Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
25 Aniversario




Rousseff dos y el gran desafío: conjurar la “maldición” económica




La intensa competencia por la Presidencia de Brasil entre la mandataria, Dilma Rousseff, y el candidato del centroderechista Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves,  se saldó el 26 de octubre con la reelección de  Rousseff. Como sucede en las reelecciones, no va a existir un período de “luna de miel” para el gobierno […]

Fernando Cardim de Carvalho

Fernando Cardim de Carvalho

Por Por Fernando Cardim de Carvalho
RÍO DE JANEIRO, Oct 31 2014 (IPS)

La intensa competencia por la Presidencia de Brasil entre la mandataria, Dilma Rousseff, y el candidato del centroderechista Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves,  se saldó el 26 de octubre con la reelección de  Rousseff.

Como sucede en las reelecciones, no va a existir un período de “luna de miel” para el gobierno que oficialmente comenzará el 1 de enero de 2015. Los votantes esperan que se ponga a trabajar de inmediato y hasta que ofrezca algunos resultados a breve plazo.

Es indudable que Rousseff, candidata por el Partido de los Trabajadores (PT), de izquierda moderada y que gobierna el país desde 2003, encara una difícil situación. La economía está en un punto muerto y las perspectivas para el año próximo no son mejores. La economía brasileña ha vivido en vaivenes durante el último veinteno, alternando períodos en los que la devaluación del tipo de cambio permitió alguna expansión industrial a costo de acelerar la inflación, seguidos de un control inflacionario que deprimía el sector industrial.

La inflación durante la primera administración de Rousseff (2011-2015) ha estado casi siempre por encima del techo de 6,5 por ciento fijado por su propio gobierno y las estimaciones para el 2015 no prevén una reducción.

La posición de la balanza de pagos muestra un elevado déficit en las transacciones corrientes y marcada dependencia del sector externo.

Los grandes programas de inclusión social que tuvieron un éxito notable en el pasado reciente, están exigiendo una remodelación.

Finalmente, durante la campaña electoral estalló un escándalo sobre casos de corrupción en la administración y en empresas estatales, incluida Petrobras, la semipública y gigantesca corporación petrolera. En este plano se aguarda una rápida y firme reacción del gobierno.

Esto no tiene una relación directa con otro tipo de problemas, los vinculados con la formación de gobiernos que, en el sistema político brasileño, requiere el armado de coaliciones con partidos políticos que están más interesados en el regateo que en debates sobre principios o programas gubernamentales.

Debe quedar claro que la situación actual de Brasil es problemática en algunos frentes, pero en modo alguno es catastrófica, tal como la oposición ha querido infundir durante la campaña electoral.

El cuadro es menos sombrío, por ejemplo, que en Europa occidental, donde hay varios países con las economías devastadas por una irracional adherencia a la política de austeridad impuesta por un grupo de gobiernos guiados por Alemania.

Pero tampoco se trata de problemas que el nuevo gobierno pueda tomar a la ligera

El primer desafío económico que Rousseff deberá enfrentar es la llamada “maldición” que Brasil soporta desde que, hace 20 años, se consiguió controlar la inflación.

El Plan Real, introducido en 1994, apuntaba a abaratar los bienes de consumo a través de las importaciones, con la liberalización del comercio exterior y la revaluación de la nueva moneda nacional, precisamente el real.

Para revaluar el real era necesario atraer capitales extranjeros, lo que a su vez exigía el sostenimiento de altos tipos de interés, en niveles superiores a los que pagan otros países.

Las tasas de interés elevadas eran también necesarias para el control de la demanda interna. Pero esta medida y la revalorización del real redujeron la competitividad de los productos nacionales, particularmente en el sector manufacturero, que es muy sensible a las variaciones de las paridades monetarias.

El resultado es que la economía brasileña ha vivido en vaivenes durante el último veinteno, alternando períodos en los que la devaluación del tipo de cambio permitió alguna expansión industrial a costo de acelerar la inflación, seguidos de un control inflacionario que deprimía el sector industrial. 

El presidente Fernando Henrique Cardoso  (1995-2003), del PSDB,  fue prisionero de este dilema, como lo fueron su sucesor Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) y Dilma Rousseff durante su primer mandato, cuando tuvo el mérito de plantear claramente que Brasil debe desmontar la trampa antiinflacionaria, aunque no logró avanzar en esa meta.

Ahora, con la economía internacional debilitada y la previsión de que la recuperación llevará tiempo, Rousseff debe hallar la manera de promover el crecimiento sin incentivar la inflación y acrecentar la vulnerabilidad externa, es decir, sin aumentar el volumen de las importaciones mientras las exportaciones declinan.

Además, contener la inflación es necesario porque los pueblos tienen buena memoria. Así como los alemanes aún conservan el mal recuerdo de la hiperinflación de hace casi un siglo, los brasileños no se olvidan de cuán difícil fue la vida con un índice de inflación de dos dígitos por mes.

Aunque se está lejos de repetir esa experiencia, los brasileños están atentos ante cualquier señal de que el gobierno pudiera descuidar el control del alza de los precios.

Por otra parte, tres años seguidos con 6,5 por ciento de inflación anual implican una significativa pérdida de poder adquisitivo para quienes tienen salarios que no son adecuadamente actualizados.

Por último, el gran éxito de los tres gobiernos sucesivos del PT, sus programas sociales y de redistribución de ingresos, necesitan ser renovados.

En septiembre, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), anunció que en Brasil el hambre ha dejado de ser un problema.

Es sin duda una óptima noticia, pero también implica que hay que diseñar nuevas políticas sociales con objetivos más elevados. Concretamente, se trata de mejorar la calidad de vida de la población que fue sacada de la pobreza por los programas precedentes.

La creación de empleos, la educación y la ampliación del sistema sanitario son tareas más arduas que la reducción de la extrema pobreza mediante becas y subsidios.

Para cualquier político se trata de grandes desafíos, pero lo son en particular para un gobernante reelecto, precisamente, para resolverlos.

Los ciudadanos brasileños están impacientes por ver como Rousseff los afrontará.

Editado por Pablo Piacentini



Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/10/rousseff-dos-y-...


Viernes, 31 de Octubre 2014
Por Fernando Cardim de Carvalho
Artículo leído 491 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.