Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





Un espectáculo redondo, maravillosamente teatral: "La señorita Julia"

Se representa en el Teatro Victoria de Madrid la obra de August Strindberg, en versión de Paloma Mejía


La pieza maestra de August Strindberg, dramaturgo que renovó el teatro sueco, se representa estos días en el Teatro Victoria de Madrid. La versión de Paloma Mejía de "La señorita Julia" apuntala con el vestuario, el diseño de luces y la desnudez escénica el carácter expresionista de la obra original. El resultado es un espectáculo redondo. Por Ángel García Galiano.




Un espectáculo redondo, maravillosamente teatral: "La señorita Julia"
Durante una hora, los asistentes que llenaban la sala del Teatro Victoria, en la castiza calle Pez de Madrid, asistimos a un espectáculo casi redondo, maravillosamente teatral, fibroso, lúcido y pleno de recovecos y sutilezas, tantas como las que ha desplegado Paloma Mejía al versionar con libertad (e inteligencia) la pieza maestra de August Strindberg.

Este gran dramaturgo renovó el teatro sueco. Fue hijo de un comerciante y su criada, una mujer aferrada a una religiosidad extrema (de esa a la que nos tienen acostumbradas las películas de Dreyer, Lars Von Triers y Bergman, conspicuos escandinavos criados en el caldo espeso del luteranismo más extremado), quizá como adarga espiritual para defenderse de los embates autoritarios del marido y padre de su hijo.

Tras una infancia desgraciada y varios tumbos profesionales, Strindberg alcanzará por fin el éxito con la literatura. Como todos sabemos, La señorita Julia  será su obra teatral más importante, en la que constata su ruptura con el romanticismo e incoa el acceso a un turbio naturalismo expresionista, claro antecedente del teatro de la crueldad y del absurdo. Ya en el prólogo de la obra (utilizado en esta brillante y desnuda puesta en escena que nos ocupa), Strindberg advierte:

“He roto con la tradición de presentar a los personajes como catequistas que con preguntas estúpidas provocan la réplica brillante. [...] Para ello he hecho que las mentes trabajen de un modo irregular, tal y como ocurre en la realidad, donde en una conversación nunca se agota el tema, donde un cerebro trabaja como una rueda dentada en la que el otro se engrana a la buena de Dios. Por eso el diálogo anda sin rumbo. He proveído en las primeras escenas de abundante material que en el desarrollo se elabora, se trabaja, se repite, se amplía lo mismo que el tema de una composición musical.”

Acertadas variantes

La versión que podemos aún ver en el Teatro Victoria apuntala con el vestuario, el diseño de luces y la desnudez escénica el carácter expresionista de la misma, selecciona los momentos claves de la función y se atreve, rompiendo la cuarta pared y cambiando la íntima iluminación por otra abierta, a diseccionarlos frente a un público que se siente interpelado como el último garante de las intenciones y (ambiguas) derrotas morales del texto.

Frente al clásico y tópico señor que se lleva a la criadita al catre, aquí es ella, “la señorita”, noche de san Juan, baile, alcohol y ausencia del padre por delante, quien seduce a uno de sus criados.

Las consecuencias morales, sociales, religiosas y hasta económicas de todo ello estallan ante ella, de improviso, como una mascletá postorgásmica tras el coito inducido por la pasión y el capricho.

La actuación de los tres actores es impecable, la cercanía con el público, un lujo, y las reflexiones metateatrales con que se glosa, al hilo, el devenir de la trama, una estupenda manera de provocar a un respetable que ya se siente interpelado de sobra por el tenor de la obra, su ambigüedad moral y el diseño magistral de una trama con que su atormentado autor reescribiera, se diría, esta suerte de versión luterana, amarga y finisecular de El perro del hortelano, que, por cierto, también triunfa estas semanas en la cartelera madrileña. No se pierdan ninguna de las dos.

Referencia:

Obra:
La señorita Julia.
Autor: August Strindberg.
Versión y adaptación: Paloma Mejía.
Intérpretes:  Guillermo Serrano, Silvia García y Ana Batuecas.
Próximas representaciones: Teatro Victoria de Madrid. Sábados de octubre a las 21:00 horas.

 


Miércoles, 26 de Octubre 2016
Ángel García Galiano
Artículo leído 1965 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 28 de Agosto 2017 - 13:07 ¿Quién habla?