Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog futurista de Tendencias21


PROSPECTIVA


El siguiente tema analizado en el número de la revista "The Futurist" que venimos revisando, correspondiente a septiembre-octubre de 2013, es el del futuro del papel y lo que los hombres hacemos con él en relación con la escritura, la impresión y en general como soporte de información todo tipo. Es un terreno que todos estamos viviendo muy de cerca ya que una mayoría de personas tiene estrecha relación con periódicos, libros y publicaciones muy variadas. La escritura constituyó una revolución muy pronto en la historia de la humanidad y también lo fue, y seguramente una revolución incluso superior, la invención de la imprenta por parte de Gutemberg en la primera mitad del siglo XV. Es impresionante que algo como la imprenta que llevó al mundo a la modernidad y al avance espectacular de los conocimientos y a su difusión, pueda desaparecer de nuestro mundo en cuestión de pocos años. ¿Qué será de los libros y de la revistas y, todavía más importante en términos económicos, qué será de las imprentas y la grades rotativas?.


Cosas que desaparecerán en el futuro. El papel y los sitios a los que irá
Paperless (sin papeles), Cashless (sin papel moneda y sin monedas) y Wireless (comunicación sin hilos).

El futurista David Pearce Snyder cree que hacia el año 2030 viviremos todos sin papeles, sin papel moneda y basando toda nuestra actividad personal y profesional en la comunicación sin hilos. Cree que él, como todos, tendrá que adaptarse a ese nuevo mundo y piensa que las dos segundas circunstancias no representarán un problema. La primera le parece mucho más difícil acostumbrado como está, como prospectivista, a realizar su actividad apoyada en información escrita en papel, en libros impresos, en revistas y en informes de todo tipo recogidos siempre en papel. Piensa además que su trabajo será más difícil que actualmente ya que aunque su despacho está siempre lleno de montañas de papel hasta el punto de parecer que todo está desorganizado y desordenado, él sabe muy bien donde está todo, está acostumbrado a trabajar en esa selva de documentación y siente gran facilidad, y de hecho gran placer, en trabajar de esa forma. Considera que la información se está desmaterializando y está dispuesto a acostumbrarse a ello, pero cree que necesitará adaptarse al ciberespacio, conseguir habilidades que ahora no tiene y adquirir confianza en las tecnologías de la información.

La biblioteca privada

Una pregunta que se hace mucha gente es la de si las grandes bibliotecas personales, las grandes acumulaciones de libros que decoran muchos viviendas familiares y los salones con grandes librerías de los domicilios privados, desparecerán. Si es así la decoración misma de los hogares cambiará de manera importante.

Lane Jennings se refiere a esta cuestión y cree que guste o no los hechos muestran que cada vez se comprarán menos libros, y señala que gran parte de los libros que acumulan las personas privadas son diccionarios, enciclopedias y libros de referencia, los cuales son los que más fácilmente será posible encontrar on-line en la Red.

Papeles que manejamos hoy desaparecerán de nuestras vidas mañana.

Puestos a imaginar cosas basadas en el papel que desparecerán en el futuro la lista resulta interminable. Karl Albrecht, un ejecutivo, consultor en el terreno del management, futurista, conferenciante y autor de un número importante de libros, señala la posible desaparición de los siguientes servicios actuales:

1.- Los servicios de correos. Ya hoy una mayoría de las cartas que se distribuyen y se reciben son en gran manera propaganda sin uso, recibos, facturas, multas y mucho correo basura.

2.- Los cheques personales. Todos nos sorprendemos de lo mucho que se utilizaban estos documentos hasta hace unos años y lo poco que se utilizan hoy. Todos los pagos y transferencias serán electrónicos con el tiempo.

3.- Los periódicos. La crisis de los periódicos está en la calle en todo el mundo. Todavía no se sabe cuál será el final de esta destacada industria pero la digitalización de la prensa está en marcha y cada vez son más los periódicos que desparecen o se transforman en digitales. La publicidad que los ha mantenido hasta ahora se está trasladando a Google, Facebook y a otras grandes plataformas sociales. Los hábitos de lectura están cambiando y también la búsqueda de información, en lo que para empezar prima lo instantáneo.

4.- La revistas. Lo dicho para los periódicos puede extenderse a las revista de todo tipo. Todas las actuales tienen su versión digital, muchas veces gratis, y todas se esfuerzan por sobrevivir sin saber todavía el modelo de negocio que las mantendrá a flote. Los blogs, foros, debates y en general la participación directa de los usuarios es algo que se busca con insistencia, pero incluso en esas actividades se nota a veces la superabundancia de información.

5.- Los libros. Hay grandes dudas sobre la supervivencia de los libros. Desde un punto de vista comercial y práctico los e-books con sus bajos precios y su inmediatez empiezan a tener grandes ventajas sobre los libros en formato tradicional. El libro sin embargo tiene una serie de componentes subjetivos que puede contribuir a que no desaparezca completamente y a que de hecho sea complementario de otras formas digitales como los mencionados e-books, los vídeos, los video-books, las presentaciones y otras. En el proceso de transición muchas editoriales desaparecerán por no saber adaptarse a los nuevos soportes.

6.- Tarjetas de Felicitación y Christmas. El autor de estas predicciones cree que los tarjetas de felicitación y los tarjetones son de las cosas más inútiles que existen debido a su corta vida y a su carácter efímero. Sugiere que pudieran mantenerse entre nosotros si se hiciera reutilizables y en todo caso aprovechables biodegradables.
Tags : Europa
Adolfo Castilla

Bitácora

La escasez de médicos es una tendencia identificable en muchos países desarrollados. En el caso de los Estados Unidos, los expertos, o simplemente suscriptores y amigos, a los que la World Future Society ha preguntado, indican que hacia el año 2030 habrá un déficit de hasta 150.000 médicos si no cambian las circunstancias actuales. No será un problema sin embargo, debido a que la tecnología echará una mano y hará posible que se necesiten menos médicos generales, cirujanos y especialistas de todo tipo. En este post se habla de ello resumiendo lo indicado en el número de septiembre-octubre de la revista THe Futurist que venimos comentando.


Cosas que desaparecerán en el futuro. Doctores, cirujanos y el "arte del diagnóstico"
La desaparición de los médicos

En determinados países desarrollados y en muchos en vías de desarrollo hay permanente escasez de médicos y los sistemas de salud públicos y privados son cada vez más costosos. Los sistemas de salud, por eso, y cómo vemos a diario, son siempre imperfectos y objeto de grandes problemas en una mayoría de países.

Según Joe Thomae, otro de los expertos convocados por The Futurist para hacer predicciones sobre las cosas que desaparecerán o no ocurrirán en el futuro, muchos puestos de médicos actuales desaparecerán hacia a el 2030. La tecnología sencillamente hará que disminuya el número de médicos de asistencia a las personas necesario.

Muchas de las visitas periódicas al doctor actuales para temas muy comunes como el chequeo o reconocimiento físico anual, análisis de sangre, incluido el análisis del nivel de colesterol, revisión para detectar el cáncer de próstata en los hombres o el cáncer de mama en las mujeres, y muchos otros que no entren dentro de la calificación de emergencias, serán en los próximos años cosas del pasado.

La tecnología facilitará cada vez más el diagnóstico personalizado desde el propio domicilio y personalmente por cada individuo. La ubicuidad de los smartphones y de terminales y sensores diversos, los cuales estarán conectados a la “nube”, permitirán todo tipo de análisis médicos de forma directa y los protocolos de diagnóstico de todo tipo de tratamientos de problemas de salud, serán simples y comunes. En muchos casos, como ocurre en la actualidad, los resultados normales de los análisis simplemente se volcarán en las bases de datos personales y no serán utilizados para nada más. Sólo en el caso de que existan anomalías graves darán lugar a la actuación de algún doctor.

Los pacientes se acostumbrarán a la falta de privacidad aparente de esos sistemas de información médica del futuro y se darán cuenta de las ventajas de una monitorización continua y fácil de su salud.

Las compañías de seguros contribuirán a la difusión de estos sistemas de control de la salud, ya que las primas de los seguros serán menores para aquellos que los utilicen.

Pero además habrá servicios avanzados proporcionados por dichos sistemas, tales como el anuncio rápido (en tiempo real) de epidemias (de gripe por ejemplo), la difusión detallada de los síntomas y la difusión de los tratamientos.

El diagnóstico podrá ser también asistido por el ordenador, de forma tal que éste hará preguntas similarmente a cómo las hace un doctor. Si el resultado no es el adecuada o no hay diagnóstico claro, el propio sistema, preparará y concertará una fecha con el doctor para una visita.

Joe Thomae dice que con estos sistemas se necesitarán muchos menos doctores, lo cual, a su vez, resolverá el problema de la escasez futura de médicos prevista en muchos países.

Operaciones sin Cirujanos

En el año 2030 en los Estados Unidos, según las tendencias actuales, habrá un déficit de 150.000 médicos, coincidiendo además tal situación con una edad media de los miembros del último boom de natalidad de 72 años. En lo que se refiere a cirugías de todo tipo necesarias para esa población, la tecnología vendrá a resolver el problema.

Los sistemas de cirugía asistida por ordenador, los cuales, entre otras cosas, permiten las intervenciones a distancia serán de uso generalizado. Hoy existen ya en Estados Unidos más de 200 sistemas de cirugía asistida por ordenador de “Vinci Surgical System” y se están probando productos del tipo “Socrates Robotic Telecollaboration System” los cuales permitirán el control remoto de la cirugía asistida por ordenador. Los cirujanos así podrán hacer operaciones desde cualquier localidad del país.

Benjamin C. Yablon, el autor de esta predicción dice que tales sistemas existirán por todo el país y ayudarán a resolver la escasez de cirujanos.

El fin del “Arte del Diagnóstico Médico”

Según Morton Chalfy, un poeta y novelista que vive en California y es miembro y colaborador de la World Future Society, el diagnóstico médico como lo hemos conocido hasta ahora desaparecerá en el futuro. Dicho diagnóstico ha sido durante muchos años la labor de médicos muy conocedores de su profesión, muy experimentados y muy intuitivos que habían desarrollado grandemente la habilidad de diagnosticar con exactitud las enfermedades. Se basaban en síntomas, análisis y deducciones propias, muchas de ellas muy personales y difíciles de explicar y difundir. El diagnóstico ha constituido en manos de dichos profesionales más un arte que una ciencia.

El arte será sustituido por la tecnología en esta materia, como ya vemos por los protocolos que actualmente son ampliamente utilizados en medicina. Los superordenadores como el Watson de IBM que incorporan inteligencia artificial fuerte y que aprenden con la repetición, terminarán teniendo más capacidad de diagnóstico que los mejores médicos aisladamente considerados.

Es difícil, no obstante, que se pueda diagnosticar sin que un médico le vea la cara al enfermo y sin que lo tenga en su presencia, lo palpe y lo explore, por lo que lo más probable será la combinación de las capacidades de los superordenador con las de los médicos experimentados.
Adolfo Castilla

Bitácora

El Grupo 5 de cosas que desaparecerán o no ocurrirán hacia el año 2030 según el informe de la revista The Futurist que venimos comentando se refiere a las tiendas al por menor actuales. Todos tenemos la experiencia de lo importantes que son estos comercios hoy y lo llenas que están todas las ciudades de ellos. Durante años han sobrevivido al empuje y a la competencia de los grandes almacenes y de las grandes superficies, pero puede que otras amenazas como Internet y los terminales móviles inteligentes terminen con ellas.


Cosas que desaparecerán en el futuro. Las tiendas.
Carencia de locales para las tiendas pequeñas al por menor.

Barry Minkin, un consultor y futurista norteamericano que concentra su actividad en el área de la Bahía de San Francisco, y que es muy conocido por sus claras explicaciones sobre cómo funciona la economía real, considera que hacia el año 2030 habrá una fuerte escasez de locales y sitios adecuados para pequeñas tiendas en las grandes ciudades. Muchos de esos espacios estarán ya ocupados por las grandes cadenas de comida rápida o cafeterías conocidas, como McDonald o Starbucks, que son los grandes especialistas en la identificación de dichos espacios.

Sugiere que muchas marcas tendrán que inventar nuevas maneras de vender, como el uso de kioskos o venta ambulante sofisticada.

Esta predicción contrasta con la experiencia vivida por países como el nuestro en los casi seis años de crisis que llevamos. En las grandes ciudades españolas hay hoy locales disponibles en cualquier esquina que uno necesite, cosa que curiosamente, también prevé Minkin al considerar que Internet puede contribuir a solucionar el tema de la escasez de buenos locales al hacer que muchas tiendas echen el cierre.

El consumismo en la era de Internet

Más lógicas y coherentes parecen ser las predicciones de John P. Sagi, Profesor de Dirección de Empresas del Anne Arundel Community College de Baltimore, que considera que las tiendas como las conocemos hoy pueden desaparecer en gran manera para el 2030. Todas las ventas se harán en esa época por Internet y utilizando los terminales móviles. Los niños puede que hagan entonces preguntas a sus madres del tipo, ¿Mamá, qué es una tienda?.

Cree que en esos años no habrá tiendas, sólo “Casas de Demostración” en las que no se venderán los productos sino que se mostrarán y permitirán su prueba. Todo será electrónico y los productos, por ejemplo, en el caso de la ropa, no se almacenarán todos en las tiendas. Habrá una muestra y las pruebas en lo relativo a tallas, colores y otros aspectos se harán con sistemas en Internet (muy probablemente alojados en la nube).

Los pedidos y su pago se harán desde el propio domicilio del comprador y la entrega tendrá lugar directamente desde las fábricas o desde centros logísticos especiales que los enviarán con sistemas muy avanzados en los que probablemente se incluirán los drones.
Adolfo Castilla

Bitácora

Continuamos en este post revisando el reportaje de la revista "The Futurist" de la World Future Society dedicado a cosas que no ocurrirán o desaparecerán en el futuro. Toca esta vez referirse al empleo y a los puestos de trabajo formales, los cuales desaparecerán en cantidades muy elevadas hacia el año 2030. La buena noticia en relación con esos fenómenos es que desaparecerán los empleos formales y grupales pero aumentarán los informales e individuales. Las tecnologías disruptivas tendrán mucho que ver con todo ello.


Cosas que desaparecerán en el futuro. Empleo y puestos de trabajo
Para el año 2030 pueden desaparecer en el mundo 2.000 millones de puestos de trabajo.

Thomas Frey, un futurista muy conocido, que entre otras cosas mantiene un blog en la World Future Society muy orientado a temas de trabajo y empleo, anuncia que para el año 2030 desaparecerán en el mundo dos mil millones de puestos de trabajo formales, aproximadamente el 50 % de los puestos de trabajo actuales. Cita un reciente informe del "McKinsey's Global Institute" sobre las 12 tecnologías disruptivas actuales para concluir que la mayor parte de ellas son destructoras de empleo formal, aunque para bien de todos, son asimismo creadoras de empleo informal, individual o de expertos. Dichas tecnologías tienen que ver con: Internet móvil, automatización de los conocimientos y del trabajo, Internet de las cosas, tecnología de la nube, robots avanzados, vehículos autónomos o casi autónomos, genómica, almacenamiento de energía, impresión en 3-dimensiones, materiales avanzados, exploración avanzada de gas y petróleo y energías renovables.

Menciona los casos de, los "coches sin conductor" que eliminarán millones de puestos de conductores, la "educación" que se hará on-line, la "impresión en 3-D".que cambiará y automatizará muchas actividades y la "fabricación fuertemente automatizada y robotizada" que eliminará miles de puestos de trabajo.

La desaparición del trabajo en equipo

De acuerdo con el estudio de 2001, Free Agent Nation debido a Daniel Pink, se observa una tendencia hacia la desaparición de los equipos y hacia el trabajo individual y personal. La tecnología tiene mucho que ver con ello y también la actual "moda", o tendencia, del coaching personal, tendente a hacer a las personas aisladas más creativas y autónomas.

Obsolescencia de la compensación por tiempo trabajado.

Los relojes de presencia horaria están despareciendo de todos los lugares y en el futuro el proceso será más acusado. Los sistemas de pago por tiempo de presencia serán sustituidos en todas las actividades por sistemas de pago por tareas y por resultados alcanzados. La oferta y demanda de trabajo en tiempo real, la reputación conseguida por la evaluación de grupos y el endorsamiento, así como la recomendación de las redes sociales, sustituirán a las CVs y a las titulaciones.

¿Adonde irán los Consejos de Administración? .

Los puestos en los Consejos de Administración dejarán de tener el atractivo actual. Para empezar el endurecimiento de las leyes que regulan estos puestos y la mayor responsabilidad asignada a los que los ocupan hará que cada vez haya menos personas dispuestas a hacer esa labor en nombre de otros. Los accionistas y stakeholders directamente se ocuparán de esas funciones, volviéndose así a los principios básicos del capitalismo. También en este terreno, en resumen, habrá menos ocupaciones.




Adolfo Castilla

Bitácora

En este nuevo post se recogen las opiniones encontradas de dos expertos sobre el futuro de Europa. Para uno de ellos la UE es un proyecto difícil que necesita todavía muchos esfuerzos y cambios culturales fuertes en los distintos países que la componen en la dirección de conseguir una cultura común. Sin dichos cambios la UE no tendrá muchas posibilidades de perdurar. Para otro, el proyecto de unificación europea no tiene vuelta atrás y para el año 2030 tendremos una poderosa potencia mundial en competencia directa con los Estados Unidos y China.


Cosas que desaparecerán en el futuro. Europa, puede que si y puede que no
Un mundo sin la Europa unificada

En los Estados Unidos hay en la actualidad mucho interés por la posibilidad de que desaparezca el Euro y por saber si la misma Unión Europea se mantendrá unida. Hay, de hecho, más interés que en la propia Europa donde una mayoría de personas esperan que lo que se está fraguando continúe y se perfeccione. En el informe que comentamos hay dos posturas en relación con la UE, una que para que perdure hay que hacer muchas cosas y tomar muchas medidas y otra que será fácil que dicha unión se mantenga.

En relación con la primera opción, Manuel Au-Youg Oliveira profesor de la Universidad de Oporto, considera que para que el Euro y la UE no desparezcan en los próximos años tienen que producirse grandes cambios tanto dentro de los países europeos como en el gobierno de Europa y en las políticas públicas.

Hace referencia a las distintas culturas de los países europeos y sugiere que al igual que en dos empresas que se fusionan la igualdad cultural de ambas puede resultar decisiva en el éxito de la fusión, también lo es la cultura de los países europeos. Cita al gran economista, historiador de la economía Premio Nobel americano Douglas C. North, quien dice que los cambios estructurales e institucionales no deben disociarse de los cambios culturales a largo plazo.

No lo dice así de claro pero de lo que indica se deduce que si Europa no cambia drásticamente en términos culturales, si no se homogeneizan las culturas de sus distintos países, la UE no será posible a largo plazo.

Europa rompe las fronteras actuales entre países.

Otro autor y futurista, Neil Perry, cree por el contrario que Europa se habrá consolidado para el año 2030. Las actuales fronteras habrán desaparecido, las diferencias culturales y de otro tipo habrán dejado de existir en gran manera y los antiguos países funcionarán como provincias dependientes de un gobierno central europeo. Existirá una lengua común y Europa competirá con los Estados Unidos y China como gigantes económicos en un mundo multipolar. La Europa Unificada se fortalecerá en términos tecnológicos, mejorará su capacidad para ofrecer productos y servicios competitivos, incrementará su nivel de vida y mejorará enormemente en términos económicos y comerciales y en términos de influencia política mundial.
Adolfo Castilla

Bitácora

1 2 3 4 5 » ... 57


Facebook | © icondock.com
Twitter | © icondock.com
LinkedIn | © icondock.com
Rss | © icondock.com
Google+ | © icondock.com

Editado por
Adolfo Castilla
Adolfo Castilla
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN,
Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Consejo Editorial de Tendencias21, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile


Compartir este sitio