Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Tratan en ratones la causa principal de muerte súbita en atletas

Compensan la mutación de una proteína, evitando la miocardiopatía hipertrófica


Científicos de EE.UU. han desarrollado un tratamiento en ratones que compensa una mutación de una proteína en el corazón y evita la miocardiopatía hipertrófica, responsable habitual de casos de muerte súbita en atletas. Harán falta muchas más pruebas para desarrollarlo en humanos, advierten los investigadores.




Fuente: Pixabay.
Fuente: Pixabay.
Hace más de 15 años, David Warshaw, profesor de la Universidad de Vermont (EE.UU.) y sus colaboradores descubrieron que el mal funcionamiento de una proteína específica del corazón conduce a miocardiopatía hipertrófica (MCH), responsable habitual de casos de muerte súbita en atletas jóvenes.

Ahora, un equipo de científicos ha utilizado algunas de las conclusiones anteriores de Warshaw para desarrollar un posible tratamiento para prevenir la enfermedad, que es hereditaria y que puede hacer que el corazón se espese y se detenga el bombeo eficaz de la sangre, lo que lleva a insuficiencia cardíaca.

Warshaw, profesor de fisiología molecular y biofísica, escribe acerca de la importancia de esta potencial terapia en su columna Perspectives, en la revista Science.

La MCH puede deberse a diferentes mutaciones de muchas proteínas en el corazón. Una de esas proteínas, la miosina, actúa como pequeño motor molecular en cada célula muscular del corazón. Tira y libera una proteína similar a una cuerda, la actina, para que el músculo cardíaco se contraiga y se relaje a medida que bombea la sangre.

Una mutación de la miosina puede "alterar la capacidad de generación de potencia del motor" y hacer que el corazón trabaje de forma inadecuada, lo que a su vez hace que el corazón se agrande, dice Warshaw en la información de la universidad.

Durante muchos años, los científicos asumieron que la mutación hacía que la miosina perdiera su poder motor, acabando con todo el motor del corazón. Sin embargo, en un estudio publicado por Warshaw en 2000 en Circulation Research, él y sus colegas encontraron que este problema no disminuía la potencia de la miosina; era demasiada potencia para esta mutación.

David Warshaw. Fuente: UVM COM Design & Photography.
David Warshaw. Fuente: UVM COM Design & Photography.
Ratones

"Por analogía, colocar el motor de un coche de carreras (es decir, la miosina mutante) en el chasis de un coche común (es decir, la matriz del tejido conectivo del corazón) podría dar lugar a tensiones internas y daño estructural", escribe ahora Warshaw en Science.

"Para el corazón, esto equivale a la inducción de fibrosis cardiaca y al desorden de las células musculares que son características de los pacientes con MCH."

El equipo de científicos que encontró una forma de abordar este problema pertenece a Harvard, a la Universidad de Colorado, a Stanford, y a la empresa MyoKardia de San Francisco, una compañía de biotecnología formada para desarrollar este tipo de tratamientos.

Utilizando ratones criados con la mutación, el equipo probó un pequeño inhibidor de moléculas que devuelve la generación de energía del motor de miosina a un nivel más normal.

Los ratones tomaron el fármaco que contiene la molécula con sólo ocho semanas de edad, y sorprendentemente se evitó que apareciera la MCH, según el estudio.

"Cuando le dieron el medicamento a un ratón joven con la mutación, el corazón del ratón se desarrolló con normalidad", dice Warshaw.

El desarrollo de un fármaco humano, sin embargo, requeriría pruebas mucho más extensas y muchas preguntas que quedan sin respuesta, añade.

Referencia bibliográfica:

D. M. Warshaw: Throttling back the heart's molecular motor. Science (2016). DOI: 10.1126/science.aaf1636.


Lunes, 8 de Febrero 2016
Universidad de Vermont/T21
Artículo leído 1312 veces


Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 5 de Octubre 2017 - 09:00 Un reloj biológico controla nuestros músculos

Miércoles, 4 de Octubre 2017 - 12:30 Desayunar mal aumenta el riesgo de aterosclerosis