Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Rasgos del cerebro de las personas más confiadas

Un estudio revela que quienes más se fían tienen más materia gris en la región que evalúa las recompensas sociales


El cerebro de las personas varía según confíen más o menos en los demás. Así lo han comprobado científicos de la Universidad de Georgia (EE.UU.), en un estudio con 82 participantes. El volumen de materia gris en la región del cerebro que sirve para evaluar las recompensas sociales era mayor en personas más confiadas; mientras que el volumen de la amígdala, que codifica qué emociones son más importantes para cada uno, era mayor tanto en los muy confiados como en los muy desconfiados.





El córtex prefrontral ventromedial (amarillo) es mayor en aquellos que confían más en los demás. Imagen: Brian Hass. Fuente: Universidad de Georgia.
El córtex prefrontral ventromedial (amarillo) es mayor en aquellos que confían más en los demás. Imagen: Brian Hass. Fuente: Universidad de Georgia.
Un estudio reciente de la Universidad de Georgia (Athens, EE.UU.) muestra diferencias en la estructura cerebral según la confianza que tenga la persona en los otros.

La investigación podría tener implicaciones para futuros tratamientos de condiciones psicológicas como el autismo, explica el autor principal del estudio, Brian Haas, profesor ayudante en el departamento de psicología. Cada diagnóstico de autismo varía dentro de un espectro, pero algunos de los diagnosticados con el problema muestran dificultades para confiar en otras personas.

"Hay condiciones, como el autismo, que se caracterizan por un déficit en las capacidades de procesar el mundo social, una de las cuales es la capacidad para confiar en la gente", explica Haas en la información de la universidad.

"Aquí tenemos", añade, "evidencia convergente de que ciertas regiones del cerebro son importantes para la confianza, y si podemos entender cómo se relacionan estas diferencias con los procesos sociales específicos, podremos ser capaces de desarrollar técnicas de tratamiento más específicas para las personas que tienen déficit en la cognición social."

Medidas

Haas y su equipo de investigadores utilizaron dos medidas para determinar los niveles de confianza de los 82 participantes en el estudio.

Los participantes rellenaron un cuestionario sobre su tendencia a confiar en los demás. También se les mostraron fotografías de rostros con expresiones faciales neutrales y se les pidió evaluar cómo de confiable encontraban a cada persona en la imagen. Esto dio a los investigadores una métrica, dentro de un espectro, de cuánto confiaba cada participante en los demás.

Luego, los investigadores tomaron imágenes por resonancia magnética de los cerebros de los participantes para determinar cómo se relaciona la estructura del cerebro con la tendencia a confiar en los demás. Lo que encontraron los investigadores, recuerda Haas, fueron diferencias en dos áreas del cerebro.

"El hallazgo más importante fue que el volumen de materia gris era mayor en el córtex prefrontal ventromedial, que es la región del cerebro que sirve para evaluar las recompensas sociales, en las personas que tienden a confiar más en los demás", subraya.

"Otro hallazgo", continúa, "tuvo lugar en una región del cerebro llamada amígdala. El volumen de esta área del cerebro, que codifica la prominencia emocional, era mayor tanto en aquellos que confiaban mucho como en los que confiaban muy poco. Si algo es emocionalmente importante para nosotros -que es prominente-, la amígdala nos ayuda a codificarlo y recordarlo".

Estudios futuros pueden centrarse en cómo, si puede hacerse, podría mejorarse la confianza y en si el cerebro es maleable de acuerdo con el tipo de comunicación que alguien tiene con otros, añade. El estudio ha sido publicado en la revista NeuroImage.

Cerebro y confianza económica

En 2005, cientificos del Baylor College of Medicine de EEUU también encontraron una relación entre el cerebro y la confianza. En concreto, identificaron una zona cerebral que interviene en las relaciones de confianza. Lo hicieron usando un juego económico, consistente en depositar dinero en manos de otras personas para su administración.

A través de imágenes de resonancia magnética, analizaron la actividad de las diferentes regiones cerebrales durante diez intervenciones económicas. Así, descubrieron que una parte del cuerpo estriado dorsal aumentaba el flujo sanguíneo cuando una persona debía confiar en la otra, así como que, una vez conocidas, dos personas confían 14 segundos más rápido entre sí que la primera vez.

Los investigadores señalaron entonces que sería posible desarrollar modelos matemáticos de estos procesos cerebrales y mejorar así el conocimiento de los problemas de la comunicación humana.
 

Referencia bibliográfica:

Brian W. Haas, Alexandra Ishak, Ian W. Anderson, Megan M. Filkowski. The tendency to trust is reflected in human brain structure. NeuroImage (2015). DOI: 10.1016/j.neuroimage.2014.11.060


Lunes, 9 de Marzo 2015
Redacción T21
Artículo leído 4749 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria