Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Un meteorito tardaría sólo cientos de miles de años en llegar a la Tierra

Una nueva colisión de asteroides impactaría mucho antes sobre nuestro planeta


Un nuevo estudio sobre los fósiles de meteoritos enterrados en Suecia sugiere que la destrucción violenta de un asteroide en el cinturón situado entre Marte y Júpiter podría crear una lluvia permanente de meteoritos y provocar que uno de ellos colisionara con la Tierra en un plazo mucho más corto de tiempo del que se pensaba hasta ahora: cientos de miles de años, en vez de millones de años. La estimación de millones de años era meramente teórica, por lo que la nueva investigación constituye la primera confirmación física de los tiempos extremadamente cortos que pueden invertir los meteoritos procedentes de colisiones en el cinturón de asteroides para llegar a la Tierra. Por Eduardo Martínez.





ILLUSION FREALITY
ILLUSION FREALITY
ILLUSION FREALITY
ILLUSION FREALITY
Si ocurriera ahora una gran colisión en el cinturón de asteroides, la lluvia de meteoritos que se abalanzaría sobre la Tierra no tardaría millones de años en alcanzar nuestro planeta, sino tan sólo unos cientos de miles de años, según han podido determinar científicos suizos analizando los gases de los fósiles de meteoritos que dejó en Suecia la colisión de asteroides que tuvo lugar hace 480 millones de años.

El cinturón de asteroides es una zona del sistema solar situada entre Marte y Júpiter que forma una especie de anillo alrededor del Sol. Alberga gran cantidad asteroides, entre los que se han identificado más de 40.000 con un diámetro superior a los 800 metros.

Las colisiones en el interior del cinturón de asteroides son frecuentes, dando lugar al esparcimiento de numerosos fragmentos. Estos fragmentos se convierten en meteoritos cuando atraviesan la atmósfera terrestre y se estrellan contra el mar o la superficie rocosa de nuestro planeta.

Simulaciones informáticas predicen que la mayor parte de estos fragmentos del cinturón de asteroides resultantes de las colisiones terminan estrellándose contra el Sol.

Colisiones frecuentes

Otros fragmentos previsiblemente terminan colisionando con la Tierra. De hecho, pequeños meteoritos chocan con nuestro planeta varias veces al año, sin mayores consecuencias debido a sus dimensiones reducidas.

Aproximadamente el 20 por ciento de los meteoritos que caen sobre la Tierra son restos de un asteroide muy grande que se desintegró hace 480 millones de años, durante la que parece haber sido la colisión más grande que haya ocurrido en la historia del sistema solar.

A esta conclusión se llegó analizando meteoritos fósiles y piedra caliza antigua desenterrados en el sur de Suecia. Con estos elementos, varios geólogos descubrieron que una gran colisión producida en el cinturón de asteroides hace 480 millones de años provocó una intensa lluvia de meteoritos sobre la superficie terrestre.

La nueva investigación también se centró en los meteoritos fósiles y piedra caliza enterrados al sur de Suecia, aunque utilizando un nuevo instrumento, el espectómetro Tom Dooley, capaz de medir pequeñas cantidades de gases.

Análisis de gases

Gracias a este nuevo instrumento, los científicos analizaron los gases producidos por la exposición a los rayos cósmicos sufrida por los meteoritos. Este análisis reveló que algunos de los meteoritos tardaron mucho menos de lo que se pensaba en llegar a la Tierra: estuvieron expuestos a los rayos cósmicos cientos de miles de años, en vez de millones de años.

La estimación de millones de años era meramente teórica, por lo que la investigación suiza constituye la primera confirmación física de los tiempos extremadamente cortos que pueden invertir los meteoritos procedentes de colisiones en el cinturón de asteroides para llegar a la Tierra.

Las lluvias intensas de meteoritos que caen sobre la Tierra, como la que ocurrió después de la colisión que tuvo lugar en el cinturón de asteroides hace 480 millones de años, han sido poco frecuentes en los últimos mil millones de años de la historia de nuestro sistema solar.

La poderosa gravitación de Júpiter impide que los fragmentos ocasionados por las colisiones de asteroides se desvíen hacia la Tierra, a no ser que el fenómeno conocido como resonancia orbital les lleve a cambiar de trayectoria y tomar el rumbo de nuestro planeta.

Resonancia orbital

La resonancia orbital ocurre cuando dos cuerpos que giran en torno a un mismo astro central ejercen una influencia gravitacional sobre el otro. Este fenómeno desempeña un papel dominante en la eventualidad evocada por los científicos suizos: una nueva colisión de asteroides capaz de provocar el envío de un gran meteorito hacia la Tierra, a donde llegaría en unos pocos cientos de miles de años.

La investigación ha sido desarrollada por el Noble Gas Laboratory del Instituto Federal de Tecnología (ETH) de Zurich, que explica en un comunicado este descubrimiento. Los investigadores publican en la revista Nature los resultados de su trabajo, al que la National Geographic dedica a su vez un interesante artículo.



Temas relacionados:

Una nueva investigación eleva a 1.000 años la probabilidad de choque con un gran asteroide


Sábado, 17 de Julio 2004
Eduardo Martínez
Artículo leído 10678 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >