Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Tres siglos más de contaminación tendrían efectos sobre el clima durante 10.000 años

Un estudio internacional proyecta en el futuro datos de los últimos 20 milenios


Un estudio internacional predice que tres siglos más de contaminación con carbono tendrán efectos en los próximos 10.000 años. El estudio analiza datos climáticos de los últimos 20 milenios, y proyecta en el futuro la repercusión de que sigamos emitiendo dióxido de carbono.





Filipinas es uno de los países del sureste de Asia amenazados por la subida del nivel del mar. Fuente: Gobierno de Australia.
Filipinas es uno de los países del sureste de Asia amenazados por la subida del nivel del mar. Fuente: Gobierno de Australia.
Las proyecciones de cambio climático para uno o dos siglos muestran un aumento rápido de la temperatura y el nivel del mar, pero dicen poco sobre el periodo posterior. Un estudio publicado en Nature Climate Change ha mirado a los próximos 10.000 años, y ha encontrado que el impacto catastrófico de otros tres siglos de la contaminación de carbono persistirá milenios después de que cesen las emisiones de dióxido de carbono.

En el estudio han participado universidades de varios países, entre ellas Boston College y la Universidad Estatal de Oregón (EE.UU.), cuyo científico Peter Clark ha dirigido el estudio. El panorama es preocupante, dice el co-autor Shaun Marcott, profesor asistente de ciencias de la Tierra en la Universidad de Wisconsin-Madison (EE.UU.), pues habrá una elevación casi inevitable del nivel del mar durante miles de años.

La mayoría de las proyecciones climáticas terminan en 2300, a más tardar, "porque ese es el período de tiempo en el que la mayoría de la gente está interesada" dice Marcott, experto en glaciares y el clima antiguo, en la información de su universidad.

"Nuestra idea era que esto no abarcaba todo el efecto de la adición de entre uno y cinco billones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera durante los tres siglos siguientes. Mientras que la mayoría de los estudios observan los últimos 150 años de datos y los comparan con las proyecciones para los próximos siglos, miramos a los últimos 20.000 años usando datos recogidos recientemente sobre dióxido de carbono, temperatura global y el nivel del mar, que abarcan la última edad de hielo. Por último, comparamos los datos del pasado con los resultados de un modelo que se extiende 10.000 años hacia el futuro".

El clima -la interacción entre la tierra, el océano y la atmósfera- tiene una gran memoria, dice Marcott. "Creo que la mayoría de la gente diría que la temperatura y el nivel del mar subirán a medida que continuemos con la quema de combustibles fósiles, pero que una vez dejemos de quemar, volverán a bajar. En realidad, pasarán muchos miles de años hasta que el exceso de dióxido de carbono abandone por completo la atmósfera y sea almacenado en el océano, y el efecto en la temperatura y el nivel del mar tendrá una duración igual de larga".

El estudio se centró en el impacto de cuatro posibles niveles de contaminación de carbono, empezando en 2000 y terminando en 2300. El complejo modelado fue diseñado por Michael Eby, de la Universidad de Victoria y la Universidad Simon Fraser, ambas de Canadá.

"El carbono está subiendo, e incluso si detenemos lo que estamos haciendo en un futuro relativamente cercano, el sistema continuará respondiendo porque no se ha alcanzado un equilibrio", explica Marcott. "Si se hierve el agua y se apaga el quemador, el agua se mantendrá caliente porque el calor permanece en ella." Un fenómeno similar pero indescriptiblemente más complejo e importante ocurre en el sistema climático.

Nuevos datos

"Pensamos que si realmente queremos poner el futuro en perspectiva, no podemos mirar sólo 300 años hacia atrás. Eso no tiene sentido como unidad de tiempo geológico", explica Marcott.

Las emisiones actuales de carbono contenido en el dióxido de carbono son de unos 10 millones de toneladas por año. El número está creciendo un 2,5% al año, más del doble de rápido que en la década de 1990.

Las personas han puesto ya cerca de 580 millones de toneladas de dióxido de carbono en la atmósfera. Los investigadores analizaron el efecto de la liberación de otros 1.280-5.120 millones de toneladas entre 2000 y 2300. "En nuestro modelo, la emisión de dióxido de carbono termina en 300 años, pero el impacto persiste durante 10.000", dice Marcott.

En 2300, el nivel de dióxido de carbono se habrá disparado desde casi 400 partes por millón hasta 2.000 partes por millón. El extremo aumento de la temperatura -aproximadamente 7 grados centígrados para el año 2300, más o menos- disminuiría sólo ligeramente, a unos 6 grados centígrados, después de 10.000 años.

"El nivel del mar subirá debido a la fusión de los glaciares y el hielo, y porque el calentamiento expande el océano. Tenemos que decidir en los próximos 100 años si queremos comprometernos nosotros y a nuestros descendientes con estos cambios mayores y más sostenidos", dice Marcott.

Deshielo

Los autores calcularon que la subida del océano correspondiente al escenario más bajo de contaminación de carbono afectaría a terrenos que en 2010 albergaban el 19 por ciento de la población del planeta. Debido a la inercia del clima, ese efecto se extenderá a lo largo de miles de años.

El deshielo en Groenlandia y la Antártida correspondiente al escenario más alto de contaminación de carbono "se traduce en un aumento del nivel del mar de entre 25 y 50 metros", dice Jack Williams, profesor de geografía y experto en climas pasados de la universidad. "Eso es suficiente para sumergir casi la totalidad de Florida y la mayor parte de la costa este de EE.UU."

Por simplicidad, el estudio omite el análisis de otros impulsores del cambio climático, como la acidificación del océano y otros gases de efecto invernadero.

Marcott dice que un reciente eslogan de los defensores del clima, "Mantenlo en el suelo" (Keep it in the ground), es adecuado. "En la situación ideal, eso es lo que sucedería, pero no puedo decir si es económicamente o políticamente viable".

Referencia bibliográfica:

Peter U. Clark, Jeremy D. Shakun, Shaun A. Marcott, Alan C. Mix, Michael Eby, Scott Kulp, Anders Levermann, Glenn A. Milne, Patrik L. Pfister, Benjamin D. Santer, Daniel P. Schrag, Susan Solomon, Thomas F. Stocker, Benjamin H. Strauss, Andrew J. Weaver, Ricarda Winkelmann, David Archer, Edouard Bard, Aaron Goldner, Kurt Lambeck, Raymond T. Pierrehumbert, Gian-Kasper Plattner: Consequences of twenty-first-century policy for multi-millennial climate and sea-level change. Nature Climate Change (2016). DOI: 10.1038/nclimate2923


Martes, 9 de Febrero 2016
Universidad de Wisconsin-Madison/T21
Artículo leído 1523 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >