Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog futurista de Tendencias21


PROSPECTIVA

Bitácora

13 Mayo 2009

Amaneceres y atardeceres, esa es la historia de nuestras vidas. Esperar al día una y otra vez es el objetivo.


Escenario tendencial sin Singularidad

El escenario tendencial, o escenario más probable, que surge de dichas tendencias es negativo en la primera parte del periodo considerado en este artículo y positivo en la segunda.

A medio y largo plazo, es decir, a partir de 2018-2020, hay razones para pensar en un mundo más organizado y estable, aunque, por supuesto, no libre de conflictos ni dificultades. Ese es el panorama que dominará el escenario tendencial hacia el 2039.

A corto plazo sin embargo, existirán graves problemas a los que enfrentarse. Es muy probable que los próximos años sean difíciles para todos pero muy especialmente para los países de la UE y para los Estados Unidos. Los países desarrollados perderán peso en la economía mundial, relevancia política y poder. Tendrán que acomodarse, de hecho, a compartir su preeminencia y su influencia actuales.

La presente crisis económica en el caso de que siguiera atenazando al mundo podría extender las dificultades durante más años de lo previsto y generar situaciones de debilidad muy peligrosas para los países desarrollados. Eso los haría vulnerables, pudiéndose esperar ataques armados directos a ellos o a sus aliados, ataques terroristas de gran envergadura, estrangulamientos de sus fuentes de recursos o rutas de transporte, arbitrariedades contra sus intereses o atropellos de sus valores y formas de vida.

Los conflictos dentro de las fronteras de determinados países serán numerosos y de diversa gravedad, especialmente los relacionados con la inmigración, el cambio étnico y la superpoblación de las ciudades

La existencia de un retardo, o demora, en la llegada de la crisis a los países en vías de desarrollo avala la idea de que la crisis puede ser duradera. Como es lógico hay procesos negativos para los países desarrollados, como la deslocalización que pueden detenerse con las dificultades económicas generalizadas.

Los próximos ocho o diez años serán, por tanto, convulsos y conflictivos. Las tendencias más negativas identificadas estarán vigentes y afectarán a nuestras sociedades. Informes diversos, algunos de procedencia militar, son pesimistas sobre el futuro inmediato del mundo. Algunos de dichos informes advierten sobre la posibilidad de grandes conflictos armados, la extensión del terrorismo y un desorden mundial generalizado de más o menos importancia.

Autores, expertos y prospectivistas diversos hablan de acontecimientos de gran trascendencia, ya sean en términos de conflictividad mundial, de cambios culturales profundos que llevarían a una nueva civilización, de catástrofes climáticas, medioambientales y otras catástrofes naturales de gran alcance, de avances tecnológicos peligrosos para la humanidad, pandemias, conflictos armados generalizados, desórdenes mundiales y otros.

La crisis económica mundial puede ser uno de los fenómenos desencadenantes de las dificultades para la sociedad mundial en su conjunto. Siempre que un debilitamiento económico generalizado ha tenido lugar en el mundo han surgidos dificultades diversas de gran alcance. Aunque la recuperación económica mundial se produzca de forma rápida el mal producido ya por la crisis financiera y los desequilibrios inducidos por ella en el mundo no se corregirán a corto plazo.

La transición hacia un mundo multipolar en el que surgirán otras potencias económicas mundiales y en el que la hegemonía ejercida por los Estados Unidos desaparecerá o disminuirá considerablemente, no tendrá lugar sin tensiones ni dificultades. La hegemonía actual tiene, sin duda, sus aspectos negativos, pero correremos un gran riesgo si no ponemos en marcha otra nueva hegemonía o un nuevo sistema de gobierno y ordenamiento mundial.


Adolfo Castilla

Bitácora



Facebook
Twitter
LinkedIn
Rss
Google+

Editado por
Adolfo Castilla
Adolfo Castilla
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN,
Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Consejo Editorial de Tendencias21, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile


Compartir este sitio