículo a versículo.

Pude entender que Dios no pudo obviar la creación del universo antes que la creación de la vida en la tierra. La creación del universo corresponde al primer capitulo en donde nos relata la creación desde antes del big-bang, la separación de la materia, la creación de todos los seres vivos que habitan el universo, la creación del hombre como ser semejante a su creador, o como lo será en los postreros días, el significado del séptimo día cuando el universo sea absorbido por un gran agujero negro en donde ya no habrá nada mas que crear, es el día de descanso del creador. También la creación del hombre aquí en el planeta tierra en forma solitaria en un jardín llamado Edén. La creación del hombre que obedece a un relato sobre la creación del ser genético primario y no al hombre antropomórfico como creemos hoy. Adán y Eva, Caín y Abel, la desobediencia del hombre, el arca de Noe, la torre de babel en donde el hombre perdió la sabiduría y el conocimiento, la Prisca Sapiencia, la memoria perdida de la humanidad. Todos los versículos bíblicos comenzaban a fluir armónicamente en un relato que concuerda cronológicamente con ambos conceptos, creación y evolución.

Para poder unir las concordancias bíblicas y los conceptos cientificos sobre la creación me fue necesario leer muchos libros y pasar horas en el teclado de mi computador buscando información sobre física quántica, astronomía que me pudiera mostrara la creación del universo, también buscar información sobre la creación de la vida en la tierra, desde las primeras células y los primeros seres vivos hasta la formación del hombre antropomórfico, el ser humano. En algunos casos tarde meses para comprender el mensaje del versículo, o simplemente la falta la información científica, después, me demostrara que el versículo calzaba correctamente con el relato cronológico bíblico.

En mi búsqueda por encontrar respuestas los secretos que guardan los relatos bíblico, algún código que me indicara que la científicas y los versículos bíblicos son una misma verdad. Me encontré con una historia de un hombre que ya había buscado insaciablemente respuestas a esos códigos secretos que esconden los versículos bíblicos, me encontré con Isaac Newton. Si buen el Sr. Newton es reconocido como padres de la astronomía moderna, y su fotografía se encuentra en las más prestigiosas universidades del mundo. Se dice que paso mas de 30 años de su vida escudriñando las escrituras en busca de códigos secretos, mensajes cifrados que le permitieran entender la verdad sobre todo lo creado. También escudriñaba en la alquimia como buscando un poder divino oculto en los procesos alquímicos que realizaba en un horno fabricado por el mismo. También buscaba en las culturas antiguas que el relato bíblico, en los jeroglíficos, en lenguas antiguas, en las escrituras antiguas, en sus mitos y leyendas. Newton buscaba la Prisca sapiencia, una sabiduría que, según decía, habían poseído los primeros hombres y que le permitía conocer y entender todo los secretos de la creación. Isaac Newton al parecer encontró su Prisca Sapiencia, desde ese momento desecho todos los libros, desecho todo lo el conocimiento que hasta ese momento existía. La Prisca Sapiencia contenía todo lo que el hombre necesitaba saber. Quizás este relato sea cierto porque su legado marcó un antes y un después en la naciente ciencia moderna. Hoy sabemos mucho más sobre la vida de Newton, sabemos que se atrevió a profetizar el fin de los tiempos y la segunda venida de Cristo, que el fin de los tiempos llegaría en el año 2060. Yo creo que Isaac Newton tenía razón en su búsqueda de la Prisca Sapiencia, la memoria perdida de la humanidad, solo que esta sabiduría es mas antigua que el nacimiento de la sociedad humanidad, que es parte fundamental en la creación del universo, que se formo en los primeros instantes de la creación.

Fue así como nació mi libro que he titulado “Prisca sapiencia, la memoria perdida de la humanidad”. La sociedad actual esta sedienta de un nuevo conocimiento, ciencia y religión se encuentran enfrentadas a un dilema que ya toco fondo. La ciencia lo esta absorbiendo todo, las religiones pierden su credibilidad ante una sociedad cada vez mas incrédula, no por falta de fe, sino que por las incorrectas interpretaciones de las escrituras que las religiones sostienen arbitrariamente. Dios no se equivoco en el relato bíblico, Dios no juega a los dados. Irónicamente será la ciencia la que al fin revelara la verdad escrita en la Santa Biblia.

Es irrefutable que la vida en la tierra evoluciono de un ancestro común que se fue formando durante millones de años, que de este ser primario se formaron todos los seres vivos en toda la diversidad de especies. Que a partir de esta diversidad evoluciono el hombre de hoy, el ser humano. Sin lugar a dudas la evolución genética de la vida en la tierra es ciencia cierta. Los estudios del genoma humano han demostrado que la evolución del hombre esta marcada por un código genético que se remonta a los primeros seres vivos que nacieron en este planeta. También sabemos que a través de la genética se pueden explicar muchas interrogantes acerca del comportamiento humano. La genética evolutiva nos tiene preparado un destino y un propósito final en la existencia de la humanidad en este planeta. Puede ser difícil imaginarse que estos conceptos cientificos sobre la creación tengas una increíble relación concordante con los versículos bíblicos que relatan la creación hecha por un Dios todopoderoso, para mi si la hay.

Los escritos sagrados de los primeros pueblos, las escrituras bíblicas han marcado profundamente el nacimiento de nuestra sociedad hasta nuestros días. También han dado forma a las diferentes congregaciones religiosas que hoy existen en sus diferentes credos. La religiosidad esta fuertemente arraigada en nuestra sociedad actual, solo basta observar las multitudinarias peregrinaciones que provocan las diferentes festividades de los diferentes credos religiosos para darse cuenta del poder penetrador de la fe en la conciencia de la humanidad. La fiesta de las congregaciones musulmanas del Ramadan, las fiestas de las congregaciones judías del yonkipur, las fiestas cristianas de la navidad o de viernes santo, los templos budistas siempre atestados de peregrinos que buscan conectarse con un ser superior. Toda la humanidad cree en un ser superior, esta en nuestra sangre, esta allí desde los albores de la humanidad, esta en nuestra “Prisca Sapiencia, la memoria perdida de la humanidad”.

Muchos pensaran que escribir un libro que contenga una nueva verdad acerca de la creación relatada en los once primeros capítulos del libro del Genesis seria una tarea difícil, o que seria un libro más de los muchos que presentan una historia de carácter religioso sin una teoría coherente, sin ninguna base científica que demuestre su veracidad. En mi libro se relatan, no una, sino cientos de concordancias entre los dictados de la ciencia sobre la creación, y los versículos que relatan la creación hecha por un Dios incognoscible.

Como una forma de querer demostrar la veracidad del contenido de mi libro y sus asombrosas concordancias entre los escritos bíblicos y la ciencia moderna en cuanto a la creación del todo, desde la creación del universo y la creación del hombre aquí en la tierra, a continuación presento algunos extractos de su contenido.

En este resumen extraje algunas pocas palabras que contiene cada versículo en su concordancia bíblica y su concordancia científica, además les recuerdo que este libro tiene registro de propiedad intelectual por lo que les pido prudencia, discreción y respeto al usar este contenido.

Prisca Sapiencia, la memoria perdida de la humanidad.

Una de las preguntas que ningún sacerdote o pastor de ninguna iglesia me ha contestado es si el relato bíblico del Genesis menciona la creación del universo, todos responden que no, que solo se relata la creación de la vida en la tierra. Yo les respondo que Dios en su magnánima sabiduría no pudo obviar la creación del universo, es mas, la creación del universo se encuentra relatada en el capitulo uno del génesis, que incluso se relata la existencia del universo antes de su existencia.

Génesis 1 vers -1 En el principio creo Dios los cielo y la tierra.

Esto corresponde a la creación de la dualidad del todo, y la dualidad esta en todo lo creado, desde la materia y la antimateria, lo bueno y lo malo, lo de arriba y lo de abajo, el yin y el yang, todo es dualidad y fue lo primero que se creo en el principio, si se puede llamar principio.

Para poder comprender la creación del todo es necesario comprender que la creación de los cielos y la tierra obedecen a la creación de un universo existente en múltiples dimensiones, y que la creación de la tierra obedece a la creación de la materia como elemento que contiene masa.
Génesis 1 vers -2 y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
Al referirse a que la tierra estaba desordenada y vacía, se refiere los componentes de la materia en su grado minino, elementos que componen los átomos en su valor intrínseco, los componentes subatómicos, los átomos y toda la materia que hoy conocemos estaban en desordenados, vacíos, sin formación. Recordemos que en el relato bíblico la tierra representa lo físico, la materia existente en nuestro universo.

Las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, esto quiere decir el universo antes de su creación estaba en tinieblas, que estas tinieblas representan el limite que rodea el abismo de la nada misma, el no tiempo, el no espacio, la no materia

Y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas, esto quiere decir que el espíritu del Dios todopoderoso se movía sobre las energías que permitieron la unión de la tierra y el cielo, antes de big-bang, es lo que las atrajo, es por eso que se dice que se movía sobre la faz de las aguas, sobre las energías. Las aguas las percibimos en nuestro mundo como las energías primordiales que dominan las fuerzas gravitacionales y nucleares que hoy conocemos en sus cuatro fuerzas fundamentales

Genesis 1 vers -3 y dijo Dios: sea la luz, y fue la luz.

Podemos decir que este es el momento preciso en que se crea el universo, es el momento crucial cuando Dios crea el big-bang; y dijo Dios: sea la luz, y fue la luz. Dios crea la luz y con ellos el espacio tiempo, las energías primordiales, y después toda la materia primordial en una explosión que hoy conocemos como el gran big-bang. Como podemos ver, existen dos versículos anteriores que mencionan la creación de dos componentes esenciales para que el big-bang se produjera, dos componentes, dos polos de atracción contrapuestos por los cielos y la tierra.

Genesis 1 vers -4 Y vio Dios que la luz era buena; y separo la luz de las tinieblas.

Inmediatamente ocurrida la creación producida por el big-bang, se separo la luz de las tinieblas, esto quiere decir, de las energías que conformarían la materia, Dios separa la materia con carga eléctrica que representa la materia normal, de la materia sin carga eléctrica, la materia oscura. La carga eléctrica esta ligada a la existencia de los fotones que en este versículo representan la luz. Como podemos ver la cronología de los versiculos bíblicos tienen su correspondencia cronológica con los dictados de la ciencia.

Genesis 2 vers -2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptima de toda la obra que hizo.

Y reposo Dios el día séptimo porque ya no había mas que crear porque el universo, ya había acabado su evolución y ya no había mas materia para seguir creando. Los agujeros negros consumirán el universo al final de los tiempos, dejando vació de materia el espacio-tiempo y ya no habrá mas que crear, es el fin del universo, de los cielos y la tierra, es el día de reposo del creador.

Como podemos ver en los versículos anteriores relatan la vida del universo desde su principio hasta su fin, en un espacio tiempo que contempla toda la existencia del universo, como algo ya consumado.

Genesis 2 vers -2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptima de toda la obra que hizo.

Y reposo Dios el día séptimo porque ya no había mas que crear porque el universo, ya había acabado su evolución y ya no había mas materia para seguir creando. Los agujeros negros consumirán el universo al final de los tiempos, dejando vació de materia el espacio-tiempo y ya no habrá mas que crear, es el fin del universo, de los cielos y la tierra, es el día de reposo del creador.

Como podemos ver en los versículos anteriores relatan la vida del universo desde su principio hasta su fin, en un espacio tiempo que contempla toda la existencia del universo, como algo ya consumado.

Genesis 2 vers - 6 sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba la faz de la tierra.

En un principio la tierra (el planeta) estaba en su reciente formación, la superficie de la tierra aún no se enfriaba. Los volcanes aún expulsaban gases venenosos a la atmósfera, la misma atmósfera era solo gases venenosos. Sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba la faz de la tierra. Los vapores de una superficie volcánica en su apogeo y los gases regaban la faz del planeta tierra en su reciente formación.

La ciencia estima que la tierra comenzó a formarse hace mas de 4.500 millones de años; y que los primeros seres vivos, las cianobacterias, aparecieron hace mas de 3.800 millones de años cuando la tierra aun no se enfriaba completamente y aun era bombardeada por meteoritos desde el espacio.

Genesis 2 vers - 5 y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierva del campo antes que naciese, porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra.

Desde ese momento comienza el relato de la creación de los seres viviente. Es como un recordatorio que fueron las plantas la causa que originó la formación de los seres viviente, quizás en forma de esporas que viajan por el espacio creando la vida. Dios nos recuerda la creación de las plantas, ya que desde la vida de las plantas es posible la creación de la vida del reino vegetal y animal y de la creación del hombre como ser antropomórfico. Desde ese punto se reanuda el relato cronológico de la creación de la vida, esta vez en la tierra, en nuestro planeta tierra. Es por eso que dice antes que fuese en la tierra.

Porque Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, sobre nuestro planeta tierra. Esto debe entenderse como una lluvia de vida orgánica y no como lluvia de agua que era muy abundante cuando la tierra era joven. Esto obedece una teoría científica llamada “Panspermia dirigida” o “Siembra espacial” la que dice que la vida en la tierra pudo haberse originado en el universo en forma de esporas o bacterias capaces de viajar por el espacio. Es posible que la vida en la tierra se originara de esta forma, es por eso que se dice no había hecho llover sobre la tierra; no había hecho llover vida orgánica o bacteriana. También pudo haber dicho que no había hecho llover los meteoritos que transportaban la vida biomolecular. Ni había hombre para que la labrase, pues, es a partir de esta vida orgánica representada por las plantas o bacterias es que podrá existir la vida biológica que dará paso al origen al hombre, ni había hombre para que labrase la tierra, pues, el versículo dice estos tres hechos son fundamentales para la formación de la vida en el planeta.

Genesis 2 vers - 7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

Según los últimos descubrimientos cientificos dicen que la vida se originó en la tierra a muy temprana edad, cuando recién se formaba y aun estaba caliente. Los últimos estudios cientificos sitúan el nacimiento de las primeras cianobacterias hace 3.800 millones de años. Esta vida orgánica primordial pudo haber llegado en una lluvia de meteoritos que con el tiempo diera vida a las cianobacterias que se desarrollaron en las profundidades de los océanos o en algún manantial termal. Tambien es posible que la vida pudiese haber llegado a la tierra en una lluvia de esporas que pudieron viajar por el espacio hasta caer en la tierra según dicta una teoría llamada panspermia o siembra dirigida. Con el correr del tiempo esta vida llegada desde el espacio pudo haber encontrado las condiciones de temperatura y humedad para formar las primeras cianobacterias.

Ese es el hombre que Dios formo del barro y le dio aliento de vida, la vida misma, el alma que permite al hombre vivir, el alma que contiene el conocimiento, la Prisca Sapiencia. Todo eso entrego Dios al hombre cuando le soplo su propio aliento dador de vida. y fue el hombre un ser viviente. El ser viviente, el gen de la vida, es quien contiene la vida misma. El hombre, la creación de Dios en el universo y ahora formado en la tierra, en el planeta tierra. Desde ese momento hay vida en el planeta tierra, y esta vida tendrá que abrirse camino en las condiciones mas adversas. Este ser genético que Dios formo del polvo de la tierra que tiene la misión de labrar la vida genética de todos los seres vivos, y posteriormente su propia evolución hasta llegar a formar al ser antropomórfico, el ser humano. Muchas cosas creo Dios en el universo, pero a solo una le entrego el soplo de la vida, el alma, el espíritu, la Prisca Sapiencia que proviene de su propio ser, es lo que mantiene vivo al hombre, es su conexión con su creador. Este es el hombre que formo Jehová Dios a su imagen y semejanza y no el ser antropomórfico como creemos hoy.




En relación a la creación del hombre en la tierra, en nuestro planeta tierra, se suscita otro hecho controversial, es reconocer que como ser antropomórfico no somos el hombre que creo Dios en el jardín de Edén, sino que somos hijos de ese hombre, así esta escrito en la Biblia, no son palabras antojadizas dichas al azar. Para comprobarlo citaremos algunos de varios versículos que así lo dicen, que nosotros como seres humanos somos hijos del hombre creado en Edén.

Genesis 11 vers - 5 Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres.

Job 25 vers. 6 ¿Cuánto menos el hombre, que es un gusano, y el hijo del hombre, también un gusano?

Salmos 8 vers. 4 Digo; ¿que es el hombre para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?

Isaías 51 vers.12 Yo, yo soy vuestro consolador ¿quien eres tu para que tengas temor de hombre, que es mortal, y del hijo del hombre, que es como el heno?

Ezequiel 2 vers 1 Me dijo: Hijo del hombre, ponte sobre tus pies, y hablare contigo.

Ezequiel 3 vers1 Me dijo: Hijo del hombre, come lo que hallas; come este rollo, y ve y habla a la casa de Israel.

Ezequiel 7 vers2 Tú, Hijo del hombre, así ha dicho Jehová el señor a la tierra de Israel: el fin, el fin viene sobre los cuatro extremos de la tierra.

Mateo 8 vers. 20 Jesús les dijo: las zorras tienen guarida, y las aves del cielo nido; mas el Hijo del hombre no tiene donde recostar su cabeza

Lucas 6 vers. 5 Y les decía: el hijo del hombre es Señor aun del día de reposo

Juan 3 vers. 14 Y como Moisés levanto la serpiente en le desierto, así es necesario que el hijo del hombre sea levantado.

En los versículos anteriormente mencionados, entre los muchos que existen en las escrituras del antiguo y del nuevo testamento, las dos formas que se entiende la palabra “hombre”. Se refiere al hombre genético, Adán el ser viviente formador de la vida genética en la tierra; y al hijo del hombre que somos nosotros como seres antropomórficos. Quizás el error más profundo en el entendimiento de los escritos sagrados tiene que ver con la creación del hombre. Se ha confundido la creación del hombre como ser antropomórfico, con el verdadero hombre que representa la formación de la genética en este planeta. El dilucidar esta confusión nos abre un nuevo entendimiento de los escritos bíblicos y su interacción con los seres humanos.


Les recuerdo que en este resumen extraje algunas pocas palabras que contiene cada versículo en su concordancia bíblica y su concordancia científica, además les recuerdo que este libro tiene registro de propiedad intelectual.

Podría extenderme en este relato para poder contarles las cientos de concordancias como estas son verdaderas y coherentes. Ahora, con toda propiedad puedo decir que este libro, una vez que sea publicado provocara un cambio radical en todo el mundo, pues, habrá un antes y un después en la en conocimiento de los escritos bíblicos. Si mi libro causara una revolución en cuanto al conocimiento de las escrituras, y que marcará fuertemente a las religiones y al mundo entero, podríamos pensar que este acontecimiento fue previsto y profetizado por Nostradamus. Hace un tiempo atrás fue encontrado en una biblioteca de Roma un manuscrito que se asegura perteneció a Nostradamus. El canal history chanel produjo un documental relacionado con este evento, el cual se puede bajar de youtube distribuido en 9 partes. Este libro contiene una serie de imágenes que grafican algunas profecías que acontecieron, y otras por acontecer. Entre mas de 38 imágenes, existen varias que profetizan sobre un libro que revelara todos los acontecimientos relacionados con el jardín de Edén y con el árbol de la vida, incluso en una de las imágenes aparece una persona que sostiene un libro en el cual se puede apreciar el árbol de la vida y algunas lectura en que puede leerse claramente la frase one male, un hombre en ingles. Se puede ver en la parte Nº 9 del documental de history chanel el detalle sobre los dibujos del manuscrito.

Llevo mucho tiempo tratando que este libro, que nos despertara nuestra Prisca Sapiencia, pueda ser publicado, solo que las editoriales no prestan atención ni menos invertirán en un autor novato como yo. La publicación de un libro requiere de un grupo de gente que interviene en la edición y distribución que son muy costosos y requiere pagar mucho dinero por esos servicios, dinero que yo no tengo. No tengo los medios para poder financiar mi libro, aunque se que una vez publicado me proveerá del capital necesario para escribir muchos otros libros. No sesgaré de golpear las puertas que sea necesario para conseguirlo. Quizás aparezca un buen hombre altruista que pueda donar los recursos que necesito para poder publicarlo. Espero que con estas líneas los halla convencido de las cualidades de mi libro, estoy seguro que la publicación marcará un antes y un después en el entendimiento de las escrituras y los dictados de la ciencia en cuanto a la verdad sobre la creación revelada en el libro del Genesis.


A todos los lectores de este mensaje les pido que lo divulguen por toda la web para que este libro pronto sea una realidad, para poder encontrar a las personas de buena voluntad dispuestas a colaborar sin interés para que este libro sea prontamente publicado, si Usted conoce alguno, envíele este mensaje. Participen y distribuya este mensaje.

Cordialmente:

Mario Rojas Tapia
Rancagua - Chile

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >








Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico


Artículos más destacados en TR