Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Sólo el 22 por ciento de los españoles tiene conocimientos científicos

Los jóvenes son los que tienden a converger con Europa en cultura científica, según un estudio


Sólo el 22% de los españoles tiene un alto nivel científico frente al 50% de los ciudadanos de Dinamarca y los países Bajos, según un estudio de La Fundación BBVA realizado en once países -10 europeos y Estados Unidos- para examinar la familiaridad y vinculación de la población con la ciencia, así como el nivel de comprensión científica que posee la población adulta. Los jóvenes españoles tienden a converger con Europa en cultura científica, pero existen fuertes distancias entre los demás grupos de población.




Click para ampliar. Fuente: Fundación BBVA
Click para ampliar. Fuente: Fundación BBVA
La Fundación BBVA ha presentado los resultados del “Estudio Internacional de Cultura Científica”, una investigación basada en una amplia encuesta tanto por el tamaño de la muestra (1.500 entrevistas en cada uno de los 11 países participantes) como por la serie de temas abordados.

Desde mediados de los años 80, existe una importante tradición de estudios sobre percepción pública de la ciencia, primero en Estados Unidos y después en Europa, que tienen como objetivo examinar tanto el nivel de familiaridad y comprensión con la ciencia como la valoración de diferentes facetas de la misma por parte de los ciudadanos. El estudio de la Fundación BBVA además de recoger las principales medidas e indicadores utilizados hasta el presente, introduce nuevas medidas e innovaciones conceptuales y métricas.

Más allá de los indicadores convencionales sobre el nivel educativo de la población, los estudios sobre cultura científica pretenden evaluar los conocimientos adquiridos fuera del sistema educativo y asimilados por la población general. Abarcan a toda la población adulta y no utilizan los típicos test educativos, más formales, aplicados al universo de estudiantes. Otro valor de este estudio es su ámbito de referencia internacional, que permite examinar desde una perspectiva comparada cuánto saben de ciencia los ciudadanos de diferentes países.

Una población sensibilizada y familiarizada con la ciencia y la tecnología mejora la toma de decisiones individuales (como pacientes, consumidores, en el trabajo, en la vida diaria) y, en un plano público constituye una población más abierta a la innovación y al aprovechamiento de las oportunidades de los procesos de cambio globales.
La cultura científica requiere de canales a través de los cuales acceder a esos contenidos y este tipo de estudios son una buena herramienta para detectar la distinta utilización de canales por el público.

El Estudio Internacional de Cultura Científica de la Fundación BBVA consta de dos partes: una cognitiva y la otra evaluativa. En esta primera parte se ha examinado el nivel de comprensión sobre la ciencia que tienen los ciudadanos de 10 países europeos y Estados Unidos. Se trata de conocer por un lado el nivel de interés y vínculo que establecen con la ciencia y, por el otro, captar dimensiones del mapa cognitivo de los ciudadanos, que incluyen el nivel de comprensión y conocimiento que tienen sobre diferentes conceptos científicos, sobre el modo en que se genera el conocimiento científico y sobre referentes científicos, entre otros.

El estudio se ha llevado a cabo en 10 países de la Unión Europea: Italia, España, Austria, República Checa, Polonia, Alemania, Países Bajos, Francia, Reino Unido y Dinamarca, así como también en Estados Unidos. La información ha sido obtenida a través de 1.500 entrevistas personales en cada país (un total aproximado de 16.500 entrevistados) a población de 18 y más años, llevadas a cabo por TNS Opinion entre octubre y noviembre de 2011. El diseño y análisis del estudio ha estado a cargo del Departamento de Estudios Sociales y Opinión Pública de la Fundación BBVA.

Fuente: Fundación BBVA
Fuente: Fundación BBVA
Entre los principales resultados del estudio, cabe destacar los siguientes :

Interés, prácticas y nivel de cercanía con la ciencia

Un punto de partida para examinar el vínculo de los ciudadanos con la ciencia es conocer el grado de interés que muestran por las noticias relacionadas con los temas científicos. Se trata de un indicador utilizado habitualmente en este tipo de estudios, que constituye el primer prerrequisito para que, en un contexto de multitud de noticias que compiten entre sí para captar la atención, el individuo haga el esfuerzo de seguir esa información a través de uno o más canales.

• Se sienten más interesados que informados en los temas científicos: El nivel de interés declarado por las noticias relacionadas con los temas científicos tiende a ser medio-alto (media de 6,0 en Estados Unidos y 5,6 en Europa en una escala de 0 a 10). Sin embargo, ese interés no se traduce automáticamente en un nivel de información similar. En general, siempre hay una diferencia entre el nivel de interés declarado y el de información declarado. Esta distancia se observa en casi todos los países, y es aún más marcada en España: si bien la media de interés declarado es muy similar a la media europea (de 5,7 en una escala de 0 a 10), es más baja (media de 4,7) en la escala de información que declaran tener.

• El principal canal de información sobre temas de ciencia es la televisión y, en segundo lugar, el periódico. El seguimiento de los temas científicos es más frecuente en Estados Unidos que en la media europea. En el seno de Europa, es mayor en Dinamarca, Reino Unido y Países Bajos y, en el otro extremo, es claramente más limitado en España, República Checa e Italia. En efecto, España destaca como uno de los países europeos que menos se informa sobre este tipo de noticias: el 23% de los españoles afirma ver con frecuencia programas de televisión dedicados a temas de ciencia y tecnología frente al 41% en la media europea; el 18% de los españoles lee noticias o suplementos en los periódicos sobre temas de ciencia y tecnología frente al 32% en la media europea.

• Escasa realización de actividades de obtención de información científica: La visita a museos o exposiciones de ciencia es limitada, aunque algo mayor en Estados Unidos que en la media europea (32% y 25% respectivamente). Dentro de Europa, sólo se supera el 30% en Alemania y Países Bajos (en España, el 21% ha visitado este tipo de centros en los últimos 12 meses). La asistencia a conferencias o charlas sobre estos temas tiene una incidencia aún más baja (12% en la media europea y Estados Unidos y 6% en España).

• Vínculo muy desigual con la carrera científica: El vínculo que tienen los entrevistados con la “carrera científica” a través de la experiencia personal es muy débil. Si bien un porcentaje significativo de la población ha conocido personalmente a algún científico (el 40% en la media europea, el 44% en Estados Unidos), solo una minoría tiene un amigo científico (el 22% y 20% respectivamente) y es menor, aunque con más diferencias entre Europa y Estados Unidos, el porcentaje que ha considerado en alguna ocasión la posibilidad de dedicarse a una carrera vinculada con la ciencia (17% en la media europea y 32% en Estados Unidos). En España, el vínculo con la carrera científica es menor que en la media europea: el 22% ha conocido personalmente a un científico, el 17% tiene un amigo científico, y el 16% ha considerado la posibilidad de dedicarse a dicha carrera.

• Presencia escasa y desigual de los temas de ciencia en las conversaciones cotidianas: Una cuestión central para examinar el vínculo con la ciencia es conocer la importancia que tienen los temas científicos en la interacción de los individuos. En términos generales, la frecuencia con la que los temas de ciencia forman parte de las conversaciones cotidianas de los ciudadanos es media-baja, aunque muy variable entre países, siendo más alta en Estados Unidos que en la media europea. En el seno de Europa, los daneses son quienes conversan más frecuentemente sobre estos temas (el 50% expresa hacerlo “muchas veces” o “bastantes veces” y, a distancia, los británicos y holandeses, casi el 38%). Los españoles, se sitúan en el otro extremo, y sólo el 15% declara conversar con mucha o bastante frecuencia sobre temas de ciencia.

• El nivel de cercanía con la ciencia es muy bajo y desigual en el seno de Europa: Para evaluar con una medida única el nivel de cercanía y vínculo con la ciencia se ha construido un indicador agregado, abarcando el nivel de seguimiento de información científica, la realización de otras actividades de obtención de información de estos temas y el vínculo con la “carrera científica”. Ese indicador es el resultado de sumar 20 medidas distintas (rango 0 a 20), dividido en cuatro tramos de cercanía: “ninguna”, “baja”, “media” y “alta”.

• El nivel de cercanía y vínculo con la ciencia es bajo en todos los países del estudio, aunque mayor en Estados Unidos que en la media europea: el 29% y el 22% respectivamente tienen un alto nivel de cercanía con la ciencia, frente al 14% y el 27% respectivamente que no tienen vínculo alguno. Dentro de Europa, el porcentaje con un mayor vínculo con la ciencia se observa en Dinamarca, Países Bajos (cercano al 40%), seguidos de Reino Unido, Francia y Alemania (cercano al 30%) mientras que no llega al 15% en República Checa, España e Italia. Asimismo, mientras que cerca del 40% en República Checa, España e Italia no han tenido vínculo alguno con la ciencia, sólo el 10% de los daneses y holandeses se encuentran en esta posición.

• Los hombres, los adultos jóvenes y, más marcadamente, la población con mayor nivel de estudios, son quienes mayor vínculo tienen con la ciencia: En el caso concreto de España, mientras que el 69% de la población de adultos mayores no tiene vínculo alguno con la ciencia (el 37% en la media europea), este porcentaje desciende al 28% entre los jóvenes de 18 a 24 (el 20% en la media europea). Así, se atenúa significativamente en el segmento de los jóvenes la distancia en el nivel de cercanía entre España y el promedio europeo.

Nivel de conocimiento científico

El estudio de la Fundación BBVA ha medido el nivel de conocimiento objetivo de algunos conceptos y tesis científicas, esto es, en qué medida los entrevistados responden correctamente a enunciados relativos a tesis y principios de diferentes disciplinas como biología, física, etc. Ante cada una de las frases los entrevistados tenían la posibilidad de responder si era totalmente verdadera, probablemente verdadera, probablemente falsa o totalmente falsa.

• Menor nivel de conocimiento de conceptos vinculados a disciplinas y avances recientes: Los ciudadanos tienen un mayor nivel de familiaridad con algunos conceptos básicos y clásicos de la ciencia, mientras que algunas de las áreas más recientes, como las asociadas a la ingeniería genética, son las que obtienen, en general, niveles de conocimiento más bajo. Más del 80% de los ciudadanos en la mayoría de las sociedades sabe que “El aire caliente asciende”, que “Los continentes han estado desplazándose durante millones de años y continuarán haciéndolo en el futuro”, “El oxígeno que respiramos proviene de las plantas” y que “El gen es la unidad básica de la herencia de los seres vivos”. Más del 70% en la mayor parte de los países sabe que “la gravedad de la Tierra tira hacia ella de los objetos sin tocarlos” y más del 60% contesta correctamente que “La energía no se crea ni se destruye, solo se transforma de una forma a otra (Verdadero)”; “Casi todos los microorganismos son perjudiciales para los seres humanos (F: falso)”; “Las células de los seres humanos por lo general no se dividen (F)”; “Los primeros seres humanos vivieron al mismo tiempo que los dinosaurios (F)”. Por el contrario, el nivel de conocimiento es más desigual entre países y oscila en un rango claramente más bajo en cuestiones como: “La extracción de células madre de embriones humanos se hace sin destruir los embriones (F)”; “Los antibióticos destruyen los virus (F)”; “Los átomos son más pequeños que los electrones (F)”; “Hoy por hoy no es posible transferir genes de seres humanos a animales (F)”.

• En Dinamarca y Países Bajos se registra el nivel de conocimiento más alto, y en España, el más bajo: Al sumar las respuestas correctas en el “test” de conocimiento se obtiene un valor similar en el conjunto de los países europeos incluidos, y en Estados Unidos, situándose en un nivel medio y medio-alto. En este contexto, Dinamarca y los Países Bajos se colocan en la parte más alta del mapa de conocimiento (más de 15 respuestas correctas de las 22 preguntas realizadas), seguidos de Alemania y República Checa; en la parte media se sitúan Austria, Reino Unido, Francia y Estados Unidos (medias de entre 13 y 14 respuestas correctas); y en la parte más baja, Polonia, Italia y España. Los ciudadanos españoles son quienes obtienen una media de conocimiento objetivo más bajo (promedio de 11,2 de respuestas correctas frente a la media europea de 13,4). El agrupamiento de las respuestas al “test” de conocimientos en tres segmentos (“alto”, “medio” y “bajo”) hace más evidente las diferencias entre países. La mayoría de la población se sitúa, en todos los países, en un nivel de conocimiento medio. Pero se observan importantes diferencias entre países en la amplitud del segmento de nivel alto de conocimiento, siendo superior al 50% en Dinamarca, Países Bajos y Alemania, mientras que es aproximadamente un 25% en Polonia, Italia y España.

• La educación y la edad marcan diferencias en el nivel de conocimiento en España: El estudio ha establecido la relación entre nivel educativo y de comprensión científica en cada país. En el caso de España, aproximadamente el 44% de la población con menor nivel de estudios tiene un nivel bajo de conocimiento científico frente al 6% de la población con mayor nivel de estudios. También la edad diferencia mucho el nivel de conocimiento en España: el 13% de los jóvenes de 18 a 24 años tiene un bajo nivel de conocimiento científico frente al 57% de los adultos mayores de 65 años.

• Los jóvenes españoles acortan distancias con Europa: La distancia entre el nivel de conocimiento científico de los españoles y la media europea resulta mucho más atenuada entre los jóvenes: el segmento con nivel bajo de conocimiento entre los jóvenes españoles de 18 a 24 años es de un 13% frente al 10% de los jóvenes de la media europea, mientras que este segmento alcanza al 57% de la población de adultos mayores españoles frente al 22% de los adultos mayores en la media europea.

• Mapa de países según nivel de cercanía con la ciencia y conocimiento científico: Cercanía y conocimiento científico están asociados de forma tal que a mayor cercanía, mayor conocimiento, resultando posible clasificar a los países en tres grupos:

o Dinamarca y Países Bajos: países que presentan un mayor nivel de cercanía y de conocimiento científico.
o Alemania, Austria, Francia, Reino Unido y Estados Unidos: países con un nivel de conocimiento y nivel de cercanía medio
o Polonia, Italia, España: países con un menor nivel de cercanía y conocimiento de la ciencia. República Checa comparte con este grupo un nivel bajo de cercanía con la ciencia, pero se distancia de dicho grupo por un mayor nivel de conocimiento objetivo.

Además del conocimiento sobre conceptos y tesis principales, el estudio ha analizado otra dimensión esencial de la comprensión de la ciencia: el modo de obtener y validar los conocimientos científicos. Se ha preguntado también acerca de las figuras que han llevado a cabo los grandes avances científicos.

• La comprobación, el principal criterio para validar una teoría científica: Para concluir que una teoría científica es verdadera, la mayoría otorga la mayor importancia a la comprobación de resultados, tanto por el propio investigador como por otros científicos. Se da, pues, gran importancia a que los conocimientos hayan sido obtenidos a través de comprobaciones experimentales y, también, a que esos resultados hayan sido reproducidos por otros investigadores (más del 40% le otorga “mucha” importancia a estos dos aspectos). También se otorga importancia a la publicación de los resultados. Entre un 20% y un 30% en casi todas las sociedades le adjudica mucha importancia a la publicación de los resultados en una revista científica, y entre un 10% y un 20% a la publicación en un medio de comunicación masivo, como un periódico o TV.


• Más del 40% de los españoles no puede identificar a ningún científico particularmente destacado: Otra medida de familiaridad con la ciencia es el conocimiento de la identidad de quienes han llevado a cabo contribuciones esenciales a la ciencia. Por ello se preguntó por el nombre de tres científicos de cualquier país y tiempo. En primer lugar, destacan las diferencias entre países en el porcentaje que no ha podido dar el nombre de ningún científico, un dato sugestivo de un bajo nivel de cultura científica. La dificultad para identificar un científico de renombre es similar en la media europea y en Estados Unidos (27%), incrementándose significativamente en España (46%). En el seno de Europa, Dinamarca es el país con un menor porcentaje de entrevistados que no contestan.

• Albert Einstein, el científico con mayor notoriedad: Entre quienes pueden mencionar algún científico, Albert Einstein es el científico que los ciudadanos de los 11 países incluidos pueden identificar más claramente. Su mención se distancia muy significativamente del resto de los científicos nombrados, alcanzando el 42% de las menciones en el conjunto de países europeos y el 50% en Estados Unidos. Dentro de Europa, el porcentaje que menciona a Einstein varía de un máximo de 54% en Alemania y 51% en Dinamarca, a un mínimo de 30% en Polonia y 32% en España. A una gran distancia, los entrevistados coinciden en torno a las figuras de Isaac Newton, Marie Curie, Louis Pasteur y Galileo Galilei.
Mientras que los científicos asociados al dominio de la física tienen relativamente un alto número de menciones, aquellos vinculados al ADN o a descubrimientos más recientes son reconocidos por un porcentaje de la población mucho más bajo.

• En la mayoría de los países asumen mayor importancia los científicos nacionales: Es destacable que en cada país se incorporan o asumen mucho más relevancia los científicos nacionales. Por ejemplo, el 45% en Polonia menciona a Marie Curie y el 32% a Nicolás Copérnico, el 37% en Francia a Louis Pasteur, el 44% de los daneses menciona a Niels Bohr, el 15% de los norteamericanos menciona a Thomas Edison y el 11% a Ben Franklin, el 13% de los italianos a Rita Levi Montacini y el 10% a Leonardo Da Vinci, el 11% de los alemanes a Robert Koch y el 10% a Wilhelm Conrad Röntgen, y el 11% de los británicos a Stephen Hawking. Los españoles reconocen débilmente a grandes científicos nacionales: Santiago Ramón y Cajal es mencionado por cerca de un 5% de los españoles y Severo Ochoa por el 2,5%.


Ficha técnica

Universo: en cada país, población general de 18 años y más.

Método: encuesta administrada cara a cara en el hogar del entrevistado mediante sistema CAPI (Computer-assisted personal interviewing). Tamaño y distribución de la muestra: 1.500 casos en cada uno de los 11 países. Distribución muestral polietápica estratificada por la intersección de región (clasificación NUTS o equivalente)/tamaño de hábitat, con sorteo de unidades primarias a nivel de municipio. Selección del individuo realizada por el método del último cumpleaños.
Error de muestreo: El error muestral estimado con un nivel de confianza del 95.5% y en el caso más desfavorable (p=q=0,5) es de +/- 2.6% para cada país.

Fecha de realización: octubre y noviembre de 2011.

Ponderación: Para los resultados del conjunto de países europeos incluidos se han ponderado los datos de cada país, según el peso poblacional de cada uno en el conjunto de los países europeos incluidos.

Trabajo de campo: el trabajo de campo ha sido coordinado por TNS-Opinión.

Diseño y análisis del estudio: a cargo del Departamento de Estudios Sociales y Opinión Pública de la Fundación BBVA.


Descargar el resumen del estudio

cultura_cientifica_en_espana_y_europa.doc Cultura científica en España y Europa.doc  (1.53 Mb)


Miércoles, 9 de Mayo 2012
Redacción
Artículo leído 3712 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte