Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Un cráneo de 1,8 millones de años sugiere que sólo ha habido una especie humana

Encontrado en Georgia reúne las características que hasta ahora definían a diferentes tipos de homínidos


Científicos de la Universidad de Zúrich han encontrado en un yacimiento en Georgia un cráneo humano de hace 1,8 millones de año que reúne características que antes se habían utilizado como argumento para definir diferentes especies de 'Homo'. Por eso los investigadores consideran que había una sola especie del género 'Homo', y que las diferencias morfológicas se debían a la variedad dentro de la propia especie.





El rostro del cráneo 5 in situ. Fuente: Museo Nacional de Georgia.
El rostro del cráneo 5 in situ. Fuente: Museo Nacional de Georgia.
Científicos de la Universidad de Zúrich (Suiza) han hallado en el yacimiento de Dmanisi, Georgia, un cráneo humano de hace 1.800.000 años al que han denominado "cráneo 5".

Ya se habían encontrado en el mismo yacimiento cuatro cráneos de homínidos igualmente bien conservados, así como algunas partes de esqueletos. Ahora, el estudio de estos restos indica que el género Homo era mucho menos variado de lo que se creía hasta el momento.

“Realizamos análisis exhaustivos de la morfología de los cinco individuos encontrados en el yacimiento de Dmanisi. Las diferencias entre todos ellos no son más extensas que las diferencias entre cinco Homo sapiens, cinco chimpancés o cinco bonobos. Todos los individuos encontrados en este yacimiento pertenecen a una misma especie, y el cráneo 5 es uno de ellos”, ha declarado a SINC la investigadora boliviana Marcia Ponce de León, coautora de la investigación y científica de la Universidad de Zúrich (Suiza).

Esto indica que los miembros más primitivos del género Homo, clasificados como Homo habilis, Homo rudolfensis y Homo erectus, podrían pertenecer a la misma especie. Solo serían diferentes en su apariencia exterior.

“Por lo visto hay un malentendido en lo referente a la clasificación del género Homo. En nuestra publicación nos referimos al periodo de hace alrededor de 1,8 millones de años, y postulamos que entonces solo existía una especie de este género. Homo floresiensis, que existió hace entre 38.000 y 18.000 años, y Homo neanderthalensis (150.000-30.000 años) son mucho más jóvenes. Australopithecus representa otro género. En el caso de Homo habilis no hay una buena definición de la especie ya que los restos fósiles que se clasifican en este grupo son muy fragmentarios y escasos. Esto ha originado una discusión controvertida que aún continua”, añade la experta.

Una prueba en muy buen estado

En su conjunto, los hallazgos muestran que los primeros representantes del género Homo comenzaron a expandirse desde África a través de Eurasia hace 1,85 millones de años.

El cráneo 5 pertenece a la época del Pleistoceno inferior. Es único porque, hasta la fecha, es el más completo de ese periodo de la evolución. No tiene deformaciones y todos los huesos todavía están asociados a través de las suturas.

“Adicionalmente, tiene una morfología inesperada. El cerebro es pequeño, con una capacidad craneal de 546 cm3. La cara es grande y prominente, y los dientes también son grandes”, apunta la investigadora. Esta combinación de rasgos era desconocida hasta el momento.

El yacimiento solo ha sido excavado parcialmente, pero supone la primera oportunidad para que los investigadores comparen y contrasten rasgos físicos de múltiples ancestros humanos que al parecer coincidieron en el mismo espacio y tiempo geológico.

Según Christoph P.E. Zollikofer, antropólogo de la Universidad de Zúrich que también participa en el estudio, la razón por la que el cráneo 5 es tan importante es que une las características que antes se habían utilizado como argumento para definir diferentes especies de Homo.

“Si hubiésemos encontrado la cavidad craneal y el rostro como fósiles separados, muy probablemente habrían sido atribuidos a dos especies diferentes”, añade Zollikofer. Para Ponce de León “también es decisivo que tenemos cinco individuos bien conservados que sabemos que han vivido en el mismo lugar y al mismo tiempo”.

El 'Homo erectus'

La diversidad dentro de una especie es por lo tanto la regla y no la excepción. Estos resultados están apoyados por un estudio adicional publicado recientemente en la revista PNAS.

En ese estudio, Ponce de León, Zollikofer y otros investigadores muestran que las diferencias en la morfología de la mandíbula entre los individuos de Dmanisi se deben principalmente a las diferencias en el desgaste dental.

“Esto demuestra la necesidad de un cambio de perspectiva: los fósiles africanos de 1,8 millones de años probablemente son los representantes de una misma especie, mejor descrita como Homo erectus”, explican los científicos.

Esto sugeriría que el Homo erectus evolucionó hace unos 2 millones de años en África, y pronto se expandiría a través de Eurasia, donde se documentó por primera vez hace unos 1,2 millones de años.

Comparar los patrones de diversidad en África, Eurasia y Asia Oriental proporciona pistas sobre la biología de la población de esta primera especie humana global. Esto convierte al Homo erectus en el primer “actor global” en la evolución humana. Su redefinición ofrece ahora la oportunidad de seguir esta especie humana fósil en un lapso de tiempo de 1 millón de años.

Referencias bibliográficas:

David Lordkipanidze, Marcia S. Ponce de León, Ann Margvelashvili, Yoel Rak, G. Philip Rightmire, Abesalom Vekua, and Christoph P.E. Zollikofer. A complete skull from Dmanisi, Georgia, and the evolutionary biology of early Homo”. Science (2013). DOI: 10.1126/science.1238484.

Ann Margvelashvili, Christoph P. E. Zollikofer, David Lordkipanidze, Timo Peltomäki, Marcia S. Ponce de León. Tooth wear and dentoalveolar remodeling are key factors of morphological variation in the Dmanisi mandibles. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) (2013). DOI: 10.1073/pnas.1316052110.


Viernes, 18 de Octubre 2013
SINC/T21
Artículo leído 9209 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Jose Rodriguez el 21/10/2013 18:36
Con todo respeto a estar completamente errado, yo lo entiendo así: Son tres realmente las especies humanas que ha habido, los arqueos, los antropos y los homos, los arquealopitecos (humanoides de menos de un metro de altura), viven hace veinte millones de años y eran más parecidos a los gibones actuales, de brazos largos y eran descendientes de una especie particular de roedores que evolucionaban lentamente; compartían con los roedores, la característica de tener cerebros pequeños, con huesos apenas unidos a cartilago, adaptados a comer hierba y eran intermedio entre roedores y lo que definiría despues a la especie humana. Hace diez millones de años, al adaptarse y evolucionar a un medio falto de recursos, originan dos lineas poco diferenciadas: los australopitecos y los homo, ambos conviven durante un tiempo en espacios geograficos y temporales. Los antropoides estaban adaptados a lugares con mucha vegetacion y acostumbrados a territorios amplios, por lo mismo eran poco gregarios, y formaban grupos muy pequeños; se extingen por las condiciones climáticas del calentamiento global hace dos millones de años y los homo que eran gregarios y menos hostiles, quedan como ultima especie; la falta de espacios seguros y el hecho de que las sequias prolongadas y el aumento de calor propagando enfermedades aumente, hace disminuir a la población, lo que permite que algunos grupos de homos y antropos se apareen entre ellos y generen una unica especie. El afarensis, el erectus y el habilis sólo son el mismo homo, en diferentes intervalos entre las sequías, glaciaciones y efectos genéticos derivados de la radiacion espacial y solar, que modifican a la especie hasta el actual homo; los homo y los antropo no desaparecen y se extingen sólo por condiciones adversas, sino que los grupos homo-homo, homo-antropo se reproducen entre ellos al estar mal diferenciados por lo poco desarrollado de su ancestro común; no hay una diferencia tan grande, como la que existe entre un gato y un tigre, de tan radicales tamaños y comportamiento, entre los hominidos, las diferencias son sutiles y lentas, lo que permite la reproduccion entre ellos, y el hecho de que aparentemente se extingan otros tipos de especies se debe simplemente a nuevas adaptaciones en el tiempo (cambios de dieta, adaptacion al desierto, el descubrimiento de la caza sistemática, etc) del mismo hominido.

2.Publicado por CachiBrasil el 23/10/2013 19:55
Es muy difícil, si no imposible, determinar exactamente el número de años desde el surgimiento del ser humano en la historia del planeta.
Sin embargo, podríamos decir:
Mis padres se continuan en mí... Y los padres de mis padres... Y los padres de los padres de mis padres...
Y así podríamos remontarnos hasta los primeros seres humanos: Aquellos "hominidos", animalitos frágiles y vulnerables, parecidos con los monos, pero no monos ni descendiente de ellos, y si otra rama de un largo e intrincado proceso de evolución natural.
Y ahí estaban ellos, aterrorizados y diezmados por predadores y fuerzas de la naturaleza, juntándose en comunidades como otros animales y perdiendo todas las batallas.
Hasta que un día, después de una tormenta eléctrica que dejó árboles incendiados, algunos de estos frágiles seres no huyeron del fuego como todos los otros, sino que, a riesgo de sus vidas, fueron hacia él, lo recogieron y aprendieron a conservarlo y depués a producirlo.
Dejaron entonces de ser animales, pues fueron más allá de los límites impuestos por el natural instinto de conservación, seguramente movilizados por una imagen del futuro.
Fue entonces el surgimiento de los primeros seres humanos... Dotados de una conciencia intencional apta para diseñar el futuro, transformando la naturaleza y a sí mismos.
Y así fueron ellos construyendo la historia humana, en la cual, junto a muchos aciertos, sumaron tembién muchos errores.
Y todos ellos, con sus aciertos y sus errores, se continúan en nosotros, aprendiendo sin límites

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria