Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Un chip puede reducir el sacrificio de animales en laboratorio

Permite conocer la reacción de un órgano ante un medicamento sin necesidad de un ser vivo


Un chip desarrollado por una empresa norteamericana puede reducir el número de animales que cada año son sacrificados en nombre de la ciencia. El chip, del tamaño de un pulgar humano, permite conocer la reacción de un órgano ante un medicamento experimental. Unos 100 millones de animales son sacrificados cada año en nombre de la ciencia.




Una nueva tecnología puede disminuir considerablemente el uso de animales para investigaciones médicas. La nueva tecnología permitirá probar nuevos fármacos a través de chips, en vez de en animales.

El chip ha sido desarrollado por Emulate, una empresa tecnológica norteamericana que acaba de suscribir un acuerdo con la U.S. Food and Drug Administration’s (FDA) para que algunas pruebas médicas se realicen con su chip.

La FDA es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos (tanto para personas como para animales), medicamentos (humanos y veterinarios), cosméticos, aparatos médicos (humanos y animales), productos biológicos y derivados sanguíneos.

Emulate está en los orígenes de los primeros órganos replicados en chips del tamaño de un pulgar humano. Cada chip tiene aproximadamente el tamaño de un pulgar humano y contiene pequeños canales llenos de células humanas vivas que imitan las funciones de diferentes órganos.

Su finalidad es permitir conocer mejor cómo las enfermedades, los medicamentos, los productos químicos y los alimentos afectan a la salud humana. Ha desarrollado numerosos órganos humanos en diferentes chips (como los pulmones o intestinos), para observar en laboratorio cómo reaccionarían ante diferentes medicamentos, sin necesidad de experimentar en un ser vivo.

Emulate se propone ahora orientar su investigación hacia la experimentación animal, con la finalidad de reducir tanto el sufrimiento como el sacrificio de animales.

Las pruebas con animales son una parte crítica del desarrollo de fármacos. Antes de que una medicina llegue a la FDA, el laboratorio farmacéutico tiene que haber demostrado cómo funciona el medicamento en los animales, específicamente si es tóxico.

Los científicos realizan pruebas en diferentes animales y llevan esos datos a la FDA. Si la FDA firma, la compañía puede comenzar a probar la medicina en seres humanos. Después de un largo proceso, si los resultados son positivos en las personas, el medicamento puede fabricarse y dispensarse en una farmacia.

El hígado, órgano escogido

La colaboración entre la FDA y Emulate se centrará en el hígado, ya que es en este órgano donde se descomponen la mayoría de los medicamentos. Los nuevos medicamentos podrán de ahora en adelante experimentarse en estos chips, sin necesidad de perjudicar a los animales.

Las pruebas con animales no desaparecerán completamente con este chip, pero si la colaboración es exitosa, podría  reducir el número de animales utilizados en la investigación preclínica.

La experimentación con animales o experimentación in vivo utiliza cada año entre 50 y 100 millones de animales vertebrados (desde peces cebra hasta primates no humanos) en estas actividades. Se calcula que sólo en Europa la investigación preclínica sacrifica a más de 11 millones de animales.

Invertebrados, ratones, ratas, pájaros, ranas, y otros animales no destetados no están incluidos en estos números, aunque una estimación realizada sobre el número de ratas y ratones usados en los Estados Unidos en el año 2001 lo situaba en 80 millones.

La mayoría de animales son sacrificados después de usarlos en un experimento. Para los científicos, los animales son considerados objetos insensibles que puede ser utilizados sin reparos éticos para experimentar nuevos medicamentos o para la investigación básica orientada a la medicina.

Jueves, 20 de Abril 2017
Redacción T21
Artículo leído 2759 veces




Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >