Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Sacan nuevas ventajas a Twitter: ayuda con los idiomas y da a conocer regiones remotas

Pero también le encuentran peligros, como los tuiteros robóticos


Twitter ayuda a practicar y aprender el alemán, al menos en niveles básicos. Así lo ha comprobado una investigación de la UNED, que ha hecho un seguimiento de alumnos de este idioma, a los que se propuso que tuvieran pequeñas experiencias tuiteras utilizando el idioma, simplemente hablando con sus compañeros a través de mensajes de 140 caracteres. Twitter también tiene utilidades en las ciencias sociales (para obtener estadísticas en África, por ejemplo), aunque también peligros, como los bots (tuiteros robóticos). Por Carlos Gómez Abajo.


Carlos Gómez Abajo
Carlos Gómez Abajo, redactor de Tendencias21, es máster en periodismo (El País-UAM), Experto en... Saber más del autor


Sede de Twitter, en San Francisco (EE.UU.). Imagen: Caroline Culler (Wgreaves). Fuente: Flickr.
Sede de Twitter, en San Francisco (EE.UU.). Imagen: Caroline Culler (Wgreaves). Fuente: Flickr.
Utilizar Twitter cuando se está comenzando a aprender alemán, para comunicarse con el resto de compañeros, ayuda a perderle el miedo al idioma y mejora la expresión escrita. Así lo revela una investigación dirigida por Dolores Castrillo, profesora del departamento de Filologías Extranjeras y sus Lingüísticas de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

“La idoneidad del microblogging para enseñar idiomas se había demostrado antes en un estudio de la propia UNED, pero hasta ahora no se había comprobado que mejorara las habilidades escritas en clases a distancia de nivel básico de alemán”, explica la profesora en la información de divulgaUNED.

En el trabajo, publicado en la Revista Española de Lingüística Aplicada, participaron 64 estudiantes de los 256 que integraban el nivel inicial de este idioma en la universidad en el curso 2010-2011. 45 de ellos eran mujeres y 19, hombres. El 82% no había usado Twitter antes, pero la mayoría estaban acostumbrados a navegar por Internet.

La actividad consistía en completar dos encuestas –una antes de empezar la tarea y otra, al finalizarla– y escribir al menos tres tuits por semana con diferentes frases o correcciones de las expresiones de otros compañeros. Con esta información, los participantes tenían que redactar un ensayo, requisito imprescindible para su evaluación continua. Para incentivar su participación, la actividad sumaba puntos en la nota final.

Antes de empezar a publicar tuits, los estudiantes se mostraron escépticos con la herramienta: solo el 18,2% consideró que Twitter les ayudaría a mejorar su competencia escrita en alemán. Sin embargo, al finalizar la tarea, “la mayoría de los alumnos, el 72,2%, afirmó que la red social les ayudó considerablemente a mejorar sus destrezas escritas”, destaca Castrillo.

Alrededor del 67% aseguró que había visto más fácil comunicarse en alemán después de usar Twitter y el 83,3% afirmó sentirse más seguro a la hora de escribir en alemán tras utilizar la herramienta. “La limitación a 140 caracteres reducía su ansiedad y les hacía sentir menor timidez a la hora de expresarse en esta lengua”, apunta la profesora.

Espontáneos y solidarios

Los estudiantes también expresaron opiniones contrarias a la red social, aunque en proporciones bajas. Así, el 15% no la consideró una herramienta útil para el aprendizaje de idiomas debido a la dificultad de ceñirse a 140 caracteres.

Otra dificultad mencionada en las encuestas fue la sensación de agobio que sentían algunos estudiantes cuando se les acumulaban tuits y respuestas sin leer. “La mitad de los participantes declaró sentir la necesidad de visitar Twitter con demasiada asiduidad, lo que les producía cierto grado de ansiedad”, reconoce Castrillo.

Para agrupar a la comunidad virtual, los usuarios utilizaron diferentes etiquetas, en función de los temas que estaban debatiendo. Los análisis de los tuits revelaron que los estudiantes lo utilizaron como una herramienta de socialización, con la que compartían facetas de su vida personal, deseos, notas de exámenes y, en una pequeña proporción, cuestiones sobre el programa del curso de alemán.

“Con Twitter, los estudiantes se expresaban de forma más espontánea, aunque pudieran cometer errores o mezclaran otros idiomas”, afirma la profesora. “Además, promovía actitudes de solidaridad entre ellos”, subraya, puesto que se corregían unos a otros.

Una vez finalizada la actividad, muchos siguieron usando Twitter y la mayoría se mostraron partidarios de volver a participar en iniciativas de este tipo. De momento, los profesores de la UNED están probando otras herramientas, como WhatsApp, “también con mucha aceptación”, adelanta Castrillo.

Ciudades africanas

Otra utilidad cuando menos curiosa de Twitter es sociológica, en concreto el seguimiento de estadísticas vitales en ciudades africanas. Investigadores de la EPFL (Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza) han analizado la ciudad de Nairobi, capital de Kenya, a través de los tuits enviados desde allí.

Según la nota de prensa de la universidad, conocer simplemente el número de habitantes de una ciudad africana es un reto difícil. En el caso de Nairobi son 3 millones, pero además, gracias a los tuits, se pueden obtener otras informaciones.

En concreto, reflejan la presencia de dinero en la ciudad: sólo las personas de clase media y alta envían tuits. En un mapa interactivo, se puede observar que los campos de golf y las cafeterías exclusivas son origen de más tuits que las zonas industriales.

A la caza de los bots

Twitter presenta también algunos peligros, como la presencia de bots, es decir, tuiteros automáticos, que en muchos casos se conforman con copiar tuits populares escritos por otros y apropiárselos como si los hubieran escrito ellos, pero que también pueden producir spam, o difundir rumores, que podrían afectar por ejemplo a los valores bursátiles.

Investigadores de la Universidad de Indiana (EE.UU.) han desarrollado una herramienta que determina si una cuenta de Twitter es humana o se trata de un "robot social". BotOrNot analiza más de 1.000 características de la red de amigos de un usuario, el contenido que ha publicado éste en Twitter, y las horas a las que lo publica. A continuación, calcula la probabilidad de que la cuenta sea un bot.

Referencia bibliográfica:

Mª Dolores Castrillo de Larreta-Azelain. Learners attitudes toward collaborative writing in e-language learning classes: a Twitter project for German as a foreign language. Revista Española de Lingüística Aplicada (2013).


Lunes, 12 de Mayo 2014
Artículo leído 1605 veces


Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 21 de Octubre 2016 - 10:30 Edificios que diagnostican su propio estado interior

Lunes, 17 de Octubre 2016 - 10:30 Crean un dedal que permite oír a los sordos