Recomendar este blog Notificar al moderador

Blog futurista de Tendencias21


PROSPECTIVA

Terminamos la serie de post dedicados a la Estrategia, el Liderazgo y la Motivación, con una referencia breve al último de esos temas. Es muy breve, debo decirlo, pero se trataba desde el principio de dar algunas ideas generales sobre las interrelaciones de esas tres materias con el management en general. Se apunta al final, en un párrafo muy corto, el rico tema de la motivación como fue utilizada por las grandes empresas japonesas en su años de expansion en las décadas de los 70, 80 y 90 del siglo pasado. Se sigue trabajando en esa línea, pero nuevos temas están hoy apareciendo en la Dirección Gestión y Administración de Empresas, muchos de ellos, por cierto, relacionados con las Tecnologías de la Información y Comunicación y con Internet. Es la revolución digital que está impregnando todo nuestro mundo y todas nuestras actividades.


Abraham Maslow (1908 - 1970)
Abraham Maslow (1908 - 1970)
(Continuación)

Motivación

La motivación es otro de los temas que ha acompañado al management desde sus orígenes. Dirigir, gestionar y administrar ha tenido que ver siempre con la mano de obra o los grupos de personas trabajando para otros. Para conseguir la eficiencia y la efectividad de dichos grupos es necesario motivarlos, es decir, interesarlos en lo que hacen y conseguir a través de ello contribuciones positivas a la consecución del principal objetivo de toda empresa que no es otro que la obtención de beneficios, la supervivencia y el éxito a largo plazo.

Inicialmente, a finales del siglo XIX, cuando surge lo que entonces se llamó Management Científico, la verdad es que se prestaba poca atención al trabajador. La gestión era muy ingenieril y de la mano de obra sólo se necesitaba su dimensión mecánica. La motivación era en realidad incentivación y los incentivos más utilizados eran los económicos. Así lo indicó Frederick Taylor (1956 - 1915) para quien la motivación sólo radicaba en una buena paga. La productividad que siempre ha sido el caballo de batalla de las empresas, especialmente de las manufactureras, se conseguía a base de primas de producción. El sistema de puntos medidores de la productividad y su utilización para la remuneración de los trabajadores ha durado mucho tiempo en el mundo empresarial y todavía perdura en algunos casos.

Tuvieron que llegar los años 40 y la generalización de una gestión empresarial más profesional y científica para que se identificara la dimensión humana y psicológica del trabajador y se le diera importancia en el trabajo. Antes, en los años 20 y 30 se descubrió el llamado Hawthorne Effect, el cual hace referencia a la mejora de la productividad al aumentar la atención puesta en el trabajo. En la planta de Western Electric situada en la ciudad de Hawthorne, a las afueras de Chicago, se hicieron mediciones del trabajo realizado y se comprobó que los obreros obtenían mejores resultados cuando eran observados debido al hecho de que bajo la observación de los consultores ponían más atención en su trabajo. La motivación basada en el interés por el trabajo pasó así a formar parte de la teoría sobre esta materia desarrollada hasta ahora.

Fue Elton Mayo (1880-1949), uno de los participantes en los estudios realizados en Hawthorne, el que estableció claramente que la dirección de una empresa debía tomarse muy en serio las condiciones sociales de la empresa y de los talleres y las necesidades humanas de los trabajadores.

Una larga lista de autores ha contribuido a lo largo del Siglo XX al estudio de la motivación. No podemos referirnos con detalle a ellos y sus interpretaciones. Sólo cabe recordar la labor llevada a cabo por personajes muy conocidos del management y de la psicología como: McClelland (1917 - 1998) y su motivación basada en la consecución (achievement), en la reflexión y la consciencia; Abraham Maslow (1908-1970) y su pirámide de necesidades; Douglas McGregor (1906- 1964) y sus teorías X e Y; Frederick Herzberg (1923- 2000) y el enriquecimiento del trabajo; y muchos otros.

A esa etapa fuertemente influenciada por la psicología siguió otra dominada por las interpretaciones japonesas de la motivación. Es la etapa de los círculos de calidad, del Total Quality Management (TQM); de la mejora continua (kaizen); del cero errores o a prueba de errores (poka yoke); y, en fin, del benchmarking y el strategic intent, ya mencionados.

Adolfo Castilla

Management



Facebook | © icondock.com
Twitter | © icondock.com
LinkedIn | © icondock.com
Rss | © icondock.com
Google+ | © icondock.com

Editado por
Adolfo Castilla
Adolfo Castilla
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN,
Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Consejo Editorial de Tendencias21, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile


Compartir este sitio