Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Un estudio del cerebro demuestra que el hombre es naturalmente honesto

La honestidad no depende de la fuerza de la voluntad, aunque sea una opción


Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, ha demostrado que las personas honestas no tienen que hacer ningún esfuerzo para serlo, sino que les sale de manera natural. En términos neurológicos esto quiere decir que, ante las tentaciones, la actividad cerebral de los individuos honestos no se incrementa, mientras que la de las personas deshonestas sí lo hace. La tendencia a mentir y a comportarse deshonestamente fue visible, gracias a tecnologías de neuroimagen, en diversas partes de la corteza cerebral. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Joshua Greene, director del estudio. Fuente: Universidad de Harvard.
Joshua Greene, director del estudio. Fuente: Universidad de Harvard.
Científicos de la Universidad de Harvard han realizado un estudio de la actividad cerebral durante una serie de pruebas en las que se analizaba la honestidad de un grupo de personas.

De esta forma, descubrieron que la honestidad depende más de la ausencia de tentaciones que de la resistencia activa a éstas o, en términos neuronales, que la actividad cerebral de las personas que son honestas no varía ante la tentación (por ejemplo, de ganar dinero haciendo trampas), mientras que la actividad cerebral de las personas deshonestas se transforma ante la tentación, incluso aunque éstas no cedan a ella.

Naturalmente honestos

Según publica la Universidad de Harvard en un comunicado, para la investigación se aplicaron técnicas de registro de neuroimágenes, que permiten distinguir la estructura del cerebro y su funcionamiento.

Concretamente, los investigadores observaron la actividad cerebral de una serie de personas a las que se les dio la oportunidad de ganar dinero de forma deshonesta, mediante mentiras.

Así, comprobaron que aquellos participantes que no mintieron no mostraron una actividad neuronal adicional cuando decían la verdad. Esto significa que estas personas no siguieron ningún proceso cognitivo extra para “elegir” ser honestos, sino que lo eran naturalmente.

En cambio, en los cerebros de aquellos individuos que se comportaron deshonestamente, se detectó actividad cerebral extra en áreas del cerebro relacionadas con el control y la atención, incluso cuando estos individuos dijeron la verdad.

Voluntad o gracia

El estudio, que ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), ha sido dirigido por Joshua Greene, un profesor de psicología de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Harvard.

Greene explica que, según estos resultados, ser honesto no depende de un esfuerzo de la voluntad sino más bien de estar predispuesto a la honestidad de una manera espontánea. Según el investigador, esto puede no ser cierto en todas las situaciones, pero parece que sí es cierto, al menos, en la situación estudiada.

La investigación fue diseñada para probar dos teorías sobre la naturaleza de la honestidad es.wikipedia.org/wiki/Honestidad. Porque, ¿qué hace que la gente se comporte honestamente cuando se enfrenta a la oportunidad de obtener un beneficio de manera deshonesta?
Según publican los investigadores en PNAS, estudios anteriores sobre los procesos - automáticos o controlados- de toma de decisiones han dado lugar a dos hipótesis: la hipótesis de la “voluntad” y la hipótesis de la “gracia”.

La primera hipótesis señala que la honestidad es el resultado de una resistencia activa a la tentación, y que sería comprable al proceso cognitivo controlado que nos permite esperar una recompensa.

La hipótesis de la “gracia”, por el contrario, señala que la honestidad es el resultado de la ausencia de tentaciones, es decir, que el individuo no “siente” la tentación, aunque la haya, y por tanto no tiene que resistirse a ella.

Los resultados de este estudio apuntarían, según Greene, a que la teoría de la “gracia” es la verdadera, porque los participantes honestos no mostraron ninguna actividad neuronal adicional cuando dijeron la verdad.

Capacidades paranormales

Para incitar a los participantes en el estudio a mentir, los investigadores les contaron una historia falsa sobre el objetivo de su estudio.

Con la excusa de estar analizando ciertas capacidades paranormales de predicción del futuro, se les pidió a los voluntarios que predijeran los resultados de una serie de tiradas con monedas, que aparecían en la pantalla de un ordenador.

En algunas pruebas, los individuos registraron sus predicciones por anticipado (antes de la tirada), y en otras fueron recompensados en función de los aciertos que ellos mismos afirmaron haber tenido, lo que les permitió ganar dinero de forma deshonesta.

Muchos de los participantes aprovecharon la situación, tal y como indicaron los improbables niveles de aciertos que ellos mismos se contabilizaron.

Las mediciones realizadas al mismo tiempo a la actividad cerebral de todos los participantes demostraron que aquellos individuos que se habían comportado honestamente no mostraron ninguna actividad neuronal adicional relacionada con el control ni con ningún otro proceso cognitivo.

Por el contrario, los individuos que se comportaron de manera deshonesta mostraron una actividad aumentada en las áreas relacionados con el control, concretamente en la corteza prefrontal dorsolateral del cerebro y la corteza cingulada anterior, tanto cuando elegían actuar deshonestamente como en aquellas ocasiones en que refrenaron su deshonestidad.

Por otro lado, se comprobó que los niveles de actividad en estas áreas estaban directamente relacionados con la frecuencia de las acciones deshonestas de cada individuo.

Detección de mentiras

Estudios anteriores ya habían demostrado que la corteza prefrontal dorsolateral y la corteza cingulada anterior se activan cuando se pide a un individuo que mienta.

Por ejemplo, un estudio anterior del que ya hablamos en Tendencias21 reveló que en los sujetos que mienten se activan tres regiones: el lóbulo frontal, el lóbulo temporal y el lóbulo límbico (todos ellos partes del cortex del cerebro humano).

Sin embargo, el presente estudio es el primero que ha analizado no las consecuencias de las mentiras en la actividad cerebral, sino los efectos en ella de un comportamiento deshonesto.

Según Greene estos trabajos permitirán en un futuro detectar si un individuo miente o no sólo con mirar su actividad cerebral, aunque todavía queda mucho trabajo por delante para que esto sea posible.

Jueves, 23 de Julio 2009
Artículo leído 20141 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Beatriz Basenji el 24/07/2009 02:02
Totalmente de acuerdo. Tengo una sobrina que cuando tenía 3 añitos sus padres la dejaron a mi cuidado un par de dias. En ese tiempo venía a mi casa una asistenta que, cuando realizaba tareas de planchado se quitaba todas las pulseras conque se adornaba y las dejaba sobre una mesilla. La nena atraída por las pulseras, primero las observó una por una y luego comenzó a jugar con ellas .Así jugando las llevó hasta la sala, pero en el momento que la asistenta dijo:"Señora ya terminé, me voy" , la niña vino casi corriendo con las pulseras y se las dió en la mano a su dueña. No hubo necesidad de reclamárselas.

2.Publicado por estrella fugaz el 24/07/2009 15:45
Desiderio Erasmo de Rotterdam al final estuvo correcto en su juicio de que los hombres por naturaleza son buenos.

3.Publicado por Mariano el 25/07/2009 22:07
Y la honestidad ¿qué es, buena o mala?, porque para el PP parece que le da igual. Todo lo contrario, lo deshonesto es; que a ellos les esten sacando sus fechorias y adema dicen que que van bien. Esa es la imagen de honestidad que trasmiten hacia la sociedad. Yo sugeriria un estudio más completo que incluyeran otros parametros como la empatia, la bondad, el feedback de terceras personas, etc, de modo que veamos si la honestidad es un valor positivo o no. Con estudios tan concretos de algo que afecta a común a diario en las personas y por las que se educan en las escuelas, mereceria saber si la honestidad`, como en este caso, es un valor positivo o negativo dado las actuaciones de represantes de los partidos politicos y concretametne del PP

4.Publicado por Alberto Rodríguez-Sedano el 27/07/2009 07:42
Esta es una de las cosas que sale de la neurociencia: hacernos irresponsables. Lo meritorio, la responsabilidad en una elección, requiere de algún grado de deliberación en esa elección. La absoluta irracionalidad de ser buenos por naturaleza es mera pereza espiritual. ¿Qué hacemos, eliminar a todos los que no son buenos por naturaleza?.

Cuando la neurociencia se pone ética se parece peligrosamente al mundo feliz de Huxley.

Otra cosa, los experimentos ad-hoc tienen una validez científica restringida a su diseño. Valen para publicar en periódicos, para hacer publicity de una ideología; pero, en términos científicos, no tiene mucho valor.

5.Publicado por Beatriz Basenji el 31/07/2009 02:02
Alberto Rodriguez Sedano: La Neurociencia no nos hace responsables ó irresponsables. Simplemente se remite a estudiar unas tendencias. Cuando tu te conviertas en un Papá, no te imaginas lo que tu bebé habrá de enseñarte. Siempre que tu estes disponible para aprender.

6.Publicado por Criatian el 02/08/2009 06:39
Alberto Rodríguez-Sedano, la neurociencia no nos hace responsables o irresponsables de nuestros actos. El hecho de que se den procesos cognitivos de los que no somos conscientes y que nos predisponen a ciertos actos, no quiere decir que la responsabilidad de controlarlos, al final, no recaiga en nosotros. Las personas deshonestas del estudio también podían elegir decir la verdad. Las neurociencias aún están en pañales, falta mucho aún por investigar y descubrir acerca del funcionamiento del cerebro. Este estudio es fantástico y es un gran aliciente para los investigadores y, tal como dice el artículo, todavía queda mucho trabajo por delante.

7.Publicado por Alberto Rodríguez-Sedano el 18/08/2009 13:33
En efecto, la responsabilidad no es de la teoría, sino de la ausencia de predisposición por parte del individuo que la toma como algo independientemente de lo que trata la teoría. Es decir, veo irresponsabilidad en la falta de objeto ético de la teoría. Que sea
de quien la desarrolla o lee sobre ella no es lo que discuto. El uso de una teoría conduce, sin crítica de su posible objeto, a la ideología que niega su conflicto y razón. La responsabilidad, como digo, es una predisposición. Lo de la honestidad es una condición ética en un sentido nada meritorio; la ética, por el contrario, radica en su elección.

8.Publicado por Antimariano el 05/12/2009 01:44
No creo que en este artículo se presente al hombre como honesto por defecto, sino honesto por naturaleza, que no es lo mismo. Es decir, o somos honestos por naturaleza, o no lo somos por exactamente el mismo motivo. Pero no hay opción de elección. Tan sólo en casos difusos, como siempre, casos fronterizos. Pero bueno, pronto demostrarán, cómo no, que la capacidad de superarse es también natural.

De esta forma, una vez más, el libre albedrío queda totalmente anulado. Somos seres incapaces de captar lo que somos en esencia, pues eso sería tan crudo, tan antihumano y lleno de antimateria que no podríamos asimilarlo y ese preciso momento desaparecíamos de las 3 paredes tridimensionales que nos arropan, consolidan y dan forma.

9.Publicado por Chica el 14/11/2011 12:35
Anda que menudos machistas... pone el título los hombres son naturalmente honestos y yo pensando que era un estudio de géneros y luego veo perosnas.... en el mundo no existen solo hombres.. muy afortunadamente

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte