Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Reconstruido informáticamente el atentado del Boeing 757 contra el Pentágono

El factor determinante del desastre fue la velocidad del avión


Una simulación informática realizada en la Universidad de Purdue, Indiana, ha reconstruido el episodio del 11 de septiembre de 2001 en el Pentágono y determinado que el principal factor del desastre no fue el avión ni el carburante, sino la velocidad del Boeing 757. El sofisticado modelo, que combina matemáticas, ingeniería y grafismo audiovisual, pretende definir las bases de una arquitectura de edificios preventiva frente a posibles episodios de esta naturaleza. Por Raúl Morales.




Reconstruido informáticamente el atentado del Boeing 757 contra el Pentágono
Reconstruido informáticamente el atentado del Boeing 757 contra el Pentágono
La primera simulación informática de lo que ocurrió el 11 de septiembre de 2001 en el Pentágono ha sido realizada por ingenieros, informáticos y expertos en grafismo multimedia de la Universidad de Purdue, Indiana, Estados Unidos.

Se trata de un ejercicio gigantesco de matemáticas, física e informática que pretende contribuir a prevenir posibles episodios similares en el futuro cuando se planifique la construcción de un edificio.

Cada décima de segundo de lo ocurrido ha representado el equivalente a 95 horas de cálculos informáticos muy precisos basados en el peso del avión, su velocidad, cantidad de carburante, etc.

La velocidad, determinante

El factor determinante de la tragedia, según esta simulación, no fue el carburante del aparato, sino su velocidad, ya que en esas condiciones el avión es como una salchicha que se deshace por el impacto.

La mayoría de los accidentes aéreos que vemos en las películas, simulados por ordenador, no se desarrollan según las leyes de la física, sino en función de su espectacularidad, por lo que es imposible hacerse una visión realista de lo que ocurrió en el Pentágono si no se desarrolla un modelo como el conseguido en la Universidad de Purdue.

Aunque los investigadores de esta Universidad aseguran que la finalidad del complejo ejercicio realizado es de tipo preventivo, en la práctica su teoría viene a derrumbar la hipótesis de que no hubo un avión contra el Pentágono el 11 de septiembre, tal como sostiene Thierry Meyssan en su polémica obra La gran impostura.

Esta teoría, que se basa en la ausencia de restos significativos del avión siniestrado después de la colisión, se descalifica en la simulación, que puede seguirse en Internet.

Lo que ocurrió, previsiblemente, es que el avión se fracturó en mil pedazos al penetrar en la fortaleza del edificio, construido con una arquitectura a base de columnas que deshicieron la estructura del avión en unos tres segundos.

Domingo, 20 de Octubre 2002
Raúl Morales
Artículo leído 15045 veces




Nota


Comente este artículo

1.Publicado por popol vuh el 04/08/2008 23:14
las alas del avión se habrían desgajado antes de entrar en el edificio y se habrían quedado fuera, es imposible que hubieran penetrado ni siquiera un metro por muy rápido que impactaran

2.Publicado por leandro el 12/01/2009 21:58
http://www.youtube.com/watch?v=O5dO-_XUK2k

muy interesante

3.Publicado por coyicabuto el 11/06/2009 14:31
Eso es uno de los bulos más sonados del pentágono

4.Publicado por fernando el 08/09/2009 21:53
JAJAJAJJA, esa ni ellos se la creen. Han de pensar que todos somos estupidos. Es imposible que por el impacto el avion haya quedado reducido a polvo; algo debío de quedar de él: las alas, la cola, los motores... algo!! NO HUBO TAL AVIÓN!!!

5.Publicado por NOLOPONE el 17/03/2010 14:57
A esa altura no hay sustentación..... se caería mucho antes.... solo si hubiese entrado en picado en determinado ángulo y para eso mejor darsela en el patio interior. Ahora si que no me trago lo del avión.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 1 de Diciembre 2016 - 08:00 Inteligencia artificial para catar quesos